lunes, noviembre 26, 2007

Violencia de número

Hace no mucho tiempo se denominaba violencia doméstica a ese tipo de violencia. Creo que se circunscribía correctamente el fenómeno, y no había connotaciones políticas ni grupales. Pero hoy los informativos, esos sutiles desinformadores –especialmente cuando están en manos de la izquierda- hacen uso de una nueva terminología más cargada de ideología. Definen a la violencia ejercida por un individuo hombre sobre un individuo mujer, sentimentalmente relacionados, como violencia de género, o, más recientemente aún, como violencia machista.

Una violencia de género es una violencia que es utilizada de forma sistemática y deliberada por un género –masculino- sobre el otro, el femenino. La sociedad humana queda dividida en dos mitades, en dos grupos, por su género. El hombre ejerce la violencia por el pecado original de ser hombre, y, lo que es peor, lo hace para mantener sometida a la mujer, relegada en la sociedad a un papel secundario y servil.

Una violencia de número se esconde en este planteamiento. El nosotros prevalece sobre el yo, el vosotros sobre el tú, el grupo sobre el individuo, lo social sobre lo personal. Ya no se trata de un crimen pasional o de una cuestión de celos o de machismo –por qué no- entre particulares. Ahora es un problema social.

Ayer, con motivo de ese invento llamado "Día Mundial para la Erradicación de la Violencia de Género", se manifestaron por las calles de las ciudades españolas diversas asociaciones y grupos políticos, con claro predominio de la izquierda. En Madrid, leían un manifiesto. Pedían "más recursos" para la lucha contra esta lacra. Sí, más recursos. Nunca serán suficientes porque combaten no contra un enemigo organizado y conspicuo, sino contra un fantasma y contra la paradójicamente incomprendida naturaleza humana. Todo dinero gastado en el negociado de la lucha contra la violencia "machista", al menos a partir de una determinada cantidad, será dinero perdido. Es lo que se conoce como pozo sin fondo. El problema nunca se resolverá, los resultados de toda acción pública siempre serán claramente insuficientes, pero la violencia sutil del Estado sobre el individuo se acentuará, y pagaremos más por menos, dando la sopa boba a más cuentistas organizados (en este caso tartufos del género, o, mejor sería decir, del número –a ser posible en su cuenta corriente).

Una juez (ella, sí, ella) de cuyo nombre no quiero acordarme decía que al menos en la mitad de los casos de esa clase de violencia que trataba la mujer llevaba al hombre a un estado tal de desquiciamiento que el golpe final, la explosión, solo podía verse como una consecuencia inevitable. "Les vuelven locos" afirmaba. Esa violencia psicológica, verbal, en la que la mujer es tan experta, tan hábil, no se considera en los círculos políticamente correctos. Por supuesto que no justifica la violencia, pero en algunos casos –y hay que subrayar lo de "algunos"- ayuda a explicarla. Y creo que aún se explica mejor dentro del contexto sociológico creado por un feminismo radical, en el que se pretende una igualdad completa entre los sexos.

Tampoco se habla lo suficiente de esas mujeres que denuncian y luego retiran la denuncia, que piden una orden de alejamiento y después se vuelven a juntar con su agresor. Ese era el caso de la muchacha rusa tristemente asesinada en Alicante, cuyo drama tuvo un entreacto en televisión, que es de lo que más se ha hablado y moralizado.



30 comentarios:

Coronel Kurtz dijo...

Es cierto que el término para denominar a este tipo de violencia ha ido variando y tomando distintos significaciones. Dependiendo del telediario o del diario que veas o leas el se utilizan unos u otros términos lo que da una idea clara de cuan politizado esta el asunto. Es complicado afrontarlo desde un punto de vista medianamente objetivo cuando sucede esto.
Con respecto a los fondos que se solicitan estoy de acuerdo con que es un pozo sin fondo. Los hechos lo corroboran. Desde la aprobación de la ley contra la violencia de genero en el año 2004 se han incrementado medios y las muertes han seguido aumentando.
Mientras se vea el problema como algo cultural y no esencialmente humano e intrínseco a nuestra naturaleza tendente a la violencia, no encontraremos mayores soluciones.
Un saludo

Germánico dijo...

Hola Coronel,

Me alegra tenerte por aquí.

Este Gobierno ha optado por una política sensiblera, demagógica y gastona, de grandes palabras y exiguos resultados, y su ley para la violencia de género es un claro ejemplo de “aire” (y no precisamente “aire fresco”, como ellos nos quieren vender).

Un saludo.

Anónimo dijo...

Bastante de acuerdo contigo, Germánico... y bastante con las palabras de la juez de la que hablas (de cuyo nombre sí quiero acordarme y me acuerdo), y te aseguro que no es santo de mi devoción. Y no es santo de mi devoción, no por las palabras que tu mentas de ella (que estoy de acuerdo con ellas), sino porque mujeres como ella, desde sus inicios han sido el origen de eso que se ha dado en llamar “la industria del maltrato” (rimero ideológica, social y profesionalmente, y más tarde política y económicamente).

Ha necesitado esta juez (que llegó donde llegó porque se definía como feminista), ver de cerca demasiados dramas de hombres injustamente tratados, de familias e hijos injustamente destruidos... para que a través de tales sentencias ideológico-jurídicas, denunciara las aberraciones de un feminismo fanático. Necesitar de la existencia de los dramas y tragedias humanas para tomar conciencia de la perversión de la ideología que los genera (el feminismo), dice muy poco a favor de esta persona (que por cierto sigue definiéndose como feminista, sin epistemológicamente definir los postulados teóricos que los diferencia del que ahora denuncia y que desde sus orígenes fue militante).

Amigo Germánico, estoy de acuerdo contigo, la violencia es consustancial al ser humano, nacimos con ella y como especie moriremos con ella. El problema, es que cuando una ideología estigmatiza a un determinado colectivo como único culpable de toda ella, además de institucionalizar y legalizar la violencia contra dicho colectivo (como pasó en Alemania con los judíos), convierte a toda la sociedad en víctima.

... y es que cuando una ideología se fascistiza en paralelo a su consecución del poder, las leyes que crea, no las hace para que desaparezcan las víctimas... sino para que no falten (si estás desaparecen, desaparece su poder).

La ley de violencia de género (que todas las feministas de todos los partidos quieren ampliar), es una buena prueba de ello.

Un cordial saludo.

Pablo el herrero

Germánico dijo...

Hola Pablo,

No estoy seguro del todo de que hablemos de la misma “jueza”. Esta que yo digo no me consta que sea progresista ni feminista, y, que yo sepa, no ha hecho ninguna declaración pública sobre el particular (esto que digo está sacado de una conversación privada).

En cualquier caso que una juez progresista se escandalice con las injusticias que se hacen en nombre de la “justicia” de género dice mucho sobre a qué extremos llevan ciertas leyes y ciertas voluntades y voluntarismos políticos.

