sábado, octubre 30, 2010

Psicología forense (entrevista a Stephen Porter)

Raskólnikov meditó mucho antes de dar el paso decisivo. Había planificado su crimen circunspecta y pormenorizadamente. No había además, en él, ningún mal, a la luz de su razón: se trataba nada más de asesinar a una vieja tacaña, a una perversa usurera que se enriquecía mientras él pasaba penalidades, en parte a costa de las mismas. Llegado el momento se dirigió con determinación a cumplir su ciega voluntad de matar y robar. No contaba, Raskólnikov, en sus abstractos escenarios mentales, con los imprevistos que iban a surgir, ni con los temores y cargos de conciencia que iba a padecer tras su truculento crimen. Al final, profundamente angustiado y desesperado, enfermo incluso, él mismo terminará por confesar, encontrando en ello y en el castigo que le será impuesto una especie de liberación.

Este personaje de Fiódor Dostoyevski, protagonista de la célebre novela Crimen y Castigo, refleja exquisitamente la psicología de un criminal poco dotado por la naturaleza para la enormidad de un crimen violento. Demasiado profundo, moral hasta lo obsesivo, Raskólnikov no estaba bien pertrechado mentalmente para matar y salir psicológicamente indemne. Ni siquiera aunque la persona a la que diese muerte no fuese más que una alimaña inmunda merecedora de semejante fin. Para haberlo hecho con éxito hubiera tenido que poseer al menos una de las "cualidades" de su víctima: una perfecta falta de escrúpulos y empatía.

Es muy posible que el ámbito en el que mejor pueda apreciarse la imperfección del diseño de nuestra mente sea el del crimen. En lugar de satisfacer nuestros impulsos de forma ordenada, resolviendo los conflictos bajo el arbitraje de una razón armonizadora, nos entregamos a toda suerte de excesos y comportamientos desordenados o desproporcionados. Nuestra mente es el campo de batalla de numerosos instintos enfrentados. El cenit del aparente despropósito lo encontramos en el comportamiento criminal, en el que hacen acto de presencia, juntos casi siempre, la violencia y el engaño, tácticas una brutal y otra sutil, de tomar del prójimo lo que consideramos nuestro y de dar monstruosa resolución a esos inacabables debates que se producen en nuestro cerebro-mente, en la red difusa (y todavía poco conocida en su detalle preciso) de circuitos que va del sistema límbico emocional al lóbulo frontal ejecutivo y ejecutor.

La proclividad al crimen es mayor en unas personas que en otras. Factores genéticos y ambientales influyen en el desarrollo de una personalidad psicopática y antisocial. Entre los sexos hay notables diferencias. No sólo en la predisposición al crimen mismo, sino al tipo de crimen. Estas diferencias revelan asimismo las muy distintas estrategias cognitivas y emocionales adoptadas por hombres y mujeres en la "batalla de los sexos", en el trato social y a la hora de abordar la supervivencia en general.

La psicología forense estudia el comportamiento humano en este difícil terreno del crimen y su castigo, que se encuentra incómodamente situado en la borrosa frontera que apenas separa nuestra mente civilizada de su compañera de viaje salvaje, nuestros instintos morales de sus inmorales e íntimos enemigos, la verdad sentida y creída de la retorcida y estudiada mentira.

Stephen Porter, de la Universidad de British Columbia, es uno de los más destacados psicólogos forenses de nuestro tiempo. Se dedica a investigar en profundidad las artimañas de los delincuentes a la hora de ocultar a los demás sus crímenes e intenciones criminales. En esto sigue la estela del gran Paul Ekman, cuyos trabajos sentaron las bases de las modernas técnicas de detección de mentiras. También está interesado en cómo el sistema penal falla, a la hora de condenar a los culpables y librar de pena a los inocentes. En este área le interesa comprender cómo las decisiones judiciales pueden verse alteradas por los sesgos en nuestra psicología, así como el modo en que los recuerdos son tergiversados por el contexto en el que se recuerdan, conduciendo a falsas acusaciones.

El Profesor Porter ha tenido la amabilidad de respondernos unas preguntas. El siempre paciente y amable José Miguel Guardia revisó el correcto inglés de las mismas. Yo realicé por mi cuenta y riesgo la traducción de las respuestas. Acepto gustoso las criticas a la misma, que me ayudaran a revisarla y corregirla en aquellos puntos en los que no sea precisa.

En inglés:

1.-What does forensic psychology study?

