miércoles, junio 18, 2008

La evolución del cerebro (Entrevista a Dean Falk)

La evolución de nuestro cerebro es uno de los mayores misterios dentro de ese “misterio de los misterios” que representa el proceso evolutivo que va del instante antes del big bang a la mente humana. Existen varios hitos en los orígenes, hitos que han venido siendo explicados con mitos, hasta fechas muy recientes. Ahora la ciencia trata de ubicarlos con exactitud y saber cómo se produjeron, y por qué causas. Así tenemos el origen del cosmos, el nacimiento de la vida y el surgimiento de la consciencia. Todos ellos nos incumben muy directamente porque todos ellos dan razón de nuestra presencia aquí. Que ahora reflexionemos e investiguemos sobre nuestros orígenes es posible porque nuestro universo está hecho de la materia de la que está hecho, y no de otra ligeramente distinta, también porque las moléculas se juntaron para formar replicantes que evolucionaron y, desde luego, porque nuestro cerebro creció en tamaño en relación a nuestro cuerpo y estableció novedosas conexiones que hicieron posible una nueva y poderosa forma de comunicación simbólica.

Dean Falk lleva muchos años estudiando la evolución de ese órgano con el que percibimos y sentimos el mundo. Es un trabajo difícil, dado que al ser el cerebro una sustancia blanda, no deja restos útiles con los que trabajar. Es muy difícil encontrar un esqueleto completo. En general los paleoantropólogos encuentan mandíbulas, húmeros, falanges, dientes, pelvis...trozos óseos de un puzzle evolutivo que debe rehacerse trabajosamente, haciendo uso de las mejores herramientas técnicas y racionales, articulando hipótesis plausibles que deben ser sometidas a la contrastación tanto de los presentes como de los futuros hallazgos de campo.

Falk tiene una mente fértil para hipótesis certeras. Ha estudiado detenidamente los cráneos de homínidos y antropoides del pasado remoto, conjeturando cómo podría haber evolucionado nuestro cerebro y revelando ocultas evidencias. No por casualidad es una de las paleantropólogas más eminentes de nuestro tiempo, y sus ideas de las más influyentes.

Con exquisita amabilidad nos ha concedido una entrevista, que a continuación les ofrecemos.
Gracias a Memetic Warrior por currarse la traducción (el resultado está a la vista), además de formular las preguntas 11 y 12. Gracias asimismo a Michele Edmunds, del Laboratorio Fotográfico de la Universidad de South Florida, por las excelentes fotos de Dean que nos ha proporcionado (la imagen del molde endocraneal del hobbit, abajo, es de Kirk Smith, del Mallinckrodt Institute of Radiology).
En ingles:
1) What evolutionary pressures do you think that motivated the evolution of a bigger brain size/body mass ratio?

Curiously, relative brain size increased in many lineages of mammals during the last 65 million years and, as the late Leonard Radinsky observed, the reason(s) for this remain an unresolved mystery. However, it has been shown that, to some degree, there is a statistical relationship between brain size and intelligence so it may simply be that increased intelligence was generally selected for during the Cenozoic. In any event, hominins carried this trend to an extreme by evolving brains that are (now), on average, three times the size predicted for primates with similar body sizes. As to the specific behaviors that drove the increase in brain size during our ancestors’ evolution, there have been many guesses. If I had to select one so-called ‘prime mover,’ it would be language because it is universally present and important among humans and other animals do not have it.

2) In your opinion, what were the advantages, while evolving, of a bigger brain with more neocortex?

Our brains have exactly the amount of neocortex that one would predict for nonhuman primates with similarly-sized brains. I think that enlarged (and internally reorganized) brains conferred increased computational abilities that hominins put to use in a variety of ways – including linguistically.

3) At what instant in the hominid evolution may possibly started the lateralization of brain functions and the development of the frontal lobule?

These trends had probably already begun by the time hominins split from the ancestors of chimpanzees (some 5-7 million years ago) because one sees whispers of them in living apes. Although it is a common misconception that humans have relatively enlarged frontal lobes, Katerina Semendeferi (U. of California, San Diego) and her colleagues have put this idea to rest. Rather than becoming differentially enlarged, hominin frontal lobes changed (became rewired) internally. From casts (endocasts) of the insides of fossilized braincases, we see signs of frontal lobe shape changes that were probably associated with internal rewiring in one group of hominins that lived between 2.5 and 3.2 million years ago (Australopithecus africanus, commonly called gracile australopithecines), but we do not know how much earlier these changes began.