Sobre el problema de la violencia coincido contigo en que es algo con lo que hemos de vivir, con que está en nuestra naturaleza. Ello no obstante no nos debe llevar a una complacencia en la misma, y la ley debe de ser rigurosa contra los actos de violencia (y de amenaza de violencia) contra las propiedades y las personas (sean estas machos, hembras o alguna otra cosa ambigua). Ahora bien, lo que no se puede es discriminar en nombre de la no discriminación, y eso es lo que hacen de continuo los socialistas y los nacionalistas, y tantos otros personajillos de la fauna parasitaria de la política.

Un saludo.

Aloe dijo...

Teneis mucha razón. La violencia está en nuestros genes, y no se puede erradicar. En concreto, está en los genes que se expresan en los hombres, que producen el noventa por ciento de la violencia del mundo (a todos los niveles, no solamente la privada o domestica).

Mala solución tiene, aunque podría pensarse en el toque que queda y el arresto domiciliario para todos los que hayan cometido actos violentos de alguna clase, amen de excluirlos de cualquier empleo o actividad en la que puedan manejar armas o hacer violencia sobre otros. Además podría ser más barato que lo que se hace ahora, gracias a la tecnología GPS, los chips y tantos adelantos.
También habría que pensar en volver a la pena de muerte para la fracción de individuos que no controlan su agresividad. No sería más que legitima defensa. Toda esa tontería de defender los derechos de los delincuentes, asociales y agresivos, en lugar de los derechos de las víctimas, tendría que pensarse de nuevo. Un convicto de comportamiento violento eliminado hoy, es un asesinato menos mañana, y un montón de pasta ahorrada. Total, estamos hablando de unos miles de hombres al año, más alguna mujer que otra. Y habría otros cuantos miles a los que les entraria el santo temor al garrote, y se contendrían mucho mas.
La naturaleza humana es lo que es, y los hombres y las mujeres son distintos en su naturaleza, como es evidente: por tanto, represión y mano dura, es la unica cosa que mantiene tranquilos a determinados espíritus. Un chip con GPS en la tripa, muestras de ADN de todos, y a andar derechos...

(... Es broma, que hay que explicarlo todo)

Peggy dijo...

Vamos a matizar , me parece que la palabra genero tiene dos usos diferentes .Uno tradicional , representado por reivindicaciones feministas igualitarias que distinguen la función biológica o sexual de la culturales .Este feminismo pretende que las mujeres al adquirir plena emancipacion , sean capaces de conseguir lo que los hombres , si bien quieren conservar sus características femeninas esenciales .Igualdad de oportunidades sin negar las diferencias entre mujeres y hombres .

El feminismo mas radical de genero , ha dejado sin contenido la palabra "sexo ", y se refiere a genero , tanto para las características culturales como biologías , creen que las diferencias de genero son construciones culturales arbitrarias que se pueden cambiar , no se busca la igualdad , sino destruir el patriarcado como sistema de opresión .Esta es la postura que impera ahora como políticamente correcta en la post modernidad .

Bajo esta confusión , se dictan leyes que tipifican , el parricidio con nombres legales diferentes , y se legisla sin tener en cuenta la estructura básica social del núcleo familiar.Y ocurre que esto no beneficia a las propias mujeres , que en muchas ocasiones utilizan los instrumentos legales como abuso de su posición , con la consiguiente deconstruccion del tejido social .

Nunca justificare a los cerebros reptilianos que maltratan psicológicamente y corporalmente a las mujeres , pero quizás , la vía de solución no es tratar como "superbenificiadas" ante la ley a las mujeres , creándose injusticias flagrantes , denunciadas por la Juez Decana de Barcelona , si no, un camino medio alejado del machismo dominador político que excluye a las mujeres de las oportunidades de realización como personas y de un feminismo radical , que niega la diferenciacion de sexos

Germánico dijo...

Aloe, 'jamía, de tus comentarios al post de Gould a este había tal salto que sólo podía explicarse como una coña o un ataque de locura. Pero un poquito de mano dura con ciertos individuos no le haría mal a nadie (excepto, como es obvio, a esos individuos). Y al hablar de mano dura no pienso en leyes draconianas, tales como las que, en coña, insinúas, sino en algo tan simple como que se cumplan y hagan cumplir las que hay.

Estoy de acuerdo contigo, Peggy. Y por eso me revientan quienes piensan (paternalista, patriarcalmente) que necesitáis empujoncitos (sea 1,2,3 hacia alante, sea 1,2,3 hacia atrás, María).

Germánico dijo...

Bueno, Aloe, corrijo lo de hacer cumplir "las que hay" (pienso en esa ley de la violencia de género).....

Ijon Tichy dijo...

Hace unos días, al hilo del asesinato en el metro de un skin por otro skin, reflexionaba acerca de como la intervención de los políticos puede hacer que un mero problema de orden público crezca y crezca hasta tomar dimensiones mucho más preocupantes de las originales.

Hoy leo en prensa que se está en vías de batir records en cuanto a este otro problema.

No estoy nada seguro acerca de cuales serán las mejores soluciones. Pero pancartas como la de la foto y dinero público a espuertas, seguro que no contribuyen a nada bueno.

Por cierto, ¿conocéis la historia de este perverso capitalista y de como suicidó a su segunda esposa?

Pd. Peggy, clarividente post. Para guardarlo.

Germánico dijo...

Menudo era Stalin. ¡Si sólo hubiera sido su esposa la suicidada con sus artes!.

Jinete dijo...

Sobre la foto:

Precisamente este domingo ví una película, "El circulo de poder" de Konchavlovsky, en la que se retrata muy bien al camarada Beria, mano derecha de Stalin y director de la KGB. El tío violaba a todas las camaradas camareras que le daba la gana, y sin un puto remordimiento.

--------

Sobre la violencia "de genero" he visto de todo, desde pobres mujeres destrozadas hasta verdaderos abusos de mala fe en la interposición de denuncias contra los hombres. Hoy en día esto es una selva, y en un porcentaje no desdeñable de los casos estas denuncias son más tácticas de cara a adquirir una ventaja procesal en el divorcio cívil que propiamente denuncias penales.

Pero bueno, hay de todo, uno de los recuerdos más emociantes que tengo de los juzgados, es el de una pobre chiquilla, 18 ó 19 años, con los dos ojos morados, que estaba esperando para su juicio, y se metió en la sala de letrados porque no quería ver a su ex-pareja que estaba esperando en el salón central. Era tan adorable y estaba tan de buen humor a pesar de lo que le había pasado, que nos dejó a todos impresionados, todos le dimos consejos, le prevenimos, nuestros clientes le consolaban, en fin, fué algo que recuerdo muy a menudo. Ojalá todo le vaya bien.

