jueves, julio 12, 2007

La decadencia de los valores

“En el principio eran pueblos, no individuos”. Algo así decía Nietzsche en su Zaratustra. Pasada la época primitiva, salvaje, de la humanidad, que ni fue tan terrible como apuntara Hobbes ni tampoco estuvo protagonizada por ningún buen salvaje, como soñara Rousseau, llegó la barbarie. La barbarie se caracteriza por un comienzo de civilización, por la vida sedentaria de la agricultura y urbana de la artesanía y la elite monacal-guerrera. La diferenciación cultural entre los distintos pueblos se acentuó, superado el estado primitivo de caza y recolección y asentados los dioses únicos o colegiados en el Panteón. La guerra por los recursos se convirtió en la norma. Durante muchos siglos pueblos de montaña y de pastoreo llegaban a las ciudades junto a los ríos o el mar y, tras matar y violar, tomaban el poder y se sedentarizaban, quedando con el tiempo expuestos a sufrir el mismo destino al que llevaron a sus predecesores de sibarita urbanidad. Los dioses únicos eran dioses guerreros, los múltiples tenían entre ellos su Ares o su Marte, y nunca le falto espíritu beligerante a un Zeus o a un Júpiter, dioses supremos, que con su cólera en forma de rayo podían destruir cualquier cosa que se les antojase. La guerra de culturas diferentes era una guerra de religiones diferentes. La religión era un elemento unificador de la cultura, de identidad y, a un tiempo, dada la naturaleza humana, un elemento de confrontación, de exclusión, de guerra, porque aquello que une al grupo, entre nosotros, aquello que crea un “nosotros”, crea asimismo el “ellos”, aquello que crea un “griegos” crea el “bárbaros”, el “extranjeros”, el “extraños” (al poner estos dos últimos términos pienso en la novela de Camus). Mientras se compite por los recursos estas diferenciaciones cultural y religiosa son un imperativo. Todos podemos ser muy amigos de la humanidad, de la universalidad y del cosmopolitismo....siempre que no nos falte el pan en la mesa, o debajo del brazo. Por eso la religión cristiana fue una Buena Nueva. Rompió con una larga tradición de panteones orgiásticos y violentos y propuso una solución completamente novedosa, por vez primera Universal y con vocación propiamente Universal (católico significa Universal) y apostólica (de apostolado) para con todos los hombres y mujeres del mundo, sin atender a su condición, su estatus social y su lugar de procedencia. El nacimiento de esta religión solo era posible en un entorno tranquilo, de relativa abundancia y seguridad, en el pequeño y bien comunicado mar mediterráneo, bajo la férula de los Emperadores Romanos y sus poderosos ejércitos, que aplicaban una ley inexorable para los excesos y benévola con el comercio. Precisamente en esa ecuación faltan en un grado inadmisible, hoy en día, los dos factores. No hay un “talante” inexorable con los excesos. Esto supone un serio problema en el trato con la “cultura” islámica, es decir, con la “identidad” excluyente del islamismo que se proclama Ummah y condena a Occidente a muerte. El “talante” de hoy ya lo conocemos muy bien en Expaña, país líder de la Alianza de Civilizaciones y amante de los Reinos de Taifas. Asimismo el liberalismo no ha podido prosperar (y al hacerlo crear prosperidad) pegado como está a la fina tela de la interferencia estatal, desplegada por esas parasitarias arañas políticas que se niegan a renunciar sus privilegios, procurando perpetuarlos a lo largo de las generaciones. Europa, que una vez fue a la cabeza, es ahora el centro de la Decadencia....y pretende.....¡UNIRSE!. Tamaño despropósito, al que quieren dar incluso una ley suprema, una Constitución, no tiene, en cambio, elemento unificador. La religión de la Europa posmoderna es el progresismo buenista y miedica, que abomina de la que fue su religión. Pero con eso no se construye nada sólido, nada más que Torres de Babel. Sólo queda, del catolicismo, la parte ñoña, transformada en amor Universal y poner la otra mejilla al agresor, el dar al César lo que es del César sin dar su parte a Dios, siendo los valores del trabajo, la austeridad y el respeto a las instituciones básicas, tales como la propiedad privada o la familia, motivo de furibundos ataques de los progres “de todos los partidos”, que se proclaman así Rebeldes.

¿Nos hemos sedentarizado demasiado, aquí en Europa?. ¿Acaso esperamos el golpe de gracia de los “bárbaros” del Islam?. ¿Quién es el verdadero sumiso?. ¿No había llegado el fin de la historia?...¿o acaso nos encontramos ante el eterno retorno de lo idéntico, pero en medio del posmodernismo multiculturalista-relativista, nueva denominación del sibaritismo, nuevo giro de la rueda del tiempo y de la historia, que apisona todo bajo su paso?. ¿Se repite la historia porque cada nueva generación tiene que aprenderla, o más bien, pretende aprenderla, a partir de cero?.

