domingo, febrero 12, 2006

El mito de la liberación sexual

Siguiendo con mi pelea particular contra la antropología, la sociología y la psicología que se enseñan mayoritariamente durante casi todo el siglo XX hasta ahora como si aquí no hubiera pasado nada (Y ha pasado, vaya si ha pasado), va a llegar a mis manos un video reportaje que Derek Freeman hizo en Samoa entrevistando a las mismas 2 (dos) samoanas que entrevistó Margaret Mead por los años 30 y que le bastó, con mucha imaginación, para escribir una de las falacias mas famosas e influyentes y que tanto ha ayudado a la Izquierda a reorientar su politica desde la economia socialista hacia la liberacion sexual: El libro que escribió Margaret Mead se titulaba Adolescencia, sexo y cultura en Samoa. Seguro que habéis oído hablar de el.

Lo siento por las películas de los mares del sur y por toda esa mitología sobre reinos desinhibidos que nos inculcaron en la juventud y que con el tiempo y la experiencia cada vez se nos hicieron mas lejanos. Falló Madrid para los de provincias, Falló Suecia para los Madrileños. Y gracias a Derek Freeman nos falla Samoa como el paraíso de las mujeres al sol que se insinúan sin comerlo ni beberlo. Eso solo pasa en sitios como Cuba y es porque las pobres chicas tienen hambre.

Aunque este video y esta polémica es de los años 80 no esta mal sacarlo a la luz cuantas veces sea necesario, para mostrar bien claro que el libro de Margaret Mead, que pretendió confirmar las teorías del determinismo cultural, que desde los años 60 y antes fue el recambio ideológico del Marxismo que la izquierda necesitaba, es simple y llanamente el producto de una deshonestidad intelectual, una patraña que no solo ha desviado la investigación hacia aspectos estériles, sino que ha justificado cuestiones políticas como la persecución de los no adeptos. Además ha funcionado de freno moral a la hora de condenar dictaduras de izquierda y nos ha sumido en un relativismo moral y cultural que ha destrozado muchas vidas. Más aún, el libro de Margaret Mead y el mito de Samoa ha sido históricamente, una de las causas de la descolonización que los estados europeos emprendieron a toda prisa a partir de los años 30, y que ha dejado a continentes enteros en manos de grupos tribales y dictadores sin escrúpulos. Por esto mismo, Margaret Mead es culpable, en parte, del odio de Occidente hacia si mismo que practica la Izquierda.

Y todo esto es a lo que Derek Freeman se ha dedicado a difundir. Con poco éxito al parecer. Es evidente que la Izquierda sigue dominando los medios de difusión cultural a la perfección. Pero he conseguido ese video en una libreria australiana.

Derek fué un seguidor de Margaret hasta que después de unos años en Samoa se dio cuenta de que la cosa era muy distinta de las conclusiones lo que la apresurada y prejuiciosa becaria Margaret sacó en solo tres meses de estancia, ansiosa de traer pruebas a su mentor, Franz Boas para que ambos anunciaran al mundo la realidad del determinismo cultural y el relativismo moral.

Cuando me llegue el video, ya os contaré.

15 comentarios:

Kantor dijo...

Hombre, yo no diría que en Suecia las mujeres se insinuan asi, sin mas. Pero desde luego en Centroeuropa la gente tiene una actitud bastante abierta y hedonista. Y en Inglaterra tambien.

Eso es un hecho. Otro hecho "for your records", que aprendi tambien en CentroEuropa:

Toda pareja de suizos que dura mas de diez años, practica el intercambio. (rougly speaking)

Kantor dijo...

En definitiva: hay mas cosas en el cielo y la tierra, Horacio, de las que puede conocer nuestra filosofia.

Memetic Warrior dijo...

conozco centroeuropa y lo de los suizos me parece un poco excesivo. De todas formas sabia yo que esta exposición alguien la iba a parecer que mantengo el lado contrario, es decir, que las mujeres son monjas ursulinas.