De todas maneras, y esto es una opinión personal, con todo el bombo que se le da a esto de la violencia de genero, el "hombre agresor", el hombre potencialmente agresor, creo que ha perdido conciencia de la gravedad de estos hechos, del reproche penal de los mismos, pues interioriza inconscientemente que es algo común, que el solo no lo ha hecho, que hay otros muchos en su situación, pues lo está viendo todos los días por la TV. Creo que hay algo de esto. No sé como se podría atajar, pero creo que existe.

En cualuier caso es un problema muy grave (69 muertas) y que exige soluciones globales, interdisciplinares, soluciones jurídicas, policiales, educacionales (quizá las más importantes), sociales, etc, etc

Saludos.

Germánico dijo...

El círculo de poder refleja bastante bien lo que era ese círculo íntimo de Stalin y la sociedad rusa de entonces.

Sobre el maltrato: es cierto que hay de todo. Como profesional jurídico, Jinete, conocerás casos para conmover o para escandalizar. La cuestión es no elaborar leyes discriminatorias ni destinar fondos sin cuento a luchas imposibles de ganar. Se haga lo que se haga deben ponerse las cosas en su justo lugar: las instituciones públicas no están para reformar nuestra naturaleza ni para controlarlo todo. Tiene que haber leyes y sentencias severas con las personas que cometen violencia contra otras o sus propiedades, así como alguna clase de freno para quienes las amenazan. Pero esto no es una guerra de sexos, ni un asunto político al que deban destinarse ingentes recursos. Se trata de violencia pura y dura entre particulares, en la que al menos una de las partes es gentuza repulsiva, escoria humana y social.


Este gobierno ha puesto mucho énfasis en los casos como el de la chiquilla que mencionas, pero ha olvidado esos otros que también mencionas en los que el abuso y la violencia van en sentido contrario. No se logran evitar ciertos excesos y además se incurre en otros.

Peggy dijo...

jinete , yo Tambien creo que es un problema educacional , Quizas de las mujeres para saber distinguir patologias disfrazadas de futuras parejas y alejarse a la primera de cambio de los hombres con cerebro reptiliano , a los que me temo que es dificil encauzar .

Aloe dijo...

Bueno, ya que el comentario en broma ha sido (casi) tomado en serio, voy a hacer un apunte chiquitín, chiquitín, en tono menor.
Lo bonito de atacar los prejuicios, atenerse a la objetividad y ser todo lo científico posible (supongo que quieres serlo, al menos yo llegué aqui como "blog de ciencia" desde el Titiriero) es, en primer lugar, y sobre todo, aplicarse el cuento a uno mismo.
Tu heroína de este post es ensalzada estrictamente por hacer lo que teóricamente desprecias y te dedicas a combatir: la emisión de opiniones complacientes, ideologicamente confortables, que se denominan, por mimetismo anglosajón, "politicamente correctas".
Esta juez, cuya capacidad lógica debe estar ofuscada por el afán de complacer, o bien tiene esa capacidad lógica mermada (yo lo diría con menos contemplaciones, pero no está el patio para buscarse ni buscarte líos), opone un hecho comprobado (judicial, policial, estadísticamente) a una hipotesis gratuita, sin absolutamente ninguna comprobacion ni corroboración empirica, y que además es lógicamente absurda y autocontradictoria.
Y tú la aplaudes, siguiendo el guíón de lo politicamente correcto (porque hay varias correcciones coexistiendo en este y otros temas), que es (presumo) la razón por la que se repite tamaña tontería.
Vamos a ver: no solo no hay absolutamente ninguna prueba de que sea como dice, sino que además no puede haberla. Razones:

1. Supongamos que hay un número de mujeres cuya lengua es tan viperina y tan pesada que incitan al homicidio. Las mujeres también viven con otras mujeres, que también serían martirizadas a ese nivel, pero esas otras mujeres no reaccionan en "defensa propia" con las palizas o el asesinato. Vaya por dios, estamos como estábamos: Hay que ser marido, novio o ex para reaccionar así, porque el resto de los mortales no lo hacen. Lo que autoinvalida el argumento.

2. Pero la cosa es peor todavía, porque se da por sentado que la violencia verbal es patrimonio de las arpías, mientras que la violencia física sería su contrapartida masculina: pura "correccion política" para dar impresión de equilibrio, de que cada uno tiene lo suyo, pero sin base ninguna. ¿De donde se sacan los que repiten semejante cosa que los hombres no ejerzan la violencia verbal? Por el contrario, la ejercen con más abundancia que la otra, requiere menos desinhibición y es eficaz teniendo menos consecuencias aparentes.
NO hay absolutamente ningún dato que indique que los hombres ejercen menos agresión verbal que las mujeres.
En lugar de discutir si ejercen la misma o ejercen más, fijémonos simplemente en que no ejercen menos, como mínimo: sin embargo, las mujeres no les matan ni les apalizan a ellos por eso... Lo que nos lleva de nuevo al punto de partida, como antes: la diferencia está en la respuesta, no en la provocación verbal.

¿Podemos aventurar que los hombres ejercen la agresión verbal, pero las mujeres lo hacen con más eficacia? Pues no. Sería muy raro atribuir esa especie de afasia a los hombres, decir que los pobres contestan a palos porque la lengua se les traba: tu pones la tele, abres un períodico, vas a la universidad, te asomas a una biblioteca, te paseas por Internet, y lo que ves es a hombres, en su inmensa mayoría, largando por los codos, generalmente convencidos de lo bien que lo hacen y lo importante que es lo que dicen.
Si las mujeres tienen más dominio verbal, incluyendo el insulto, la ofensa y la desmoralización, lo disimulan bastante, porque casi no se las oye entre la algarabía, y las pocas que hay injurian y maldicen muchísimo menos.

En definitiva: la suposición de la juez es bastante naif: sin darse cuenta da por supuesto lo que niega, puesto que la presunta provocación, recordemos que nunca probada ni apoyada en hechos contrastados, debería al menos funcionar en los dos sentidos... pero solo funciona en uno, como dan por sobreentendido ella y tú.

Colar no cuela.
Pero lo asombroso es la ofuscación al respecto de alguien cuyo emblema de batalla es "digamos la verdad, aunque duela", y de alguien cuyo lema deberia ser: "primero, hechos probados, segundo, hechos probados y tercero, razonamiento lógico".
Y ni uno, ni otro.

Germánico dijo...

Hola Aloe,

¿Pero "en serio" hablas "en serio"?...No me lo puedo "ni de creer".

Te responderé el lunes.

Germánico dijo...

Bueno, he podido sacar un ratillo hoy mismo.

Una de las características de este blog es que pone sobre el tapete la falacia cientifista consistente en considerar que la ciencia es una especie de dominio superior en el que los prejuicios están descartados y la objetividad es una norma.