Asistimos a una época de pérdida de referentes, de decadencia de valores. Muchos se ríen o critican a Bush por su aire simplón y sus guerras de Afganistán e Irak, o al Ministro Alemán del Interior por sus declaraciones sobre la necesidad de ataques selectivos al terrorismo, o de Sarkozy por declarar que debe hacerse algo con Darfur, o del Papa porque dice que el Islam es una religión violenta.

Pero quien ríe el último ríe mejor, o al menos acalla las risas de sus oponentes. De seguro, si perdemos esta guerra en la que estamos inmersos queramos o no (pues no es cierto eso de que dos no pelean si uno no quiere, sobre todo entre culturas cuando una de ellas es “excluyente” e imposible de seducir con “Alianzas”) acabará toda critica mordaz a los líderes, y toda carcajada, en el silencio de tumba de la Teocracia Totalitaria.

Y es que el Socialismo es, una vez más, el problema que se repite y que se presenta, en estos tiempos de choque de civilizaciones, como solución, como alternativa laica de pseudovalores cristianos olvidados de su origen y contravalores coadyuvantes a los valores del Occidente cristiano.

La religión no es, como algún pensador delirante dijo: “el opio del pueblo”. Es más bien su pegamento (y no se entienda este último en su aspecto de sustancia psicotrópica para consumo de moritos atracadores de Madrid).

La ilustración de la gente pasa por los valores, primero -que entran mejor de la mano de determinadas ideas y sentimientos trascendentes- y solo muy en segundo término por la ciencia o la “cultura”. ¿O es que acaso alguien se “cree” la utopía de la sociedad de ciudadanos plenamente informados y concienciados (dotados de omnisciente consciencia y omnipotente conciencia)?. ¿Es que acaso negar a Dios nos obliga a sustituirle?.

Veamos en nuestro país las nefandas consecuencias de la “titulitis”. Quizá eso -nos ilustre.

¡Zapatero a tus zapatos!.

35 comentarios:

Freman dijo...

La religión no es, como algún pensador delirante dijo: “el opio del pueblo”. Es más bien su pegamento.

No lo creo. Es cierto que, contrariamente a lo que piensa el progresista bien o mal intencionadamente, no se puede "curar" la religiosidad: incluso, de ser posible, el resultado no tendría que ser mejor.

Pero no creo que la religión sirva de "pegamento". Por el contrario, creo que la religión femenina, y el cristianismo es una de las religiones más femeninas que se han inventado, son un instrumento más de la guerra de sexos, pero en un nivel memético, no meramente genético. El cristianismo, y su secta predominante en estos días, que se llama "socialismo" (hay que ver con qué falta de pudor alaba Agapito Maestre la Utopía de Tomás Moro esta semana), es una reacción femenina contra la masculinización de la sociedad.

Y ojo: no estoy diciendo que haya que "masculinizar" la sociedad ni nada similar. Como en todo fenómeno relacionado con el equilibrio, en este también se producen pequeñas oscilaciones a medida que se alcanza el equilibrio. El último intento de masculinización de Europa se llamó "fascismo", y todos conocemos el resultado. En estos momentos, el evangelismo yanqui es otra oscilación hacia el lado opuesto del péndulo... pero igual que el cromosoma X ha ganado la batalla al cromosoma Y, la guerra sexual memética tiene un final cantado, e interesantemente, por razones similares.

Germánico dijo...

Es interesante lo que dices Freman. Pero yo no creo que el socialismo sea una secta del cristianismo, por las razones que apunté arriba: toman el aspecto universalista y buenista (y algún otro relativo a la fidelidad a la secta), pero no aceptan (de hecho atacan) los valores positivos que iban en el paquete. Eso, más que una herejía merecedora de excomunión es, sencillamente, una negación de la religión cristiana.

Otro punto importante es cómo enfoca el socialismo la trascendencia: utopía, sea de Moro o de Marx es una isla en ninguna parte, pero un pedazo de tierra, a fin de cuentas, un reinado de mil años en la tierra, en todo caso. El elemento trascendente en esta escatología desaparece. No hay esperanza de salvación. ¿Quién moriría por la sociedad futura, y más una sociedad futura lejana, no vislumbrable, tremendamente incierta?. Morir por un hijo, por un nieto, tiene sentido, pero...¿morir por la causa?. ¡Y sobre todo MORIR sin ESPERANZA de prolongar la vida!. Hay que ser muy sabio para aceptar este destino con tranquilidad de ánimo. Séneca, por ejemplo, se entrenó toda su vida para el momento de su muerte.

Tendré que leer la alabanza de Agapito a Moro.

Hablemos de masculinización y feminización sociológicas, o de lo que sea, estoy de acuerdo en tu enfoque del equilibrio. Veo la sociedad como un equilibrio entre distintas fuerzas. La política debería de hecho orientarse a lograr ese equilibrio, eso sí, eligiendo bien cómo. Los consensos de grupos de presión e interés cerrados en la oligarquía pseudodemocrática quizá no sean la mejor fórmula. Eso es lo que Ciceron llamaba concordia poco antes de que la República Romana se hiciera trizas.