En realidad las mujeres, como los hombres, tienen una psicología compleja que responde a instintos, como todos los seres vivos que han aparecido por selección natural. pero esos instintos y su existencia niegan ya de por si la omnipotencia del determinismo cultural. Y si tuviera tiempo, te mostraría como la psicología de la sexualidad obedece a unos patrones mas parecidos a los prejuicios sexistas y morales de lo que a ti probablemente te gustaria admitir.

Dodgson dijo...

Las ideas más influyentes de Marx están en escritos que son una falsificación. Empezó así, sigue así y no sé cómo acabará porque se resiste a acabar de una vez.

Nomotheta dijo...

La liberación sexual es, en efecto, un mito. Al menos en su versión fuerte. Y ello pese a la revolución que suponen los métodos anticonceptivos. Las cadenas físicas se han roto, pero no las mentales. El cerebro del ser humano no es perfectamente moldeable (más bien poco) y los grados de libertad en ciertas cuestiones son sumamente restringidos (lo cual no implica ausencia de libertad). Como producto de la evolución, el cerebro humano es susceptible de cambio, pero no de cambios radicales, en su conformación y desarrollo ontogenético, por efecto del entorno.

El hecho de que la mujer tenga que realizar una inversión mayor en la prole ha contribuido poderosamente a crear las diferencias apreciables en el comportamiento de machos y hembras tanto con la misma prole como entre ellos. Las citadas diferencias tienen un sustrato genético y biopsicológico insoslayable. En lugar de mirar a los intercambios que se producen en ciertas parejas a partir de ciertos años tendríamos que mirar a la pareja en sí, y al hecho de que dure. ¿Qué les une?. ¿Por qué las personas constituyen parejas?. Si en el debate sobre la sexualidad tiramos demasiado hacia la perspectiva "liberadora" podemos acabar frivolizando sobre los vínculos de las parejas, y esto llevarnos a elaborar teorías sociológicas, antropológicas, psicológicas o filosóficas erróneas que justifiquen, animen o fuercen comportamientos contranatura, o naturales solamente en parte (como es la infidelidad).

Kantor dijo...

Por supuesto mi comentario es (deliberadamente) excesivo, pero no exento de base real.

El deseo sexual femenino, en mi opnion es mas o menos tan intenso como el masculino, pero las mujeres son claramente más selectivas. Eso es totalmente cierto.

No obstante, no nos engañemos, el comportamiento humano es enormemente volatil, y lo definen sobre todo las estructuras racionales.

Las mujeres han tenido historicamente una actitud muy refractaria hacia el sexo porque tenian miedo; y porque el sexo era su posesión economica más valorada, y malversarlo era un pasaporte hacia la pobreza y la marginación.

Una vez el miedo ha desaparecido, la actitud femenina se ha homologado muy significativamente a la masculina. La verdad es que la gran revolución en la historia de la comprensión del comportamiento humano fue la economía (en el sentido amplio de Teoria de Juegos Aplicada); bastante mas que la teoria de la evolución.

Porque somos bastante mas racionales que cualquier otra cosa.

Kantor dijo...

"conozco centroeuropa y lo de los suizos me parece un poco excesivo. "

Pero no lo no has negado taxativamente, de donde deduzco que estas de acuerdo conmigo en que algo de esto hay.

Memetic Warrior dijo...

