sábado, junio 05, 2021

Más allá de los gorilas en la niebla (Entrevista a Jordi Galbany)

 

Jordi Galbany


Hoy entrevistamos al Dr. Jordi Galbany, primatólogo y antropólogo, actualmente profesor adjunto en la Universitat de Barcelona, siendo docente del Departamento de Psicología clínica y Psicobiología. Anteriormente fue investigador postdoctoral en el Primate Life History Lab, Center for the Advanced study of Human Paleobiology, de la George Washington University, del cual sigue siendo investigador asociado. A su vez, es uno de los docentes de la asignatura de Primatología de Campo del Máster en Primatología de la Universitat de Girona, y es, entre otras cosas, vicepresidente de la APE (Asociación Primatológica Española) y Codirector del Departamento de Investigación del Instituto Jane Goodall España.


Se encuentra inmerso, desde hace ya unos años, en el estudio de los primates vivos y sus interacciones y adaptaciones al hábitat, en particular en su ecología alimentaria, crecimiento y desarrollo, siendo particularmente conocido su trabajo con gorilas de montaña (Gorilla beringei beringei). Pero estas son unas de las muchas labores de un primatólogo de campo. 


Nos viene a la mente, más que nunca, y precisamente por este gran simio que se encuentra en peligro, la trágica historia de Gorilas en la Niebla, siendo Dian Fossey la encargada de transmitir al mundo la amenaza real, la humana, que vivía hace cuarenta años y vive a día de hoy esta especie, con sus luces y sus sombras. Estos gorilas habitan los densos y bosques lluviosos salpicados de nubes de los Volcanes de Virunga, en elevaciones entre 2,000-4,000 metros en los Parques Nacionales de Mhaginga y Bwindi (Uganda), Volcanes (Ruanda) y de Virunga (República Democrática del Congo), y se estima que su población ronda entre los 400 y 700 sujetos. Nunca el cielo estuvo tan cerca, no hacen falta metáforas.


Por ello, es para mí un placer y un honor poder entrevistar a este gran primatólogo que se encarga de recordarnos que, más allá de ser testigos de una extinción a cámara lenta de estos hermosos primos lejanos nuestros, debemos seguir luchando por su conservación y su estudio. Hasta el final.


jueves, mayo 27, 2021

Lobo: la falsa amenaza amenazada (entrevista a Angel M. Sánchez)

 

Ángel Manuel Sánchez

"Llévame, Señor, a un planeta sin explorar, rebosante de nuevas formas de vida. Colócame al borde de un páramo virgen, salpicado de montículos, déjame recorrerlo a mi propio ritmo y subir a la cordillera más próxima, y a su debido tiempo cruzar a la pradera del otro lado para buscar otros pantanos, praderas y cordilleras. Permite que sea el Carlos Linneo de este mundo, equipado tan solo con cajas y botes para los ejemplares, lupa y cuadernos de notas, pero concédeme siglos en lugar de años. Y si en algún momento llegara yo a hartarme de la tierra, déjame embarcarme y hacerme a la mar en busca de nuevas islas y archipiélagos. Déjame ir solo, al menos durante algún tiempo, y yo os informaré a Ti y a los seres que amo, y publicaré periódicamente informes de mis descubrimientos para mis colegas. Si fuiste Tú quien me dio este espíritu, crea una recompensa adecuada por utilizarlo virtuosamente". Edward
 O. Wilson "El Naturalista" (1996) - Capítulo 10, El Pacífico Sur.


En el cuento de Pedro y el Lobo, un joven pastor, Pedro, se dedica a dar la falsa voz de alarma a su pueblo de que se acerca un lobo, como forma de burla y entretenimiento.

Los vecinos, con su natural tendencia a ayudar, acuden a proteger al rebaño de Pedro y al propio Pedro de tan terrible amenaza: un lobo solitario. 

Tras gastar la broma de mal gusto a los vecinos más de la cuenta, llega un día que, en efecto, aparece un lobo, y Pedro pide auxilio a los vecinos, pero estos no acuden en su socorro porque entienden que se trata de una más de las gracietas de mal gusto del joven pastor. Y el proverbial lobo malvado y solitario instalado en el imaginario popular a través de cuentos y leyendas, ataca al rebaño de Pedro.

Desde luego la moraleja de este cuento es clara, y el cuento es una buena historia, con la salvedad de que el lobo del cuento no se corresponde con el lobo del mundo real, que estudian los naturalistas de campo que, ni es solitario -salvo en circunstancias muy particulares de cambio de manada (y familia)- ni tiene particular preferencia por los animales domesticados por el hombre, prefiriendo a ungulados silvestres.


Si, como dice la Biblia, en sentido negativo, "el hombre es un lobo para el hombre", no puede decirse lo mismo del lobo salvo en un sentido generalmente positivo: el lobo es un lobo para el lobo. Los lobos viven en clanes familiares y se cuidan unos a otros, trabajan en equipo y juegan unos con otros, cuando tienen ocasión, sobre todo los más jóvenes. No sé si esto les sonará a algo, pero a mí me recuerda a la imagen que tenemos los humanos de nosotros mismos cuando estamos entre "los nuestros". Y, para ser más preciso, me recuerda a nuestra especie en su estado natural, cuando formábamos grupos de cazadores-recolectores, antes de que llegasen la agricultura, los asentamientos permanentes y, en fin, eso que llamamos Civilización, que nos ha domesticado tanto como nosotros hemos domesticado a otras especies, lobo incluido.

Por supuesto no se trata aquí de cuestionar nuestros logros como especie cultural y creadora de todo un mundo propio, que se superpone y atraviesa el natural, que es el original y la matriz que nos envuelve y que nos empeñamos en rasgar y cortar. 

Pero el hombre, ocupando toda la tierra, ha dejado pocos espacios y corredores "humanitarios" al resto de las especies. Tenemos un elevado concepto de nosotros mismos y despreciamos a otras especies silvestres (salvajes) y a los pocos humanos que todavía viven en algo parecido al estado de naturaleza de nuestra especie, considerados salvajes, en el sentido peyorativo del término. 


El lobo ha sido particular objeto de persecución y de caza en nuestro perverso juego de autoensalzamiento, eligiéndose siempre como el malo por excelencia en nuestras fábulas y cuentos, por ejemplo el de Pedro.

Pero la moraleja del "que viene el lobo" debería cambiarse por "que viene el hombre". Pues realmente el mayor depredador y destructor gratuito de lo natural es el Homo sapiens sapiens

Domesticando al lobo creamos por selección artificial una gran cantidad de razas de perros. Hubo un momento en el pasado en el que algunos lobos y humanos se unieron, y se percataron de que trabajaban muy bien en equipo. Y si esto fue posible se debió, sin ningún género de dudas, al carácter social, grupal y familiar de ambas especies, y a los mecanismos afectivos que compartían como mamíferos inteligentes prosociales y eusociales.

El lobo, en estado de naturaleza, es lo que es, un animal que forma grupos familiares, territorial, y un depredador en lo más alto de la cadena trófica. Es carnívoro, y se alimenta de otros animales, generalmente herbívoros, que a su vez se alimentan de las plantas, que  son seres vivos, todo sea dicho. Forma parte de un ecosistema en el cual todos los animales juegan un papel (más evidente o más sutil) en la preservación del ecosistema mismo. Cazar lobos no es buena idea, se mire por donde se mire. Si matas a un lobo no estás matando a un animal solitario y feroz que está al acecho para hacer lo propio contigo, sino que estás asesinando a un miembro importante de una familia, y probablemente destrozando a esa familia, lo cual hace que sus probabilidades de supervivencia disminuyan. Con esa muerte además, se restringen los beneficios que ese grupo familiar realiza sobre el resto del ecosistema en la "cascada trófica" e impulsa al resto del grupo familiar o los individuos aislados restantes a cazar presas más fáciles (ganado), en Ecología, ninguna acción negativa sale gratis...