El mercado es un equilibrio muy interesante y ha demostrado ser muy positivo para el bienestar de todos a través de la persecución de intereses de cada cual. Pero eso de puertas adentro. Hacia fuera la globalización (que al final, bien entendida, es una extensión del modelo "Occidental" de valores) no llega bien a esos grupos cerrados cuya unidad de interés es el pegamento de una religión y cuya herramienta de trabajo es una política grupal con facciones o sectas beligerantes.

El Islam sería un ejemplo de suma "masculinización" de la sociedad, según tu modelo (y si no que hable alguna mujer islámica, que le cae una somanta palos).

Quizás, volviendo a Nietzsche, el horizonte que nos espera sea el de un "rebaño". El cristianismo utiliza también mucho esta metáfora, poniendo de pastor a Jesús. Si esto es femenino o no no es para mi la cuestión. Nietzsche consideraba ese "rebaño" como un conjunto de indolentes ñoños. Pero el mercado no produce eso, curiosamente: refuerza el papel del individuo que se hace a sí mismo, que se vale por sí mismo y que no se refugia en el rebaño. La sociedad abierta nos hace más fuertes, y no más blandos. Si en el pasado eran pueblos, grupos, rebaños, en el presente (seguimos con Nietzsche) somos individuos.

A fin de cuentas, como ya sabes, todos somos mujeres. El cromosoma "y" ha sobrevivido al ataque de "X" haciéndose más pequeño.....y construye hombres a partir del modelo original de mujer.

Germánico dijo...

Todo eso que digo de rebaño lo digo con el telón de fondo de la sociología de Spencer. Este hablaba de un modelo de sociedad guerrera sucedido por otro comercial.

Freman dijo...

El Islam sería un ejemplo de suma "masculinización" de la sociedad, según tu modelo (y si no que hable alguna mujer islámica, que le cae una somanta palos).

Ese es uno de los puntos débiles de mi hipótesis, sin embargo: no explica el Islam. El otro punto es que se basa en una simple intuición: que el antagonismo genético se repite a nivel memético. Es algo muy probable (sería una especie de reforzamiento en la conducta del fenómeno puramente biológico)... pero hay que probarlo. Y el problema es que, si es así, el modelo predice la femenización final de cada sociedad relativamente cerrada: las invasiones serían las que pondrían fin a las sociedades más "apaciguadas" (y eso es lo que ha venido sucediendo desde los sumerios). En una sociedad guerrera, las mujeres terminarían generando memas apaciguadoras, no sólo para luchar contra la dominación masculina (si sólo fuese eso, no tendrían éxito) sino para evitar también la muerte de sus hijos varones. ¿Por qué el cromosoma X tiene ganada la batalla? Porque tiene más tiempo y oportunidades para adaptarse. Lo mismo ocurre con las ideas apaciguadoras: terminan por estar en contacto con las personas mucho más tiempo. Quizás la "madrasa" islámica explique algo... pero como no conozco los detalles, no puedo estar seguro. Uno de los objetivos prioritarios de las sociedades totalitarias (comunismos incluídos) es apartar a los críos de la influencia materna. En Cuba, por ejemplo, a partir de edades muy tempranas, cada niño pasa de un mes a dos meses en campos de trabajo, y ve a sus padres sólo el fin de semana.

El elemento trascendente en esta escatología desaparece. No hay esperanza de salvación. ¿Quién moriría por la sociedad futura, y más una sociedad futura lejana, no vislumbrable, tremendamente incierta?

Si eres creyente, te va a parecer un razonamiento circular, pero plantéate la posibilidad de que Dios no exista. Para un ateo, tan absurda es una cosa como la otra. Eso no quiere decir que pierdas cualquier "meta": te ocupas más de los tuyos y de ti mismo.

Eso, más que una herejía merecedora de excomunión es, sencillamente, una negación de la religión cristiana.

Hummmm, hay un montón de semejanzas. Está claro que el comunismo marxista leninista parece mucho más diferente. Pero el caso es que socialismo y cristianismo tienen montones de "comportamientos" comunes, y de lo que se trata es de eso... y de la convergencia inevitable entre las dos ideas. De hecho, tanto el actual Papa como el anterior se han opuesto a la "lógica del mercado". Y es que el mercado, efectivamente, "masculiniza" en cierto modo: por esa razón hay una desconfianza de la Iglesia hacia el mercado. El fin de la Edad Media y de la teocracia cristiana se produjo precisamente cuando Europa, finalmente, aprendió a comerciar.

Pero vuelvo a repetir: estos son intuiciones aún vagas y vaporosas. Lo mismo me estoy equivocando radicalmente. De momento me explican algunos síntomas muy inmediatos de lo que veo, pero la coincidencia puede ser engañosa. Ya veremos...

Germánico dijo...

Si lees el post de más arriba entenderás porque aprecio tu modo de pensar intuitivo.

irichc dijo...

El fin de la Edad Media y de la teocracia cristiana se produjo precisamente cuando Europa, finalmente, aprendió a comerciar.