Sabía, por haber pasado por ahí en más de una ocasión, que en el excelente blog de Pablo Palenzuela se enlazaba este dentro del apartado “científico”. Yo llevo poco aquí y no sé desde cuando está ese enlace. Lo único que puedo afirmar con rotundidad es que el hecho de que se encuentre en el apartado de ciencia de la lógica del titiritero este blog se debe por completo al juicio –sea este acertado o erróneo- del propio Palenzuela, y no a que en este blog tengamos la pretensión de ser considerados como Bloggers “científicos” (aunque en esto hablo por mi, básicamente, pero creo que Memetic Warrior estará de acuerdo). Pues una cosa, Aloe, es hablar de ciencia, y otra divulgarla, o hacerla. Incluso alguien que divulgue o haga ciencia puede además reflexionar sobre ella de forma tal que vaya más allá de lo puramente científico para adentrarse en terrenos más especulativos, más filosóficos, más de valores, de sentimientos, de principios, de fines.

Así que no sé exactamente qué cuento hemos de aplicarnos. Partes de una atribución claramente errónea para alcanzar una conclusión –igualmente errónea.

Bien es cierto que no por no pretender hacer un blog de ciencia renunciamos a la lógica, a los argumentos, a las evidencias, a las pruebas, a los hechos. Bien es cierto que especular sobre algo no implica irse por las nubes ni caer en irracionalismos.

¿Y qué decir de “la heroína”?. Lo mismo me daría que te refirieras a la droga. No sé de dónde partes para considerar que la mencionada juez sea una heroína. Esa es otra atribución dudosa. Y no sólo por lo que se refiere a mi valoración particular o por la importancia que tenga lo que ella dice dentro de mi escrito. En si mismo tiene poco de heroico decir esas cosas en conversaciones privadas, en petit comité, y no denunciar la farsa diaria que se produce en los tribunales de justicia en público, poniendo en peligro su carrera y su comodidad. ¿Realmente sería “políticamente correcto” eso?. Lo dudo. Si lo fuera no acarrearía temibles consecuencias.

Pero me sorprende que, después de haber puesto de manifiesto una capacidad lógica tan limitada, con tanta atribución errónea, te regodees “juzgando” la capacidad lógica de nuestra juez (que no heroína).

Para empezar una persona que profesionalmente es juez dispone de un conocimiento y una experiencia en su campo nada desdeñables. Es muy poco “científico”, si seguimos la línea pedante que tú has marcado, decir que esa tía es tonta de capirote y no sabe de lo que habla, o lo hace para complacer, sobre un tema con el que lidia día a día desde una posición de observador y actor privilegiada.

¿Cuál es, podrías decirnos, ese hecho comprobado y cuál la hipótesis gratuita?. ¿Qué es lo autocontradictorio y absurdo?. Obviamente la profusión de sangre es más conspicua que los daños y consecuentes sufrimientos psicológicos. Estos, sin embargo, se pueden inferir a partir de una serie de indicios y de evidencias. Pero no salen en las noticias porque la sangre lo mancha todo y quien no profundiza en las cosas porque le urge informar no tiene tiempo ni ganas de verlo y no puede fotografiarlo. Pero no perdamos el matiz, que es importante –también en ciencia. En todo momento hemos resaltado que la faceta psicológica no se da más que en algunos casos. Muchas mujeres padecen maltrato de perfectos cenutrios. Muchas, también, pese a ello, persisten en la relación.

Tus razones no son suficientes, ni necesarias. Te explico:


1. Las mujeres que viven con otras mujeres lo hacen, como es lógico –con otras mujeres. Si de lo que hablamos es de el conflicto entre las psicologías femenina y masculina en el ámbito cerrado de una relación de pareja lo que es verdaderamente absurdo es poner de ejemplo relaciones entre mujeres, aunque sean lesbianas en armónica felicidad (creo que esto último es un mito, pero dejémoslo). Eso sí autoinvalida tu argumento y lo arroja fuera de la ciencia y del ámbito de la misma denominado psicología evolucionista. Claro que partes de una hipótesis que realmente es absurda y que en ningún caso ha sido expuesta aquí, esto es: “que hay un número de mujeres cuya lengua es tan viperina y tan pesada que incitan al suicidio”. Ni se habla, para empezar, del factor clave, que es el COMPORTAMIENTO. Nos quedamos en superficial nivel de análisis del lenguaje, visto como verborrea inocua. Este es usado como una herramienta cognitiva y es, en este sentido, una forma de comportamiento y de acción en el mundo y va acompañado de un amplio elenco de otros comportamientos igualmente significativos.

2. Sigues aquí con tu argumentación insostenible. Agresión verbal versus agresión física. Atribuyes una vez más una argumentación simplificada que puedas rebatir fácilmente y pasas por alto la cuestión tratada aquí.

En definitiva: tus suposiciones son completamente incompatibles con las verdades expuestas aquí, acaso porque estas –duelen.

¿Pero qué es lo que duele sino lo políticamente incorrecto?.

Carlos Suchowolski dijo...

Hola,
Sigo liadísimo tratando de organizar lo mejor posible mi artículo sobre Gould, pero he decidido sacar un momento la patita en este interesante post. Y curiosamente seré breve:
1) genéticamente, la violencia es parte de nosotros, pero yo creo que tiene fundamentalmente una función defensiva y no agresiva. Incluyo como defensiva la de permitirle al hombre primitivo conseguir lo que necesitara para sobrevivir.
2) cuando esta violencia es gratuita (y habría que estudiar todos sus componentes en una emergencia dada) se debería tratar de un funcionamiento inaceptable, con las medidas socialmente fijadas al respecto al margen de que sean todo lo científicas que pudieran ser. Quizá un día se definan medidas preventivas, incluso operativas.
3)la violencia es reprimida ante el peligro de ser vencido. Las mujeres deberían contar con armas defensivas disuasorias, y en primer lugar, interrumpir de inmediato la convivencia con quienes reflejen enfermedades peligrosas para la propia vida. No hacerlo es síntoma de otra enfermedad complementaria.
(dejo otros matices que se me van ocurriendo sobre la marcha)

Aloe dijo...