Forensic psychologists study human behaviour that occurs at the intersection of psychology and law. This includes legal decision-making, criminal behaviour, victimology, deception detection, mental disorder and crime, personality and crime, and eyewitness memory.

2.-Which neural networks get activated when we lie? What are the basic corporal, behavioral and expressional signals of lying?

The neuroscience of lying is still in its infancy and much more work is needed before we can come to sound conclusions about brain activity and lying. However, neuroimaging research has indicated that having hidden or "guilty" knowledge about crime (for example, knowledge that only the killer would have) is associated with certain neural network activity. The general picture emerging from the early work is that deceptive knowledge is associated with increased prefrontal, parietal, and anterior cingulate cortex activation. Great caution is required in applying this research because most of the work to date has been conducted with rather low-stakes lies.

Specific behavioural cues with the strongest support to date include illustrators or gestures with the hands and arms (a major increase or decrease), reduced blink rate, increased response latency (that is, longer time before responding), longer and more frequent pauses, reduced speech rate, vague descriptions, repeated details, overly structured productions (indicating rehearsal), a lack of contextual embedding, and a lack of specific conversation concerning incidents involving multiple persons (i.e. most serious crimes). Further, the lie catcher should be highly attuned to idiosyncratic ‘slips’ – including verbal (such as tense changes; e.g. suspect in a missing persons case refers to the missing individual in the past tense) non-verbal (such as unconscious communications to the interviewer including potential crime re-enactments), and facial cues (involuntary fleeting emotional expressions typically occurring in the upper or lower face only and false expressions more generally), and (3) depending on the context, the lie detector also should consider the use of strategic interviewing techniques such as manipulating a suspect’s cognitive load (making him or her think hard), asking unanticipated questions, assessing response accuracy on guilty-knowledge questionnaires, and the strategic use of evidence to direct questioning and detect deception.

3.-How advanced is research on methods of lying detection? Will it be possible, in the future, to recognize a terrorist before he acts, or to determinate the guilt of an accused in a trial just through their neural changes, facial expressions or other corporal signals?


The science of deception is advanced in the sense that hundreds of studies have been conducted on behavioural cues to deception. On the other hand, only a handful of studies have been conducted on truly "high-stakes" lies and much more work is needed. I would predict that soon it will be possible to identify people who are hiding information or their intentions based on a combination of facial expressions, body language, and their statements to the informed observer. Our studies on training effectiveness suggest that professionals can learn to spot high-stakes liars with 80%+ accuracy, however these lies are about past events - not future intentions. The research on detecting malicious intent is in its' infancy. More research on this type of deception, and the ethical dilemma that exposing malicious intent without action poses, is required before it is put into practice.

4 .- How valid are eyewitnesses testimonials? How trustable are their recollections?

It depends on a host of factors. In general, traumatic experiences are relatively well-remembered, in contrast to the Freudian notion of repression. So if one is physically or sexually assaulted, her memories will be accurate and enduring relative to ordinary experiences. However, interestingly, emotional or traumatic memories also are highly vulnerable to misinformation, such as misleading questions (see Porter, Demitrioff, & ten Brinke, 2009). Police interviewers can ask questions in a way that leads the witness or victim to recall the crime in a way that dramatically differs from the way the crime actually happened. Research even suggests that people can be led to recall entire events that never occurred with highly suggestive questioning (e.g., Porter, Taylor, & ten Brinke, 2008).

5 .- How can we trace the psychological profile of a criminal?

Traditionally, psychological profiles are highly unreliable and intuitive. However, research over the last decade suggests that close attention to crime scene characteristics and the nature of violence to the victims can indicate specific personality features of perpetrators. For example, research indicates that such information can indicate with relative confidence whether the crime was perpetrated by a psychopath versus non-psychopathic perpetrator (e.g., Porter, Woodworth et al., 2003) or by multiple versus individual perpetrators (Juodis et al., 2009).

6 .-What are the characteristics of a psychopathic personality?

The psychopathic personality is generally someone who has no conscience, in terms of remorse, empathy, or emotion in general. In criminal populations, psychopaths are prolific - they commit a greater number of crimes and more violent crimes than non-psychopathic criminals. He or she tends to be superficially charming with the gift of gab, have no intellectual deficit and be highly attuned to spotting vulnerable victims. Alarmingly, psychopathic offenders appear to be able to use this interpersonal style to negotiate plea bargains, shorter sentences and earlier releases from prison, despite their poor performance in the community. Of course, psychopathic personalities do not appear solely in criminal populations. These personality traits can also allow an individual to flourish in the business world. For example, Bernie Madoff, who engineered the largest Ponzi scam in history, has been described as possessing psychopathic features. The study of "snakes in suits" is currently a burgeoning field of research in forensic psychology.

