miércoles, diciembre 06, 2006

El Autoengaño

El autoengaño es un tema recurrente en Psicología evolucionista. De hecho la teoría es que cuanto uno está mas interesado que algo suceda a su favor, mas lo verá como algo importante para todos y mas convencido estará de ello.

Es algo que es casi inevitable deducir de un ser social que se comunica, tiene una información limitada de la realidad y que actúa por motivos esencialmente egoístas dado que ha sido diseñado por un proceso de selección darwiniana. la información limitada impide confrontarlo todo con una verdad manifiesta, por lo que el engaño propio y el ajeno es posible. El único límite al autoengaño es que el engaño sea tan burdo que los demás lo detecten.

Mientras el autonegaño sirva para engañar mejor a otros en beneficio propio y esto le suponga una mayor descendencia, el mecanismo darwiniano favorecerá el autoengaño. Y es muy muy probable que así haya sido desde hace millones de años. Se ha visto chimpancés engañando a otros para que se alejen de una fuente de alimento que conocen. El autoengaño probablemente surgió con el habla o incluso antes, entre los antropoides. Éstos tienen una rica variedad de gestos faciales. En cuanto se desarrollaron mecanismos de detección de gestos y las expresiones de la cara delataban al sincero o al mentiroso, un gesto de auto-convencimiento ayuda a engañar.

Curiosamente, hay un equilibrio sorprendente en esto: La persona que se auto-delata por los gestos acerca de sus mentiras es una persona mas fiable, esto obra en su beneficio, ya que recibe mas colaboración de otros. Por eso la auto-delación por los gestos ha sido seleccionada hasta cierto punto en seres sociales como nosotros (Matt Rydley, The origins of virtue). Pero llega un momento, según las personas, en el que poner todos los recursos en mentir mintiéndose a uno mismo es mas rentable evolutivamente. Ese momento es distinto según la personalidad propia, según la audiencia y las circunstancias. La primera lección de Marketing de ventas es: creerse lo que uno vende. No es nada nuevo. El discurso del lider en los mítines no tiene como objetivo que le voten, ya que acuden solo los simpatizantes, sino que tiene como objetivo creer en la victoria, creer en él, ilusionar a la audiencia para que obren en su favor al día siguiente entre los indiferentes que no han acudido al mitin.

La percepción de la realidad no la tenemos a través de un mecanismo objetivo en el alma ni en el cerebro, sino que es un instrumento al servicio de nuestra propia conveniencia evolutiva y la mayoría de sus filtros y procesos son inconscientes: Se puede hacer sentir frío a alguien en una sauna si esta rodeado de personas que dicen tener frío, se puede hacer decir a alguien lo contrario de lo que piensa si esta rodeado de gente que opina de otra forma. No son mecanismos conscientes. El de la sauna no piensa "ahora tengo que sentir frío para llevarme bien con estas personas que me interesa llevarme bien" No, es un mecanismo inconsciente lo que hace emerger a la consciencia la sensación de frío. Todo el procesamiento de los sentidos pasa por filtros que evalúan detalladamente la información que hay que ofrecer a la consciencia. Una persona puede ver a la Virgen, a un OVNI o ver un aura de santidad en la cabeza de su lider ideológico o lo que sea si tiene fe en ello y esta rodeado de una multitud que asi lo dice.

Todos esos son experimentos que se han realizado, pero no hace falta hacer experimentos: El síndrome de Estocolmo es un tipo de autoengaño dictado por la conveniencia y puede afectar a millones de personas simultaneamente.

Por cierto, que la reorientación social (síndrome de Estocolmo) esta mas desarrollado en las mujeres, por la historia evolutiva de secuestros de mujeres de una tribu a otra, que al parecer ha sido la norma; En la mujer la reorientación social ha sido vital ya que a lo largo de la historia evolutiva ha estado a merced de las circunstancias. Cuando un hombre y una mujer con diferentes ideas forman pareja, es muchísimo mas probable que la mujer abandone sus ideas en favor de las del hombre que al contrario. Eso es un tipo de reorientación social o síndrome de Estocolmo light. Steven Pinker ha escrito algo en La Tabla Rasa acerca de esto. También D. Symons (The evolution of human sexuality) que yo sepa.

Y el autoengaño es algo que se encuentra por todas partes, pero se puede ver claramente cuando alguien habla convencido ante los que le creen, pero sin embargo para nosotros su discurso nos parece burdo o infantil. Por ejemplo, la mayoría de los políticos de izquierda cuando hablan de lo mucho que trabajan desinteresadamente para los demás.