Veo, estimado Germánico, que contestas mucho y muy largo, con lo que tu excursión por los cerros de Úbeda habrá necesitado de antimplora -lo menos.
Dejando aparte si en tu blog pretendes o no razonar (oye, perdona por haberlo supuesto, si eso está mal) y si estabas o no elogiando a la susodicha juez (tu analisis de la palabra "heroína" que utilice me recuerda al protagonista de "El curioso incidente del perro a medianoche", vete a saber por qué), vamos a lo practico:
1. Las mujeres conviven con personas que no son su pareja, o con personas que son su pareja pero no son hombres: a ninguno de esos casos cabe englobarlos junto con el caso de las parejas de hombre y mujer que conviven.
¿He entendido bien el argumento?
Si es así, no sé si te estás dando cuenta de que estas repitiendo exactamente el argumento y la tesis de fondo del enfoque que rechazas, el enfoque de género, el enfoque de las relaciones patriarclaes, el enfoque de la violencia estructural... todo eso (que yo no tengo tan claro que sea un buen enfoque, pero cuando hasta tú lo aceptas mientras dices rechazarlo, me lo tend´re que replantear).
Te recuerdo que el argumento habitual contra el enfoque "de género" de dicah ley que es que eso no existe, que todo el mundo debe ser igual ante la ley, y que eso significa considerar igual todas las agresiones, con los agravantes tradicionales de parricidio, abuso de superioridad, alevosia y demás... pero todas iguales. Y tú me vienes a decir que no lo son. Cosas veredes.
2. Lo que la juez sepa por su experiencia, vale lo que valga su experiencia, que no sabemos si es mucha o poca, y no tiene que ser mayor que la de mucha gente que dice lo contrario, y que también tiene experiencia profesional.
Por ahí llegamos a la completa incertidumbre: ¿quien tendrá más "dominio del arte" (experiencia incomunicable que da la practica y la inteligencia), más experiencia y mas imparcial, mas exenta de prejuicios, para juzgar una cuestión de hecho como esa? ¿Fulanito que es psiquiatra, Menganita que es juez, Perenganita que es asistente social...?
Pues mire usted qué tontería, por esa incertidumbre sobre los juicios de hecho "a ojo de buen cubero" se inventó la estadística y la ciencia. Para otras cosas no servirá, para esa es precisamente para lo que sirve.
Y, volviendo a nuestro asunto, no hay ninguna prueba de que eso sea un hecho comprobado, más allá de la impresión de la señora juez. Que si funciona como he visto yo funcionar lso juzgados de familia en dos o tres ocasiones, despachan los asuntos tirando de copipaste de Word y sin enterarse por regla general de la trastienda ni las circunstancias anteriores e interiores de ningún asunto. Y vaya por Dios, ya me salió a mi mi experiencia. Dirás que no tiene más valor que el anecdótico. Y tendrás razón.
(A pesar de lo cual, el juicio general sobre la deficiencia y mala calidad de la justicia en España sí está apoyada por multitud de estadísticas y estudios, pero eso es otra historia).
Y por supuesto, del núcleo de mis argumentos, no dices nada. Te habrás quedao sin resuello después de la excursión campestre.
Los recuerdo:
1. Los hombre no ejercen menos violencia verbal que las mujeres. Si acaso, ejercen más, porque como tú bien dices, cuando no hay sangre no llega la cosa a lso periódicos, y rara vez a los juzgados, y por cada caso con sangre y prensa, hay miles más leves sin ellas.
2. Pero las mujeres no contestan a esa violencia verbal o provocación, o humillación, o como quieras llamarla (me da igual) con violencia física.
De lo que se deduce lo que yo decía.

Germánico dijo...

Quien no razona correctamente eres tú, Aloe. Aparte de que no entiendes nada de lo que te digo, lo cual es consecuencia impepinable. ¿De dónde exactamente sacas que en este blog no pretendemos razonar?. Que acompañes esa afirmación puesta en mi propia boca de ironía barata no aporta nada al debate. Y si prosigues con ironía barata aludiendo a películas que no tengo porqué conocer, pues todavía peor. Como decía Nietzsche: “ensucian sus aguas para que parezcan más profundas”.

Así que me centraré en lo que denominas “práctico”, aunque en ello no haya nada mejor ni argumental ni estéticamente que lo precedente:

1) Es obvio que desconoces por completo la psicología evolucionista, y debo añadir que tu razonamiento biológico y sociológico son igualmente deficientes. Te lo explico: dices que repito exactamente un argumento y una tesis de fondo de corte sociológico y ambientalista cuando lo que hago es presentar la antítesis de corte biológico y “genetista”, y todo porque señalo que hombres y mujeres son distintos “por naturaleza” y que sus relaciones, dado que cada uno persigue fines biológicos distintos, son, por decirlo eufemísticamente, complicadas, en el marco en el que ambos han de conciliar sus intereses y compenetrarse de forma más estrecha. ¿Qué tiene que ver eso con una conspiración masculina para mantener subyugadas y relegadas a las mujeres en la sociedad?. Desde luego tu razonamiento deficiente te puede llevar a que te replantees las tesis ambientalistas pero, ¿no estabas ya en ellas?.
Para colmo pegas un salto inverosímil al derecho y me sales con que todo el mundo debe ser igual ante la ley. Esto último puede entenderse de múltiples maneras, yo, en particular, lo interpreto desde una perspectiva liberal, tú no lo sé, aunque tengo mis intuiciones al respecto. Pero en fin, que nuestras naturalezas sean distintas no implica que seamos tratados de forma desigual ante la ley. Si debo hasta darte la razón en que han de considerarse igual todas las agresiones vengan de quien vengan, por lo que un repaso a la ley de violencia de género, ya que hablamos de leyes y del derecho, te pondría al corriente de la discriminación hacia uno de los sexos (supuestamente para contrarrestar otra discriminación de signo opuesto que solamente existe en las mentes feminazis). Cosas veredes.

;-)

2) Tu ataque a la juez recibió su correspondiente respuesta. La opinión de dicha juez podrá ser más o menos ajustada a la realidad, pero merece mayor consideración sobre los particulares que ella profesionalmente a diario trata, que la de otras personas, quizás que la tuya o incluso la mía. El denominado “ojo de buen cubero” es sistemáticamente rechazado por los cientifistas partidarios de la medición y cuantificación de todo, pero resulta ser un mecanismo de cuantificación y evaluación de situaciones complejas (es decir, casi todas las de la “realidad”, y más aún la social y jurídica) que el matemático. Sino el derecho sería una ciencia exacta. Así, el “ojo de buen cubero” puede no merecer consideración cuando viene de una persona poco formada e informada, que no es el caso de esta juez, e incluso viniendo de alguien formado e informado si lo que plantea es unas proporciones irrelevantes. Pero sí debe merecer consideración cuando supone que “bastantes casos” son de cierto tipo. Claro está que existe el riesgo de la ideologización. Ese es el mayor problema en esta clase de debates no dirimibles por la fórmula de Leibniz (¡Calculemos!). Puse por ello el ejemplo de una juez por considerar que su proclividad a defender a los “machos” asesinos sería menor.
Y si fulanito, que es psiquiatra, dice que en los tribunales de justicia los casos de violencia de género son todos debidos a la maldad y violencia perversa de unos machistas, habrá que indagar en qué se basa.

Si se da el copipaste que mencionas cuanto peor será si se parte, antes de conocer las circunstancias, de una ley discriminatoria a priori hacia una de las partes en litigio, ¿no te parece?.