Pero, como antes decía, los naturalistas de campo ya conocen al lobo, en todo su esplendor, y en el contexto natural en el que viven sus grupos, formando una parte importante del conjunto, como depredador, desde luego. Pues como depredador es necesario para el equilibrio de todo el ecosistema del que forma parte.

Ángel M. Sánchez es investigador en la Universidad de Alcalá y director de un proyecto pionero relacionado con la Ciencia Ciudadana y la conservación del lobo ibérico en España a través del estudio de su dinámica poblacional y el estado de conservación de sus hábitats naturales. www.censoloboiberico.org 

Nadie puede hablar con mayor autoridad de la preservación de los lobos en España que quien estudia sus poblaciones: se trata de una titánica tarea en la que se ha tratado de implicar a la sociedad en la protección del lobo. Generalmente no sales a dar un paseo al monte y te cruzas con un lobo o una manada de lobos. Hay que esperar, observar, monitorizar, grabar ....etc. Se extraen luego datos estadísticos que deben ser debidamente tratados para que la estadística no arroje resultados sesgados y engañosos, o tenga muestras muy pequeñas o poco representativas. 

El Ministerio de Transición Ecológica se vio enfrentado al de Agricultura en el Consejo de Ministros del Gobierno de España. El primero abogaba por la protección del lobo, no por buenismo, sino por la importancia ecológica de la especie; el otro abogaba por que el lobo pudiera ser cazado (bajo ciertas circunstancias, con licencias, etc).

El motivo de la disputa era que el lobo era el presunto culpable de ataques al ganado del sector agropecuario, que se veía perjudicado en sus legítimos intereses económicos. El asunto daría para muchos debates, pero en última instancia el ataque del lobo al hombre y a sus reses no es ni remotamente comparable al ataque del hombre al lobo y sus ecosistemas.

Hoy, después de mucho tiempo, el lobo está en la lista de especies protegidas, es uno más en las Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. Un pequeño paso para el hombre, y un gran paso para la biodiversidad y la sostenibilidad de los ecosistemas ibéricos.

Ángel M. Sánchez ha contribuido con su trabajo a que esto sea posible. Entré en contacto con gracias a un mutuo amigo y naturalista empedernido, David G. Jara. Y en la Nueva Ilustración Evolucionista hemos tenido la inmensa fortuna de entrevistarle para poder, por fin, hablar del Lobo, como especie, y no como malo de la historia.



1.- El lobo es visto, en la cultura popular, como un animal solitario y feroz. Frases como "el hombre es un lobo para el hombre" o "es un lobo solitario", y cuentos populares como Caperucita o los tres Cerditos, proyectan esa imagen de animal huraño, que va por el mundo sólo en busca de víctimas propicias (pobres corderos) para su mortal mordisco. Pero los estudios de etología y ecología del lobo nos muestran una imagen muy alejada de este depredador. ¿Como son realmente los los lobos?

Los lobos son animales maravillosos de extraordinaria y compleja conducta y de los que nos queda mucho por aprender para incluso conocernos mejor nosotros mismos. Son muy parecidos a nuestra especie, viven en grupos familiares, cuidan de sus pequeños y de sus mayores, transmiten la información de su grupo familiar a través de "sabios" que son los encargados de transferirla a las generaciones futuras. Sin la extinción de la gran Megafauna carnívora del Pleistoceno, tanto lobos como humanos se hubiesen visto abocados a medrar como modestos carroñeros a su sombra, se puede decir por tanto que lobos y humanos, hemos evolucionado de manera muy próxima...  

En la cultura judeocristiana, el lobo fue identificado con el Maligno, el demonio Astaroth, archiduque del “oriente de los infiernos”, por ejemplo, cabalgaba a lomos de un lobo, con estos precedentes, estaba claro que el mítico cánido, no podía tener mucho futuro en nuestro supersticioso entorno. Paradójicamente, otras culturas, como las de los indios americanos, lo veneraban y representaban como animal totémico.

2.- Es interesante observar la estructura de las "manadas" de lobos, que suelen ser por lo general familias, salvo en el caso de algún lobo juvenil que emigra (a veces miles de kilómetros, en busca de nuevas tierras para formar su propia familia). ¿Como tienden a distribuirse los lobos? ¿cómo se relacionan entre sí en la manada y frente a otros grupos de lobos no emparentados? ¿Tienen más en común con los humanos de lo que muchos humanos quisieran reconocer?

Efectivamente, las manadas son denominadas de manera incluso más correcta, grupos familiares. Los lobos se distribuyen en función del alimento (ungulados silvestres) y el área de refugio, prefieren zonas libres de injerencias humanas, sobre todo durante la época de reproducción, aunque soportan perfectamente al ser humano, conviviendo de manera bastante armoniosa con él y sus usos, siempre que no haya persecución sobre la especie, lo cual sucede en raras ocasiones.

Estamos tan relacionados que hace unos 40.000 años, un linaje de lobos se acercó a los poblados y hogueras humanas para quedarse a vivir allí. La exitosa unión de estos perros-lobo con los cromañones, en plena Edad de Hielo, probablemente provocó el declive final y la extinción de los Neandertales. Sobre ello se puede acudir a las publicación de Pat Shipman, de la Universidad de Pennsylvania (Nota 1) y posteriormente al trabajo de Anna Maria Kubicka, del Departamento de Biología Humana de la Evolución, Facultad de Biología, Adam Mickiewicz University, Poznan, en Polonia (Nota 2).

Sobre el particular pueden ver más en las notas (3) y (4).

3.- Se teme el ataque del lobo en la naturaleza, pero está comprobado que los lobos nos temen y evitan, por regla general. Como dice el naturalista alemán Peter Wohlleben, todos los años hay multitud de ataques de cánidos a humanos, muchos fatales, pero el agresor es un perro, el lejano descendiente del lobo, que convive con nosotros. ¿Qué hay de los ataques al ganado humano por parte de lobos? ¿Son realmente tantos y hacen peligrar a la industria ganadera como dicen una y otra vez? 

Los ataques históricos de lobo a humanos en España se pueden contar con los dedos de una mano, por el contrario, todos los años se matan centenares de lobos en nuestro País (Nota 5) y siempre se han producido en circunstancias muy especiales.

Los ataques de perros a humanos, ganado o animales silvestres (muchas veces achacados a los lobos), se cuentan por decenas de miles en diferentes países, incluso en algunos como reino Unido, donde no hay lobos hace cientos de años (Nota 6:  6.1, 6.2, 6.3, 6.4, 6.5, 6.6).

El sector agroganadero europeo y en concreto el español, cobra importantes subvenciones europeas de la PAC que conllevan claros compromisos ambientales de conservación de hábitats y biodiversidad (el lobo entre ella). No se deberían poder cobrar estas ayudas si a la vez se presiona para poder cazar especies como el lobo, muchas veces hasta la extinción, como sucede en el Cuera asturiano. Los ataques del lobo, muchos de ellos falsos y/o no debidamente peritados para evitar conflictividad (consiguiendo exactamente lo contrario) afectan a menos del 1% de la cabaña ganadera española, esto sería perfectamente subsanable con la actuación decidida de las Administraciones y sobre todo, con la implementación de adecuadas medidas preventivas y/o disuasorias y la contratación de seguros ad hoc, por parte de los profesionales del sector ganadero (Nota 7).

Por otra parte, en los territorios donde el lobo está presente, los atropellos de ungulados silvestres se reducen un 25%. El ahorro sanitario al evitar estos accidentes, supera con creces los gastos en compensación por daños a la ganadería…(Nota 8)


4.- ¿Cuántas especies de lobos se conocen en el mundo? ¿Como afectan a los ecosistemas en los que están presentes con su presencia? ¿Cómo explicar al público la importancia de un depredador que se encuentra en lo alto de la cadena trófica desde una perspectiva ecológica?

