martes, febrero 02, 2010

La voz del cuerpo (entrevista a Antoine Bechara)

La idea del cuerpo como una prisión para el alma es muy antigua. Se considera intuitivamente no solo que nuestra mente no es de la misma sustancia que nuestro cuerpo, sino que la sustancia de la que están hechos los pensamientos y los sentimientos es mejor que aquella de la que se hacen la carne y los huesos. La luz que ilumina nuestra realidad consciente parece provenir de una chispa divina y no de la misma física y química que dan vida a los autómatas animales. Sobre este dualismo innato en nuestra percepción del mundo se han edificado mitos, religiones y filosofías. Pero la discontinuidad entre cuerpo y mente no es del tipo que en nuestra ignorancia y pereza intelectual creíamos. La mente se ve afectada por drogas, sustancias químicas que llegan al cerebro a través del torrente sanguíneo o el epitelio olfativo, por enfermedades orgánicas que afectan al órgano cerebral, por traumatismos craneoencefálicos, por fallos genéticos, por el deterioro de los años....la mente, en definitiva, es algo que emana de los procesos bioquímicos que se dan dentro de nuestra caja craneana.

Es, además, como interfaz del cuerpo con el entorno social y natural, un complejo mecanismo de adaptación.

Nuestras decisiones racionales y conscientes del aquí y ahora se ven afectadas inadvertida e indefectiblemente por consideraciones que están más allá de las que desfilan por el teatro cartesiano de la consciencia. Entre bastidores, una voz tenue pero clara y firme dirige a los actores, ordena el cambio de los decorados emocionales que enmarcan las valoraciones y las decisiones, y, en definitiva, dirige la función. Esa voz es la traducción a procesos cerebrales de las instrucciones que fueron escritas en los genes e, indirectamente, en la arquitectura del cerebro, por la evolución. Es la voz de nuestro cuerpo, que dos brillantes neurocientíficos denominaron marcador somático.

El marcador somático etiqueta y asocia todos y cada uno de nuestros pensamientos con su correspondiente emoción. La racionalidad pura no existe. Sin el sustento del motivador esencial que es el cuerpo vivo, los conceptos y las lógicas colapsarían como un edificio que se asentara sobre arenas movedizas. El cuerpo resulta ser así no una prisión para el alma, sino su cimiento.

Antoine Bechara, que junto con Antonio Damasio dio nombre a esta voz profunda que hunde sus raíces en nuestra biología y nuestro pasado evolutivo, trabaja en la Universidad de Southern California. Su interés se ha centrado en comprender cómo tomamos decisiones y cómo valoramos emocionalmente al hacerlo. Para ello ha desarrollado una prueba denominada Iowa Gambling Task, con la que evalúa si existen daños o disfunciones en los lóbulos frontales de los probandos.

Tiene, dentro del estudio de la toma de decisiones, un particular deseo de comprender los fallos en el proceso. Por ello gran parte de su trabajo se centra en las adicciones, que implican una sucesión ininterrumpida de decisiones erróneas.

El Profesor Bechara ha tenido la amabilidad de respondernos unas preguntas, cuyo correcto inglés revisó José Miguel Guardia.

En inglés:

1 .- What executive functions reside in the frontal lobe of the brain?

There has always been a debate and disagreement about how to define executive functions and how many of them there are..but based on the almost 2 decades of work on the frontal lobes that we have conducted, I would say there are two broad sets of executive functions residing in the frontal lobes:

a. The non-affective executive functions, and these are the old traditional ones, which are primarily linked to the lateral (especially dorsolateral) areas of the frontal lobes, and they include well known executive functions such as working memory, planning, inhibitory control, reasoning, and problem solving.

b. The affective (emotion-sensitive) executive functions, and this includes the relatively newer mechanisms of decision-making that we studied in the context of the "somatic marker hypothesis"-This executive function is linked primarily to the medial (especially the ventromedial) areas of the frontal lobes.

2 .- Can you explain what is 'Iowa Gambling Task'?