Por último, y para no defraudarte, hablaré de eso que llamas “el núcleo de tus argumentos”, volviendo otra vez a la ironía barata con la excursión campestre, cantimplora en mano:


1) No digo en ninguna parte que “los hombre ejercen menos violencia verbal que las mujeres”. Digo que son menos hábiles en ella. Los psicólogos y neurocientíficos han demostrado, a partir de innumerables test (para ello te puedes poner al día en la literatura sobre el particular, que esto no es una clase), que las mujeres, por término medio (atiéndase a esto último), son mejores con el lenguaje que los hombres. Esto se puede explicar en términos evolucionistas de muchas maneras, pero no voy a entrar en el detalle (insisto, esto no es una clase, repásate la literatura sobre el particular). En una lucha constante por obtener sus intereses egoístas dentro del marco de la pareja, y dentro del marco más amplio de la supervivencia y reproducción de los propios genes, hombres y mujeres han hecho uso de diversas estrategias cognitivas. La mujer, para manejar al hombre, lo tiene más fácil con el lenguaje. Si las cosas se ponen violentas también. Aunque como te decía el lenguaje es solamente un arma más en esta guerra de los sexos. El comportamiento no es exclusivamente verbal, ni siquiera en las mujeres.

2. “Las mujeres no contestan a la violencia verbal o provocación, o humillación”, o incluso violencia física con violencia física, porque tienen todas las de perder. De lo que no se deduce nada de lo que dices. Y además afirmo, partes aquí del supuesto de una respuesta. Como es natural existe la posibilidad de que las hostilidades sean iniciadas por la parte que tú señalas como atacada, y, es posible que comiencen con un: “ganas menos que tu compañero, ese tan guapo”, “estás más gordo que un tonel”, “como sigas me divorcio de ti, y ya sabes quien se va a quedar la casa, y al niño ni lo verás” o cualquier otra lindeza.

Besitos. Me alegro que hayas disfrutado de la excursión que hiciste a los cerros de Úbeda (y perdona esta ironía barata, pero es que a veces me mimetizo con mis "oponentes").

Ijon Tichy dijo...

Aloe, empezar una intervención con evidentes juicios de valor sobre otros opinantes y no sobre el tema tratado es un buen ejemplo de agresividad y no de ganas de debatir aportando ideas, sean éstas más o menos acertadas.

A partir de ahí, desaparece la "ciencia", desaparece incluso la opinión, y el embrollo y la confusión reinan. Normal.

Aloe dijo...

Para corresponder a tus piropos (por mi que no quede) te diré que tengo bastante más idea que tu (que tienes muy poca) de la evolución y temas conexos. Pero dejemos eso aparte, porque las declaraciones del tipo "tú no tienes ni idea de esto y eres una ignorante" en lógica se llaman "falacias ad hominem" y en castizo "salir por peteneras".

1. No puedes demostrar (porque no está demostrado) que las mujeres ejerzan más la agresividad que lso hombres mediante la palabra.
2. Si las mujeres son más competentes por naturaleza en cuestiones verbales, falta por explicar por qué son sólo entre el 10 y el 15% de las manifestciones verbales públicas, como ya te señalé, y mucho menos entre las manifestaciones ofensivas e injuriosas.
A ver si va a ser que la neturaleza no lo es todo...

3. Si lo que es pertinente tener en cuenta para tratar de estos temas no es la justicia, o la igualdad (igualdad liberal, of course) sino los destinos biologicos, y la guerra de sexos biológica ("tú cuida de tus genes, que yo cuidaré de los míos")¿a qué viene entonces invocar la presunta injusticia de la presunta incorrección política de la presunta ventaja de las mujeres en estas historias de quien da leña a quien?
Si es normal que los hombres peguen a las mujeres, porque pueden (ellas no) y porque se lo buscan (las muy perras con esa lengua que tienen) ¿a qué viene llevar la cuestión al terreno de lo que es justo?
Si la cosa es así de cínica, y nuestra presunta naturaleza gobierna nuestra vida, y la compulsión de eternizar nuestros genes es nuestra prioridad ¿a que viene tanta moral?
Tendrás que plantear la cosa en términos netamente militares: "nosotros contra ellas", y a quien Dios se la dé, San Pedro de la bendiga.
En ese caso, tu enfoque adquiere una coherencia pasmosa: las mujeres votamos, ergo defendemos nuestros intereses biológicos. Ergo, defendemos que zurrarnos salga muy caro, porque no podemos defenderns de la misma forma. Ergo además defendemos quedarnos con la pasta, la casa y la prole, porque nuestros interesesbiológicos son esos, y los genes mandan.
Ergo, la juez esa es una esquirol, porque mira que dejar aparte sus genes y ocuparse de los tuyos...

Ah, que éste planteamiento no te gusta. A mi tampoco. Pero, se tome el que se tome, hay que ser consecuente con él.
Si la natulareza irremediable de lso hombres fuera la que ´tu dices, yo defendería el toque de queda para todos los hombres, la minoría legal bajo la tutela de una mujer, y la incapacidad para ocupar cargo público alguno: ya que son violentos por naturaleza, y no se controlan contra personas más débiles, habra que tomar medidas...
pero por supuesto, no creo eso, ni creo que exista un supuesto atenuante a la agresión que consiste en la supuesta provocacion verbal. Eso es mentira.

Dirás "demuestra que es mentira". Ah, mira, no, yo tengo una experiencia personal inefable, de primera calidad y de ojo de un cubero muy bueno (mi cubero de toda la vida) y no pienso plegarme a cosas tan cientifistas, racionalistas, prepotentes y soberbias como demostrar nada...
o estamos todos en la elaboración de muestras insesgadas, significación de las variables, desviacion estándar y otras prepotencias, o el germano al río.
.-)

Aloe dijo...

ppqmfMi querido Ijon Tichy: yo también te quiero, y yo también sé insultar cuando no tengo argumentos: pero como no es el caso, y no tengo tanto tiempo, tendrás que conformarte con mi palabra.
Así que para ti la perra gorda. No te la gastes en regaliz, que da dolor de tripa... ;-)

Germánico dijo...