Aunque hace miles de años hubo varias especies de lobos, el linaje predominante actualmente, es el del lobo gris (Canis lupus) de distribución Holártica. Recientemente estudios moleculares han descubierto que el lobo del Himalaya (Canis himalayensis) -antes -Canis lupus chanco- podría ser considerado una especie con entidad propia, aunque los autores no se ponen de acuerdo, la UICN, no lo reconoce como especie diferenciada (Nota 9).  Los lobos rojos (Canis rufus) e incluso (Canis lycaon) con distribución en el E y SE de Norteamérica no son considerados lobos grises verdaderos y tienen una taxonomía complicada. El lobo etíope o abisinio con distribución en el E de África, no es considerado un lobo verdadero por la mayoría de los autores, se separó del linaje de los lobos de Arabia (Canis lupus arabs) en tiempos relativamente recientes.

Nuestros lobos ibéricos proceden de los lobos grises euroasiáticos (Canis lupus lupus), que, por aislamiento geográfico, dieron lugar a una subespecie propia (Canis lupus signatus) al igual que sucedió con los de Italia (Canis lupus italicus) que actualmente se distribuyen por Italia, Francia, Suiza, Luxemburgo, ocasionalmente en España (a través de Pirineos) etc.

El perro doméstico (Canis lupus familiaris) también se considera una subespecie de lobo gris, así como el dingo australiano (Canis lupus dingo). Aunque no todos los autores se ponen de acuerdo en estas categorías subespecíficas. 

5.- Como especialista en censar los lobos de nuestro país, ¿podrías comentarnos en qué situación se hallan hoy en día? ¿Se pueden considerar una especie en vías de extinción si no se la protege taxativamente? ¿Qué hay de ibérico en el lobo ibérico? 

Autodefinirse como especialista en algo, sería muy soberbio por mi parte. Digamos que estudio las tendencias poblacionales del lobo en España y el estado de conservación de sus hábitats naturales. Me ayuda un extraordinario equipo de personas a las que estamos formando de manera continuada en las diferentes áreas loberas de España. 

El principal problema de conservación para la población de lobos en la Península Ibérica lo representa su aislamiento poblacional y con ello, la escasa variabilidad genética de la especie comparada con poblaciones de otras zonas donde no ha sido sometida a tanta presión humana. En los años 70s del siglo XX, la especie fue sometida a un tremendo estrés poblacional debido a la caza, legal e ilegal, envenenamientos, etc., mediante las llamadas Juntas de Extinción de Animales Dañinos y Protección de la Caza que la puso al borde de la extinción en España (Notas 10 y 11) y con ello la especie se vio sometida a un llamado “cuello de botella genético” por el que unos pocos individuos supervivientes, incluso emparentados, dieron lugar a la población actual, de muchos más individuos, pero genética muy empobrecida. Esta escasa variabilidad genética implicaría una menor adaptabilidad a los cambios ambientales y con ello pondría en peligro a toda la población ante la llegada, por ejemplo, de una enfermedad. Si en los próximos años, no se favorece el desarrollo de corredores biológicos seguros para la especie que permitan la entrada de “nuevas genéticas centro-europeas” a través de los Pirineos y su posterior dispersión a nivel peninsular, como por otra parte siempre sucedió, además de prohibir su caza e incluir a la especie en el “Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial”, como el oso, el lince, las grandes rapaces, etc., prohibiendo de este modo su caza y cualquier tipo de control poblacional por parte de las administraciones, el lobo ibérico se vería de nuevo seriamente amenazado de extinción en las próximas décadas.


En este enlace, Agustín G. Ureta. (Catedrático Derecho Administrativo Universidad del País Vasco), analiza a través de un reciente artículo porqué el lobo no debe cazarse ni al Sur ni al Norte del Duero (una división artificial y absurda), ya que la población española de lobo se encuentra en un estado de conservación desfavorable, argumento técnico-legal suficiente para que no se mate ni un solo lobo más en España, ni en caza “legal” ni en controles.


6.- ¿Cómo se encuentran los ecosistemas ibéricos de salud? ¿Cuáles son los mejores remedios y medidas para permitir que mejoren y mantengan la luz de la naturaleza salvaje encendida en nuestra geografía?

Los hábitats naturales en la mayoría del territorio español están en un estado de conservación desfavorable y en ello tiene que ver de manera directa o indirecta, el ser humano. 

Sería prioritario recuperar estos ecosistemas a través de todos sus componentes, así como evitar la fragmentación de hábitats, otro grave problema. En algunas de nuestras áreas de trabajo, en la provincia de Ávila, por ejemplo, no hay prácticamente presencia de ungulados silvestres en el territorio, en favor de una ganadería extensiva descontrolada que arrasa la componente fértil del suelo y eutrofiza los cauces fluviales de montaña convirtiéndolos en abióticos. En este escenario, el lobo, superviviente nato, difícilmente puede hacer otra cosa que atacar al ganado para poder sobrevivir. Sería relativamente fácil solucionar esta problemática, el caso es que no se hace… 

En ciertas zonas de los Himalayas indios, por ejemplo, los ganaderos locales dejan regenerar parte de los pastos de montaña para que sirvan de alimento a los ungulados silvestres y no pastorean en ellos. De este modo, disminuyen significativamente el ataque de los depredadores sobre su ganado. Si además desarrollan medidas de protección de éste, la problemática se minimiza enormemente.

7.- ¿Podrías contarnos un poco sobre tu trabajo en este campo? ¿Qué objetivo te gustaría alcanzar en relación con nuestra fauna y flora y el animal que se haya en su pináculo, el lobo?

Somos un proyecto científico a medio/largo plazo basado en la Ciencia Ciudadana, que a través de la formación y la concienciación intenta implicar a la Sociedad Civil en las labores de conservación de la Biodiversidad y el Medio Ambiente, en este caso focalizados en una pieza tan fundamental e indispensable de los ecosistemas ibéricos como es el lobo. En nuestro proyecto, no solamente contamos lobos. A través de una metodología científica estricta y la formación continuada de los voluntarios que participan en el proyecto, nos dedicamos a buscar respuestas acerca de la situación poblacional del lobo en la Península Ibérica así como a evaluar el estado de conservación de sus hábitats naturales, pasados, presentes y futuros, para de este modo poder influir en los tomadores de decisiones de las diferentes Administraciones, tratando, mediante la recolección y análisis de los datos recolectados con nuestra metodología científica, de evitar el tipo de gestión irracional de la especie que se da en la actualidad en toda España.

8.- Sobre el futuro de la especie....

La inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESRPE) por parte del MITECO (Nota 12) , prohibiendo su caza, marca un hito histórico para la conservación del lobo en España, sin duda mejorará la situación actual de conservación de la especie en España, realmente mala. Aunque si se permiten los controles poblacionales como hasta ahora, tendremos una situación similar a la que se produce en CCAA y provincias al Norte o el Sur del Duero, donde el lobo está protegido y/o no es especie cinegética y se le continúa matando por decenas todos los años. El “Miteco” debe ser valiente y dar el paso para equiparar legislativamente al lobo con otras especies emblemáticas de nuestra fauna (oso, lince, grandes rapaces, etc.). Actores privados e interesados no pueden seguir decidiendo e influyendo negativamente sobre la conservación de nuestro Patrimonio Natural Común. Así mismo, se debe favorecer la creación de corredores seguros (sin caza), tanto dentro del territorio español, como paneuropeos, para favorecer el intercambio genético entre las diferentes subpoblaciones. Las poblaciones de lobo ibérico son probablemente las más aisladas y de menor variabilidad genética de toda Europa.


Notas:

Nota 1- 2015. The Invaders. How Humans and Their Dogs Drove Neanderthals to Extinction. London: The Belknap Press of Harvard University Press Cambridge, England, 288 pp. ISBN: 978-0- 674-73676-4.