Y la Reforma fue una consecuencia de la saturación del mercado textil en Europa, según creo recordar que opinaba Kautsky (el mismo que veía en Moro a un precursor del comunismo). Tienes buenos maestros, Freman.

Freman dijo...

Sí, y se nota que debes haber leído a Agustín el Santurrón, Daniel Vicente: decía el Santurrón que las mujeres violadas por los godos habían probablemente cometido alguna impudicia para merecer tal acto. En otras palabras, que se lo merecían. Y seguramente habrás leído a aquel otro grandísimo teólogo y padre de la Iglesia, quien se extrañaba del asombro de los paganos por el parto de una virgen, y explicaba que las yeguas y las hembras de buitre podían también quedar preñadas si exponían sus partes pudendas al viento del sur.

Freman dijo...

Por cierto, Irichín, he visto que los ingleses sacan película sobre la reina Elizabeth y la derrota de la Armada Invencible. Y por el trailer, parece buena. Temo que tendrás convulsiones cuando la veas. Mira qué malos estos piratas anglosajones, que se atreven a meterse con el Gran Felipín The Second One, gran degenerado y asesino de herejes.

irichc dijo...

decía el Santurrón que las mujeres violadas por los godos habían probablemente cometido alguna impudicia para merecer tal acto. En otras palabras, que se lo merecían.

El merecimiento es algo muy teológico. ¿Mereces vivir? Demuéstramelo.


Y seguramente habrás leído a aquel otro grandísimo teólogo y padre de la Iglesia, quien se extrañaba del asombro de los paganos por el parto de una virgen, y explicaba que las yeguas y las hembras de buitre podían también quedar preñadas si exponían sus partes pudendas al viento del sur.

Nadie está libre de la ignorancia de su tiempo. Tú, a quien tanto repelen las conceptualizaciones en estos temas, deberías elogiar su tentativa -si bien fallida- de fundamentar empíricamente la fe cristiana.

irichc dijo...

Freman, has escrito esto:

El fin de la Edad Media y de la teocracia cristiana se produjo precisamente cuando Europa, finalmente, aprendió a comerciar.

El cristianismo se implantó y extendió rápidamente por el imperio romano gracias a sus buenas comunicaciones, propiciadas por el comercio.

Sólo para que te hagas una idea de las perspectivas de éxito de tu hipótesis.

irichc dijo...

En lo tocante a la poca o mucha masculinidad del cristianismo,

Weininger
tiene algo que decir.

Freman dijo...

¿Mereces vivir? Demuéstramelo.

¿Quieres decir, si merece la pena que no me mates? Antes demuéstrame que mereces que no me parta de risa contigo.

Nadie está libre de la ignorancia de su tiempo.

Razón de más para no creer en dogmas.

El cristianismo se implantó y extendió rápidamente por el imperio romano gracias a sus buenas comunicaciones, propiciadas por el comercio.

Sí, supongo que una religión que habla metafóricamente de "expulsar los mercaderes del templo", "antes entra un camello por el ojo de una aguja que un rico al reino de los cielos" y que habla de una inminente "segunda venida" que llegará "como ladrón en la noche" debe ser un estímulo cojonudo para el comercio y los asuntos materiales.

Por ese motivo, la sabiduría y el conocimiento clásico se encapsularon en centros filosóficos o meramente paganos, acosados por el integrismo cristiano circundante (Hipatia, ¿te suena?). La tesis de Pirenne sólo dice que los árabes jodieron a Occidente... tras golpear precisamente esos núcleos residuales del saber. Fuera de ello, la gente estaba muy ocupada en desenterrar mártires que nunca lo fueron (como San Ambrosio de Milán con "San Protasio" y "San Gervasio"), y en apuñalarse e incinerarse mutuamente como parte de interesantísimas disputas cristológicas.

Memetic Warrior dijo...

Pero que mariconada sin sentido es eso de religiones y sociedades "masculinas y femeninas"?.

los hombres tienden a proteger a las mujeres, individual y socialmente. No hay cosa peor para un maltratador que dejarlo entre delincuentes, por muy depravados que sean. Por eso la "feminización" aparente, es decir, la protección social de las mujeres es una exigencia genuinamente masculina. El machismo ha llegado a un máximo actualmente y su producto es el feminismo, que es sustancialmente, una ideología creada por los hombres y las lesbianas para impresionar ambos a las mujeres. Es la caballerosidad que se ha socializado a costa de que desaparezca la caballerosidad y aparezca el machito feminista. Las sociedades nunca son masculinas ni femeninas por eh hecho de que todas son masculinas y todas protegen a la mujer con la intención oculta de complacerlas y acapararlas, cuando no confinarlas. Unas veces se expresa esa actitud de una forma directa y otra de formas mucho mas hipócritas, como ahora mismo, donde los feministas como ZP son el summum de la hipocresía.

Freman dijo...

Pero que mariconada sin sentido es eso de religiones y sociedades "masculinas y femeninas"?.

Huy, qué tacto tienes, chavalote. No es que me preocupen esos detalles, y la verdad es que estás jugando en casa. Sólo lo menciono para que luego no te quejes.