4) You advocate for a cause-effect relation between the need for brain cooling and a bigger brain. What paleo-anthropological evidences did you find in support for that?

Yes. Because brains are very heat-sensitive, vascular mechanisms for regulating brain temperature exist in different animals (including primates, snakes, and giraffes). When hominins became bipedal, their vascular systems were subjected to changed gravitational constraints that caused them to become re-plumbed. This happened in different ways in two major lineages of hominins, the robust australopithecines (Paranthropus), on the one hand, and gracile australopithecines and their Homo descendants, on the other. The evidence for this consists of impressions and holes left, respectively, on skulls by venous sinuses and tiny veins that pierce the cranium (emissary veins). Emissary veins in living people are part of an extensive vascular network that hypothetically (according to exercise physiologists) kicks-in to cool overheated brains during exercise. The fossil record shows that these veins increased in frequency as brain size increased in the gracile australopithecine-Homo lineage but did not evolve in Paranthropus (who had a different kind of vascular system that was not efficient at cooling brains). I have hypothesized that the network of emissary foramina was selected in conjunction with active life styles in open (sunny) savanna habitats and that it released a thermal constraint that had previously kept brain size in check (and continued to in Paranthropus). This is a mechanistic idea in which the cranial radiator (as the network was dubbed) was viewed as a ‘prime releaser’ that permitted brain size to be selected for in thermally-stressful habitats. Since this hypothesis was first published (1990), new evidence has come to light that supports it. In 1996, Wolfgang Zenker and Stefan Kubik demonstrated the anatomical basis for selective brain cooling (and, hence, the cranial radiator) in Homo sapiens. New evidence also suggests that Paranthropus avoided open arid regions and, instead, preferred the more wooded portion of the habitat mosaic (D.J. deRuiter et al., 2008). The radiator hypothesis does not address why larger brains were selected; rather, it addresses thermal adaptations that permitted their size to be targeted by natural selection.

5) About language, what we know about its origin? What are your hypothesis?. Did other extinct human species speak?

The topic of language origins has been highly controversial since at least 1866, when the Linguistic Society of Paris famously banned papers on the subject, reasoning that they were too subjective and speculative to be taken seriously. Today, there are various opposing schools of thought. Some researchers believe that language evolved slowly from the calls of our primate ancestors; others (often linguists) think that it was a relatively recent phenomenon that occurred rather suddenly, perhaps in conjunction with certain genetic mutations. I’m among the first group. I think that the earliest seeds that eventually gave rise to language (and music) may have been mammalian contact calls between mothers and their lost infants. Contact calls took an unexpected twist when bipedalism was selected for in our ancestors. Because of anatomical constraints associated with walking on two legs, babies were born in increasingly helpless (less developed) states and could no longer cling autonomously to their mothers the way that ape infants do. Hominin moms therefore had to carry their infants in their arms and, at times, they had to put them down. Babies would not have liked being put down anymore than our infants do today, and I think their vocal responses and mothers’ shushing and cooing answers opened up a vocal channel that led, over a great deal of time, to lullabies, motherese, protolanguage, and language. It gets a lot more complicated, but this is the essence of my hypothesis. (I have a book on the subject that will appear in 2009: Finding Our Tongues: Mothers, Infants, and the Origins of Language, Basic Books.) Yes, I think that other hominins, such as Neanderthals, had language.


6) What significance do you concede to the liberation of the hand by the upright position and, therefore, the use of tools in our cognitive development?

I now think that liberation of the hand was very important, not just for tool use but because hand representations in the brain were co-opted and rewired to facilitate ‘grasping’ of social communications, including language (see answer to question 12, below).

7) When did you think that the "Self" emerged? When did we start to have conscience of ourselves as individuals?

