martes, septiembre 01, 2009

La consciencia frente al espejo (entrevista a Gordon Gallup)

Los bebés recién nacidos no se reconocen ante un espejo. Tienen que pasar meses hasta que sean capaces de identificar la figura reflejada como propia. Tampoco los papiones, ni la gran mayoría de mamíferos, entienden que lo que ven son ellos mismos. En cambio los chimpancés, aunque tardan en percatarse de que quien les mira no es un coespecífico potencialmente hostil, terminan por reconocer en el reflejo su individualidad. También lo hacen delfines y elefantes.

Cabe imaginar que quienes reconocen su imagen como propia tienen al menos una rudimentaria noción de sí mismos. No sólo perciben una realidad, también se ubican dentro de ella como agentes diferenciados. Los limites precisos entre su organismo y el ambiente son categorizados cognitivamente, tienen algo así como un yo que se mira a sí mismo dentro de su mente animal, y que precisamente por ello puede mirarse a sí mismo fuera, a través del espejo.

El debate sobre la consciencia animal no tiene fácil resolución desde el momento en que ni siquiera podemos aseverar la consciencia de nadie que no seamos nosotros mismos. Y demostrar la propia consciencia a los demás parece imposible. Nadie ve con tus ojos ni oye con tus oídos. Solamente por vías indirectas podemos deducir que los otros están dotados de consciencia. Entre los humanos tenemos el lenguaje, con el que podemos comunicar estados subjetivos. Detrás de las palabras parece haber siempre un agente. De momento ha sido inútil todo intento de hacer que los ordenadores hablen de forma tal que puedan parecer seres dotados de la sutil inteligencia que otorga la biología –o serlo.

Con otras especies se pueden estudiar los modos en que se comunican. Y también se puede aplicar la prueba del espejo. Esto fue lo que hizo en la década de los 70 del pasado siglo, pioneramente, Gordon Gallup, obteniendo un éxito notable con los chimpancés. Desde entonces el Profesor Gallup ha dirigido su mirada al espejo de la humanidad, tratando de ver reflejados los distintos aspectos de nuestra psicología y nuestra morfología a la luz de la evolución.

El Profesor Gallup ha tenido la amabilidad de respondernos unas preguntas. José Miguel las puso en inglés y Marzo ha traducido las respuestas al castellano. Gracias a ambos.


En inglés:

1. What can a mirror reflect?

If self-awareness is the capacity to become the object of your own attention, mirrors can be used to answer some profound questions. I’ve argued that self-awareness (as indexed by mirror self-recognition) is what paves the way for an inferential knowledge of mental states in others; i.e., knowledge of mental states in oneself becomes the basis for inferring the existence of mental states in others. Consistent with this idea, growing evidence shows that primitive forms of mental state attribution in humans don’t emerge until mirror self-recognition becomes evident. Likewise, deficits in mirror self-recognition as a consequence of brain damage, dementia, developmental delays, and mental illness are invariably associated with corresponding deficits in being able to correct infer what others may know, what, or intend to do. Thus, the famous quote from Descartes “I think, therefore I am” may have to be revised to read “I am, therefore I think.” Self-awareness is what makes social intelligence and thinking possible.

2. What do you think about mirror neurons and their relation with consciousness?

Mirror neurons have nothing to do with self-awareness. Mirror neurons are activated in response to seeing specific behaviors in other individuals. Mirror neurons were discovered in macaque monkeys, and macaques not only fail to recognize themselves in mirrors, but they are incapable of taking into account what other monkeys may know, want, or intend to do. There are no mirror neurons for self-awareness, mental states, or consciousness.

3. What makes a man love a woman? What makes a woman love a man?

When I teach evolutionary psychology to college students, one of the common complaints is that although the course revolves around sex, little time is spent on romance. Love is an evolved adaptive capacity. More specifically, romantic love is a proximate mechanism that functions to promote the development of a pair bond, which in turn functions to ensure the mutual care and protection of offspring by both parents. Love, for women, means “I want to have your baby.” Women that think they are falling in love but are uncertain about whether they want to have their partner’s child, should seriously re-think their involvement with that man.

4. What are the signals with which humans show our fitness?

Among many indicators of fitness, we’ve discovered that the mere sound of a person’s voice conveys a lot of biological and reproductively relevant information. Males and females with voices that are judged as being attractive are healthier and more reproductively viable as evidence by the fact that they show less fluctuating asymmetry (i.e., fewer deviations from bilateral symmetry). Women with attractive voices have more accentuated hour-glass figures (i.e., lower waist to hip ratios), while men with attractive voices are more wedge shaped (i.e., broader shoulders and narrower hips). Low waist-to-hip ratios are another compelling index of fertility in women. Both men and women with attractive voices have sex at earlier ages and they have more sex partners. They also report more extra-pair copulations. We recently discovered that the sound of a woman’s voice also changes over the course of her menstrual cycle, and voice samples collected during ovulation (peak fertility) are rated as being the most attractive.