Efectivamente, las ideas no son ni masculinas ni femeninas... o lo son tanto como "mi banco" es de mi propiedad. La culpa es mía, por soltar el apunte sin más, y sin aclarar el contexto. La expresión "religión femenina" se refiere, en este contexto, a una religión que, cuando se transmite de forma pacífica (que no siempre lo hace, y es una lástima que no podamos preguntarle a los sajones, lituanos y polacos, por ejemplo), lo hace preferentemente a través de mujeres.

Cuando el cristianismo no era aún religión oficial del imperio romano, debió su expansión no al comercio, como pretende Daniel Vicente (aka Irich, el de las mujeres sin alma), sino a las mujeres. Un hombre prefería, normalmente, ingresar en los misterios de Mitra, y efectivamente, llegaron a ser tan populares o más que el cristianismo (y a ello se debe todo el arsenal de ideas y costumbres de las que se apropió el cristianismo, desde el 25 de diciembre como fecha improbable del nacimiento de Cristo, hasta el título de Papa, que simplemente significa Pater Patrum: el grado superior del mitraísmo).

El problema del mitraísmo es que no admitía mujeres en la cofradía. Por lo tanto, un creyente de Mitra tenía que casarse casi siempre con una creyente de Cristo. ¿Y quién se ocupaba de la educación de los churumbeles?

Incluso Constantino siguió ese patrón: su madre Elena, luego Santa Elena, pero originalmente una tabernera que alternaba la barra de bebidas con la barra de striptease, se convirtió en su edad madura (tras retirarse, supongo) al cristianismo, y la conversión "le dio fuerte", por decirlo de alguna manera. Le vendieron, y compró, casi una tonelada de madera procedente de la Vera Cruz (quizás sus proveedores se confundieron en el inventario y lo que le despacharon fue alguna de las columnas internas del Arca de Noé, digo yo).

De modo que, tras la oficialización del cristianismo (cuando los cristianos dejaron de ser comida de león y comenzarón a arrojar a los paganos a las fieras como demostración de amor cristiano), la presión pàra que un romano se convirtiese a la nueva y supersticiosa religión era dual: te la podía contagiar tu madre, te la podía contagiar tu esposa, o incluso te podías ver obligado a fingir una conversión para casarte con una churri que te resultase atractiva.

Supongo, además, que a diferencia de Irichín el Grande, tengas alguna idea sobre genética, y sepas cómo funciona el antagonismo sexual entre los cromosomas sexuales. Lo que estoy diciendo, y es verdad que no está aún demostrado (pero si non e vero) es que se puede distinguir un patrón similar a nivel memético, en el que las ideas transmitidas por vía femenina tienen todas las de ganar por las mismísimas razones que el cromosoma X ha obligado al cromosoma Y a renunciar a gran parte de su material genético original.

¿Te sigue pareciendo una "mariconada"?

Freman dijo...

En lo tocante a la poca o mucha masculinidad del cristianismo,

Weininger tiene algo que decir.


¿Sobre la megamulta que tiene que pagar la archidiócesis de Los Angeles a las victimas de sacerdotes pederastas?

El celibato estaba bien cuando los curas hacían lo que les daba la gana, e incluso colocaban a sus hijos en el negocio (en IntBisco, quiero decir, la International Biscuit Company). También estaba bien para los sacerdotes de la diosa Cibeles... porque el emasculamiento era un prerrequisito para el sacerdocio.

Freman dijo...

De todos modos, Memetic, albergo la esperanza de que sólo te una al misógino antisemita de quien me reía, la etiqueta de la religión y nada más. Mira qué perla, del enlace suministrado por el personaje:

Así se llega finalmente a la diferencia esencial entre los judíos y las mujeres. Su semejanza se basa sobre todo en que aquéllos y éstas creen poco en sí mismos. Pero las mujeres creen en los demás, en el hombre, en el niño, en "el amor"; tienen un centro de gravedad, si bien éste se encuentra fuera de ellas. El judío no cree en nada, ni en sí mismo, ni en los otros; no encuentra un apoyo en los extraños, ni siquiera extiende sus raíces hacia éstos, como hace la mujer. La inestabilidad de su morada, su profunda incomprensión para los bienes inmuebles y su preferencia por el capital mueble parecen ser simbólicas.

Eso es lo malo de las religiones: que se tiende a considerar como "ejemplar perfecto" a aquel que más burradas dice. Y que la moderación religiosa se suele interpretar como inseguridad, tibieza... y en ocasiones, incluso como mariconadas.

irichc dijo...

Sí, supongo que una religión que habla metafóricamente de "expulsar los mercaderes del templo", "antes entra un camello por el ojo de una aguja que un rico al reino de los cielos" y que habla de una inminente "segunda venida" que llegará "como ladrón en la noche" debe ser un estímulo cojonudo para el comercio y los asuntos materiales.

¿Y qué me dices de la parábola de los sembradores y su influencia sobre la agricultura durante la Edad Media? Piénsalo.