Because apes recognized themselves in mirrors and behave in other ways that suggest they have some sense of self, hominins have probably always had some degree of self awareness. That said, I think the sense of self probably increased dramatically in conjunction with frontal lobe reorganization that entailed a differential increase in the front-most sector, known as Brodmann’s area 10. This subregion is the largest in the prefrontal cortex and is very large in people compared to apes. Its functions are multifaceted and remain somewhat mysterious. Part of BA 10 is important for prospection (imagining future scenarios). I think we see evidence for changes in this part of the brain in Australopithecus africanus, who lived from 3.2 to 2.5 million years ago. Again, we do not know when (before then) this region began to change.

8) About the relationship between the biological and cultural evolution, and about the nature/nurture debate, what is your point of view?

Nature and nurture were/are both important for hominin evolution, and the cultural end of things seems to speed up the pace of change. To some degree, certain monkeys and apes have been shown to have culture.

9) For the study of evidences of our remote past, what research method do you use currently?

I work with endocasts from the interior of skulls of extant and extinct primates that reproduce details of external neuroanatomy including vascular patterns and (with luck) sulcal and gyral patterns that characterize the cerebral convolutions, which may (in some cases) have functional implications. The volumes of braincases are also good proxies for brain size, and fossil skeletons permit us to estimate body weights and statures. I am privileged to have enjoyed a long collaboration with a wonderful group of scientists at Mallinckrodt Institute of Radiology in St. Louis (Washington University School of Medicine). We use medical imaging technology such as three-dimensional computed tomography (3DCT) to study brain evolution. Using these techniques, we are able to obtain and measure ‘virtual endocasts’ from cat scans of fossil hominin skulls. Currently, we are working on projects related to the new hominin species, Homo floresiensis (‘Hobbit’).

10) What evolutionary pressures do you think that influenced the differentiation between masculine and femenine brain, both anatomically and functionally? How this differentiation produced differences In terms of behavior?

I think it all goes back to reproductive fitness. Natural selection operated differently on males who (unconsciously) sought/seek to maximize the number of their offspring by mating as widely as possible, and females who strive to produce a few high-quality offspring that will survive long enough to bear their own young. On average, men have brains adapted for navigating and general visual/spatial processing, whereas women are more verbal and generally better at intuitively understanding social communications including language. These are huge generalizations, of course, and there is enormous overlap in the cognitive abilities of the two sexes. Nevertheless, neuroanatomical and behavioral differences between males and females are documented by a large scientific literature and fit well with the hypothesis that men and women, like male and female species of other primates, have different ‘reproductive strategies’ for maximizing their genetic contributions to future generations. Bottom line: Men are capable of fathering huge numbers of offspring, but women can only have so many. This single fact caused the two sexes to adopt different unconscious reproductive strategies that are related to their neuroanatomical and associated behavioral differences.

11) Do you expect great news from the ongoing work for the sequentiation of the Neanderthal genome? About that, what provisional conclusions may we extract about the Neanderthal language based on this work and others?

Although I am optimistic that the Neanderthal genome project will eventually produce meaningful results, I think that, so far, the mixed and sometimes contradictory results preclude concluding anything definitive about Neanderthal phylogeny or language. Neanderthals have been subjected to bad press ever since Marcellin Boule’s unkind (to say the least) description of La Chapelle-aux-Saints in 1908, and I think this bias continues to have an impact on how they are viewed today. Despite arguments that invoke FOXP2 genes or reconstructions of laryngeal anatomy, I believe that there is nothing in Neanderthal’s cultural achievements, brain size, or brain morphology (as far as one can tell from endocasts) that is inconsistent with their having had language.

12) What is your opinion about the common areas in the brain that control hand gestures and mouth? Do you think that a little reconfiguration of this area permitted to go from gestural language with some proto-syntax to a true spoken language?.