Pero el autoengaño no siempre es malo; Hay formas de autoengaño que ayudan a vivir. La mayoria nos engañamos en formas que no son demasiado dañinas para los demás y eso es parte de una personalidad sana. Todos nos auto-engañamos . Los neuróticos con una autocritica despiadada son personas atormentadas e inseguras. La rebeldía y la hipocresía son otros dos mecanismos alternativos, esta vez conscientes, al autoengaño inconsciente para afrontar la presión del ambiente. A menudo se da una mezcla de los tres o mas a menudo una alternancia segun las circunstancias y las conveniencias a corto y largo plazo.

El mentiroso patológico se cree sus mentiras, pero el autoengaño está tan hiper-desarrollado en él, que no cumple su función, ya que elabora manipulaciones burdas que se pueden detectar fácilmente. Pero quizá en otro ambiente y en otro lugar quizá si sería efectivo. Hitler, Stalin etc eran mentirosos patológicos que creían en la grandiosidad de un destino histórico al que ellos habían sido llamados. Y engañaron a millones de personas, muchas de ellas gustosas y encantadas. ríos de lágrimas fluyeron en toda Rusia y en Occidente también cuando murió Stalin, un afable abuelete fumador de pipa, de acuerdo con la propaganda comunista.

El autoengaño es algo fundamental para conocer las intenciones de las personas que representan los intereses de grupos, es decir, los políticos, pero no solo los políticos. La rama mas fructífera de la ciencia política es la Public Choice, de Buchanan y Gordon Tulloc, que analiza las instituciones y el comportamiento de los políticos como si fueran seres egoistas que miraran por sus propios intereses exclusivamente. Es el modelo mas proximo a la realidad porque mas predicciones válidas produce.

Esta es la respuesta a una pregunta de María en el post anterior. Me lié a escribir y creí que esto era mejor ponerlo en este post.

9 comentarios:

Emprendeus dijo...

Me gusto el Articulo :)

En especial...

"Pero llega un momento, según las personas, en el que poner todos los recursos en mentir mintiéndose a uno mismo es mas rentable evolutivamente."

Y

"La percepción de la realidad no la tenemos a través de un mecanismo objetivo en el alma ni en el cerebro, sino que es un instrumento al servicio de nuestra propia conveniencia evolutiva y la mayoría de sus filtros y procesos son inconscientes:"

Y

"Por ejemplo, la mayoría de los políticos de izquierda cuando hablan de lo mucho que trabajan desinteresadamente para los demás." :)

Por buscarle los pelos a la porcelana, yo veo un problema, con el termino "Auto Engaño". Nadie le gusta reconocer que se engaña a si mismo...

Osea, las probabilidades dicen que yo me debo estar auto engañando en algo. Pero yo no lo creo ni lo reconozco. Y si alguien me dice a mi, que yo me auto engaño, lo veré y sentiré como un insulto.

Uno no puede hablar de el termino "Auto Engaño", refiriéndose a alguien sin tocar fibras sensibles. Seria mas político decir "Auto Persuacion" XD . Pero bueno, estoy buscándole los pelos a una porcelana.

Otra cosa, he visto a mucha gente autoengañarce, pero mucha mucha. Eso se ve mucho en los lideres religiosos. Conoci a un Pastor cristiano que hablaba y hablaba de la fidelidad en el matrimonio. Que hay que ser Fienles, que la infidelidad es pecado, y que uno es malo malo, si pone los cachos.

Luego, se destapo un escandalo cuando se descubrió que este pastor le había hecho el favor a varias mujeres casadas de la iglesia. Auto engaño del bueno XD

Creo que la prueba de fuego para saber si uno se esta auto engañando es estar dispuesto a recibir las consecuencias de lo que uno predica.

Me Gusto el articulo

PS: Memetic, si quieres que sea mucho mas fácil y rápido publicar un articulo en Blogger hay una extencion para Firefox que hace que publicar sea super fácil. Todos los articulos de mi blog los publico con ella, veras que es muy cómodo. La dir es https://addons.mozilla.org/firefox/1730/ A ver si así publicas mas :)

Emprendeus dijo...

A otra cosa...

Este mecanismo muestra lo Impresionante, Maravillosa Increíble y Dramática que tubo que haber sido la evolución humana.

Una convivencia que hubiera empalidecido en dramatismo y en intensidad a la convivencia de las manadas de los Leones o cualquiera de los Simios o Suricatas.

Francamente algo IMPRESIONANTE. Debió haber sido algo tan interesante de ver como la formación del sistema solar o similares

María dijo...

