viernes, octubre 11, 2013

La Vida, el Universo y todo lo demás

Douglas Adams, brillante humorista y escritor de ciencia ficción, murió joven, pero dejó el Diario de un Autoestopista Galáctico, obra literaria en varios tomos, uno de los cuales se titula La vida, el Universo y todo lo demás. Richard Dawkins, amigo personal de Adams, hizo un  panegírico de él en su funeral, leído en la Iglesia de Saint Martin in the Fields, en Londres, el 17 Septiembre del año 2001, y que puede leerse en el libro de Dawkins El Capellán del Diablo. Los siguientes párrafos los extraigo de aquella alocución, que son a su vez extractos de la obra de Adams.

Sobre la vida:

Recuerdo que una vez, hace mucho tiempo, necesitaba una definición de vida porque estaba por dar una conferencia. Suponiendo que había solamente una y buscando por Internet, quedé atónito al comprobar la diversidad de definiciones que había y cuán inmensamente preciso debía ser uno para incluir "esto" pero no "aquello otro". Si se lo piensa bien, una colección que incluye una mosca de la fruta, a Richard Dawkins y a la Gran Barrera de Arrecifes es un conjunto de objetos bastante difíciles de manejar como para intentar compararlos......

Si intentáis desmontar un gato para ver cómo funciona, lo primero que tendréis en las manos será un gato que no funciona. La vida está en un nivel de complejidad que casi nos supera; está tan lejos de aquello que podemos comprender que simplemente pensamos acerca de ella como un objeto de diferente clase, una clase diferente de materia: "vida", algo en lo cual había una misteriosa esencia, era un don de Dios y esa era la única explicación que teníamos. La bomba llegó en 1859, cuando Darwin publica El Origen de las Especies. Ha de pasar un largo tiempo antes de que realmente nos acostumbremos a ello y comencemos a comprenderlo, porque no solo parece increíble y totalmente envilecedor para nosotros, sino que es otro remezón más para nuestro sistema descubrir que no solo no somos el centro del universo y no estamos hechos de nada, sino que comenzamos como algún tipo de fango y llegamos adonde estamos a través de ser un simio. Realmente no se ve muy bien...

Sobre nuestro lugar en el Universo:

Hay algunas extravagancias en el punto de vista desde el cual vemos el mundo. El hecho de que vivamos en el fondo de un profundo pozo gravitacional, sobre la superficie de un planeta cubierto de gases que gira alrededor de una bola de fuego nuclear que está a 150 millones de kilómetros y nos parezca normal, es una indicación acerca de cuán sesgada tiende a estar nuestra perspectiva, pero hemos hecho varias cosas a lo largo de nuestra historia intelectual como para corregir lentamente alguna de esas erróneas percepciones. 

Sobre todo lo demás:

El mundo es una cosa de una complejidad, una riqueza y una extrañeza extraordiarias, que son absolutamente asombrosas. Quiero decir que la idea de esta complejidad no sólo no puede surgir de tal sencillez, sino que probablemente no pueda surgir de ninguna otra cosa, es la idea más fabulosa y extraordinaria. Y una vez que se ha logrado captar un indicio de cómo podría haber ocurrido, es sencillamente maravilloso. Y....la oportunidad de pasar 70 u 80 años de tu vida en un universo como este es tiempo bien invertido, en lo que a mi respecta.

Si escribo esto de Adams no es por otra cosa que por el título del blog que acaban de inaugurar Pablo Rodríguez Palenzuela, amigo de este blog y entrevistado en él, con tres colegas científicos suyos. Seguramente ellos pensaran en Adams para el título, porque, como decía Dawkins en la mencionada alocución, Adams era un héroe para los científicos. Sea como fuere el título es muy apropiado, pues los temas que van a abordar son variados, aunque siempre desde el rigor científico y, espero, con un poco de humor. 

La Nueva Ilustración Evolucionista celebra el nacimiento de este blog a la vida en el Universo de Internet. Todo lo demás....corre de cuenta de sus autores y comentaristas.