Because of the discovery of mirror neurons and results of various functional imaging studies (e.g., based on PET and fMRI), I now think that evolutionary ‘tinkering’ of hand representations was of major importance for the emergence and development of language. Animals explore and manipulate their environments with appendages such as trunks, snouts, and hands. Grasping hands, of course, are crucial for monkeys, apes and humans, and it is well known that hands evolved in hominins (e.g., our opposable thumbs). So, too, would have hand representations in the brain, and it is a good bet that Broca’s speech area and more medial areas involved with syntax were co-opted from hand representations. As a result, we hominins ‘grasp’ our worlds not just with hands but also using the vocal/auditory channel. As to gestural origins of language, I no longer believe that gestural and vocal communications were selected for in a particular sequence. Rather, the whole package (and let’s throw in prosody or tone-of-voice) was there (albeit in primitive forms) from the get-go. For a variety of reasons, I think that full-blown music and language evolved in lockstep with each other during millions of years as the musical and linguistic sides of the brain (right and left, respectively) enlarged, reorganized, and became better at processing complex sounds. Our ancestors would have been waving their hands and keeping time to the beat through the whole thing (as we still do).

13) Who are we?

We are big-brained primates who are descended from terrestrial, territorial ancestors that had social organizations based on dominance hierarchies, especially among males. Alas, because of our combination of evolved cognition and territoriality, the future of our species appears tenuous.

En castellano:

1)- ¿Qué presiones evolutivas cree que pudieron propiciar el desarrollo de un cerebro más grande, en términos relativos al peso corporal?.

Curiosamente, el tamaño del cerebro se incrementó en muchos linajes de mamíferos durante los últimos 65 millones de años, y, como observó el difunto Leonard Radinsky, la razón de esto sigue siendo un misterio. Sin embargo, se ha mostrado que, en cierto grado, hay una relación estadística entre el tamaño de cerebro y la inteligencia, de modo que tal vez sea simplemente que, en general, durante el Cenozoico se seleccionaba una mayor inteligencia. De cualquier forma, los homininos llevaron esta tendencia hasta el extremo desarrollando cerebros que son (hoy), como media, de tres veces el tamaño predicho para primates de parecido tamaño corporal. Con respecto al comportamiento específico que llevó a este incremento en tamaño de cerebro durante la evolución de nuestros ancestros, ha habido muchas tentativas de explicación. Si tuviese que elegir un, digamos, primer motor, sería el lenguaje, porque está universalmente presente y es universalmente importante entre los humanos, y otros animales no lo tienen.

2) ¿Qué ventajas piensa que pudo proporcionarnos, según se iba desarrollando, un cerebro más grande y con más neocórtex?.

Nuestros cerebros tienen exactamente la cantidad de neocórtex que alguien puede predecir para primates no humanos con similares tamaños de cerebro. Pienso que los cerebros más grandes e internamente reorganizados permitieron el incremento de habilidades computacionales que los homínidos utilizaron para muchas cosas, incluyendo el lenguaje.

3)-¿En qué momento de la evolución de los homínidos comienzan a apreciarse lateralización de funciones y desarrollo del lóbulo frontal?.



Esas tendencias habían comenzado probablemente en el tiempo en que los homínidos se separaron de los ancestros de los chimpancés (alrededor de hace 5-7 millones de años) porque uno ve indicios de ello en los primates actuales. Aunque es un error común creer que los humanos tenemos relativamente grandes los lóbulos frontales, Kateria Semndeferi (U. de California, San Diego) y sus colegas han puesto en duda esta idea. En vez de crecer diferenciadamente, los lóbulos frontales de los homínidos cambiaron (fueron re-cableados) internamente. De moldes (endomoldes) de la parte interior de calaveras fosilizadas, uno ve signos de cambios de la forma del lóbulo frontal que probablemente iban asociados con re-cableados internos en un grupo de homínidos que vivieron hace entre 2.5 y 3.2 millones de años.(Australopitecus Africanus, llamado comúnmente Australopiteco grácil) Pero no sabemos cuando esos cambios comenzaron.

4) ¿Qué evidencias paleoantropológicas ha hallado que apuntan a sus ideas sobre la necesidad de un buen sistema de refrigeración en el cerebro para que este sea mayor?.


Si. Debido a que los cerebros son muy sensitivos al calor, existen mecanismos vasculares para regular la temperatura del cerebro en diferentes animales (incluyendo primates, serpientes y jirafas). Cuando los homínidos se convirtieron en bípedos, su sistema vascular estuvo sometido a cambios en las condiciones grativacionales, lo que causó que éste se reorganizara. Esto aparece en distintas formas en dos líneas mayores de homínidos, el australopiteco robusto (Parantropo), por un lado y el australopiteco grácil y sus descendientes Homo, por el otro.

