jueves, mayo 28, 2009

Libertad y razón (entrevista a Charles Murray)

Aunque puede parecer difícil resumir en unas pocas líneas una obra tan polifacética como la de Charles Murray, en realidad es sencillo: Murray ha dedicado su vida a vigilar la salud y la sostenibilidad de la sociedad americana, y por extensión de Occidente. En “Loosing Ground” y “The Bell Curve” intentó entender los determinantes de su estructura de clase y los efectos de las medidas igualitaristas que se venían aplicando desde los años cincuenta en Estados Unidos. Ambas fueron obras polémicas, casi malditas, pero mientras el debate mediático se escalaba hacia la histeria y la descalificación personal, la opinión científica y la acción política revindicaron buena parte de su trabajo.

Pero más allá del Murray polémico, uno de los grandes de la revolución conservadora, hay otro Murray centrado en el largo plazo, y en la Teoría Política profunda y su relación con la moral y la cultura. Ese Murray es en primer lugar un lector atento de Aristóteles (quizá el más atento del siglo). En ese registro escribió “On Pursuit of Happines and Good Goverment” y “What it means to be a Libertarian?”, dos obras sobre la felicidad personal, y el republicanismo político. En “Human Accomplishment”, Murray documenta y pone en perspectiva, con una fascinante mezcla de estadísticas y erudición personal, los mayores éxitos científicos y artísticos de la especie humana, en un libro que es tan perfectamente cosmopolita como radicalmente pro-occidental. Quizá la más extensa y potente defensa de la civilización en general y de nuestra civilización en particular escrita en las últimas décadas.

En esta época de crisis de confianza cultural, la obra de Charles Murray es mucho más que ciencia: es un arma para preservar lo que queda, y reconstruir lo que se ha perdido de la gran tradición occidental fundada sobre la Libertad y la Razón. A pesar del claro pesimismo que refleja la entrevista que presentamos a continuación, el mero hecho de nuestra época siga teniendo a personas como Charles Murray es un motivo para tener una (matizada) esperanza.


En ingles:

1) The Bell Curve describes the economic and social processes that have turned America into a cognitive meritocracy and proves that cognitive ability is largely genetically determined (or at least is very difficult to improve with any social or political intervention) and it is significantly inheritable. Don´t you expect that as long as the cognitive stratification of the American society becomes more and more evident it will be a basis for social resentment and demagoguery? On the other hand, the cognitive elite (or at least its most visible part) looks to be more social democratic than average white American. How do you explain it?

I think that the 15 years since The Bell Curve was published show evidence that social resentment and demagoguery are already increasing. In America, there is a much stronger sense that a few people at the top play the game by their own rules than there used to be. Why is the cognitive elite likely to be on the left? You have the answer when you say “its most visible part.” Lots of business executives have extremely high IQs, and are on the Right, but people don’t think of them in terms of their IQ.

It’s the intellectuals, concentrated in academia, who tend to be on the Left. Why? Think about who is attracted to academia—someone who in his or her twenties (an age when people are supposed to be adventurous) is attracted to a profession that provides lifetime security. Of course they are people who don’t like risk, and can’t imagine anyone else liking it. They love the idea of a system that minimizes risk, and that’s what social democracy promises above all else.

Intellectuals also tend to be absorbed in the importance of their own IQs, and think that smart people should run the world. It doesn’t occur to them that the people who do run the world in a free society—those evil businessmen—are just as smart as they are.

2) In your long career you have identified a few worrying trends that could be undermining the social basis of the US as a constitutional republic: increasing social stratification, some decline of civic virtue, the unnerving effects of welfare state, and the decline of humanist culture and republican values in the American elite. Are you optimist about the future of the US as a constitutional republic, as a free market economy, and as society with opportunities for all? What do you expect for the future of Europe: stagnation, slow decline, or collapse?

I think there is a very good chance that the Obama Administration will bring the United States much closer to the European model. I am deeply pessimistic about the short-term prospects for maintaining America’s exceptionalism.