Mil gracias. Como los buenos textos me deja con mil preguntas... tiene mucha miga y es un tema que me encanta. Además, otra línea de investigación que me interesa es Public Choice, pero está "aparcada" de momento. Tuve la oportunidad de conocer a varios de los importantes el año pasado (Frey, Congleton, Niskannen, Vanberg...).
Volviendo al tema. Hay diferentes formas de autoengaño con diferentes funciones, como explicas. La madre del cordero de la supervivencia del hombre, y por tanto de la evolución, es la escasez (a mi juicio). La de recursos porque mueres de hambre. La escasez de información es más peliaguda, porque como dices, obliga a crear una realidad imperfecta en la que a veces quien diseña el dibujo de la realidad son nuestras necesidades, nuestros anhelos o nuestros miedos. En el fondo, eso es lo que aparece en la oscuridad de la ignorancia, como cuando se apaga la luz y ves lo que quieres, lo que necesitas ver o lo que te asusta. Uno solamente sabe que se ha autoengañado cuando obtiene ese trozo de información relevante que antes no tenía. Y aún así, a veces aparece disonancia cognitiva y la gente hace lo contrario de lo que muestra la evidencia.
Me gusta tu texto porque me hace pensar en determinadas cosas desde otro punto de vista que no me había planteado. Por ejemplo, supongo que el origen del auto-engaño debió ser la esperanza llevada al extremo, o malentendida. Te lo quieres creer... Dicen que no podríamos vivir si supieramos todo, y la memoria de hecho actúa de filtro. El auto-engaño parece que también. Es lo que dices de la percepción de la realidad al servicio de la evolución de uno.
El auto-engaño de cosas tan fuertes como apariciones es lo que llaman algunos auto-sugestión y sugestión inducida socialmente. Aunque no lo has asociado directamente, me pregunto si hay más apariciones entre mujeres que entre hombres. Me creería que así fuera, y no sé si, además, se tiene alguna característica psicológica concreta: necesidad de agradar, ansia de perfección, desarraigo del grupo de origen... no sé, igual son chorradas. He conocido de cerca esos temas y siempre me lo he preguntado. Muchas gracias por la contestación tan detallada.

Memetic Warrior dijo...

Gracias Emprendeus, lo de autoengaño es equivoco sobretodo porque no es el consciente de uno el que engaña al consciente de uno mismo. Son mecanismos inconsciente sobre los que hay poco control los que nos engañan (Algunas veces nos dejamos gustosos, otras veces ni sospechamos que es así).

Por otro lado no he sido correcto ecuando he hablado de nuestra conveniencia evolutiva. cuando me refiero a eso me refiero a la especie. La conveniencia evolutiva es el proceso psicológico que ha sido exitoso en el pasado para circunstancias parecidas y para una experiencia individual pasada semejante. Puede ser incluso contraproducente. la historia evolutiva puede llevarnos a masacrar Judios o atravesarnos la nariz con huesos o anillos para impresionar a los de la tribu (urbana o no) de al lado y ver eso como bello sin darnos cuenta de su papel intimidatorio, pero eso puede causar infecciones y problemas.

POr otra parte emprendeus, el caso del religioso que hablas, en principio no se contradice. Que lo que dice sea bueno no quiere decir que no va a caer en ello. Una cosa es la percepcion moral que uno tiene y otra su conducta que puede contradecir esos valores. Yo puedo racionalmente argumentar acerca de la bondad de algo y sentirlo así y luego hacer lo contrario, por lo cual me sentiré mal, pero lo esencial de un valor moral es que CUESTA cumplirlo. sino no seria un valor, seria una norma, como por ejemplo, que los coches tienen que circular por la derecha.

Maria, la autosugestión es una forma consciente de autoengaño, pero el autoengaño de verdad es inconsciente. En realidad el autoengaño existe en la persona que siente frio en una sauna y en TODO impulso altruista sentido en lo mas profundo, lo demás es autosugestión. Hay infinitos casos de personas que se creen llamadas a salvar a la humanidad o a servir a su municipio o grupo de amigos que cuando llegan al poder roban o llegan a matar a cientos de miles sin dejar de pensar que lo hacen por el bien de la gente.


Pero el autoengaño no siempre es malo. Creer profundamente que uno hace algo en servicio de los demás no tiene que ser malo siempre que los demás se molesten en comprobar esas intenciones y no tenga tentación de aprovecharse de su situación.


Si yo fuera un diseñador maquiavelico de seres humanos, para maximinar su descendencia diseñaría un tipo de personas que creen profundamnte que son desinteresadas, que obran en favor de los demás y den lo mejor de si mismos para ello. Pero cuando se de la circunstancia de que pueden aprovecharse de la posicion que han conseguido gracias a ello, diseñaría un circuito que les impulsara a aprovecharse de esa situacion para conseguir mas poder, mas acceso al otro sexo, mas dinero y engañarse a si mismos pensando que eso no es tan malo.