The Iowa Gambling Task is the task that I developed to provide empirical support for the "somatic marker hypothesis" and the idea that judgement and decision-making is a process that is largely influenced by affect and emotion. This task was the first one that was successful in capturing the decision-making deficit of a group of frontal lobe patients who were found very intact and normal on all tests of "non-affective executive functions", and yet they exhibit in their real-life a lot of problems in decision-making that cut across several domains including financial decision-making. At the time the clinical problem in these patients was very elusive (i.e., undetectable by traditional tests), and the Iowa Gambling Task was the first one to capture this problem. The unique aspect of the Iowa task is that for the first time it introduced affect and emotion (in the form of risk and gaining or losing money) to standard neuropsychological tasks, which were primarily cognitive and non-affective in nature. The Iowa Gambling task was nothing other than a way to model real-life choices in the way they factor uncertainty, reward, and punishment. The Iowa gambling task is simply task that creates choices for the individual to make, but each choice has a conflict between some immediate benefit and long-term loss.

Some choices are advantageous in the long term because although they offer low benefit in the short-term, their negative consequences are less severe in the long-term, and overall they are rewarding in the long term--the opposite is true for other choices in the Iowa gambling task: the choices are highly rewarding in the short term, but they lead to severe negative consequences, so that they are disadvantageous in the long term.

3 .- What is risk-taking, from a neuroscientific point of view?

Of course the study of risk has a long tradition in the behavioral decision science literature and it has its own definition. My view of risk from a neuroscientific perspective is a situation that is captured by the Iowa gambling task in that any risky choice has two primary components: (1) a lure of a reward, and (2) fear of punishment (or failure). The decision to take the risk or avoid it is simply determined by the strength of the lure of reward against the fear of punishment---if the lure is so strong, the decision to take the risk is greater or vice versa. In a more functional neuroimaging paper in Cerebral Cortex (Gui Xue et al.) we identified two separate regions within the frontal lobes that are responsible for processing the lure of reward against the fear from punishment.

4.- How do we make decisions? Which parts of our brain take a more active role in our decision making? What weight do emotions and instinct have in it?

Decision making is a much more complex process and there is no one single brain region that is important for it--rather there is a neural circuitry that is important. However there are several key areas of the brain that participate in the execution of complex decision, especially what we call affective decision-making, where you have uncertainty about the outcomes. One set of key areas are those important for non-affective executive functions, especially working memory (being able to access logical information and applying reasoning strategies to them is a key ingredient for decision-making). Those areas as mentioned earlier are the lateral areas of the frontal cortex, but we also found more recently that the hippocampus is also important.

Another set of key areas are those important for the triggering and experience of affect and emotion. These areas include structures like the amygdala and other limbic structures such as the hypothalamus and autonomic nuclei in the brainstem that are important for triggering emotional reactions in the body such as changes in heart rate, sweating, and hormonal release--other structures include areas like the insula which perceive and sense these changes in the body and translate them into a sort of feeling (that may be conscious or perhaps unconscious and vague). A third key area is the medial areas of the frontal cortex, and this is what we described it as key for affective decision-making--its job is to simply couple a scenario or an idea held in working memory to an emotional response (i.e., when you think of a decision, the ventromedial cortex enable the brain to trigger an emotional response (conscious or unconscious) that is felt as good or bad (this is what we call somatic marker)--this assignment of good or bad feeling to a potential decision is likely to bias the implementation of that decision in a positive or negative manner. This influence is exerted on brain areas that are key for implementing behaviors, and this includes regions such as the basal ganglia and the motor and pre-motor regions of the cerebral cortex.

5 .-What are the causes of addiction? Why do we cling to substances and habits that have repeatedly been shown to be harmful to us?

Well it depends on who you talk to. Traditionally most research on drug addiction has consumed a unitary thinking in that drugs are abused because they are rewarding (they produce reward), and most of the work has been spent on understanding the mechanisms that are key for motivation and processing reward, such as the mesolimbic dopamine system and the ventral striatum (nucleus accumbens). But if this were the only explanation, then why not that everyone who tries alcohol or drugs a few times then become addicted to drugs? The fact is that most people do not--most people are able to put control over their behavior and stop themselves from becoming addicted, even though their experience with drugs was positive and rewarding. This is what prompted me to begin thinking that the problem of addiction is not simply a motivational/reward seeking one, but also a decision-making problem. The problem arises from disturbances in the neural circuitry of affective decision-making that I outlined earlier.

Decision-making is like the brakes in the car--so on one hand, the reward/motivation system for drugs is like the accelerator (it pushes the car and drives it towards drug reward), whereas decision-making and the ability to inhibit a immediate reward in order to prevent a more severe negative consequence is like the brakes. Using this analogy (and this is what we argued theoretically), the problem of addiction can arise from (1) too much activity on the accelerator, (2) too little activity in the brakes, and/or (3) a combination of the previous two.