La evidencia de esto consiste en impresiones y agujeros dejados, respectivamente, en las calaveras por los senos venosos y pequeñas venas que atraviesan el cráneo (venas emisarias). Las venas emisarias, en la gente viva, son parte del sistema vascular general que hipotéticamente (de acuerdo con fisiólogos del ejercicio) intervienen en el enfriamiento de los cerebros sobrecalentados durante el ejercicio. El registro fósil muestra que esas venas incrementaban en frecuencia a medida que el tamaño del cerebro se incrementaba en la variedad grácil de australopiteco-Homo, pero no en los Parantropos (que tenían una variedad diferente de sistema vascular, que no era eficiente para enfriar cerebros).

Yo lancé la hipótesis de que esa red de emisores fue seleccionada en conjunción con la vida activa, expuesta al sol, en habitats de la Sabana abierta, y que liberaba de restricciones térmicas, que hasta ese momento mantenía los cerebros a un volumen limitado. (y así continuó en los parántropos). Esta es una idea mecanicista, en la cual el radiador craneal (así se llamó a esa red) fue vista como un liberador, que permitió al tamaño de cerebro ser seleccionado para habitats con estrés térmico. Desde que esa hipótesis fue publicada por primera vez, (1990), nuevas evidencias han venido a la luz que la dan soporte. En 1996, Wolfgang Zenker y Stefan Kubik demostraron las bases anatómicas para el enfriamiento selectivo del cerebro (y, por tanto, el radiador craneal) en Homo Sapiens. Nuevas evidencias también sugieren que el Parántropo evitaba las regiones abiertas y áridas, y en cambio, prefería las porciones mas arboladas del mosaico de hábitats (D. J. de Ruiter et al., 2008). La hipótesis del radiador no responde a al pregunta del por qué se seleccionaron cerebros mas grandes; solamente explica las adaptaciones térmicas que permitieron al cerebro ser mas grande por selección natural.

5) ¿Qué se sabe del origen del lenguaje?. ¿Cuáles son sus hipótesis al respecto?. ¿Hablaban otras especies extintas emparentadas con la nuestra?.


El asunto del origen del lenguaje ha sido altamente controvertido desde al menos 1866, desde que la Sociedad Lingüística de Paris famosamente descartó los artículos sobre el asunto, razonando que eran demasiado subjetivos y especulativos para ser tomados seriamente. Hoy, hay varias escuelas opuestas de pensamiento. Algunos investigadores creen que el lenguaje evolucionó lentamente desde las llamadas de nuestros ancestros primates; otros (a menudo lingüistas) piensan que fue una fenómeno relativamente reciente que ocurrió súbitamente en términos relativos, quizás en conjunción con ciertas mutaciones genéticas. Yo estoy entre los del primer grupo.

Creo que los primeras semillas que eventualmente dieron lugar al lenguaje (y la música) pueden ser las llamadas de contacto de los mamíferos entre madres y sus crías perdidas. Estas llamadas de contacto sufrieron un cambio inesperado cuando el bipedísmo fue seleccionado entre nuestros ancestros. Debido a restricciones anatómicas, asociadas con el caminar en dos piernas, los bebés ya no quisieron quedar en el suelo, como los niños ahora, y yo pienso que sus respuestas vocales y las respuestas tranquilizadoras de las madres abrieron nuevos canales vocales que llevaron, a lo largo de mucho tiempo a canciones de cuna, expresiones cariñosas con los niños, a un proto-lenguaje y finalmente, un lenguaje. Es mucho mas complicado, pero esa es, en esencia, mi hipótesis. (Tengo un libro sobre el asunto, que aparecerá en el 2009: Finding Our Tongues: Mothers, Infants, and the Origins of Language, Basic Books.) Si, pienso que otros homínidos como los Neandertales, tenían lenguaje.

6) ¿Qué importancia concede a la liberación de la mano y a la subsiguiente manipulación de herramientas en nuestro desarrollo cognitivo?.