Pues asi trabaja la evolución y tenemos eso dentro. O algo muy parecido, sin duda.

Para mi la idea cristiana de que todos tenemos un ansia de bien pero que al mismo tiempo tenemos el diablo constantemente acechandonos para tentarnos de formas sutiles es un mito que describe perfectamente como somos en realidad. Es importante saberlo para no caer en la demagogia, el populismo etc.

Emprendeus dijo...

Oye Memetic, estuvieron muy muy buenos esos últimos 3 párrafos de tu respuesta, de verdad muy buenos. En especial el antepenúltimo. No lo había pensado nunca así.

Eso explica Muuuuuuuuchas cosas. Entre tantas otras conductas, Los dictadores o el imperio que entra en decadencia, la corrupción de tanto político bonachón, la frase "El poder Corrompe" ... Esta en los genes... es una estrategia evolutivamente inevitable... Es algo que esta en nosotros

Lo voy a copiar y citar en mi blog

Lo del religioso, si tienes razón, son dos cosas diferentes. Me haces caer en cuenta.

María dijo...

Es verdad, la autosugestión es consciente y se correspondería con los videntes fraudulentos que en muchas (o todas?) las ocasiones simulan una aparición por razones supuestamente altruistas (mantener la fe de la gente...). Yo me refería más bien al otro fenómeno: la sugestión socialmente inducida.
Mi sospecha de que el consciente siempre llega a los postres y que el subconsciente ya le ha "hecho la cama" se confirma. Me agobia un poco que lo principal esté fuera de control, la verdad.
Me parece un poco confuso aunar en una misma especie (en nosotros, vamos) las normas morales y la conveniencia evolutiva (de la especie). Si la corriente de la evolución te lleva a hacer cosas que pueden ser contraproducentes porque sirvieron para otro contexto pero tal vez no para este, o porque a largo plazo tiene consecuencias no deseadas (la evolución es ciega), no entiendo qué sentido tiene desarrollar unas normas morales que nos dicen qué hacer y qué no, lo que debe ser, y aunque nos cuesta es a donde tiende nuestra acción porque si no nos sentimos mal. Es como si no soportáramos esa ceguera y aparente falta de objetivo y necesitáramos "faire comme si" que dicen los vecinos, o el "supongamos" de los economistas. La selección también actuará sobre esos sistemas morales, imagino, y al ser ciega no selecciona los "más buenos" necesariamente.
Y el caso es que no conozco a nadie que no se implique y se meta en definiciones de qué está bien o mal... prohibir la prohibición, incluso es una manera de decir qué está mal.
A veces pienso que es un problema de plazos y de ritmos: la evolución es a LP y mucho más lenta y nosotros vivimos muy poquito, y nuestro ritmo es más rápido. Supongo que se relaciona también con la desagradable sensación de falta de control.

Germánico dijo...

Personas con el cerebro dividido (el cuerpo calloso cortado) eran sometidas a pruebas diversas por el neurocientífico Gazzaniga.

Una de ellas consistía en lo siguiente:

Al hemisferio derecho de los pacientes se le presentaba un mensaje del tipo: "Diríjase a la puerta del fondo".

Estos se levantaban e iban hacia la puerta, muy obedientes, y entonces el doctor les preguntaba porqué se encaminaban a la puerta.

La respuesta la daban con el hemisferio dominante para el lenguaje, el izquierdo, que no había recibido el mensaje a través de sus aferencias sensoriales ni a través del cortado cuerpo calloso: "voy a por un refresco", o "voy al baño".

Aunque no hay que sacar conclusiones precipitadas parece claro que, al menos en determinadas circunstancias, nos autoengañamos. Esto podría deberse a que tenemos que dar sentido a nuestros gustos y preferencias, y a nuestras acciones, ante nosotros mismos y ante los demás.

Emprendeus dijo...

Germánico buen apunte. había leeido algo parecido de Memetic cuando hablaba de la conciencia. Deja mucho que pensar sobre la conciencia y nuestras decisiones.

Sin embargo, creo, que el termino auto engaño se refiere mas a el caso, en que a una persona le sea conveniente engañar a alguien para obtener un beneficio, y la única manera para no ser descubierto, sea auto engañándose...

Germánico dijo...

Si, el mejor modo de engañar a todos es empezar por uno mismo. Lo que contaba se refería más bien a los mecanismos neuronales del autoengaño. Si no tenemos una explicación plausible para algo parece ser que la inventamos de forma que sea lo más coherente posible con el contexto (y, por supuesto, con nuestras inclinaciones). Probablemente eso está en la base de todo engaño social mediado por el autoengaño.

Y no hay que olvidar que somos nuestro cerebro.