6 .- Can you explain us the somatic marker hypothesis, which you suggested
along with Antonio Damasio?


Well I think I covered it earlier..it is basically the idea that decision-making is not just a pure logical and reasoning process, but rather a process that is highly dependent on affect and emotional processing. These affective and emotional signals when triggered come to play an influential role in biasing decisions, mostly in an advantageous directions (but we note that emotions can sometimes work against making good decisions). The other key aspect of the theory is that these emotional signals and biases do not need to be conscious--they can exert their influence unconsciously or at a "gut feeling" level.

7 .- What are you now working on? What is your highest challenge? What is
the mystery you would dream to unveil?


I remain committed and strive towards unraveling the key mechanisms and finding the magic cure for addiction. Not too long time ago, we found a key target area in the brain, namely the insula, so that when people get a stroke and this area gets damaged, the patient suddenly and without any effort stop the addiction to smoke. I am very optimistic about this finding in that I think it also works for alcohol and other drugs, and obviously our most obvious strategy for curing addiction is basically to try to find a way to target this area.

En castellano:

1.-¿Qué funciones ejecutivas tenemos en el lóbulo frontal del cerebro?

Ha habido siempre un debate y desacuerdo sobre cómo definir las funciones ejecutivas y cuántas de ellos existen .. pero basándome en las casi dos décadas de trabajo que hemos llevado a cabo en los lóbulos frontales, diría que hay dos conjuntos generales de funciones ejecutivas residentes en el lóbulo frontal:

a. Las funciones ejecutivas no afectivas, y estas son las viejas tradicionales, que están principalmente vinculadas a las áreas laterales (especialmente la dorsolateral) de los lóbulos frontales, y que incluyen bien conocidas funciones ejecutivas tales como la memoria de trabajo, la planificación, el control inhibitorio, el razonamiento, y la solución de problemas.

b. Las funciones ejecutivas afectivas (emocional-sensitivas), y estas incluyen los relativamente recientes mecanismos de toma de decisiones que estudiamos en el contexto de la “hipótesis del marcador somático” - Esta función ejecutiva está vinculada principalmente a las áreas mediales (en especial la ventromedial) de los lóbulos frontales.

2.- ¿Podría explicarnos en qué consiste en 'Iowa Gambling Task'?

La Iowa Gambling Task (en adelante IGT) es la prueba que he desarrollado para proporcionar soporte empírico a la "hipótesis del marcador somático" y la idea de que el juicio y la toma de decisiones son procesos ampliamente influenciados por el afecto y la emoción. Esta prueba fue la primera que tuvo éxito en captar el déficit en la toma de decisiones en un grupo de pacientes del lóbulo frontal, que se encontraron muy intactos y normales en todas las pruebas de “funciones ejecutivas no afectivas”, y que sin embargo presentaban en su vida real un montón de problemas al tomar decisiones, problemas que abarcaban varios ámbitos, incluido el de las decisiones financieras. En ese momento el problema clínico de estos pacientes era muy esquivo (es decir, indetectable con las pruebas tradicionales), y la IGT fue la primera en captar este problema.

El aspecto distintivo del IGT es que introduce por vez primera el afecto y la emoción (en forma de riesgo y ganancias y pérdidas monetaria) en las pruebas neuropsicológicas estándar, que eran fundamentalmente de índole cognitiva y no afectiva. La IGT no es otra cosa que una forma de modelar las opciones de la vida real de modo que factoricen incertidumbres, recompensas y castigos. La IGT es simplemente una prueba que crea opciones para que el individuo haga, pero en cada opción hay un conflicto entre algunos beneficios inmediatos y pérdidas a largo plazo. Algunas opciones son ventajosa en el largo plazo, porque a pesar de que ofrecen beneficios bajos en el corto plazo, sus consecuencias negativas son menos graves en el largo plazo, y en general son ventajosas en el largo plazo - lo opuesto es cierto para otras opciones en la IGT: las opciones son altamente gratificante en el corto plazo, pero conducen a graves consecuencias negativas, de modo que son desventajosas en el largo plazo.

3.-¿Qué es el riesgo, desde un punto de vista neurocientífico?

Por supuesto, el estudio de riesgo tiene una larga tradición en la literatura de la ciencia de la conducta decisora, y tiene su propia definición. Desde una perspectiva neurocientífica yo veo el riesgo como una situación que capta la IGT, en la que cualquier elección arriesgada tiene dos componentes principales: (1) afán de ganancia, y (2) temor al castigo (o al fracaso). La decisión de asumir o evitar el riesgo está sencillamente determinada por la fuerza de atracción de la recompensa contra el temor al castigo---cuanto más fuerte sea la atracción, la decisión de asumir el riesgo será mayor, o viceversa.