7.-What have been your greatest professional achievements in both the theoretical and in the practical fields, regarding the application of your knowledge to capture criminals?

I would consider one of my main achievements to be bringing the science to legal professionals on detecting deception, false memories, homicide, and the psychopathic personality through training workshops and talks. Our group has spoken with numerous groups including crime investigators, judges, lawyers, prosecutors, workers' compensation staff, forensic psychiatrists, human rights tribunals, immigration boards, and investigative journalists. In this way, we are bring science to the real world, and hopefully helping legal professionals to catch liars and criminals and to improve legal decision-making in general. Our recently published "Dangerous Decisions Theory" (DDT) offers a comprehensive model considering how mistakes get made in the criminal justice system, including how smooth liars fool judges and juries but also how innocent accused persons get "rail-roaded" through tunnel vision and a series of natural human decision-making biases (Porter & ten Brinke, 2010).

8.-What are you now working on?

My lab is working on several issues that we see as critical in understanding human behaviour in the legal context. We are a) conducting the largest scale study to date of high-stakes deception by investigating the verbal, body language and facial expressions of people publicly pleading for the return of a missing relative but who turn out to be the killer; b) examining the relation between negative emotion and memory; c) examining how psychopaths identify and select emotionally vulnerable victims; and d) examining how the face of the defendant influences legal decision-making (for example, how is the evidence relating to someone who happens to have an "untrustworthy" face evaluated relative to someone who has a trustworthy-looking face.

En castellano:

1.-¿Qué estudia la psicología forense?

Los psicólogos forenses estudian el comportamiento humano que se da en la intersección de la psicología y el derecho. Esto incluye la toma de decisiones jurídicas, el comportamiento criminal, la victimología, la detección de mentiras, los trastornos mentales y la delincuencia, la personalidad y los crímenes, y la memoria de los testigos presenciales.

2.-¿Que redes neuronales se activan cuando mentimos? ¿Cuáles son los signos corporales, conductuales y expresivos básicos de la mentira?

La neurociencia de la mentira se encuentra todavía en su infancia y aún se precisa un gran trabajo antes de que podamos llegar a conclusiones sólidas sobre la actividad cerebral y la mentira. No obstante, la investigación con neuroimágenes ha puesto de manifiesto que tener un conocimiento oculto o "culpable" sobre un crimen (por ejemplo, un conocimiento que sólo el asesino tuviera) está asociado con la actividad de ciertas redes neuronales. El cuadro general que se desprende de estos primeros trabajos es que el conocimiento del engaño está asociado con un aumento de la actividad de las cortezas prefrontal, parietal y cingulada anterior. La aplicación de esta investigación requiere mucha cautela, ya que la mayoría de los trabajos hasta la fecha se han realizado con mentiras en las que hay poco en juego. Los indicios específicos del comportamiento con más fuerte apoyo hasta la fecha son las ilustraciones o los gestos con manos y brazos (un aumento o disminución importante de los mismos), la reducción de la tasa de parpadeo, una mayor latencia en las respuestas (es decir, más tiempo antes de responder), pausas más largas y más frecuentes, un descenso de la velocidad del habla, descripciones vagas, repetición de detalles, unas producciones demasiado estructuradas (que indican que han sido ensayadas), falta de un encaje contextual, y la falta de conversación específica relativa a los incidentes con víctimas múltiples (es decir, los crímenes más graves).

Además, el cazador de mentiras debe estar muy en sintonía con los “resbalones” idiosincrásicos - incluidos los verbales (como cambios en el tiempo verbal ; por ejemplo que el sospechoso de un caso de desaparición se refiera a la persona desaparecida en pasado), no verbales (como las comunicaciones inconscientes al interrogador, incluidas potenciales recreaciones del crimen), y señales faciales (expresiones emocionales involuntarias y fugaces que normalmente se producen solo en la parte superior o inferior del rostro y de forma más general simplemente expresiones falsas), y (3) en función del contexto, el cazador de mentiras debe asimismo considerar el uso de técnicas de entrevista estratégica tales como manipular la carga cognitiva de un sospechoso (haciéndole pensar mucho), realizar preguntas imprevistas, evaluar la precisión de las respuestas en cuestionarios sobre lo que conoce el culpable, y el uso estratégico de las pruebas para dirigir las preguntas y detectar el engaño.