As for Europe, what is there to argue about? You aren’t having any babies. You are taking in vast numbers of immigrants who do not share the values that have enabled your societies to function. You have lost the will to demand that immigrants conform to those values. You can’t stop taking in the immigrants, because you need them to pay for your welfare states. And no major politician in Europe seems to able to recognize these realities.

Unless something completely unforeseeable happens, Europe as we have known it is doomed—and it will happen within this century.

4) There is some consensus in the fact that Clinton´s 1996 welfare reform was partially inspired by your book "Losing ground". Do you consider that the US welfare state is today better organized than in the 80s. Are you a supporter of "workfare state" policies, based on wage subsidies instead of direct payments? Can you provide us with some reference papers useful for welfare reform in Europe?

Reducing the number of people on public assistance is easy—that’s what the American welfare reform demonstrated, and Europe could copy that success. All you have to do is say to healthy people on assistance, “Go get a job.” Of course, that would also mean loosening up European labor markets so that employers can easily hire and fire people, so maybe it’s not so easy for Europe after all.

5) How do you see the beginning of President Obama's administration?

I’m scared stiff. He is much more ideologically on the Left than we knew during the campaign and surrounded by advisors who seem to defer to him even when they know better. Worst of all, he is both the most inexperienced man ever to become president and supremely confident in his own judgment—the raw materials for a catastrophic error.

6) In Human Accomplishment you report a secular decline in the advance of science and the arts in the whole XXth Century. On the other hand, as a mathematician, I see the interwar period as one of the highest periods of human achievement (specially in Central Europe): those were the years of Einstein, Wittgenstein, Gödel, Turing, Von Newmann,Hilbert and the years when quantum mechanics was developed (Schrödinger, Dirac, Heisemberg). The artistic vanguards where at that time powerful and innovative, but still understandable. It looked from our time an age of giants. What do you think about the Central Europe interwar period?

I accept your point about mathematics and physics. The first four decades of the 20th century (I wouldn’t limit them to the interwar period) were historic in those fields. The problem with accomplishment in the sciences is not that advances aren’t still occurring, but that it’s harder and harder to make fundamental discoveries. Too many of them have been used up already (you can’t discover hydrogen twice). In genetics, for example, we’re going to see huge changes in scientific capabilities, but not a lot of new fundamental discoveries about the chemistry of genes. As for the arts, I think the argument for decline is powerful. The first half of the 20th century still had some important contributions, but the second half was a disaster. Can you name for me a novel written in the last half century that you are confident people will still be reading two hundred years from now? A work of art that people will still be eager to see (as a work of aesthetic power, not to laugh at) two hundred years from now? A musical composition that people will still be listening to? Europe in the 19th century (and the 18th, and the 17th, etc.) produced such works in profusion.

7) In your work the influence of Aristotelian ethics and politics looks very powerful. What can we learn from Aristotle for our personal happiness? What do you think about his theory of political cycles? How compatible you see the Aristotelian ethics with Christian values?

For happiness, I can speak only for myself. In the Nichomachean Ethics, Aristotle describes happiness in exactly the ways that apply to my own life. As American English puts it, he nailed it. I’m not familiar enough with his theory of political cycles to comment. As for the compatibility of Aristotelian ethics with Christian values, I’d say that St. Thomas Acquinas answered that one quite emphatically. They are profoundly intertwined.

8) What are you now working on?

A quantitative analysis of social and economic trends among American whites. We social scientists have spent so much time comparing different ethnic groups in the United States that there’s a real need to step back and see what’s going on at the top and bottom of American society independently of ethnicity. By focusing exclusively on whites, I can discuss those issues with a clarity that is not possible when the whole American population is lumped together.


En castellano:

1) “La curva normal” describe los procesos económicos y sociales que han convertido América en una meritocracia cognitiva y demuestra que las habilidades están fuertemente determinadas por la genética (o al menos son difíciles de mejorar con intervenciones políticas y sociales), y que son muy heredables. Espera usted que conforme la estratificación cognitiva de la sociedad americana se vuelva mas y mas evidente se convertirá en un motivo para el resentimiento social y la demagogia? Por otra parte la elite cognitiva (o al menos su parte más visible) parece más socialdemócrata que el americano medio blanco. ¿Como lo explica usted?