Nota 2- 2016. Anthropological Review. Vol. 79, 217–220 

Nota 3-https://www.theguardian.com/science/2015/mar/01/hunting-with-wolves-humans-conquered-the-world-neanderthal-evolution

Nota 4-https://www.researchgate.net/publication/301358303_The_Invaders_How_Humans_and_Their_Dogs_Drove_Neanderthals_to_Extinction_-_Book_Review

Nota 5- https://censoloboiberico.files.wordpress.com/2018/03/informe-mortandad-lobo-iberico-20171.pdf

Nota 6- 

6.1-https://www.theguardian.com/environment/2021/jan/29/dog-attacks-on-livestock-increased-in-lockdown-say-farmers

6.2- https://www.youtube.com/watch?v=ObNcjwqNM0E 

6.3- https://www.youtube.com/watch?v=-__wkAMsnZI

6.4- http://sierrasalvada.blogspot.com/2011/01/el-mastin-ese-perro-util-pero-peligroso.html

6.5- https://www.elcorreo.com/bizkaia/nervion/alertan-ante-aumento-20190205181318-nt.html 

6.6- https://fb.watch/5IJCpJsD37/ 

Nota 7-https://www.eldiario.es/sociedad/ataques-ganado-suponen-cabana-espanola_1_3888804.html

Nota 8-https://www.pnas.org/content/118/22/e2023251118

Nota 9- https://www.iucnredlist.org/fr/species/3746/163508960#conservation-actions

Nota 10-https://quincequinces.files.wordpress.com/2012/11/lo-mejor-de-los-ac3b1os-50.pdf

Nota 11- 

https://riuma.uma.es/xmlui/bitstream/handle/10630/10014/TD_Marquez_Caas.pdf

Nota 12-

https://www.miteco.gob.es/es/prensa/ultimas-noticias/el-miteco-publica-el-proyecto-de-orden-ministerial-que-incluye-al-lobo-en-el-listado-de-especies-silvestres-en-r%C3%A9gimen-de-protecci%C3%B3n-especial-/tcm:30-526376

 

¡Hasta pronto, amigos!

lunes, marzo 29, 2021

Un filósofo en Silicon Valley (Entrevista a Hans Ulrich Gumbrecht)

Hans Ulrich Gumbrecht


Si buscamos la raíz etimológica de la palabra Utopía, nos encontraremos con la conjunción de dos términos griegos: ou (no) y topos (lugar). El sabio inglés Tomás Moro acuñó este término para dar nombre a una isla en la que el ser humano, en sociedad, lograba la armonía, la abundancia y la felicidad. 

Ciertamente no fue Moro el primero ni sería el último en soñar una sociedad ideal. El propio creador del "mundo de las ideas" (ideal en sí), el brillante filósofo griego Platón elucubró, en uno de sus célebres Diálogos, sobre una República en la que todo parecía estar en su sitio, cabalmente ordenado. 

Después de Moro fueron muchos los ideales de sociedad que se postularon, pero acaso el que más repercusión tuvo, mucho más allá de la pura ideación, fue el de Karl Marx, el economista, sociólogo y filósofo alemán que hizo que un fantasma recorriera Europa, cuna del capitalismo y la industrialización, en el siglo XIX, y proyectara su larga sombra aún sobre nuestro tiempo.

El Socialismo, al menos el denominado científico, el real, no trajo la sucesión de etapas en la historia típicamente Hegeliana que predecía, con un final característicamente utópico de una sociedad en la que todos fuéramos iguales, libres y sabios; más bien produjo colapsos y miserias allá donde trató de instaurarse.

La idea subyacente de un Progreso hacia un mundo mejor se estampó contra el Muro de Berlín y los escombros que dejó su caída, pero eso no hizo a los idealistas de corte socialista utópico perder sus esperanzas por mucho tiempo. Nuevas causas les estaban esperando. 

Tampoco el llamado Capitalismo (término que curiosamente acuñó Marx), entendido no como un sistema planificado sino como un orden espontáneo, más en la línea del economista austriaco Friedrich Hayek, traía el anhelado progreso, y menos aún el fin de la historia del que habló Francis Fukuyama, en su forma de Democracia Liberal de Corte Occidental. También el elemento mítico se escondía detrás de estas ideas que, si bien no contenían en sí una utopía, sí tenían algo de panacea. Pero aunque el anhelado Progreso, con mayúsculas, no llegaba, las ciencias avanzaban aceleradamente y su plasmación en las tecnologías, que requería iniciativas e incentivos económicos fuertes, comenzó a generar un pujante negocio y una mejora sustancial y renovación de los objetos de uso cotidiano. 

Con la llegada de la electrónica, y luego de las máquinas de cómputo, con el uso del abundante silicio de las arenas, se produjo la verdadera revolución, que en nada podía asimilarse a una revuelta social para cambiar el orden institucional, como las revoluciones socialistas. 


William Shockley, uno de los científicos de Bell Laboratories, en Wisconsin, que contribuyó al desarrollo del transistor, pieza clave en todo circuito electrónico (lo cual le valió el Premio Nobel, que recibió conjuntamente con los colegas con los que había trabajado), emigró después a California, y tras unirse a él más científicos brillantes fundaron, sin haberlo previsto, Silicon Valley (Valle del Silicio). 

Curiosamente Silicon Valley no es topográficamente un valle, como la isla de Moro bien pudiera no ser una isla, pero se ha convertido en el epicentro del más espectacular -no por ello el mejor- avance tecnológico de la historia. Este lugar geográfico ha creado el "no lugar", la Utopía de la Red y sus múltiples aplicaciones y terminales, que se encuentran en todas partes del mundo y en ninguna.

La Utopía como "no lugar" se ha realizado, e incluso como Progreso - en un sentido puramente tecnológico- se va realizando también. Pero dista mucho de haber comenzado a realizar siquiera los ideales de Moro y de todos los utópicos que le precedieron y le sucedieron en la marcha arrolladora de la Historia Universal, a la que Hegel trataba de dar sentido (en los dos sentidos del término).

Sin embargo algunas de las nuevas utopías nacen en ese "valle" que no es un valle, donde todo parece posible: utopías tecnológicas de viajes interestelares y colonizaciones de planetas, de transhumanismo, de "singularidades" en la inteligencia artificial....

Y hoy, podría decirse con cierto "desconcierto", que el espíritu del mundo, en un sentido Hegeliano, se encuentra en Silicon Valley, y en su cercana universidad de Stanford, donde ejerció la docencia en literatura y filosofía durante casi cuarenta años nuestro ilustre invitado, el Profesor Hans Ulrich Gumbrecht.

Desde una perspectiva que procura sea neutra, rodeado de tecnólogos, él, que apenas hace uso de las nuevas tecnologías; de archimillonarios por otra parte poco ostentosos que representan la nueva versión del "sueño americano" como si de una nueva versión de dispositivo o sistema operativo se tratara, él, que obtiene una remuneración más bien modesta, al menos si se compara con sus vecinos; recibió en sus clases a muchos brillantes alumnos que, para su sorpresa, viniendo del ámbito de los estudios tecnológicos, buscaban también el espíritu del mundo que ha representado y de algún modo siguen representando la filosofía y la literatura.

El Profesor Gumbrecht ha escrito un fascinante libro fruto de la fascinación experimentada por él en la soleada California, y en la luz que desde allí se irradia a todo el mundo: El Espíritu del Mundo en Silicon Valley, y ha tenido la inmensa amabilidad de responder las preguntas formuladas desde La Nueva Ilustración Evolucionista, y además lo ha hecho directamente en castellano, dado que vivió un tiempo en España y conoce bien nuestro país, sus idiosincrasias y, por supuesto, su lengua. Agradecemos al Profesor Gumbrecht que nos haya dedicado un poco de su ocupado tiempo, saltando el océano a velocidades cercanas a las de la luz gracias a las tecnologías que Silicon Valley nos han traído.