Por ese motivo, la sabiduría y el conocimiento clásico se encapsularon en centros filosóficos o meramente paganos, acosados por el integrismo cristiano circundante (Hipatia, ¿te suena?).

¿Y a ti te suenan Clemente de Alejandría, Orígenes, Basilio Magno, Mario Victorino, Agustín...?

irichc dijo...

De todos modos, Memetic, albergo la esperanza de que sólo te una al misógino antisemita de quien me reía, la etiqueta de la religión y nada más.

Sólo aclarar que no soy antisemita, ni lo fue Weininger, como sabrá cualquiera que lo lea con un mínimo de ecuanimidad.

Freman dijo...

¿Y a ti te suenan Clemente de Alejandría, Orígenes, Basilio Magno, Mario Victorino, Agustín...?

¡¡¡Juajuajuajuajuajua!!! No me extraña que los admires. Eran teólogos: es decir, especialistas en la descripción del Gran Conejo Rosado de Pintas Verdes y del funcionamiento y dinámica de su Gloria Gloriosa. Ah, y todos perdían el culo con tal de poner a parir a los judíos (¡ah, ah, pero no eran antisemitas, claro! sólo eran "crestianos"):

El Protoevangelio de Santiago, falsificado en el siglo II por el lado "ortodoxo", tiene como pretendido autor nada más y nada menos que a Santiago el Menor, hermano del Señor y Salvador y "obispo" de Jerusalén. Este autotestimonio es claro: "Pero yo, Santiago, que escribí este relato en Jerusalén, cuando se produjeron disturbios por la muerte de Heredes me retiré al desierto, hasta que los alborotos finalizaron en Jerusalén, alabando a Dios que me concedió la capacidad y la sabiduría para escribir este relato".

Lo que interesa sobre todo a estos embusteros es obtener un "relato verdadero" sobre la juventud de María, de la que no se sabía absolutamente nada, así como de propagar su permanente virginidad. Poco después de su nacimiento, el bebé desaparece en un santuario para hijas inmaculadas, a partir del cuarto año en el templo recibe su alimento de las manos de un ángel, a los doce años es entregada, por indicación del cielo, al cuidado de san José (un viudo que por seguridad ya es anciano) y a los dieciséis años queda embarazada por el Espíritu Santo. Tras el nacimiento del Salvador la comadrona constata el himen sin destruir de María. A una mujer llamada Salomé, que duda de la virginidad de María y examina su estado "colocando un dedo", se le cae de inmediato la mano, pero le vuelve a crecer con rapidez cuando, por indicación de un ángel, sostiene en sus brazos al niño celestial. El Padre de la Iglesia Clemente de Alejandría y Zeno de Verona propagaron el dogma de la eterna virginidad de María recurriendo a este "relato histórico".

Freman dijo...

A una mujer llamada Salomé, que duda de la virginidad de María y examina su estado "colocando un dedo", se le cae de inmediato la mano, pero le vuelve a crecer con rapidez cuando, por indicación de un ángel, sostiene en sus brazos al niño celestial.

... y luego se convirtió en Santa Salomé Salamandra, patrona de los lagartos, de Célula y de Booboo...

Memetic Warrior dijo...

Freeman,

Sólo lo menciono para que luego no te quejes.

?????

Por lo demas lo que dices sobre las mujeres y la religión cristiana me parece que tiene mucho sentido, excepto dos cosas: lo de la similitud que usas entre el nivel memetico y el de los cromosomas me parece muy muy traido por los pelos. Y lo segundo, el hecho de que las mujeres tengan mayor importancia en la educación de los hijos es poco relevante, porque las mujeres absorben los valores sociales de forma acrítica en gran parte (por razones evolutivas). Tu teoría de la transmisión de madres a hijos de su religión no creo que sea el factor mas fuerte que otros. El crisitanismo obviamente se ha aprovechado de ese mecanismo, pero si no lo hubieran aceptado los hombres tambien en igual o mayor grado, entonces no hubiera tenido ninguna oportunidad. Los hombres tambien obtienen ventajas con el cristianismo:Por ejemplo, las mujeres cristianas eran mas fieles, así que las cristianas eran mejores candidatas como parejas a largo plazo. El hombre obtenía asi una ventaja difundiendo el cristianismo en su entorno social. Por eso mismo La colaboración entre hombres se veía favorecida gracias a la exigencia de virtud (los conflictos por mujeres son causa de conflictos que impiden la colaboración entre hombres, por ejemplo).

Como consecuencia los cristianos eran cada vez mas poderosos y mas influyentes. Asi que por imitación y/o por proselitismo el cristianismo se difundió, y solo de forma secundaria por conducto femenino.

La prueba del algodon es que los personajes que difundieron y protagonizaron la extensión de la nueva fe eran hombres abrumadoramente. Las religiones, como las ideologías como cualquier cuestión de organización social es una cuestión masculina y atiende a sus propios intereses, entre los que estan en primerisimo orden los de sus mujeres actuales o potenciales. La politica es una actividad abrumadoramente masculina y la religión(incluso la laicista) es el nucleo de la organización política.