5. What relation have you found in your research between our morphology and our behavior?

We recently published a review paper entitled “Morphology and Behavior: Phrenology Revisited.” In this paper we summarize some of the growing evidence showing that subtle variations in body features are related to important and often surprising differences in biology and behavior. For example, it has been determined that men with faces that females rate as being attractive have higher quality sperm (higher sperm counts, higher sperm motility, and fewer abnormal sperm). Grip strength is another case in point. Grip strength is a ubiquitous measure of human health and vitality. Grip strength predicts rate of recovery from surgery, bone density, fat-free body mass, and even longevity. Men that excel on tests of grip strength have sex at earlier ages, more sex partners, higher shoulder to hip ratios, and faces that are rated as being more attractive. Using artificial genitals to simulate sexual encounters under laboratory conditions, we have also determined that the morphology of the human penis, in term of its shape and configuration may be a byproduct of competition for paternity. In addition to being an internal fertilization device, the human penis appears to have evolved to displace semen from a female’s reproductive tract left by other males as a means of enabling men to substitute their semen for those of their rivals. Consistent with evidence we obtained showing that the magnitude of semen displacement is proportional to the depth of thrusting, we have also found that following allegations of female infidelity, couples in committed relationships report that the depth and vigor of penile thrusting increases significantly.

6. What are the basic properties of semen?

Sperm only make up about 5% of the volume of the ejaculate. If you extract the sperm, you are left with what is called seminal plasma. Seminal plasma contains a surprisingly complicated concoction of chemicals, hormones, and neurotransmitters. It will come as no surprise that semen contains sex hormones. But, in addition to male sex hormones, semen contains female sex hormones as well. Among the different female sex hormones in human semen are follicle stimulating hormone (FSH) and luteinizing hormone (LH). FSH and LH are the hormones that regulate the ovulatory phase of the woman’s menstrual cycle. We think the presence of these hormones in semen is an adaptation to the fact that human females no longer produce obvious, easily detectable ovulatory signals that can be used to synchronize insemination with ovulation, and FSH and LH in semen function to induce ovulation as a means of increasingly the likelihood of conception during other phases of the menstrual cycle. We’ve theorized that since the risk of conception is demonstrably higher as a result of rape, there may be mechanisms operating at the level of the testicles that adjust the contents of the ejaculate to fit the context in which it occurs and we predict that semen samples collected from rape victims may contain higher concentrations of FSH and LH than samples collected from women engaged in consensual sexual encounters. There is also reason to believe that the chemistry of each man’s semen may be unique; i.e., a semen signature of sorts. By surveying the literature on preeclampsia, spontaneous abortion, and other pregnancy complications we’ve discovered that the risk of these problems is related to semen familiarity. Females that conceive as a consequence of exposure to unfamiliar semen (i.e., infrequent insemination by the child’s father) are far more likely to experience preeclampsia and spontaneous abortion. We’ve theorized that semen familiarity is a good biological index of the formation of a long-term, committed pair bond between a female and her partner and as a consequence there may be evolved mechanisms that operate to terminate pregnancies that may not be in a woman’s reproductive best interests.

7. What do adults see in children’s faces?

Because men, unlike women, have to contend with paternal uncertainty (cuckoldry) we have identified four categories of evolved paternal assurance tactics. These include insemination prevention strategies (e.g., mate guarding and male sexual jealousy), counter insemination strategies (e.g., sperm competition and semen displacement), pregnancy termination strategies (e.g., pregnancy as a stimulus for domestic violence), and postpartum investment strategies. There is reason to believe in the latter case, that men may wittingly or unwittingly adjust the degree to which they invest in their ostensible children in relationship to the likelihood with which they share genes in common. Paternal resemblance is one (albeit imperfect) phenotypic indicator of shared genes. Using computer morphing software, we have discovered that males are much more likely than females to invest preferentially in children whose faces contain some of their own features. An obvious practical implication of these findings would be to match some of the features of adoptive children with their adoptive father as a means of promoting better adoption outcomes.

8. What are you now working on?

We have a lot of ongoing research projects, including research on yawning as an evolved brain cooling mechanism, how bottle feeding may mimic child loss and make mothers more susceptible to postpartum depression, the adaptive significance of descended, scrotal testicles, and why there are no blind schizophrenics.


En castellano:

1. ¿Qué puede reflejar un espejo?