Apple Park, en Silicon Valley



1.- Humanidades y Ciencias han permanecido separadas de forma un tanto artificial durante mucho tiempo -y la filosofía había pasado a considerarse parte de las humanidades- pero ahora parecen confluir. ¿Cómo contribuye a ello el espíritu de Silicon Valley? 

Institucionalmente, la separación entre las ciencias naturales y las humanísticas no es tan antigua. Se introdujo, por vez primera en la Universidad de Berlín, a partir de 1890 -como una reacción, entonces plausible, a la divergencia cada vez mayor de estilo y praxis entre ambas. Si se produce hoy en día una reaproximación, creo que se debería exclusivamente a la llamada "filosofía analítica", que es una filosofía que intenta cumplir con criterios de lógica semejantes a aquellos aplicados en las ciencias naturales. Ahora bien, dudo que tal aproximación de la filosofía analítica tenga mucha influencia sobre aquellos de entre los programadores de Silicon Valley que leen filosofía. Lo que ellos necesitan existencialmente de la filosofía nada tiene que ver con la lógica formal.


2.- En estos tiempos de acelerados avances tecnológicos, el ser humano se debate en una disonancia cognitiva entre la tecnofilia y la tecnofobia. ¿Qué perspectiva filosófica nos dice más de nuestra situación histórica y emocional, la de Hegel o la de Kierkegaard? 

Depende de con qué se asocie la filosofía de Hegel y Kierkegaard. 

Si vemos en Hegel al filósofo decisivo en el impulso de la búsqueda de secuencias "necesarias" en el pasado de las que pudieran derivarse "predicciones filosóficas" del futuro (como se intentó desde el marxismo), a mi juicio dicha perspectiva es poco convincente hoy en día.

Kierkegaard, en contraste, es considerado normalmente como uno de los fundadores del pensamiento existencialista, es decir, del pensamiento que procura identificar perspectivas generales (no leyes) para mejor comprender y afrontar la vida individual. Creo que esta preocupación "existencial(ista)" atrae hacia la tradición filosófica a bastantes personas de Silicon Valley - y en general a mucha gente en nuestro tiempo que se siente sobrecargada por la complejidad de su vida cotidiana.

3.- ¿Se puede decir que exista algo parecido a una filosofía subyacente en los tecnólogos, o más bien beben de fuentes filosóficas distintas? 

Mi idea -medio irónica- de que Hegel hoy en día identificaría a Silicon Valley como la "sede del espíritu del mundo" surge de la impresión de que ningún trabajo cognitivo en nuestro tiempo tiene una influencia tan decisiva sobre nuestra vida diaria como el que conduce a los productos de Silicon Valley (en definitiva, hacia los productos de tecnología electrónica), lo cual no quiere decir que las personas que diseñan estos productos (los llamados "programadores") tengan alguna filosofía subyacente o siquiera algú interés por lo que entendemos como Filosofía. Se trata simplemente de mujeres y hombres muy inteligentes, y entre ellos algunos tienen un gusto por la lectura y el debate filosóficos en un sentido clásico, de filosofía no analítica, que en lengua inglesa se conoce como "Continental Philosophy".

4.- ¿Qué hay de los usuarios finales de las brillantes creaciones tecnológicas, se están entonteciendo y volviendo incapaces de leer atentamente un libro de filosofía, como sugieren algunos pensadores? 

Si, en efecto, tengo colegas e incluso amigos contemporáneos que perciben de esa manera tan pesimista el impacto de las tecnologías electrónicas sobre nuestra mente y nuestro pensamiento.

Yo considero que la realidad es más compleja, habiendo tanto efectos positivos como negativos del auge de estas tecnologías. Probablemente la "duración de la atención" (Attention Span") se ha reducido en las últimas décadas en muchos jóvenes. Al mismo tiempo parece haber crecido su capacidad de asimilar y analizar fenómenos y situaciones complejas "a primera vista".

Una descripción cercana de gran interés la podemos encontrar en el libro "Petite Poucette", del filósofo francés Michael Serres. 

Por otro lado, y aunque pueda ser una impresión propia de Stanford -esto es, de una universidad de élite, y en consecuencia también muy personal- creo que los estudiantes más inteligentes que tuve nunca en la que ha sido una carrera académica de casi medio siglo, fueron los de los últimos años anteriores a mi jubilación en 2018 -muchos de los cuales eran estudiantes de ingeniería que se apuntaron voluntariamente a las clases de filosofía y literatura de "al lado".

5.- En nuestros días se ha producido un renovado interés por la filosofía clásica, en particular de las escuelas estoica, epicúrea, escéptica y cínica. ¿Cree que tiene alguna relación este renovado interés con las innovaciones que afectan de manera directa a nuestras vidas? 

Estoy de acuerdo en que hay un renovado interés por las escuelas y tradiciones a las que se refiere, que son del corte "existencial(ista)" al estilo de Kierkegaard mencionado más arriba -sin que tengan por ello con él una relación histórica directa. 

Esto parece indicar que el interés por la filosofía de nuestros contemporáneos, incluidos los programadores de Silicon Valley, tiene que ver con una nueva complejidad jamás antes vista en nuestras vidas cotidianas individuales, que no depende necesariamente de la tecnología.


Esta complejidad también es consecuencia del hecho de que jamás en la historia conocida tantos individuos hayan tenido tanta libertad para dar forma a su vida individual como hoy en día. Considero, por cierto, este aumento en la libertad como una condición positiva, aunque normalmente no haga nuestra vida individual más fácil.

lunes, marzo 08, 2021

Nada en moralidad tiene sentido si no es a la luz de la evolución (Entrevista a Jonathan Haidt)

Jonathan Haidt

Es imposible exagerar la importancia de Jonathan Haidt en el estudio de la moralidad. Su artículo El perro emocional y su cola racional -y luego su libro la Mente de los Justos- revolucionaron la psicología moral y la filosofía moral. Sin duda, hay un antes y un después de Haidt en el estudio de nuestra mente moral. Antes de Haidt, la investigación sobre el juicio moral estaba dominada por un enfoque racionalista, según el cual el juicio moral es causado por el razonamiento moral. Haidt plantea que el razonamiento moral no causa el juicio moral; más bien, el razonamiento moral suele ser una construcción post hoc, generada después de que se haya alcanzado un juicio. El modelo intuicionista afirma que el juicio moral es generalmente el resultado de evaluaciones rápidas y automáticas (intuiciones). Según Haidt, su modelo es más coherente que los modelos racionalistas con los hallazgos recientes de la psicología social, cultural, evolutiva y biológica, así como de la antropología y la primatología. El tema no está resuelto, por supuesto, y tras el vendaval intuicionista que supuso Haidt, empieza otra vez a señalarse el papel del razonamiento moral en nuestros juicios morales. Pero lo importante es que Haidt ha generado un gran debate y mucha investigación que ha hecho avanzar nuestro conocimiento en este campo.



Su aportación principal se ha concretado en la llamada Teoría de los Fundamentos Morales que tiene su origen en la Teoría de los Tres Grandes, de Richard  Shweder con quien Haidt trabajó en Bhubaneswar, en la India, una estancia que tuvo un impacto muy fuerte en el joven ateo liberal que era Haidt a los 29 años. Richard  Shweder creó su teoría de los “Tres grandes de la Moralidad” (Autonomía, Comunidad, Divinidad), con base en un trabajo llevado a cabo en esa ciudad de Bhubaneswar que recoge conceptos morales de la cultura del sur de Asia que a nosotros nos pueden parecer lejanos o anticuados, ideas acerca de un yo sagrado o un mundo sagrado o el “karma” (que recoges lo que siembras y que por tanto el sufrimiento puede ser resultado de un fallo moral) y llegaron a la conclusión de que existían tres grandes grupos de temas morales, los Tres Grandes:


  1. El primer grupo es la Etica de la Autonomía, que se apoya en conceptos como el daño, los derechos y la justicia, y cuyo objetivo es proteger la zona de libre elección de los individuos, y promover el ejercicio de la voluntad individual en la persecución de las preferencias personales. Esta clase de ética es la ética oficial en sociedades donde el “individualismo” es un ideal.


