miércoles, enero 29, 2014

¿Por qué no hay más “control sexual mental” en la naturaleza?

Un tema absolutamente fascinante en Biología es el de los parásitos que alteran o controlan la conducta de sus huéspedes de manera que los convierten en auténticos zombies a su servicio. Tienes una pequeña revisión de este interesante tema de la Neuroparasitología aquí. Algunos autores proponen incluso que los parásitos podrían influir en la evolución de la personalidad de los animales. Siguiendo la lógica de este tipo de manipulaciones podríamos pensar que a un parásito que se transmite por vía sexual podría interesarle aumentar la libido, o la frecuencia de las relaciones sexuales, del huésped para así aumentar su difusión. Este podría ser el caso del virus VIH. Lo mismo que otros virus provocan estornudos el VIH podría alterar algún parámetro del huésped que aumentara su probabilidad de tener relaciones sexuales. Sin embargo, parece que no hay ejemplos , o son muy raros, de este fenómeno en la naturaleza y un reciente estudio ayuda a aclarar la causa.

El trabajo en cuestión es una simulación matemática con dos cepas de una especie hipotética de parásito: un ancestro que no hace que sus huéspedes tengan más sexo y un mutante que sí (probaron diferentes cepas de mutantes con creciente manipulación de la conducta sexual) . Se les suelta y se mira cómo compiten. El resultado es que, en la mayoría de las simulaciones, los mutantes no evolucionaron hacia hacer que sus huéspedes tuvieran más sexo. O bien perdían la capacidad de manipular la conducta sexual del huésped o bien morían.

Los investigadores especulan con que tal vez el control mental sexual resulta muy costoso energéticamente para el parásito, causa demasiado daño al huésped, o ambas cosas a la vez. Por ejemplo, el huésped podría focalizarse demasiado en el sexo y no dedicar tiempo a buscar comida o bebida. O tal vez para alterar la conducta sexual del huésped tendría que segregar un montón de feromonas o productos que debilitarían al parásito a la larga.

Esto es lo que dice el estudio pero a mí me sigue pareciendo extraño la ausencia de este tipo de manipulación en la naturaleza. No sé si es que casos de este tipo son raros o que todavía no hemos sido capaces de descubrirlos. Habrá que esperar acontecimientos.



@pitiklinov

9 comentarios:

Tay dijo...

Un tema muy interesante, ahí tenemos la toxoplasmosis, que parece estar modificando drasticamente nuestro comportamiento. Quizás todo ese amor por los gatos que hay en internet sea debido a las cacas de los propios gatos! Los amantes de los gatos se juntan entre sí y ya tenemos la sociedad actual : )

Masgüel dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=qeeNq5TebjM

Masgüel dijo...

The Babel fish
http://www.youtube.com/watch?v=qucf2-ltFMo

Pitiklinov dijo...

ja, ja, yo quiero un brain slug de esos...

Masgüel dijo...

Tay, dejo enlace a una entrevista con Robert Sapolsky sobre el ejemplo que mencionas:

http://www.edge.org/documents/archive/edge307.html

Pa mear y no echar gota. Me tendré que hacer la prueba de anticuerpos, porque soy cat people y cada día estoy más gilipuertas.

Clara dijo...

Uy! pues yo soy la típica enamorada de los felinos q de pequeña coleccionaba postales de mininos... y no tengo anticuerpos contra el toxoplasma (análisis embarazo).

http://www.youtube.com/watch?v=vatmXQDeZN4

Pitiklinov dijo...

Acaba de salir un caso documentado en grillos:
http://www.npr.org/blogs/health/2014/05/01/300999096/contagious-aphrodisiac-virus-makes-crickets-have-more-sex

Cristina Bernard dijo...

genial eso!!

Cristina Bernard dijo...

me refiero a lo de los gatos y la toxoplasmosis, debo tener un nivel de anticuerpos altísimo!! jajaja