Si la autoconsciencia es la capacidad de ser objeto de la propia atención, pueden usarse espejos para contestar algunas cuestiones profundas. He argumentado que la autoconsciencia (tal como la indica el reconocerse en un espejo) es lo que prepara el camino para el conocimiento inferencial de los estados mentales de otros; esto es, el conocimiento de los estados mentales en uno mismo se convierte en la base para inferir la existencia de estados mentales en otros. De manera consistente con esta idea, datos cada vez más abundantes muestran que en los seres humanos no emergen formas primitivas de atribución de estados mentales antes de que sea evidente la capacidad de reconocerse en el espejo. De parecida manera, los déficits de autorreconocimiento en el espejo como consecuencia de lesión cerebral, demencia, retrasos en el desarrollo y enfermedad mental se asocian invariablemente con déficits correspondientes en el inferir correctamente qué pueden saber o querer otras personas, o qué intenciones tienen. Así pues, podría hacer falta revisar la famosa cita de Descartes "pienso, luego existo" y transformarla en "existo, luego pienso". La autoconsciencia es lo que hace posible el pensamiento y la inteligencia social.

2. ¿Qué piensa de las neuronas espejo y su relación con la consciencia?

Las neuronas espejo no tienen nada que ver con la autoconsciencia. Las neuronas espejo se activan como respuesta al ver conductas específicas en otros individuos. Se descubrieron en macacos, y los macacos no sólo no se reconocen a sí mismos en el espejo, sino que son incapaces de tener en cuenta lo que otros monos puedan saber, querer, o sus intenciones. No hay neuronas espejo para autoconsciencia, estados mentales o consciencia.

3. ¿Qué hace que un hombre ame a una mujer? ¿Qué hace que una mujer ame a un hombre?

Cuando enseño psicología evolucionista a estudiantes universitarios, una de las quejas corrientes es que aunque la asignatura gira en torno al sexo se dedica poco tiempo a los sentimientos. El amor es una capacidad adaptativa resultado de la evolución. Más específicamente, el amor romántico es un mecanismo próximo cuya función es promover el desarrollo de un vínculo de pareja, cuya función, a su vez, es asegurar el cuidado mutuo y protección de la prole por parte de ambos progenitores. El amor, para las mujeres, significa "quiero tener un hijo tuyo". Una mujer que piense que se está enamorando pero no esté segura de si quiere tener un hijo de su pareja debería reconsiderar seriamente su relación con ese hombre.

4. ¿Mediante qué señales mostramos los humanos nuestra aptitud?

Entre muchos indicadores de aptitud, hemos descubierto que el mero sonido de la voz de una persona transmite mucha información biológica relevante para la reproducción. Varones y mujeres cuyas voices se juzgan atractivas son más sanos y reproductivamente más viables, como lo evidencia el que muestran menos asimetría fluctuante (por ejemplo menos desviaciones de la simetría bilateral). Las mujeres de voz atractiva tienen figuras de reloj de arena más pronunciadas (menores razones de cintura a caderas), mientras que los varones de voz atractiva tienen más forma de cuña (hombros más anchos y caderas más estrechas). Un bajo índice cintura/caderas es otro convincente índice de fertilidad en las mujeres. Tanto varones como mujeres de voz atractiva mantienen relaciones sexuales a edades más tempranas, y con mayor número de parejas. También informan de más copulaciones fuera de la pareja. Hemos descubierto también recientemente que el sonido de la voz de una mujer cambia en el curso de su ciclo menstrual, y las muestras de voz recogidas durante la ovulación (máximo de fertilidad) se califican como las más atractivas.

5. ¿Qué relación entre nuestra morfología y nuestra conducta ha encontrado en sus investigaciones?

Hemos publicado recientemente un trabajo de revisión titulado "Morfología y conducta: la frenología revisitada". En él resumimos parte de la creciente evidencia que muestra que variaciones sutiles de los rasgos corporales están relacionadas con importantes y a menudo sorprendentes diferencias de biología y conducta. Por ejemplo, se ha determinado que los varones con rostros que las mujeres califican de atractivos tienen semen de mejor calidad (más espermatozoides, de mayor movilidad y con menos espermatozoides anormales). La fuerza de agarre es otro caso pertinente. La fuerza de agarre es una medida ubicua de salud y vitalidad en los seres humanos. Predice la tasa de recuperación tras una intervención quirúrgica, la densidad ósea, la masa corporal magra e incluso la longevidad. Los hombres que sobresalen en pruebas de fuerza de agarre mantienen relaciones sexuales a edad más temprana, tienen más parejas sexuales, una relación hombro/caderas más alta, y rostros que se califican como más atractivos. Usando genitales artificiales para simular encuentros sexuales en condiciones de laboratorio, hemos determinado también que la morfología del pene humano, en términos de su forma y configuración, puede ser un subproducto de la competición por la paternidad. Además de ser un dispositivo de fecundación interna, el pene humano parece haber evolucionado para desplazar el semen depositado por otros varones en el tracto reproductivo de una mujer, como un medio de sustituir el semen de de sus rivales con el propio. También hemos obtenido evidencia que muestra que la magnitud del desplazamiento de semen es proporcional a la profundidad de las penetraciones; esto es consistente con que hayamos encontrado también que parejas en relación estable informan de que la profundidad y el vigor de las penetraciones aumentan significativamente después de que se haya alegado infidelidad femenina.