Creo que estas mal informado Kantor. Nomotheta te lo ha explicado mas o menos: la razón no da cuenta de la psicología ni la conducta humana. Creo que deberías dejar un poco de lado la teoría de la elección racional, y la racionalidad económica a la hora de analizar estas cosas. El caracter selectivo de las mujeres no esta basado en la racionalidad ni mucho menos. Ni es el miedo la causa. Te equivocas de una manera que es muy común, dado que la ignorancia es muy común y perdona: la racionalidad no es un motor de ninguna psicología, sino que la racionalidad es una herramienta (mas) de la psicología del individuo. Son los instintos los que mueven a la acción y la racionalidad solo es una faciliadora de los objetivos que dictan los instintos. Esos instintos son desarrollados por seleccion natural. Si las mujeres han desarrollado, como consecuencia de su historia evolutiva, en su especial condición de gestantes unas conductas instintivas que tienden a seleccionar entre los varones aquellos que tengan buenos genes, buenos recursos y tengan la intención de gastarlos con ellas, entonces ese impulso instintivo no hay racionalidad que lo cambie.

Por lo demás, respecto a la liberación sexual en sí, hay estudios que yo ya he mencionado en este blog y que parece que correlacionan muy bien la aparente liberación de la mujer con la escasez de varones que se quieran comprometer en una relacion permanente. Eso ha sucedido después de las guerras en grupos sociales donde los hombres tienen demasiado pocos recursos o en periodos donde a pesar de haber hombres con recursos, estos no se compromenten, como ahora mismo.

Es decir, la promiscuidad sexual de las mujeres, mas que un agente causante de cambio es en general una reacción ante la falta de varones idóneos para una relación estable. En realidad es mas complejo, pero lo es en un sentido completamente distinto al que tu apuntas, que no es mas que la sabiduría popular resultante de la vulgarización del determinismo cultural con un poco de economicismo mal aplicado. Puedes ver algo mucho mas riguroso de lo que yo digo en:

http://human-nature.com/ep/articles/ep03142174.html

Nomotheta dijo...

El análisis evolutivo y el económico no son excluyentes, sino complementarios.

En la economía se parte de la racionalidad de los agentes, entendida en un sentido amplio muy compatible con la evolución, como lo hacen los austriacos con su subjetivismo, o más restringido, al estilo neoclásico.

La teoría evolutiva, en la vertiente que Alberto desarrolla, que es la psicología evolutiva, explica esa "racionalidad", y en general nuestras herramientas y estrategias cognitivas, y busca explicaciones plausibles de cómo surgieron y a que necesidades biológicas respondían, con la necesidad última de supervivencia como esqueleto en torno al cual se articulaba todo lo demás.

Algo que puede hacernos pensar sobre la complementariedad de análisis evolutivo y económico es la fundamental importancia que tuvieron en la gestación de la teoría de Darwin las ideas rumiadas por este a partir de la lectura del Ensayo sobre la población del economista Malthus.

Y creo que el punto clave de unión entre economía y biología es la necesidad, supuesta subjetiva en la primera, sometida a análisis objetivo en la segunda.

La gente, estoy de acuerdo contigo Kantor, toma decisiones "racionales", esto es, decisiones que valoran costes e ingresos (entendamos estos en un sentido muy amplio)tratando de minimizar los primeros y aumentar los segundos con el fin de crear beneficios "espirituales" o materiales, en juegos complejos que en ocasiones son de suma cero pero que en general son de difícil cuantificación y por tanto valoración, especialmente a priori, en medio de la incertidumbre del resultado que casi toda acción de múltiples posibles combinaciones consecuenciales conlleva.

Pero al minimizar y maximizar funciones de forma intuitiva, el ser humano atiende a la necesidad y lidia con la escasez; una escasez que va desde la energética del organismo hasta la de medios externos susceptibles de uso productivo o de consumo directo: en resumidas cuentas, atiende a las demandas de su biología, entendiendo estas en un sentido amplio que abarca desde la perentoria necesidad de comer hasta la vanidosa aspiración al prestigio social. Y todo esto está empezando a ser explicado desde la psicología evolutiva, mostrando cuan profundamente enraizado está en el instinto nuestro actuar "racional" en el mundo.

A través de nuestro sistema límbico, verdadero amo de nuestra conducta, coloreamos como bueno o malo, blanco o negro, en una bipolaridad típicamente humana, lo que se corresponde con lo agradable y lo desagradable, esto es: con el placer y el displacer.