En un trabajo más de neuroimagen funcional del cortex cerebral (Gui Xue et al.) identificamos dos regiones separadas dentro de los lóbulos frontales que son responsables del procesamiento del atractivo de la recompensa contra el temor al castigo.

4.- ¿Cómo tomamos decisiones? ¿Qué partes de nuestro cerebro tienen un papel más activo en nuestra toma de decisiones? ¿Qué peso tienen las emociones y el instinto en ello?

La toma de decisiones es un proceso mucho más complejo y no hay una única región del cerebro que sea importante para él – del mismo modo que no hay un circuito neural importante. Sin embargo, hay varias áreas claves del cerebro que participan en la ejecución de las decisiones complejas, en especial aquellas a las que llamamos tomas de decisiones afectivas, en las que uno tiene incertidumbre sobre los resultados. Una serie de áreas clave son aquellas que son importantes para las funciones ejecutivas no afectivas, en particular la memoria de trabajo (el ser capaz de acceder a las informaciones lógicas y aplicar estrategias de razonamiento a las mismas es un ingrediente fundamental en la toma de decisiones). Las áreas mencionadas anteriormente son las zonas laterales de la corteza frontal, pero además encontramos, más recientemente, que el hipocampo también es importante. Otra serie de áreas clave son las importantes para el desencadenamiento y la experiencia del afecto y la emoción. Estas áreas incluyen la amígdala y otras estructuras límbicas, como el hipotálamo y los núcleos autónomos del tronco cerebral, que son importantes en la puesta en marcha de las reacciones emocionales del cuerpo, tales como los cambios en la frecuencia cardiaca, la sudoración, y la liberación hormonal - otras estructuras incluirían áreas como la ínsula, que percibe y siente los cambios en el cuerpo y los traduce en un tipo de sentimiento (que puede ser consciente o inconsciente y difuso). Una tercera área clave son las zonas mediales de la corteza frontal, y esta es la que describimos como clave para la toma de decisiones afectivas -su trabajo es emparejar simplemente un escenario o una idea tomadas de la memoria de trabajo con una respuesta emocional, es decir, cuando piensas en una decisión, la corteza ventromedial permite al cerebro establecer una respuesta emocional (consciente o inconsciente) que se siente como buena o mala (esto es a lo que llamamos marcador somático) -esta asignación de sentimientos buenos o malos a una decisión potencial es probable que sesgue la ejecución de esa decisión de manera positiva o negativa.

Esta influencia se ejerce en las áreas del cerebro que son fundamentales para la ejecución de las conductas, que incluye regiones como los ganglios basales y las áreas motoras y promotoras de la corteza cerebral.

5.- .-¿A qué se deben las adicciones? ¿Por qué nos aferramos a sustancias y hábitos que una y otra vez han demostrado ser nocivos para nosotros?

Bueno, depende de con quién hables. Tradicionalmente, la mayor parte de la investigación sobre adicción a drogas ha gastado un pensamiento unitario en que el abuso de drogas se debe a que son gratificantes (producen recompensa) y la mayoría del trabajo se ha perdido en entender los mecanismos fundamentales para la motivación y el procesamiento de la recompensa, tales como el sistema dopaminérgico mesolímbico y el estriado ventral
(del nucleus accumbens).

Pero si esta fuera la única explicación, ¿entonces por qué no todo el que prueba el alcohol o las drogas algunas veces se convierte en adicto? El hecho es que la mayoría de la gente no lo hace -la mayoría de las personas son capaces de tener un control sobre su comportamiento y detenerse antes de convertirse en adictos, a pesar de que crean que su experiencia con las drogas fue positiva y gratificante. Esto es lo que me llevó a empezar a pensar que el problema de la adicción no es simplemente uno de búsqueda de motivación y recompensa, sino también uno de toma de decisiones.

El problema surge de las perturbaciones en los circuitos nerviosos de la toma de decisiones afectiva, que he esbozado antes. La toma de decisiones es como los frenos del coche – así, por un lado, el sistema de motivación y recompensa para las drogas es como el acelerador (que impulsa el coche y lo conduce hacia la recompensa de la droga), mientras que la toma de decisiones y la capacidad de inhibir una recompensa inmediata con el fin de evitar una más grave consecuencia negativa es como los frenos. Usando esta analogía (y esto es lo que argumentamos teóricamente), el problema de la adicción puede surgir de (1) demasiada actividad del acelerador, (2) muy poca actividad de los frenos, y / o (3) una combinación de las dos cosas anteriores.