6. ¿Cuáles son las propiedades básicas del semen?

Los espermatozoides sólo constituyen aproximadamente un 5% del volumen del eyaculado. Si se extraen, queda lo que se llama plasma seminal. El plasma seminal contiene una mezcla sorprendentemente complicada de sustancias químicas, hormonas y neurotransmisores. No será una sorpresa que el semen contiene hormonas sexuales. Pero, además de hormonas sexuales masculinas, contiene también hormonas sexuales femeninas. Entre las diversas hormonas sexuales femeninas en el semen humano están la hormona foliculoestimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH). La FSH y la LH son las hormonas que regulan la fase ovulatoria del ciclo menstrual. Pensamos que la presencia de estas hormonas en el semen es una adaptación al hecho de que las hembras humanas ya no producen señales ovulatorias obvias y fácilmente detectables que puedan usarse para sincronizar la inseminación con la ovulación, y que la función de la FSH y LH en el semen es inducir la ovulación, como medio de aumentar la probabilidad de la concepción durante otras fases del ciclo menstrual. Hemos formulado la hipótesis de que, ya que el riesgo de concepción es demostrablemente más alto como resultado de una violación, puede haber mecanismos que operen en los testículos que ajusten el contenido de la eyaculación a su contexto, y predecimos que las muestras de semen recogidas de víctimas de violación pueden contener mayores concentraciones de FSH y LH que las recogidas de mujeres tras encuentros sexuales consensuales. También hay razones para creer que la química del semen de cada varón puede ser única; esto es, una especie de firma seminal. Al revisar la literatura sobre preeclampsia, aborto espontáneo y otras complicaciones de la gestación hemos descubierto que el riesgo de estos problemas está relacionado con la familiaridad del semen. Es mucho más frecuente que sufran preeclampsia y aborto espontáneo las mujeres que conciben como resultado de la exposición a semen no familiar (es decir, inseminación infrecuente por el padre de la criatura). Hemos formulado la hipótesis de que la familiaridad del semen es un buen índice biológico de la formación de un vínculo de pareja duradero y estable, y como consecuencia pueden haber evolucionado mecanismos que operen para interrumpir gestaciones que pueden no corresponder a los mejores intereses reproductivos de la madre.

7. ¿Qué ven los adultos en las caras de los niños?

Puesto que los varones, a diferencia de las mujeres, tienen que habérselas con incertidumbre en la paternidad (cuernos), han evolucionado cuatro categorías que hayamos identificado de tácticas de aval parental. Estas tácticas incluyen estrategias de prevención de la inseminación (por ejemplo la vigilancia de la pareja y los celos en el varón), estrategias de contrainseminación (por ejemplo competición de espermatozoides y desplazamiento del semen), estrategias de eliminación de la gestación (por ejemplo, la gestación como estímulo para la violencia doméstica), y estrategias de inversión postparto. Hay razones para creer, en este último caso, que que los varones pueden, consciente o inconscientemente, ajustar la medida en la que invierten en sus aparentes hijos según la probabilidad de que compartan sus genes. El parecido al padre es un indicador fenotípico (aunque sea imperfecto) de genes compartidos. Usando programas de morphing hemos descubierto que los varones tienden mucho más que las mujeres a invertir preferentemente en niños cuyos rostros contengan algunos de sus propios rasgos. Una aplicación práctica obvia de este hallazgo sería casar algunos rasgos faciales de los niños entregados en adopción con los rasgos del padre adoptivo para promover mejores resultados en las adopciones.

8. ¿En qué trabaja ahora?

Tenemos muchos proyectos de investigación en curso, que incluyen el bostezo como mecanismo de refrigeración cerebral, cómo la alimentación con biberón puede imitar la pérdida de un hijo y hacer a las madres más susceptibles a la depresión postparto, el significado adaptativo de los testículos descendidos, escrotales, y por qué no hay esquizofrénicos ciegos.