3.-¿Cómo está de avanzada la investigación en métodos de detección de mentiras? ¿Será posible, en un futuro, reconocer a un terrorista antes de que actúe, o determinar la culpabilidad de un acusado en un juicio solo a través de sus cambios neuronales, de expresiones faciales o de otras señales corporales?

La ciencia del engaño está avanza en el sentido de que se han realizado cientos de estudios sobre señales conductuales del engaño. Por otro lado, sólo un puñado de estudios han sido realizados con verdaderas mentiras de "alto riesgo", y aún es necesario mucho trabajo. Me atrevo a predecir que pronto será posible identificar a personas que ocultan información o sus intenciones, basándonos en una combinación de expresiones faciales, lenguaje corporal, y declaraciones que hagan al observador informado.

Nuestros estudios sobre la eficacia de la formación sugieren que los profesionales pueden aprender a detectar a los mentirosos de alto riesgo, con un 80% + de exactitud, sin embargo, estas mentiras son de lo ocurrido en el pasado - no sobre intenciones de futuro. La investigación sobre la detección de intenciones maliciosas está en su infancia. Más investigaciones en este tipo de engaño, y el dilema ético de la exposición de intenciones maliciosas sin que se pase a la acción, se requieren antes de que esto sea puesto en práctica.

4 .- ¿Qué validez tienen los testimonios de los testigos presenciales? ¿Cuán confiables son sus recuerdos?
Depende de una serie de factores. En general, las experiencias traumáticas son relativamente bien recordadas, contrariamente a la noción freudiana de represión. Así que si uno es física o sexualmente asaltado, sus recuerdos serán precisos y duraderos en comparación con los de las experiencias ordinarias.Sin embargo, curiosamente, los recuerdos emocionales o traumáticos también son altamente vulnerables a las desinformaciones, tales como las de las preguntas engañosas (véase Porter, Demitrioff, y Ten Brinke, 2009). Los interrogadores policiales pueden hacer preguntas de modo que conduzcan al testigo o víctima a recordar el crimen de una manera radicalmente diferente a la forma en que ocurrió realmente. La investigación sugiere incluso que la gente puede ser llevada a recordar eventos completos que nunca sucedieron a través de interrogatorios altamente sugestivos (por ejemplo, Porter, Taylor, y Ten Brinke, 2008).

5 .- ¿Cómo podemos trazar el perfil psicológico de un criminal?

Los perfiles psicológicos, tradicionalmente, son bastante intuitivos y poco fiables. Sin embargo, la investigación en la última década sugiere que prestar atención a las características de la escena del crimen y a la naturaleza de la violencia infringida a las víctimas puede indicarnos rasgos específicos de personalidad de los autores. Por ejemplo, la investigación apunta a que esa información puede indicar con relativa confianza si el crimen fue perpetrado por un psicópata o por un no psicópata (por ejemplo, Porter, Woodworth et al., 2003) o por múltiples individuos o uno solo (Juodis et al. 2009).

6 .- ¿Cuáles son las características de una personalidad psicopática?

La personalidad psicopática es generalmente la de alguien que carece de conciencia, en términos de remordimiento, empatía, o emociones en general. Dentro de la población criminal los psicópatas son prolíficos - cometen un mayor número de crímenes y más violentos que los delincuentes no psicópatas. Él o ella tienden a ser superficialmente encantadores con el don de la palabra, no tienen deficiencias intelectuales y están muy sintonizados para reconocer a víctimas vulnerables. Alarmantemente, los delincuentes psicópatas parecen ser capaces de usar este estilo interpersonal para negociar acuerdos de culpabilidad, sentencias más cortas y excarcelaciones más tempranas, a pesar de su pobre desempeño en la comunidad. Por supuesto, las personalidades psicopáticas no aparecen exclusivamente entre la población criminal. Estos rasgos de personalidad también pueden permitir a un individuo medrar en el mundo de los negocios. Por ejemplo, Bernie Madoff, que diseñó la mayor estafa piramidal de la historia, se ha descrito como poseedor de rasgos psicopáticos.El estudio de las "serpientes de traje" es actualmente un campo floreciente de la investigación en psicología forense.

7.-¿Cuáles han sido sus mayores logros profesionales, tanto en lo teórico como en la aplicación práctica de su conocimiento para capturar criminales?