Ahora pienso que la liberación de las manos fue muy importante, no solo para uso de las herramientas, sino porque las representaciones de la mano en el cerebro fueron co-optadas y re-cableadas para facilitar la comunicación social, incluyendo el lenguaje. (Ver la respuesta 12, más abajo).


7) ¿Cuándo diría que surgió el "yo", cuando empezamos a ser conscientes de nosotros mismos como individuos?.


Debido a que los monos se reconocen en los espejos y se comportan de otras maneras que sugieren que tienen algún sentido de si mismos, los homínidos han tenidos probablemente siempre algún sentido de consciencia de si mismos. Dicho esto, pienso que el sentido de uno mismo probablemente se incrementó dramáticamente en conjunción con la reorganización del lóbulo frontal, que entrañaba un incremento diferencial en la parte más frontal, conocida como Área 10 de Brodmann. Esta subregión es la más grande en el cortex prefrontal y es muy grande en comparación con los primates. Sus funciones son múltiples y permanece como un misterio de alguna manera. Parte de A B 10 es importante para la prospección (la imaginación de escenarios futuros). Pienso que vemos evidencia de cambios en esta parte del cerebro en Australopitecus Africanus, que vivió hace de 2.3 al 2.5 millones de años. De nuevo, no conocemos cuando esta región comenzó a cambiar.


8) ¿Cual es su punto de vista sobre la relación entre evolución biológica y cultural, así cómo en el debate naturaleza/crianza?.


Lo congénito y lo adquirido fueron y son importes para la evolución de los homínidos, y la parte cultural del asunto parece que acelera el ritmo de cambios. En cierto grado, se ha visto que ciertos monos tienen cultura.


9) ¿Qué métodos utiliza en la actualidad para estudiar los restos del pasado remoto?.


Trabajo con moldes internos de las calaveras de primates existentes y extintos que reproducen detalles de la neuroanatomía externa, incluyendo patrones vasculares y (con suerte) los patrones de surcos y giros que caracterizan las circunvoluciones cerebrales, que pueden (en algunos casos) tener implicaciones funcionales. Los volúmenes de las carcasas cerebrales son también buenas aproximaciones del tamaño del cerebro, y los esqueletos fósiles permiten estimar el peso del cuerpo y su estatura. Me siento privilegiada de haber disfrutado de una larga colaboración con un grupo maravillosos de científicos en el Mallinckrodt Institute of Radiology en St. Louis (Washington University School of Medicine), Usamos tecnología de imágenes médicas, como tomografía 3D computerizada (2DCT) para estudiar la evolución del cerebro. Usando esas técnicas, somos capaces de obtener y medir "moldes virtuales" de escáneres de gatos y calaveras de homínidos. Actualmente, estamos trabajando en proyectos relacionados con nuevas especies de homínidos, Homo floresiensis ("Hobbit").


10) ¿Qué circunstancias cree que propiciaron las diferencias anatómicas y funcionales entre los cerebros masculinos y femeninos?. ¿Cómo se refleja esto en terminus de conducta?

Creo que tiene que ver enteramente con la eficiencia reproductiva. La selección natural operaba de forma diferente en machos, que (inconscientemente) tienden a maximizar el numero de su descendencia por el medio de aparearse lo mas ampliamente posible, y las hembras, que intentan producir unos pocos descendientes de alta calidad, que sobrevivan lo suficiente como para generar su propia descendencia. De media, los hombres tienen cerebros adaptados para navegar y para el procesado visual/espacial general, mientras que las mujeres son más verbales y genialmente mejores a la hora de entender la comunicación social intuitivamente, incluyendo el lenguaje. Estas son grandes generalizaciones, por supuesto, y hay mucho solapamiento en las habilidades cognitivas en los dos sexos. No obstante, las diferencias neuroanatómicas y funcionales entre hombres y mujeres están documentadas por una literatura científica extensa, y encajan bien con la hipótesis de que hombres y mujeres, como los machos y la hembras de otros primates, tienen diferentes estrategias reproductivas, para maximizar sus contribución genética a las futuras generaciones. En pocas palabras, los hombres son capaces de ser padres de una cantidad enorme de descendencia, pero las mujeres solo pueden tener unos pocos. Este simple hecho causó que los dos sexos inconscientemente adoptaran diferentes estrategias reproductivas que están relacionadas con sus diferencias neuroanatómicas y de comportamiento.