Creo que en los quince años transcurridos desde la publicación de “La curva normal”el resentimiento y la demagogia han aumentado. En América hay una sensación más fuerte de la que había antes de que los poderosos juegan con sus propias reglas.

¿Por que la elite cognitiva es de izquierdas? Usted mismo lo ha explicado refiriéndose a “su parte más visible”. Montones de ejecutivos tienen IQ muy altos y son de derechas, pero la gente no piensa en ellos en términos de IQ. Son los intelectuales, concentrados en la academia quienes tienden a ser de izquierdas. ¿Por qué? Pensemos en quien es atraído por la academia- alguien en sus veintitantos (una edad supuestamente aventurera).que se siente atraído por una profesión que ofrece seguridad de por vida. Se trata de gente que no quiere riesgos, y no pueden entender porque algunos si los quieren. Les encanta la idea de un sistema que minimiza el riesgo y eso es lo que promete sobre todo la socialdemocracia.

Los intelectuales tienden a estar tan absorbidos por la importancia de su propio IQ que creen que los inteligentes deben dirigir el mundo. No se les ocurre que la gente que dirige el mundo en una sociedad libre (los malvados hombres de negocios) son tan inteligentes como ellos.

2) En su larga carrera usted ha identificado algunas tendencias preocupantes que pueden estar dañando las bases sociales de la república constitucional en los Estados Unidos: una mayor estratificación social, un cierto declive de la virtud cívica, los efectos enervantes del estado del bienestar y el declive de la cultura humanista y los valores republicanos en la elite americana. ¿Es usted optimista sobre el futuro de Estados Unidos como una república constitucional, como una economía de mercado y como una sociedad con oportunidades para todos? ¿Qué espera usted para el futuro de Europa: estancamiento, lento declive o un colapso súbito?

Creo que hay serias posibilidades de que la Administración Obama acerque los Estados Unidos al modelo europeo. Soy profundamente pesimista sobre las perspectivas a corto plazo de mantener el excepcionalismo americano.

En cuanto a Europa ¿Cuál es el debate? Ustedes no están teniendo hijos. Reciben vastas cantidades de inmigrantes que no comparten los valores con los que funciona su sociedad. Han perdido la voluntad de pedir a esos inmigrantes que acepten sus valores. Y no pueden dejar de recibir inmigrantes porque los necesitan para pagar el Estado del Bienestar. Además ningún político europeo parece capaz de reconocer esas realidades.

Salvo que algo totalmente inesperado ocurra la Europa que conocemos está condenada- y su final va a ocurrir en este siglo.

4) Hay cierto consenso en que la reforma del Estado del Bienestar organizada por la administración Clinton en 1996 estuvo parcialmente inspirada por su libro “Perdiendo terreno”. ¿Cree usted que el Estado del Bienestar está mejor organizado que en los 80? ¿Apoya usted las políticas del “workfare state” basadas en subsidios laborales en lugar de pagos directos? ¿Puede usted ofrecernos algunas referencias de trabajos que considere útiles para una reforma laboral en Europa?

Reducir el número de gente dependiente de la asistencia pública es fácil (como demostró la reforma del Estado del Bienestar en América). Lo único necesario es decirle a la gente sana que recibe ayudas: “Ve y trabaja”. Desde luego sería necesario flexibilizar el mercado laboral para que los empleadores puedan contratar y despedir fácilmente, así que quizá sea más difícil en Europa.

5) ¿Como valora el comienzo de la administración Obama?

Estoy asustado. Está mucho más a la izquierda de lo que creíamos en la campaña y esta rodeado de consejeros que parecen darle la razón aun sabiendo que se equivoca. Lo peor de todo es que es el hombre más inexperto que ha llegado a la Presidencia y se fía totalmente de su juicio. Las materia prima para un error catastrófico.