Eres verdaderamente patética, Aloe, e incurres en todo lo que denuncias. En primer término dices que declarar al otro ignorante es una falacia ad hominem y un salir por peteneras (identificas ambas cosas, y en eso, también, te equivocas), y lo dices justo a continuación de declarar grandilocuentemente que tienes bastante más idea que yo de algo de lo que yo tengo muy poca. Tu lógica es aplastante (aplasta tu credibilidad). Pero sobre eso tampoco te voy a dar clases. Tu necia soberbia te hace impermeable.
1) No sé exactamente que demostración quieres. La ambigüedad de la mayoría de las situaciones sociales hace muy difícil “demostrar” científicamente ciertas cosas. Pero la obcecación cientifista se empeña en medirlo todo de forma exacta. Sobre el particular podrías repasar a tu amado Gould, por cierto.
El ojo de buen cubero, el sentido común, la capacidad de inferir correctamente suelen ayudar a interpretar las circunstancias. Pero partes en cualquier caso, nuevamente, de una atribución, de un hombre de paja, al pretender que mi tesis es que “las mujeres son más agresivas verbalmente que los hombres”, probablemente porque no entiendes nada. Todo lo que digo, sacado del contexto de mis palabras, puede representar una tesis, una antítesis o una síntesis, según se quiera.
No puedo hacer mucho ni por ti ni por tus evidentes deficiencias cognitivas. No se arreglarán, me temo, con el aprendizaje, aunque “la naturaleza no lo sea todo” (cosa, por cierto, que tampoco he dicho, jejee).
2 Yo no he escrito un post para explicar porqué si las mujeres son más competentes por término medio en el lenguaje suelen tener menos representación en la esfera pública. Y no lo he hecho por dos motivos: ni era el tema del post ni me parece que debiera existir una relación directa entre una mayor competencia lingüística media y una mayor representatividad social. Y por supuesto que, como te he insistido varias veces, el lenguaje es una herramienta más en la caja de herramientas cognitivas del ser humano, forma parte de un entramado de formas de comunicación que incluyen también las no verbales y hay una cosa que las abarca a todas que se llama comportamiento.
Por manifestaciones ofensivas e injuriosas no sé que entenderás, pero del taco desnudo sin verdadero significado a la sutil maledicencia hay un trecho. Generalmente las mujeres sois mejores en lo segundo. Aunque debo confesar que en este intercambio nos alejamos de nuestras respectivas medias en sentidos opuestos.

3. Te vas por peteneras y te metes en frases de las que no sabes salir bien, “presuntamente”. Los temas legales son temas legales. Es bueno tener presente nuestra naturaleza al abordarlos, pero la igualdad ante la ley debe mantenerse. Si yo digo que ciertas leyes ponen en situación de flagrante desigualdad a los dos sexos en un conflicto entre ellos, me muevo en el terreno del derecho y de los derechos.
Como es tu costumbre me sigues atribuyendo cosas que ni he dicho, ni he supuesto (tú prejuzgas y las das por supuestas), ni he dado a entender (salvo a personas con pocas y torcidas entendederas).
No es “normal” que los hombres peguen a las mujeres, ni ellas “se lo buscan”. Quizás quieres englobar todos los casos bajo el mismo título, y ese es el error de concepto y de justicia. La ciencia, además de medir, también consiste en distinguir.
En ningún momento he hecho la distinción entre quienes sistemáticamente pegan a sus mujeres y quienes, un día, en un arranque de ira o de desesperación, asesinan a su pareja. Pero sí la hice entre las mujeres que sufren una injusta violencia y aquellas otras que vuelven locos a sus hombres. No me atrevo a calificar de justa la violencia que sufren estas últimas, y sin duda es susceptible de castigo por parte de la sociedad, SIN ATENUANTES, pero no tiene los mismos antecedentes morales, psicológicos, sociales, etc etc etc.
“Si la cosa es así de cínica, y nuestra presunta naturaleza gobierna nuestra vida, y la compulsión de eternizar nuestros genes es nuestra prioridad ¿a que viene tanta moral?”….eso lo dice la que sabe de evolución. Tristísimo. Y en este blog en el que se incide tan a menudo en el origen de la moral. Para que comentar más ese interrogante, si se responde solo.
El “nosotros contra ellas” es una de las presunciones de la teoría barata que implícitamente defiendes, de corte, como te decía, sociológico y ambientalista. El rollo del patriarcado y del dominio del hombre sobre la mujer, ya sabes. Vamos, lo contrario a lo que yo digo. Pues yo pongo por delante a mi mujer y a sus genes que a los de cualquier hombre. Y si tuviera una hija ya ni te cuento.
Todo el rollo judicial que me cuentas luego es un desarrollo de tus incoherencias (hablas de que sea consecuente viendo relaciones inequívocas donde no hay ni un solo nexo) y tus atribuciones (pues eso, lo de siempre).
Y eso que todavía no hemos hablado de los múltiples casos en que tal violencia física NO EXISTE. Pero el “Estado de derecho” (que en este caso no hace honor a su nombre), a través del instrumento de una ley discriminatoria, pone en marcha su aparato para aplastar a –un inocente.
Al final pretendes darme una clase de estadística. Jejejeee, esto es el colmo. Germánico (que no germano) se va al río, a darse un baño. Es el río de Heráclito, nunca y siempre es el mismo.
En resumen, y hablando de germanos, eres una feminazi (no es un insulto, es una definición).Y has demostrado que sabes insultar cuando no tienes argumentos.

Besitos, no te vayas a creer que todo son violencias.

Memetic Warrior dijo...

Estoy muy de acuerdo Germanico. La izquierda esta buscando nuevos caladeros y ha encontrado el negocio del cambio climatico, luego la violencia de genero, creo que dentro de unos meses tocan los homeless y la moda primavera serán los derechos personales de los reinos animales. Siempre generalizando, siempre obviando los detalles de cada caso, que son los que pueden brindar alguna explicacion y por tanto alguna solución, para transformarlos en una suerte de teatro donde se libra una guerra eterna entre opresores y oprimidos donde por supuesto ellos vienen a ponerse de parte de los proclamados por ellos como oprimidos para a continuación resolvernoslo todo previo paso por la ventanilla de Hacienda.

Les da igual, son los mejores moralmente, tienen la razón porque son mejores moralmente, y sino, porque si. porque todas las mañanas se miran al espejo , respiran hondo para llenar su ego y dicen: me las pagará el mundo que está ahí afuera (y de paso, cobraré).

aparte de asesinatos perfectamente planificados, como el del asesino este del caso que comentas, estos progres imbéciles nunca querrán saber que existe un mecanismo que hace a los hombres, en situaciones límite en el que se ven sin salida,capaces de matar a alguien aun a cambio de perder su vida, lo cual es una especie de venganza póstuma. Es un tipo de conducta estudiada por muchos psicólogos, y ese límite desgraciadamente cada vez se produce mas en las situaciones límite que produce una sociedad desestructurada, que ha perdido los vinculos que refrenaban esas reacciones, entre otras, las redes sociales de la familia extensa, el vencindario de toda la vida, que ya no existe. Por otro lado, el innegable e insistivo deseo de posesión del hombre hacia su pareja (que existe en todas las especies que cumplen unas determinadas características) se enfrenta, con la liberación de la mujer, a la disyuntiva, en las relaciones no perfectas, entre un vinculo fuerte con imposición, no tolerado por la sociedad o el mas común abandono de una relacion débil y esporadica, evitando el compromiso, abandonando a la primera, dejandolas a su suerte, que viene siendo la reacción que queda disponible que es compatible con la psicología masculina. Todo el mundo habla del maltrato, pero nadie habla del abandono. Cada vez mas parejas se separan. los hijos cada vez tienen mas padrastros y madrastras y menos padres y madres. con ello aumenta el maltrato a los niños y con toda esta desestructuración de la sociedad las mujeres solas con hijos, que son la consecuencia inevitable, son las que mas sufren, ya que suelen representar el escalon mas bajo de ingresos de la sociedad.