  1. El segundo grupo es la Etica de la Comunidad que se basa en conceptos como deber, jerarquía, interdependencia y almas. Su objetivo es proteger la integridad moral de la “comunidad”, de la “sociedad” entendidas como una entidad corporativa con una identidad, historia, permanencia y reputación propia.


  1. El tercer grupo es la Etica de la Divinidad que se basa en conceptos como orden sagrado, orden natural, santidad, pecado, contaminación. Su objetivo es proteger el alma, el espíritu, los aspectos espirituales del ser humano -y de la naturaleza- de la degradación.


La Ética de la Autonomía presupone que el yo es individual y que el objetivo de la regulación moral es aumentar la elección y libertad personal. La Ética de la Comunidad presupone que la identidad individual forma parte de una empresa colectiva interdependiente con una historia propia. La Ética de la Divinidad presupone que el yo es una entidad espiritual conectado a algún orden sagrado o natural de las cosas y el portador de un legado elevado y divino. Estos tres discursos éticos promueven tres clases diferentes de “bienes” que coexisten en la sociedad hindú. Es bueno tener autonomía y control personal. Es bueno ser parte de una comunidad organizada y tener un lugar en ella. Es bueno comunicar con lo divino. Los tres bienes refuerzan la dignidad humana y la autoestima pero entran en conflicto entre ellos: nunca ha existido un lugar o tiempo en el que se haya maximizado los tres bienes a la vez y de ahí la existencia de “dilemas morales”. En la India el discurso de la autonomía está en segundo plano y se da más relevancia a los discursos de la comunidad y de la divinidad. En Occidente ocurre justo lo contrario, el discurso predominante es el de la autonomía pasando a segundo plano los de la comunidad y divinidad. Las culturas difieren en el grado en que predomina cada tipo de discurso.


Basándose en todo este trabajo de Shweder, Haidt clasifica los sistemas psicológicos sobre los que se fundamenta la moralidad en cinco campos en lugar de los tres grandes que utiliza Shweder (posteriormente añade un sexto pilar, el de la Libertad/Opresión) pero ambas clasificaciones son en realidad muy similares. Son los siguientes:


  1. Daño/Cuidado
  2. Imparcialidad/Reciprocidad. 
  3. Endogrupo/Lealtad (implica mecanismos que evolucionaron durante nuestra larga historia de tribalismo)
  4. Autoridad/Respeto (implica antiguos mecanismos primates para manejar el rango social, el estatus, matizados por la obligación de los superiores de proteger a los subordinados, función que cumplen los machos alfa en los chimpancés, por ejemplo)
  5. Pureza/Santidad


Como vemos, lo que hace Haidt es subdividir la Etica de la Autonomía de Shweder en dos: Daño/ Cuidado y Reciprocidad/Imparcialidad y también divide la Etica de la Comunidad en Endogrupo/Lealtad y Autoridad Respeto, pero las dos clasificaciones son muy parecidas. Para entender su concepción de la moralidad, Haidt explica que, lo mismo que existen cinco sabores básicos (amargo, ácido, dulce, salado y umami o cárnico), la moral es una lengua con cinco (luego seis) receptores básicos del gusto.


En sus estudios de psicología moral Haidt se da cuenta de que los puntos de vista que predominaban en la antropología son erróneos y que no se puede entender la moralidad sin la evolución. Según el punto de vista admitido hasta entonces, la evolución llevó a nuestra especie a la bipedestación, a usar herramientas, a tener un gran cerebro preparado para la cultura y a partir de ese momento en que desarrollamos la capacidad para la cultura, la evolución se paró. La cultura es tan poderosa que hace que los humanos se comporten de forma que superan sus antiguos instintos y lo biológico deja de ser relevante. Haidt quiere formular una explicación evolucionista  de las intuiciones morales que no sea reduccionista, ni una “just-so story” (historias inventadas a posteriori) y que interactuando con la evolución cultural produzca todas las matrices morales que vemos en el mundo. El objetivo de Haidt es establecer vínculos entre las virtudes morales y teorías evolucionistas ya bien consolidadas en biología evolucionista, en definitiva unir la antropología y la psicología evolucionista. Es así como formula la Teoría de los Fundamentos Morales


Un campo interesante al que Haidt aplica esta clasificación de los pilares de la moralidad es el campo político para intentar entender las diferencias entre republicanos y demócratas. Lo que ocurre sería que los demócratas basan su ética en los dos primeros principios (1 y 2), que también utilizan los conservadores, pero los conservadores utilizan además los otros principio éticos (3,4 y 5), que son rechazados por los progresistas. Según Haidt, la mente moral es como un ecualizador de audio, de esos de la cadenas de alta fidelidad, con cinco canales para diferentes partes del espectro moral. Los demócratas utilizan una parte del espectro moral más pequeña que la que utilizan los republicanos. La música que escuchan los demócratas puede sonar bien a los demás demócratas pero a los votantes republicanos les suena incompleta y hueca. Haidt siempre ha intentando, ayudándose de esta teoría, acercar los dos grandes bloques de la política norteamericana: intentar que cada bando comprenda mejor la visión del mundo del otro y disminuir así la polarización y la crispación.


Como decíamos, gracias al trabajo de Haidt se han producido avances en este terreno muchos de los cuales ponen en cuestión algunos de sus hallazgos. Por ejemplo, un estudio reciente del cuestionario que utiliza la Teoría de los Fundamentos Morales encuentra que hay tres factores fundamentales y no cinco; en otra investigación se encuentra que al concepto de pureza, uno de los pilares más importantes para Haidt, le falta coherencia y consistencia. También han surgido teorías alternativas a su Teoría de los Fundamentos Morales entre las que destaca la Teoría de la Moral como Cooperación, por la que también le hemos preguntado. Como decimos, la aportación fundamental de Haidt, más allá de que haya acertado o no con sus hipótesis, es la revolución que ha generado en un campo relativamente estancado. Es un honor que Haidt haya tenido la amabilidad de contestarnos algunas preguntas.


En español:


1.- ¿Cómo podríamos trazar una historia de la moral humana desde las jerarquías selváticas de Boehm hasta la actual hipersensibilidad moral de los ciudadanos civilizados de hoy?


Para responder a esa pregunta haría falta un libro, o al menos un capítulo. Lo hice en la parte 3 de La Mente de los Justos, y en la parte 1 de The Coddling of the American Mind. No puedo resumirlo aquí. 


2.- La mente moral está bien definida con su metáfora de un pequeño jinete sobre un gran elefante. ¿Podríamos decir que somos animales morales irracionales que racionalizan sus juicios morales después?


Yo lo cambiaría ligeramente, porque los animales son "racionales" en el sentido de que lo que hacen suele ser adaptativo y sensato. Es mejor decir que nuestras mentes hacen juicios intuitivos rápidos que no se basan en el razonamiento, aunque a menudo puedan ser perfectamente racionales. Entonces entra en juego el procesamiento basado en el lenguaje, cuyo trabajo es principalmente la racionalización 


3.- Su investigación reveló algunos fundamentos universales de la moral, inicialmente cinco, pero luego se encontraron matices que podrían ampliar el abanico. En particular, fue la percepción divergente de la igualdad entre personas con diferentes orientaciones políticas, lo que te llevó a descubrir un sexto fundamento -en mi opinión fundamental-: la libertad frente a la tiranía. Los verdaderos conflictos políticos surgen de cómo la gente entiende la libertad. ¿Qué es la libertad en términos morales?


