martes, agosto 30, 2005

SOCIALISMO III.


Dado que la planificación socialista no puede llegar al nivel de detalle que pueden llegar los individuos, una línea divisoria, brusca, en el uso y aprovechamiento de recursos suele ser la marca de la casa del socialismo. En el caso del uso del suelo, este efecto es perfectamente visible. Aquí a la izquierda vemos terrenos utilizados por debajo del optimo social muchas veces sin aprovechamiento de ningún tipo, incluido el ecológico, junto con la sobreexplotación de los mismos al otro lado de la línea, que presenta un uso inadecuado para las necesidades humanas dado el terreno disponible.

Los propietarios de uno y otro lado, al tener enajenados sus derechos de propiedad debido a las regulaciones sobre el suelo, no pueden dar el uso que quieren a sus terrenos con lo que el aprovechamiento del suelo es muy por debajo del óptimo en cada lugar concreto. Eso ocurre cuando se aplican regulaciones abstractas de la propiedad sin ninguna consideración del caso concreto que es cada terreno. El uso del terreno, en cada caso concreto sólo lo pueden evaluar con conocimiento de causa, el propietario del terreno y todos aquellos interesados en él.