Y esto no agota todas las consecuencias perversas de esta aparente sociedad liberada. como los hombres mas ricos acaparan mujeres en una serie de monogamias sucesivas, Tambien los hombres mas pobres son desplazados del acceso a tener una pareja estable. No hay nada mas violento que un hombre con pocas posibilidades de obtener nueva pareja que ve que su pareja actual se va. Los hombres sin pareja son con diferencia el sector mas violento en todas las sociedades, porque la urgencia biologica de perpetuarse no conoce limites ni leyes y cuando no se puede ejercer por las buenas, se ejerce con las malas. Y en malas entran todas las cosas que se pueden pensar.

Todo este deterioro social ha venido de las ideas progresistas de estas garrapatas lloronas que nos predican todos los dias lo buenos que son ellos y lo malos que somos nosotros.

Germánico dijo...

Tu comentario, Memetic, profundiza bastante lo expuesto en el post.

Aloe dijo...

Un poco de lógica, Germánico.
Yo no he utilizado argumentos "ad hominem". Tú sí (contra mi).
Por supuesto, es cierto que he hecho algún comentario personal en respuesta a los tuyos, pero eran perfectamente laterales a mi argumentación, a la que no tocaban, ni con la que tenían nada que ver.
Si no sabes ver una falacia lógica como un ad hominem (que es en efecto irse por peteneras lógicas) pues tienes carencias intelectuales muy graves, lo cual te comunico por hacerte un favor, no porque esto sea un argumento.
Sigues hablando mucho, e insultandome mucho, pero sigues sin explicar convincentemente, ni suquiera por aproximación, de donde sacas la demostración, ni por inferencia, ni por deducción, ni por ningún medio legítimo o medio legítimo, de que tus afirmaciones del post original se vean apoyadas por algo más que por la complacencia y el confort ideológico de determinada gente (entre la que te cuentas).
Lo que yo digo es tan simple como lo siguiente: "esas afirmaciones son falsas".
Y demuestrame, o da al menos indicios razonables, que no son falsas.
Tan simple como eso.
Los chorros de tinta que lanzas pueden satisfacer tu ego, pero son racionalmente insatisfactorios.
La misoginia da muchos réditos sociales en determinados círculos, pero no da la razón.
Lo insultos y el menosprecio que me dedicas pueden dar alivio a tu alma, pero son digresiones.
Espero, señor, sus argumentos.

Coronel Kurtz dijo...

Yo añadiría algo a esta entrañable disputa.
Creo que efectivamente Germánico ha te ha insultado, Aloe. (Algo mejor que tú a él, si se me permite expresar mi humilde opinión)
Pero también creo que ha argumentado sus afirmaciones de un modo satisfactorio. De hecho Memetic ha profundizado bastante acertadamente sobre el asunto (imagino que Memetic será el denominado como "determinada gente que da complacencia y confort ideológico" a ti, Germánico... así lo descalifica de golpe y omite sus opiniones que deben ser del todo infundadas)
Así que Germánico, siga usted descargando sus "chorros de tinta que lanzas (zas!) y que pueden satisfacer tu ego, pero son racionalmente insatisfactorios" (ea!) que yo me lo estoy pasando fenomenal.
Saludos y, por favor... sigan, sigan.

Germánico dijo...

Aloe, 'jamía, no me pidas lo que desde el principio de nuestro intercambio has sido incapaz de aportar. Disculpa si te ignoro pero es que considero que no estás a la altura.

Coronel, gracias. Yo seguiría, pero no creo que este debate, si es que se puede llamar así, fuera a enriquecer a ninguna de las partes implicadas.

Aloe dijo...

En mi opinión, Germánico no ha argumentado satisfactoriamente sus opiniones, en modo alguno.
De hecho, creo que apenas se puede llamar "argumentos" a la ristra de topicos sin fundamento en los hechos (o manifiestamente falsos) que ha ido desgranando.
Desde el principio de este hilo he puesto empeño en lograr ver algún argumento racional en apoyo de sus pintorescas tesis: lo único que he logrado es el argumento de autoridad de que algo que ha dicho una juez en una conversación social o periodística tiene muchíiiiisimo valor (?) y el argumento ad hominem (Schopenhauer le llamaba a esta modalidad particular "ad personam", pero no vamos a entrar en virguerías, que aquí son poco percibidas) de que si yo le llevo la contaria, él debe tener razón, ya que según él yo soy una ignorante y tengo otros atributos indeseables (resumiendo un tanto).
Ninguno de ambos es, como se sabe, un argumento racional: ni basado en hechos (al menos medianamente demostrados) ni basado en lógica (cuyos principios y funcionamiento son un arcano para Germánico, a juzgar por las apariencias).
Es una alegría, sin embargo, estar de acuerdo en algo con un comentarista: en efecto, estoy de acuerdo con el Coronel Kurtz en que Germánico me ha insultado mejor que yo a él: si no con más ingenio, al menos con más empeño y desahogo. Le cedo graciosamente el galardón al campeón injuriante y espero que lo ponga en su vitrina de trofeos, donde a buen seguro estará bien acompañado en su palmarés de este tipo. ;-)
Germanico alega que no va a argumentar más conmigo (aunque no se ha estrenado), de lo que deduzco que no tiene nada satisfactorio que contestar, que no sea repetición de parecidas digresiones.
Sin embargo, yo reconozco que me he equivocado desde el principio: como tengo una paciencia muy amplia (a los que criamos hijos se nos desarrolla mucho) y siempre espero lo mejor de la gente (otro efecto de tener hijos) he insistido un montón de veces, sin desesperar de ver a Germánico plegarse a la lógica racional y a los argumentos basados en pruebas.
Esto no ha sucedido, como es evidente.
Pero, ¿cómo podía yo esperar semejante cosa de alguien que escribe (supongo que en serio) que acaba de
"sugerir convincentemente que un diseño optimo absoluto de ser vivo debe haber salido de la rueda de reencarnaciones que produce la evolución y en caso de existir debería ser omnimodo, omniscente y deberia estarnos observando."

XDDDD

... Está claro que me equivoqué de sitio desde el principio.
Saludos y recuerdos a Bouvard y Pecuchet.

Memetic Warrior dijo...

aloe, creo que si, que estas perdiendo el tiempo, y nosotros tambien. la ultima frase es mia, no de Germánico, y está en otro post (entrada) de este blog, y por tanto en un contexto distinto. Lee esa entrada completa (bastante farragosa, tengo que reconocer) y comprenderás el sentido de esta frase. Pero si no te interesa como parece el aprender mas allá de tus posiciones y solo poner tu huevo y decir "ahi queda esa parrafada" pues eso ya lo has hecho. Es gratis y ahi queda. Y ahora, no nos hagas perder el tiempo.