Proyectamos nuestra biología en nuestras valoraciones, no siendo estas por tanto estrictamente racionales. De hecho el cerebro prefrontal, sede de nuestra racionalidad superior, es, en cierto sentido, un modulador de impulsos provinientes del sistema límbico.

Pero tú, Kantor, que eres un tipo humano especialmente racional (y no todos somos iguales en esto), que te manejas con las grandes abstracciones matemáticas y filosóficas, quizá sobreestimes el poder de la racionalidad sobre la acción humana, por ello de que acostumbras a mirar desde una perspectiva elevada y eminentemente analítica.

En las ciencias físicas se alcanza el tope a mucha mayor profundidad, en lo cuántico y gravitatorio, pero en las humanas en seguidita nos topamos con ese sujeto incoercible e irreductible, de impredecible y en tantas ocasiones ilógico actuar. Presumir que es racional es correcto, suponerle enteramente racional un error de bulto. Yo imagino que tú no llegas al extremo de eso último, puesto que dices:

"No obstante, no nos engañemos, el comportamiento humano es enormemente volatil, y lo definen sobre todo las estructuras racionales". La volatilidad de nuestro comportamiento pone en entredicho la entera racionalidad de nuestras estructuras presuntamente racionales.

Siguiendo con mi línea argumental yo no reduciría la cuestión femenina exclusivamente al miedo, aunque reconocer la importancia del mismo apoya la tesis de que la racionalidad obedece en su operativa a instintos más profundos. El miedo en realidad es solo un indicador, igual que los precios de mercado. Nos señala lo nocivo para la supervivencia diferencial (supervivencia y reproducción). Luego la calculadora racional evalúa, sobre ese miedo y las alternativas esperanzas que compiten con él en la psique (a través de imágenes gratas y correspondientes sensaciones placenteras), las posibilidades de "éxito" o "fracaso" relativas, con un rudimentario cálculo probabilístico en el que el azar tiene un peso no pequeño.

Tras centenares de milenios (y millones de años que los preceden a través de estadios evolutivos anteriores) "razonando" de esta forma no creo que una mayor libertad exterior nos vaya a transformar de pronto en algo completamente distinto.

Seguimos formando parejas y teniendo hijos, si bien se rompen más y se tienen menos hijos conforme más libertad hay. Es claro que el vínculo económico del matrimonio como economía doméstica no es desdeñable en absoluto, y una mayor independencia económica de la mujer (conjuntamente con los métodos anticonceptivos antes mentados) la lleva a tener un comportamiento más abierto. Pero eso no significa que la mujer (un porcentaje significativo de féminas) haya llegado a banalizar el sexo de un modo permanente.

Quizá ahora las jóvenes experimentan más antes de lanzarse a la aventura matrimonial o de pareja. Quizá hay más mujeres que tienen hijos sin el padre a su lado, y más que mandan a la mierda a maridos parásitos y tontos (atiéndase de paso a la violencia de género). Pero en general la mujer quiere casarse para toda la vida y tener hijos. Le interesa una pareja estable a su lado que le ayude a crear un marco confortable para el crecimiento de su prole y que le acompañe en la vejez, cuando no sea tan atractiva.

Y todo eso lo puede valorar la mujer racionalmente, pero al hacerlo obedece a la perentoria necesidad biológica que el relojero ciego de la evolución diseñó.

Memetic Warrior dijo...

Por fin vuelvo a tener unos minutos de acceso a Internet.

Siguendo con el final de lo que dices, Nomotheta, esa necesidad de supervivencia y reproducción se traduce en la mujer en un impulso instintivo, aunque complejo, para seleccionar, en la medida de lo posible, a un varón idóneo en la medida de lo posible y en la medida en que los varones se dejen. Por tanto, como la racionalidad no mueve a nada por si misma, la racionalidad de la mujer se orientara a desarrollar estrategias para satisfacer ese fin instintivo.