L

Memetic Warrior dijo...

Para justificar evolutivamente el por qué las mujeres aceptan los valores sociales acríticamente, puedes leer esto: Psicología evolucionista de la vida diaria, el apartado "El síndrome de estocolmo y la reorientación social"

Freman dijo...

lo de la similitud que usas entre el nivel memetico y el de los cromosomas me parece muy muy traido por los pelos.

Exacto: ahí es donde puede estar el fallo de mi hipótesis. Por eso la llamo hipótesis, intuición o corazonada. Sin embargo, creo que podría ser cierta: hay mecanismos genéticos aún más sorprendentes cuando el organismo tiene una mínima capacidad de aprendizaje o cierta flexibilidad en el fenotipo. Si no recuerdo mal (no soy biólogo) el efecto Baldwin pertenece a esa categoría. ¿Es tan improbable que los mecanismos genéticos del antagonismo sexual hayan reclutado memas como refuerzos? Incluso sería interesante, si terminase siendo cierto, porque sería uno de los primeros mecanismos que mostrarían cómo interactúan memas y genes (la memética "popular" suele olvidar este vínculo necesario). Observa que no se trata de una mera similitud, o de un razonamiento por analogía.

La prueba del algodon es que los personajes que difundieron y protagonizaron la extensión de la nueva fe eran hombres abrumadoramente.

Las cabezas visibles, en el momento en que ya el cristianismo había "prendido".

Memetic Warrior dijo...

Freeman, pero es que los memes no operan al nivel de individuos. Un meme no es una herramienta de un individuo o de un genero, sino de un grupo, que por fuerza tiene hombres y mujeres. los memes tienen efectos en la superviviencia y la reproducción porque favorecen o desfavorecen la cohesión y colaboración dentro grupo o la propia extensión de éste.

Además todo éxito reproductivo de las mujeres implica por fuerza el éxito en promedio de los varones. Cada varón medio tiene en promedio el mismo numero de hijos que la mujer media dentro de una sociedad. , porque hay mas o menos el mismo numero de unos y otras, normalmente.

Tanto le interesa a la mujer educar a sus hijos para que tengan éxito como a los hombres el tener mujeres que hagan eso.

Freman dijo...

Hum, lo voy a repetir una sola vez para no cansar: no soy biólogo. Añade esa "cláusula de humildad" implícita como prefijo a lo que voy a escribir.

Freeman, pero es que los memes no operan al nivel de individuos.

¿Estás seguro? Operar "a nivel de individuo" o a "nivel de grupo" son fenómenos emergentes, lo mismo si se trata de genes o de memas (igual que en las explicaciones adaptacionistas se usa un macrolenguaje que habla de "intenciones" de genes y tal). Evidentemente, debe haber diferencias entre ambos fenómenos de selección natural, aunque sea por el simple hecho de la mayor facilidad de difusión de la mema. El equivalente del organismo en la memética no es el organismo.

Pero el primer paso en la cadena de replicación de una mema es resultar atractiva para un individuo y "prender". Es cierto que la mera imitación social es uno de esos atractivos, pero no es el único, y muchas veces, ni siquiera el principal.

los memes tienen efectos en la superviviencia y la reproducción porque favorecen o desfavorecen la cohesión y colaboración dentro grupo o la propia extensión de éste.

No necesariamente. Una mema, como la del terrorista suicida, funciona como un virus. Su interés no es la supervivencia del organismo que parasita, sino su propia difusión. Al igual que el virus, puede morir de éxito si logra exterminar a todos sus anfitriones potenciales, pero eso no lo puede determinar la mema (lenguaje figurado otra vez) por adelantado.

Algo parecido pudo haber ocurrido en el Antiguo Egipto. De repente, según cuentan los egiptólogos, a los egipcios les dio por las mujeres de caderas estrechas, como si fuesen muchachos. Estrechamiento del canal del parto, altísima mortalidad materno-infantil, caída de la natalidad... y Egipto se fue a hacer puñetas. Patrones de este tipo hay a mogollón. ¿Dónde mejor buscar una explicación que en una extensión de los mecanismos ya comprobados y aceptados del antagonismo sexual?

Cultura "kawaisa" en el Japón: el manga es, en realidad, un subproducto de la misma. Kitty Chan (Hello Kitty) dibujada en las cabinas de los camiones. Cada comisaría de policía adopta como "mascota" un dibujo manga aniñado. ¿Crees que los hombres son capaces de producir un cambio de esta magnitud en tan poco tiempo? Han sido las mujeres, que siguen estando muy sometidas en el Japón. Resultado: ponen de moda el modelo "chino cudeiro metrosexual". Y si te quieres reproducir, tienes que competir con las reglas que imponen ellas. Consecuencias secundarias: que el penúltimo tren de alta velocidad tiene unos aparatos en los laterales que imitan orejas de gato. Kore wa neko desu.