Consideraría uno de mis principales logros el llevar la ciencia a los profesionales de la ley en lo referente a la detección de engaños, falsos recuerdos, homicidios y personalidades psicopáticas, a través de talleres de capacitación y charlas. Nuestro grupo ha hablado con numerosos grupos, incluyendo investigadores criminalísticos, jueces, abogados, fiscales, indemnizadores de personal, psiquiatras forenses, tribunales de derechos humanos, juntas de inmigración, y periodistas de investigación. En este sentido estamos acercando la ciencia al mundo real, y esperamos poder ayudar a los profesionales de la ley a atrapar a los mentirosos y a los criminales y a mejorar la toma de decisiones jurídicas en general. Nuestra recientemente publicada "Teoría de las Decisiones peligrosas" (DDT) ofrece un modelo completo que considera cómo se cometen los errores en el sistema de justicia penal, incluyendo cómo suaves mentirosos embaucan a los jueces y a los jurados, y también cómo personas inocentes acusadas son "encarriladas" a través de una visión de túnel y una serie de sesgos naturales humanos en la toma de decisiones (Porter & Ten Brinke, 2010).

8.-¿En qué está trabajando ahora?

Mi laboratorio está trabajando en varios asuntos que consideramos fundamentales para entender el comportamiento humano en el contexto legal. Estamos a) realizando el estudio de mayor escala hasta la fecha sobre el engaño de alto riesgo, mediante la investigación del lenguaje verbal, corporal y las expresiones faciales de las personas que piden públicamente el retorno de un familiar desaparecido, y que luego resultan ser el asesino; b) examinando la relación entre las emociones negativas y la memoria; c) examinando cómo los psicópatas identifican y seleccionan a las víctimas emocionalmente vulnerables, y d) examinando cómo el rostro del acusado influye en la toma de decisiones jurídicas (por ejemplo, cómo se evalúan las pruebas relativas a una persona que resulta tener un rostro que no inspira confianza en comparación con las de otro que tenga un rostro que inspire confianza.

6 comentarios:

El escritor dijo...

¿ves a tu al rededor? La humanidad está agonizando paulatinamente.

Ahora mira tu mano. Yo tambien la tengo, es la semilla de la razón que dará de comer al mundo nuevamente,que florecera replanteando la persepetiva del paisaje para siempre.


EN 2 SEMANAS....
http://escrituraeilustracion.blogspot.com/

Loreto dijo...

Me ha gustado mucho este blog, gracias por toda esta información y conocimiento. Quisiera saber si han publicado alguna entrevista al Doctor Brian Weiss. Creo que sería muy interesante contrastar el lado científico con la experiencia y el conocimiento del Dr. Weiss sobre la evolución de las almas. Gracias.

Germánico dijo...

Hola escritor,

¿Haciendo publicidad de tu (futuro) blog?

Hola Loreto,

No tengo el gusto de conocer al Sr. Weiss...¿podrías facilitarme más información?

Augie March dijo...

Enhorabuena otra vez por el blog,

recuerdo que cuando era niño encontré en las estanterías de mi casa "La máquina de la mente", de un tal Eysenck. Todo lo que comenta Porter como su trabajo actual se planteaba en ese libro y supongo que los jurados populares han seguido funcionando aun cuando no se han resuelto ninguna de esas cuestiones.

Seguro que el freudianismo y el enfoque sesentayochista han tenido mucho que ver en el estancamiento de esta vertiente del conocimiento.

Germánico dijo...

Hola Augie,

Gracias por tu valoración del blog.

Si, es cierto, el psicoanálisis se ha revelado nefasto, en particular por lo que se refiere a los falsos recuerdos generados por sugestión.

No conozco el libro que mencionas. No obstante desde que lo descubrieras se han realizado importantes avances en este campo, con investigadores como Paul Ekman, Elizabeth Loftus, Daniel Schacter o el propio Porter.

Con lo de enfoque sesentayochista no se si te referirás a alguna falsa concepción de la naturaleza humana derivada de una antropología relativista o a alguna otra cosa. Pero, en efecto, lo que Pinker denomina teoría standar de las ciencias sociales ha supuesto una seria limitación al avance de las ciencias humanas y sociales durante mucho tiempo.

Anónimo dijo...

El médico de la reencarnación Brian Weiss ha sido intervenido por la policía en EEUU por los delitos de fraude y estafa. Pueden ver estos enlaces:
http://ddata.over-blog.com/xxxyyy/5/12/15/21/THE-ORGANIZED-CRIME-OF-DR.pdf
http://www.redune-prevencionsectaria.org/pages/EL_CRIMEN_ORGANIZADO_DEL_DR_BRIAN_LESLIE_WEISS-8682586.html