Mi comprensión del fundamento Libertad/Opresión proviene directamente del libro de Christopher Boehm Jerarquía en el bosque, donde describe las formas en que los humanos, al igual que otros primates, están preparados para la jerarquía, pero también para unirse contra los machos alfa o los matones, para acabar con ellos. Para entender cómo funciona esto en los conflictos políticos, hay que buscar los llamamientos a unirse para acabar con una persona o grupo que se dice que está en el poder. Para los populistas de derechas, a menudo es la "élite", especialmente la élite progresista (intelectuales, periodistas, banqueros que van a Davos...) o, a veces, los judíos, de quienes se dice que son los poderosos opresores. Para la izquierda "despierta" (woke) de hoy en día, son los hombres blancos heterosexuales los que son el lugar del poder interseccional, y a los que hay que derribar para promover la "equidad". 


4.- ¿Por qué los humanos cometen actos moralmente intolerables y se vuelven terriblemente intolerantes en nombre de la propia moral?


Permítame reformular su pregunta para que se responda a sí misma: 

“¿Por qué los grupos humanos cometen actos moralmente intolerables para muchas o la mayoría de las personas, incluso hasta el punto de cometer un genocidio, en represalia por lo que perciben como crímenes cometidos contra su grupo y su moral?”


5.- ¿A qué cree que se debe la creciente polarización política de nuestro tiempo, en la que la moderación se extingue por los gritos de los extremistas? ¿Cree que es posible un progreso moral?


Hay al menos 12 razones por las que la polarización afectiva está aumentando en Estados Unidos. Algunas de estas razones son comunes a la mayoría de las democracias occidentales. La razón más importante por la que muchos países occidentales se enfrentan a problemas similares y a levantamientos populistas desde aproximadamente 2015 es el auge de las redes sociales, y los cambios implementados por Facebook y Twitter entre 2009 y 2012. Antes de 2009 las redes sociales no eran muy polarizadoras. La página de cada persona era sobre sus intereses y sus amigos. Las líneas de tiempo estaban en orden cronológico. En 2009, Facebook introdujo el botón "Me gusta" y Twitter el botón "Retweet". Cada plataforma copió a la otra. Ambas eran ahora mucho más atractivas para sus usuarios, y tenían mucha más información sobre lo que atraía a sus usuarios. Entonces utilizaron algoritmos para alimentar el contenido más atractivo para sus usuarios, que normalmente era un contacto que evocaba la ira. En 2012, las plataformas de medios sociales que interactuaban con los canales de noticias por cable partidistas crearon la máquina de indignación más poderosa que el mundo haya conocido. Creo que esta es la principal razón por la que la década de 2010 fue tan extraña en muchas democracias. 


Yo añadiría una segunda razón: las malas élites. Tal vez las élites, en la cima de cada sociedad, siempre fueron malas, y tal vez sólo escuchemos más sobre sus problemas ahora. Pero creo que las élites de las últimas décadas han sido sobre todo las personas que obtuvieron buenos resultados en los exámenes. Consiguen los mejores puestos en la universidad, y luego van a los mejores puestos de trabajo. Como hicieron buenos exámenes, creen que se merecen su éxito, y a menudo sienten desprecio por los que no son de la élite, a los que ven como poco ilustrados. Como ha argumentado Martin Gurri, existe una "revuelta del público", especialmente en la derecha.  


6- ¿Podría decirnos algo sobre el cambio moral?. No conocemos realmente el mecanismo que genera las "mutaciones morales" y no sabemos por qué algunas mutaciones tienen éxito y otras no.  Está claro que la percepción del daño es un ingrediente crucial pero probablemente no es toda la historia... A veces sabemos que el daño está ahí pero no nos mueve a cambiar. Por ejemplo, probablemente a lo largo de la historia mucha gente percibió el daño de la esclavitud pero tardó siglos en cambiar... Y entonces ocurre algo y empezamos a movernos... ¿Qué papel tiene la tecnología y los cambios en nuestra forma de vida? ¿De dónde viene la innovación moral? ¿Quiénes son los innovadores morales?  ¿Qué podría decirnos sobre este rompecabezas de la moralización?


Hay buenas cosas escritas sobre esto, de Paul Rozin, sobre la moralización y la des-moralización. Por ejemplo, hace 50 años en Estados Unidos no se moralizaba el tabaquismo, pero sí la homosexualidad. Ahora se ha invertido.

El asco a menudo desempeña un papel: los cigarrillos se convirtieron en algo repugnante para mucha gente, aunque sólo unos pocos te avergonzarán por ello como un "hábito sucio, ¡nunca saldría con un fumador!". Y sí, los daños también importan mucho, aunque los daños del tabaco se conocían en los años 60 y 70.

Por el contrario, la homosexualidad masculina era considerada repugnante por muchos cuando los gays estaban "en el armario" y mucha gente no sabía que conocía a ningún gay. Pero en los años 90 las cosas empezaron a cambiar rápidamente. La gente gay empezó a salir del armario en los 80 y sobre todo en los 90. Resultó que todo el mundo conocía a gente gay, y la mayoría de la gente tenía una persona gay en algún lugar de su familia extensa.

Y luego, en Estados Unidos, tuvimos una serie llamada Will and Grace con un personaje gay muy simpático. La gente se acostumbró a ello.  Así que se pueden añadir o quitar emociones a las cosas en sólo una o dos décadas. 


Creo que la tecnología puede acelerar mucho este cambio; la radio, luego la televisión, luego Internet, luego las redes sociales... todas ellas aceleran el ritmo de difusión de nuevas ideas, tanto por la influencia social como por la información. Y con los medios sociales, en particular, hay una nueva forma de presión: si NO adoptas la nueva opinión rápidamente, y empiezas a mostrar que la respaldas, puedes ser castigado rápidamente.  


7- Decíamos antes que la mente moral tiene un lado oscuro. Allen Buchanan dice en Our Moral Fate que debemos hacernos cargo de nuestro destino moral, que debemos diseñar las instituciones de manera que favorezcan la inclusión y no la exclusión. Pero dice que necesitamos una buena teoría del cambio moral para hacerlo y que aún no la tenemos. ¿Está usted de acuerdo?


Creo que sería muy difícil hacernos cargo de nuestro destino moral de esta manera. Es muy difícil que un grupo de expertos controle cómo se desarrolla algo. El lenguaje, por ejemplo. O la música. O la moral. Me parece que Buchanan es de izquierdas. Si un grupo de personas de la izquierda formara un comité y estudiara el tema durante un año y luego dijera que ésta es la dirección en la que debemos evolucionar, no puedo imaginar que muchos conservadores estuvieran de acuerdo. (De hecho, muchos conservadores se sienten intimidados a aceptar las nuevas ideas y palabras morales creadas por la izquierda en los últimos años).  Lo mismo, por supuesto, ocurriría si un grupo de conservadores, o de teólogos católicos, intentara hacerse cargo de nuestro destino moral de esta manera.


8- ¿Cuál es su opinión sobre la teoría de la Moralidad como Cooperación, de Scott Curry, que es una "rival" de su propia teoría. ¿Cree que son realmente tan diferentes o cree que ambas teorías podrían converger?


Creo que la teoría de Curry es muy similar a la MFT (Teoría de los Fundamentos Morales). Tiene una lista de fundamentos algo diferente, y busca la parsimonia, como han hecho antes tantos teóricos de la moral: La moral es todo..... Justicia. o Cuidado. o Daño. o Cooperación. Creo que a la evolución no le importa en absoluto la parsimonia, así que me siento perfectamente cómodo contando una historia evolutiva diferente para la santidad (con orígenes en el asco) en comparación con los otros fundamentos (con orígenes en diferentes tipos de interacción social). Aun así, MFT siempre ha dicho que la moralidad está principalmente al servicio de la cooperación, por ejemplo, mi definición de sistemas morales en el capítulo 11 de La mente justa:


"Los sistemas morales son conjuntos entrelazados de valores, virtudes, normas, prácticas, identidades, instituciones, tecnologías y mecanismos psicológicos evolucionados que trabajan juntos para suprimir o regular el interés propio y hacer posibles las sociedades cooperativas”.


9.- ¿En qué está trabajando ahora?