6.- ¿Podría explicarnos la hipótesis del marcador somático, que usted propuso junto con Antonio Damasio?

Bueno creo haberlo cubierto anteriormente .. es básicamente la idea de que la toma de decisiones no es sólo una proceso puramente lógico y racional, sino más bien un proceso que depende en gran medida del afecto y el procesamiento emocional.

Cuando se activan estas señales afectivas y emocionales llegan a desempeñar un influyente papel en el sesgo de las decisiones, principalmente en una dirección favorable (pero notamos que las emociones a veces puede trabajar contra la toma de buenas decisiones). Los otros aspecto clave de la teoría es que estas señales y sesgos emocionales no es preciso que sean conscientes - pueden ejercer su influencia inconscientemente o en un nivel "instintivo”.

7.-¿En qué está trabajando ahora? ¿Cuál es su más alto reto? ¿Qué misterio soñaría con revelar?

Mantengo mi compromiso y esfuerzo por desentrañar los mecanismos clave y encontrar la cura mágica para la adicción. No hace demasiado tiempo encontramos con un área objetivo clave del cerebro, a saber, la ínsula, de modo que cuando la gente sufre un ataque y queda dañada esta, los pacientes de repente y sin ningún tipo de esfuerzo ponen fin a su adicción a fumar. Soy muy optimista con este hallazgo y creo que también servirá para el alcohol y otras drogas y, evidentemente, nuestra estrategia más obvia para curar la adicción es básicamente tratar de encontrar una manera de marcar como objetivo este área.

5 comentarios:

José Carlos Maguiña dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Carlos Maguiña dijo...

.
Muy, muy interesante el tema.

Como siempre acertada la elección del entrevistado, gracias a LNIE y al Dr. Bechara.

"cómo las emociones influyen en nuestros proceso de decisiones y razonamiento" El tándem Damasio-Bechara está abriendo camino y brecha en las ciencias de la mente y del cerebro desde hace bastante (poco) tiempo: 20 años. Desde 1988 a la fecha; y en 1996 lo leímos con amplitud en "El error de Descartes", así; disciplinas tradicionales y especialmente nuevas como la neuroeconomía están explicando en la práctica lo que antes sólo eran elucubraciones de "gurús". Bien por todos.

Felicitaciones otra vez a LNIE. Un abrazo Germánico. JC.

Germánico dijo...

Si, José Carlos, gracias a la labor de estos neurocientíficos se está comprobando empírica, racional y objetivamente lo especulativa, subjetiva e "irracional" que es nuestra mente. Y eso nos lleva a la evolución.

Entrecomillo lo de irracional porque no necesariamente es contrario a la razón, pero sí previo, y que responde a razones evolutivas más altas.

Un saludo y gracias a ti por ampliar la información formativa con tus comentarios.

José Carlos Maguiña dijo...

.
Exacto. Coincido con el término previo, o pre-pensamiento? (A veces me complico con las definiciones, las acepciones, la jerga, etc. mira que ir saliendo de la nebulosa de la filosofía clásica y ahora adentrarnos en nuevos campos tales como la Psicología experimental, la Neurobiología y otras recientes disciplinas; corres el riesgo de pisar detonadores), cuando tan bella y sencilla es la filosofía oriental y del mundo interior se trata.

Y más... poética; sinó leamos a Hussayn ibn Mansur al-Halláj cuando dice de la percepción de su ser divino:

"Yo soy ÉL, el que deseo, Aquél al que deseo soy yo; Somos dos espíritus que moran en un solo cuerpo. Si me miras, también le habrás visto a ÉL, y si le miras, nos habrás visto a los dos"

Hussayn ibn Mansur al-Halláj (857-922)

Obviamente, no me refiero al Dios que creemos, sinó a aquél que el cerebro proyecta; pero dicho así... se entiende muy bien.

Pronto; ciencia y mística encontrarán mejores maneras de decir algunas cosas. Mientras tanto sigamos por el buen camino donde algo de verdad alumbra.

JC.
.

Germánico dijo...

¡Sigamos por ese camino que hacemos al andar, compañero Maguiña!

;-)