Además todo éxito reproductivo de las mujeres implica por fuerza el éxito en promedio de los varones. Cada varón medio tiene en promedio el mismo numero de hijos que la mujer media dentro de una sociedad.

:) Permíteme que sonría, MW. Te digo yo que no es así... pero no tienes por qué creerme. En realidad, el número de hombres que se reproduce es bastante inferior al de mujeres. Está mal visto reconocer esta realidad socialmente, pero es lo que hay. Infidelidades, segundas nupcias... ¿Qué posibilidad crees que tiene un tipo como Irich de encontrar una churri que le perdone los granos, las pajas mentales y que además se arriesgue a tener un hijo con él?

irichc dijo...

No me extraña que los admires. Eran teólogos

Exacto: Como Platón. Como Alejandro de Afrodisias. Como Plotino. Como Porfirio. Como Jámblico. Como Proclo. Como Siriano. Como Damascio.

Ya sabes, la sabiduría y el conocimiento clásico.fq

irichc dijo...

¿Qué posibilidad crees que tiene un tipo como Irich de encontrar una churri que le perdone los granos, las pajas mentales y que además se arriesgue a tener un hijo con él?

No hablemos de posibilidades, sino de realidades. Siempre he dicho que hay dos clases de personas: las que follan y las que hablan de sus novias alemanas en el blog.

Freman dijo...

:) ¿Qué? ¿La compraste por catálogo? ¿O sólo es alquilada? De todos modos, no me fiaría mucho. Tiene cara de estar operada, pero no de eso, sino de lo otro.

MW, de todo modos, ahí tienes una demostración fehaciente de otro comportamiento conocido y documentado: la exogamia.

Freman dijo...

Como Platón. Como Alejandro de Afrodisias. Como Plotino. Como Porfirio. Como Jámblico. Como Proclo. Como Siriano. Como Damascio

Aclárame algo: Platón y Plotino, en particular, ¿se supone que están en mi lista de "admirables" (no lo están) o es que están en la tuya? Porque charlatanes como Iker y Cardeñosa siempre han habido en toda época, aunque con más dignidad que los de ahora.

irichc dijo...

¿Qué? ¿La compraste por catálogo? ¿O sólo es alquilada?

Si el que no se consuela es porque no quiere... Estoy casado desde hace dos años y tengo una hija con esta mujer "operada".


Aclárame algo: Platón y Plotino, en particular, ¿se supone que están en mi lista de "admirables" (no lo están)

Me trae sin cuidado. Son pensadores clásicos que siguen leyéndose miles de años después de su muerte. Que tú no los consideres valiosos, apelando a la exclusividad de "tu lista" de Hipatias y demás figurones sentimentales, te convierte en el sectario que denuncias en mí.

Si tuvieras el mínimo de cultura que se les presupone incluso a los de ciencias, sabrías que la mitad de esos autores fueron anticristianos y, por ello, marginales y encapsulados, utilizando tu llorosa terminología de hace unas líneas.

irichc dijo...


... que le perdone los granos, las pajas mentales y que además lea a Bueno.


Esto ha sido un poco bajo por mi parte. Si es que todo se pega...

Freman dijo...

Ultimo post mío sobre el tema.

Esto ha sido un poco bajo por mi parte. Si es que todo se pega

Sí, es bajo por meterte con una persona que no está presente, pero no es lo peor. Lo peor es que, o eres un mentiroso (que no sería ni grave ni extraño)... o te falta de verdad un tornillo. ¿A quién se le ocurre publicar una foto de su mujer en bañador sólo para fastidiar a un bromista a quien no conoce de nada? Frena... y piénsatelo.

Sobre Platón y Plotino, lo siento, pero el enemigo de mi enemigo no es automáticamente mi amigo (aunque hay mucho de Platón y Plotino en la Conejología). Lo dicho: charlatanes, en todas las épocas.

irichc dijo...

Haces bien retirándote de la discusión.

La foto de mi mujer, junto a muchas otras, está publicada desde el 2005. Los álbumes tienen registradas unas 28.000 visitas, si no recuerdo mal. Y mira qué preocupado estoy.

Pido disculpas a Tancredo por mi bajeza, que no es más que la tuya con ligeros cambios (y algo más de fidelidad a los hechos). Pero digo yo que si ha ignorado mis mensajes en su blog hasta el momento, no le vendrá de uno más. Por lo general, en internet quien "no está presente" es porque no quiere... o porque no le dejan.

Freman dijo...

Haces bien retirándote de la discusión.

Meeeeeeek!!!!! He dicho que no me iba a meter con tu mujer. No he dicho que tengas ni un ápice de razón en todo lo demás.

(pardillo, coño)

irichc dijo...

Muy bien, Freman, no te me arranques por peteneras y limítate a contestar lo que se te pregunta.

Si Platón y sus continuadores son magufos premodernos indignos de tu consideración, me gustaría que explicases quiénes son para ti los representantes de la sabiduría clásica hostigada por esa religión oriental y femenina que tanto odias. ¿Euclides, Apolonio de Pérgamo, Arquímedes? No los persiguió ningún cristiano. ¿Entonces?