Estoy en un año sabático para escribir un libro sobre el capitalismo y la moral. Los economistas e historiadores han escrito mucho sobre el capitalismo. Pero creo que hay una importante historia psicológica que contar. Creo que algunas de nuestras intuiciones morales facilitan el capitalismo (por ejemplo, somos muy buenos en la reciprocidad, que es la base del intercambio económico, y los contratos), otras dificultan el capitalismo (por ejemplo, hay una intuición culturalmente extendida de que cobrar intereses por un préstamo está mal). Además, vemos la misma división izquierda-derecha sobre los temas económicos que analicé para los temas sociales y políticos en la mente de los justos. El libro se llamará Tres historias sobre el capitalismo: La psicología moral de la vida económica



En Inglés:



1.- How could we trace a history of human morality from Boehm's jungle hierarchies to the current moral hypersensitivity of today's civilized citizens?


That would take a book, to answer that question, or at least a chapter. I did that in part 3 of The Righteous Mind, and Part 1 of The Coddling of the American Mind. Can’t summarize it here. 


2.- The moral mind is well defined with your metaphor of a little rider on a big elephant. Could we say that we are irrational moral animals that rationalize their moral judgments later?


I would change it slightly, because animals are “rational” in the sense that what they do is often adaptive and sensible. Better to say that our minds make quick intuitive judgments that are not based on reasoning, even though they might often be perfectly rational. Then the language-based processing kicks in, and its job is primarily rationalization 


3.- Your research revealed some universal foundations of morality, initially five, but then, nuances were found that could broaden the range. In particular, it was the divergent perception of equality between people with different political orientations, which led you to discover a sixth foundation -in my opinion fundamental: freedom vs. tyranny. Real political conflicts arise from how people understand freedom. What is freedom in moral terms?


My understanding of the Liberty/Oppression foundation comes directly from Christopher Boehm’s book Hierarchy in the Forest, where he describes the ways that humans, like other primates, are prepared for hierarchy, but also prepared to gang up against alpha males or bullies, to take them down. To understand how this plays out in political conflicts, look for calls to come together to take down a person or group said to be in power. For right-wing populists, it is often the “elite”, especially the progressive elite (intellectuals, journalists, bankers who go to Davos…) or sometimes the Jews who are said to be the powerful oppressors. For the “woke” left nowadays, it is straight white males who are the locus of intersectional power, and who must be taken down to promote “equity.” 


4.- Why do humans commit morally intolerable acts and become terribly intolerant in the name of morality itself?


Let me rephrase your question so that it answers itself: 

Why do human groups commit acts that are morally intolerable to many or most people, even up to the point of committing genocide, in retribution for what they perceive to be crimes committed against their group and their morals?



5.- What do you think is the reason for the growing political polarization of our time, where moderation is being extinguished by the cries of extremists? Do you think a moral progress is possible?


There are at least 12 reasons for why affective polarization is rising in the United States. A few of these reasons are common to most Western democracies. The most important reason why many western countries have been facing similar problems and populist uprisings since around 2015 is the rise of social media, and the changes implemented by Facebook and Twitter between 2009 and 2012. Before 2009 social media was not very polarizing. Each persons page was about their interests and their friends. Timelines were in chronological order. Put in 2009 Facebook introduced the like button and Twitter introduced to the retweet button. Each platform copied the other. Both of them were now much more engaging to their users, and they had much more information about what engaged they are users. They then used algorithms to feed the most engaging content to their users, which was typically a contact that evoked anger. By 2012, social media platforms interacting with partisan cable news channels created the most powerful outrage machine the world has ever known. I think this is the biggest reason why the 2010s were so weird in so many democracies. 


I would add a second reason: bad elites. Perhaps the elites, at the top of each society, we’re always bad, and maybe we just hear more about their problems now. But I think that the elites for the last few decades have been primarily the people who did very well on exams. They get the top university positions, and then go onto the top jobs. Because they did well on their exams, they think they deserve their success, and they often feel contempt for the non-elites, whom they see as unenlightened. As Martin Gurri has argued, there is a “revolt of the public”, especially on the right.  


6- Could you tell us something about moral change?. We don’t really know the mechanism that generates “moral mutations” and we don’t know why some mutations are successful and others are not.  It is clear that perception of harm is a crucial ingredient but probably is not all of the story…Sometimes we know that the harm is there but it doesn’t move us to change. For example, probably along the history a lot of people perceived the harm of slavery but it took centuries to change…And then something happens and we start moving…What’s the rol of technology and of the changes in our way of living? Where moral innovation comes from? Who are the moral innovators?  What could you tell us  about this puzzle of moralization?



There is some good writing on this, by Paul Rozin, on moralization and demoralization. For example, 50 years ago in the USA, smoking was not moralized but homosexuality was. Now it has reversed.

Disgust often plays a role: cigarettes became disgusting to many people -- even if just a few will shame you for it as a "dirty habit, i would never date a smoker!". And yes, harm matters a lot too, although the harms of smoking were known in the 1960s and 70s.

Conversely, male homosexuality was felt to be disgusting by many when gay people were "in the closet" and many people didn't know that they knew any gay people. But in the 1990s things began to change quickly. Gay people began coming out in the 80s and especially in the 90s. It turned out that everybody knew gay people, and most people had a gay person somewhere in their extended family.

And then in the USA we had a show called Will and Grace with a very sympathetic gay character. People just got used to it.  So emotions can be added to things, or taken away, in just a decade or two. 


I think technology can speed up this change quite a lot; radio, then TV, then the internet, then social media -- all of them speed up the rate at which new ideas can spread, by social influence as much as by the information. And with social media, in particular, there is a new form of pressure -- if you do NOT adopt the new view quickly, and start showing that you endorse it, you can be punished quickly. 

 

7- We said before that the moral mind has a dark side. Allen Buchanan says in Our Moral Fate that we should take charge of our moral fate, that we should design institutions in a way conducive to inclusion and not exclusion. But he says that we need a good theory of moral change to do it and we are not still there. Do you agree?


I think it would be very difficult to take charge of our moral fate in this way. It is very difficult for a group of experts to control how anything involves. Language, for example. Or music. Or morality. It sounds to me like Buchanan is on the left. If a group of people on the left formed a committee and studied the issue for a year and then said this is the direction we should evolve, I cannot imagine that many conservatives would agree. (In fact, many conservatives feel bullied into accepting new moral ideas and words created by the left in just the last few years.)  The same, of course, would be true if a group of conservatives, or of Catholic theologians, tried to take charge of our moral fate in this way.

 


8- What is your opinion about the theory of Morality As Cooperation, by Scott Curry, which is a “rival” of your own theory. Do you think that they are really so different or do you think that both theories could converge?


I think Curry's' theory is very similar to MFT. He has a somewhat different list of foundations, and he aims for parsimony, as so many moral theorists have done before: Morality is all about..... Justice. or Care. or Harm. or Cooperation. I believe that evolution doesn't care at all about parsimony, so I"m perfectly comfortable telling a different evolutionary story for sanctity (with origins in disgust) compared to the other foundations (with origins in different kinds of social interaction). Even still, MFT has always said that morality is mostly in the service of cooperation, e.g., my definition of moral systems in ch. 11 of The Righteous Mind:


“Moral systems are interlocking sets of values, virtues, norms, practices, identities, institutions, technologies, and evolved psychological mechanisms that work together to suppress or regulate self-interest and make cooperative societies possible.”



9.- What are you working on now?


I am on sabbatical this year to write a book about capitalism and morality. So much has been written about capitalism by economists and historians. But I think there is an important psychological story to tell. I think some of our moral intuitions make capitalism easy (e.g., we are really good at reciprocity, which is the basis of economic exchange, and contracts), some make capitalism hard (e.g., there is a culturally widespread intuition that charging interest on a loan is wrong). Also, we see the same left right divide about economic issues that I analyzed for social and political issues in the righteous mind. The book will be called  Three Stories about Capitalism: The moral psychology of economic life