lunes, agosto 11, 2014

Nosotros contra Ellos


Formar grupos obteniendo un confort visceral y orgullo de los compañeros familiares, y defender al grupo entusiásticamente contra los rivales, están entre los universales absolutos de la naturaleza humana y por tanto de la cultura.
- Edward O. Wilson

Marek Kohn
La revista Aeon Magazine se caracteriza por producir unos artículos de una calidad media bastante alta. En esta entrada quiero comentar un artículo reciente titulado Us and Them que revisa de una manera bastante completa el delicado tema del universal antropológico Ellos/Nosotros, es decir, la tendencia del ser humano a diferenciar entre un “Nosotros” y un “Ellos”, y la consiguiente facilidad que esa tendencia supone para generar divisiones y enfrentamientos entre grupos. Marek Kohn, el autor del mismo, revisa temas e investigaciones muy interesantes, como los siguientes:

  • La idea de la división Ellos/Nosotros es del sociólogo William Graham Sumner y aparece en su libro de 1906 Folkways. La idea de Sumner es la de un Nosotros contra Ellos: “los miembros de un grupo “Nosotros” están en una relación de paz, orden, ley, gobierno y demás. Sin embargo, la relación con los grupos externos es de guerra y expolio salvo acuerdos. Sumner introdujo también el término etnocentrismo para hacer referencia al hecho de que el propio grupo se considera el centro de todo, y todos los demás se miden por referencia con él. En muchos pueblos primitivos se observa una tendencia a considerarse ellos mismos como “seres humanos”; los demás son otra cosa no bien definida pero no “seres humanos” de verdad

  • Cuando a niños blancos de tres meses se les muestran caras de estudiantes de diversos grupos étnicos, los niños son capaces de diferenciarlas, de diferenciar los individuos de grupos étnicos distintos. Sin embargo, esta habilidad se pierde a los 9 meses. A partir de entonces, todos los de otros grupos les parecen iguales. Niños recién nacidos miran con igual atendión caras de diferentes etnias, pero a los 3 meses los niños prefieren mirar caras de su propio grupo étnico. Estos hallazgos son turbadores porque indican que el sesgo Nosotros/Ellos está muy relacionado con la forma de nuestro cerebro de organizar el mundo y porque se pierde la capacidad de ver a la gente que no nos es familiar como individuos.

  • Existen muchos experimentos donde se consigue enfrentar a unos grupos contra otros en base a diferencias absolutamente ridículas. Desde luego, el más famoso es el de Sherif de 1954 en el campamento scout Robbers Cave State Park , donde dos grupos absolutamente artificiales, los Rattlers y los Eagles acabaron enfrentados. Se consiguió resolver la situación haciendo trabajar a los dos grupos en una tarea común. Existen muchos otros estudios y los resultados no dejan lugar a dudas: la gente se va a escindir en grupos por menos que cante un gallo, por muy arbitraria que sea la división ( así que no digamos si las divisiones tienen una base real…). El lema parece ser “Ayuda a los que son como tú, ataca al resto”.

  • La hipótesis del “Altruismo Parroquial” de Samuel Bowles y Herbert Gintis, dos teóricos de la cooperación. Sus análisis de datos prehistóricos y de simulaciones de ordenador les llevaron a la conclusión -a la que se resistieron ellos mismos durante tiempo- de que la guerra pudo haber extendido el altruismo entre la humanidad, jugando un papel crítico en la evolución de la especie cooperativa que somos los humanos. El conflicto y la guerra puedo ser la “matrona” dice Bowles de valores e instituciones humanas muy queridas como la democracia, el imperio de la ley y la propensión a ayudar a los demás. Es decir la cooperación entre hombres siempre fue para derrotar a los hombres de otros grupos. Esto ya lo adelantó el propio Darwin en un pasaje muy famoso:

    “Una tribu que incluya muchos miembros que - poseyendo un alto espíritu de patriotismo, fidelidad, obediencia, coraje y simpatía-, estén siempre listos para ayudar al otro, y a sacrificarse por el bien común, resultará victoriosa sobre la mayoría de otras tribus; y esto sería selección natural. En todas las épocas unas tribus han desplazado a otras; y como la moralidad es un elemento importante en este éxito, el estándar de moralidad y el número de hombres bien dotados en él tenderá a crecer y aumentar”

Aquí nos metemos en un tema controvertido ya que para muchos autores (Wilson, Haidt…) a nivel del grupo se selecciona “honor, virtud y lealtad” mientras que a nivel individual se selecciona “egoísmo, cobardía e hipocresía”. Otros autores sin embargo (Pinker) no aceptan la selección a nivel del grupo.

  • Estudios con la Oxitocina, la llamada “molécula moral” o “péptido del amor” indican que la moralidad llega hasta los límites del grupo. En diversos estudios la oxitocina promueve el etnocentrismo, el favoritismo hacia el endogrupo, el grupo propio, ya que ayuda a ver a los miembros del propio grupo como más humanos. Estudios de decisiones morales con los famosos tranvías así como juegos económicos en los que los participantes toman oxitocina indican que la oxotocina ayuda a favorecer laos del propio grupo.

En definitiva, a medida que nuestro sentido del yo y del “Nosotros” al que pertenecemos, se desarrolla, se difumina el de “Ellos”. El amor y cooperación con los nuestros parece llevar unido la distancia y el desprecio de los que no son como nosotros. Ellos/Nosotros, Cooperación/Conflicto son dos caras de la misma moneda. Y las más pequeñas e intrascendentes diferencias van a ser capaces de disparar ese reflejo de nuestra mente. Desgraciadamente es mucho más fácil enfrentar a la gente que unirla. Pero, por lo que sabemos hasta ahora, existe por lo menos una solución al problema, que es la que encontraron en Robbers Cave: trabajar juntos por un objetivo común. Es también la que encontraron Kurzban y Cosmides y Tooby para superar las diferencias de raza.

@pitiklinov