Eso es importante, porque, si aceptamos eso, es evidente que su racionalidad se orienta hacia esa meta no importa su nivel de renta, libertad o condiciones sociales. Ahora bien, su conducta se modifica en funcion de esas condiciones.

Por tanto, mi teoría y la del articulo que he citado es que, al contrario de la hipótesis libertad-> promiscuidad en la mujer, que por lo anterior no se adapta para nada a un teoría evolucionista, la relación es mas bien "falta de oportunidades de encontrar fidelidad en los varones" -> promiscuidad. Independientemente del nivel de recursos que tenga la mujer, aunque esa relación es compleja.

Esto es muy importante, ya que da la vuelta completamente a la tortilla, y en eso no coincido contigo Nomotheta.

Por otro lado, como el nombre de "psicología evolutiva" esta tomado para la psicología del desarrollo desde el niño a la edad adulta, el termino mas adecuado es "psicología evolucionista"

otra cosa: perdon por lo que referí a la ignorancia, kantor, nadie es infalible ni enseñado en todo y mucho mas yo.

la economía es parte esencial de la biológía. Los biólogos evolucionistas desde Trivers hablan en términos económicos a la hora de descubrir leyes de conducta animal. Hablan de inversión parental, coste/beneficio, curvas de preferencia entre metas alternativas y todo eso. Lo que proponen los fundadores de la PE es refundar las ciencias humanas, incluida la economía partiendo de la PE. Yo escribí un artículo referente a eso:

http://www.liberalismo.org/articulo/149/18/

Anónimo dijo...

Hola

"falta de oportunidades de encontrar fidelidad en los varones" -> promiscuidad.

Vaya que Brillante. Como dije una vez alumbras cuando escribes

Nomotheta dijo...

La racionalidad humana (masculina o femenina) elabora estrategias para satisfacer fines instintivos, sin duda. Esas estrategias son adaptaciones al entorno, y el cambio del entorno las modifica a ellas (aunque no modifique los fines). No elegirá lo mismo una mujer que lo haga entre numerosas opciones, probablemente, que otra que tenga estas sumamente restringidas. Un mayor grado de libertad, esto es, un aumento del número de opciones, debido a la independencia económica, a los métodos anticonceptivos o a alguna otra causa, puede relajar la elección, en algunos casos, o posponerla, o hacerla difícil, o introducir dudas en cada elección hecha, creando elecciones a medias y nunca del todo cerradas, etc etc....Por ello creo que esos cambios del entorno que amplían las posibilidades de elección pueden llevar a una actitud sexual más abierta. Otra cosa es la promiscuidad, que es menor en la mujer que en el hombre, y que, desde luego, no parece en ella, salvo en casos como el que tú señalas, la estrategia más acertada de la "racionalidad" para alcanzar los fines biológicos.

Te agradezco la corrección terminológica sobre la psicología evolucionista. Quizá cabría atribuir mi fallo a un lapsus freudiano, puesto que asisto asombrado al desarrollo de la psicología de mi hijo. Pero lo cierto es que ni me había parado a pensar en la distinción.

Memetic Warrior dijo...

Rallo, Rallo y no Rayo.

Merde, ya lo corregí.
Eso me pasa por escribir al vuelo cuando tengo conexión y sin repasar.

Eso si, ahora que no tengo internet rindo trabajando que da gusto.

Nomotheta dijo...

Eres un sabio despistado.

Anónimo dijo...

¡Ay!, yo he estado en Suiza pero parece que algo falló. ¿Será un castigo divino por socialista, progre e independentista catalán? (En cambio, no soy masón. No digo nada de los judíos, porque desde que tienen país y ejrcito, y machacan a los moros que son mu malos, ya no es políticamente incorrecto meterse con ellos.)