11)¿Espera grandes noticias de la labor en curso para la secuenciación del genoma del hombre de Neandertal?. ¿Qué conclusiones provisionales podemos extraer sobre el lenguaje del hombre de Neandertal basándonos en este y otros trabajos?

Aunque soy optimista acerca de que el proyecto del genoma del Neardental producirá resultados, pienso que, hasta el momento, los confusos y a veces contradictorios resultados impiden concluir nade definitivo acerca de la filogenia o lenguaje del Neandertal. Los Neandertales ha sido objeto de mala prensa desde la burda (por decirlo suavemente) descripción de Marcellin Boulé de la Chapelle-aux-Saints en 1908, y pienso que este prejuicio continua teniendo un impacto en cómo son vistos hoy en día. Aparte de los argumentos que invocan genes FOXP2 o reconstrucciones de la anatomía de la laringe, pienso que no hay nada en los logros culturales, el tamaño del cerebro, o la morfología del cerebro (en lo que tiene que ver con los moldes cerebrales) del Neardental que sea inconsistente con haber tenido lenguaje.

12) ¿Cuál es su opinión sobre las áreas cerebrales comunes que controlan los gestos de la mano y la boca en el desarrollo del lenguaje? ¿Cree usted que una pequeña reconfiguración en esa zona permitió pasar de un idioma gestual con alguna proto-sintaxis a un verdadero lenguaje hablado?

Debido al descubrimiento de neuronas espejo y los resultados de varios estudios de imágenes (por ejemplo basadas en PET u fMRI), ahora pienso que los "retoques" evolutivos de las representaciones (cerebrales) de las manos fueron de mayor importancia para la emergencia y desarrollo del lenguaje. Los animales exploran y manipulan sus entornos con apéndices como trompas, hocicos y manos. Las manos prensiles, por supuesto, son cruciales para los monos, primates y humanos, y es bien conocido que las manos evolucionaron en los homínidos (por ejemplo, nuestro pulgar opuesto). Luego, también, teníamos representaciones de las manos en el cerebro, y es lógico pensar que el área del habla de Broca y áreas mas medias relacionadas con la sintaxis fueran co-optadas a partir de las representaciones de las manos. Como resultado, nosotros los homínidos expresamos nuestras palabras no solo con las manos sino también usando el canal voz/oído. Con respecto al origen gestual del lenguaje, ya no creo que el lenguaje gestual y vocal fueran seleccionados en una secuencia particular. Por el contrario, el sistema completo, (Y quitemos de esto la prosodia o el tono de voz) estaba ahí desde el comienzo. Por una variedad de razones, pienso que la auténtica música y el lenguaje evolucionaron conjuntamente durante millones de años a medida que las partes musicales y lingüísticas del cerebro (derecho e izquierdo, respectivamente) aumentaron, se reorganizaron, y fueron mejores en el procesado de sonidos complejos. Nuestros ancestros debían haber agitado sus manos en sincronía con el ritmo de todo ese proceso (y todavía lo hacemos).

13) ¿Quiénes somos?

Somos primates con grandes cerebros que descendemos de ancestros territoriales y terrestres que tenían organizaciones sociales basadas en jerarquías de dominancia, especialmente entre los hombres. Por desgracia, debido a nuestra combinación de evolucionada cognición y territorialidad, el futuro de nuestra especie parece brumoso.

También publicado en Desde el Exilio.

2 comentarios:

Blastocito dijo...

Muy interesante. Leí algo de las ideas de Dean Falk en la obra de Steven Mithen "los Neanderthales cantaban rap".

Germánico dijo...

Hola Blastocito,

Me alegro que te haya interesado. En efecto, Mithen menciona a Falk en esa obra, en al menos dos ocasiones, que yo recuerde. También lo hace Arsuaga en La Especie Elegida, y otros muchos autores, prestigiosos científicos y divulgadores. Como digo en el post se trata de una antropóloga muy prestigiosa e influyente, y, lo que es más importante, lo es entre otros científicos prestigiosos e influyentes.

Un saludo.