6) En “Excelencia Humana” usted relataba un declive secular en el avance de la ciencia y el arte en el s.XX. Por otra parte, como matemático veo el periodo de entreguerras como uno de los más altos en términos de excelencia: fueron los años de Einstein, Wittgenstein, Gödel, Turing, Von Newmann, Hilbert y los años del desarrollo de la Mecánica Cuántica (Schrödinger, Dirac, Heisemberg). Además las vanguardias artísticas eran poderosas e innovadoras, pero aún comprensibles. Desde nuestra perspectiva actual fue una época de gigantes.¿Cual es su opinión sobre la Europa de entreguerras en términos de excelencia?

Acepto su argumento en lo referente a las Matemáticas y la Física. Las cuatro primeras décadas del s.XX (no solo el periodo de entreguerras) fueron históricas en esos ámbitos. La cuestión en lo que se refiere a la Ciencia es que los avances continúan pero cada vez es más difícil encontrar descubrimientos fundamentales. Muchos de ellos ya se han hecho (no se puede descubrir dos veces el hidrógeno). En genética, por ejemplo vamos a ver grandes cambios en nuestras capacidades científicas, pero no mucho más a nivel fundamental sobre la química de los genes. En cuanto a las artes, el argumento del declive es más potente. La primera mitad de siglo aún ofreció algunas contribuciones importantes. Pero de la segunda mitad, ¿se puede nombrar algún libro que alguien vaya a seguir leyendo dentro de dos siglos? ¿alguna obra que la gente vaya a querer ver dentro de dos siglos (por su valor estético, no como objeto de burla)? ¿alguna composición musical que se vaya a continuar escuchando? La Europa del s.XIX (y del XVIII y del XVII, etc) crearon esa clase de obras profusamente.

7) En toda su obra la influencia de la ética y la política de Aristóteles parece muy poderosa. ¿Qué podemos aprender de Aristóteles para nuestra felicidad personal? ¿Qué opina usted sobre su teoría de los ciclos políticos? ¿Cómo de compatibles le parecen la ética aristotélica y los valores cristianos?

En lo que se refiere a la felicidad, hablo solo por mí. En la “Etica a Nicómaco” Aristóteles describe la felicidad justo como yo la entiendo en mi vida. Como solemos decir en América “lo clavó”.No estoy suficientemente familiarizado con su teoría del ciclo político para comentarla. En cuanto a su compatibilidad con los valores cristianos, Sto. Tomas de Aquino respondió esa cuestión enfáticamente: ambos están fuertemente unidos.

8) ¿En que trabaja en estos momentos?

En un análisis de las tendencias sociales y económicas entre los blancos en América. Los científicos sociales hemos dedicado mucho esfuerzo a comparar los distintos grupos étnicos en Estados Unidos y es el momento de parar y ver que está pasando en lo alto y lo bajo de la sociedad americana con independencia de la raza. Además, centrándome en los blancos puedo discutir estas cuestiones con una claridad imposible si analizase a toda la población conjuntamente.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola
Interesante entrevista.
Kantor me gustaria conocer tu opinion sobre The bell curve y tambien si la conoces sobre
IQ and Global Inequality de Richard lynn

Georg dijo...

Me pareció un libro interesante, que deja claros una serie de hechos estilizados de enorme importancia: la tendencia del capitalismo indutrial a dar lugar a la formación de una meritocracia cognitiva, la relacion entre IQ (una medida psicométrica estable y bastante heredable) y multiples variables sociales, y la cuestion de la segmentacion cognitiva de la sociedad USA.

Las relaciones empíricas que documenta Murray son eso: empíricas. Hacer afirmaciones de causalidad, y entender dinámicas socio-genéticas me parece mucho más complicado.

La cuestion de la relación entre IQ y raza, y en general la relación de ida y vuelta entre clase social e inteligencia exige métodos más complicados que las meras relaciones causales que presenta "The Bell Curve".

En defninitiva: el libro contiene el principio de un programa de investigacion de la sociobiologia de las sociedades humanas avanzadas, que nadie se ha atrevido a seguir.

El de el "IQ y la riqueza de las naciones" aborda el mismo estudio a un nivel aun mas agregado, y por tanto su valor a la hora de hablar de causalidad es aún más debil.

Anónimo dijo...

Por ciero, el anterior era yo.
Kantor