sábado, julio 21, 2007

El nacionalismo aislacionista y la decadencia económica puede ser el resultado casi inevitable de una época de crecimiento provocado por la apertura de los mercados y la existencia de libertad económica. La imitación de modelos e ideas de fuera juega un papel muy importante.

Acabo de leer un estudio sobre de Jose Ignacio García Hamilton en elcato: ESTUDIO: Reflexiones históricas sobre el esplendor y la decadencia de Argentina

la tésis consiste en que a raíz de la independencia de Argentina se desarrolló un sistema de instituciones que permitían la propiedad privada y el respeto de la ley, lo cual permitió un desarrollo económico con pocos precendentes, hasta situar a Argentina, a principios del siglo XX con un nivel de vida sensiblemente mayor de Europa y muy por encima de otros paises que ahora son muy ricos, como Japón. Algo así ocurrió en menor grado, con los demás paises de américa latina, a donde emigraban personas de todos los paises del mundo. Sin embargo, según el estudio, en la primera mitad del siglo XX y especialmente después de la segunda guerra mundial, Argentina empezó a mirar hacia si misma y a desarrollar una ideología que volvía hacia sus raices coloniales, es decir, el absolutismo reglamentarista y, según el estudio, las demás señas de identidad tipicas del nacionalismo esencialista, en este caso, el catolicismo, a favor del cual se reescribió la historia del periodo de la guerra de independencia.

El estudio es bastante verosimil y muy interesante, a pesar del, a mi juicio excesivo papel que juega la religión católica (más sobre esto más adelante). Aún así resulta interesantisima y probablemente cierta su teoría de que el uso de la religión como un acicate para la guerra por parte de la España de los Reyes Católicos proviene del largo contacto con el Islam en la Península.

Es muy típico que, después de un largo periodo de prosperidad fruto de la apertura económica y la libertad, haya un núclo nacionalista que atribuya todos esos éxitos al caracter del pais y a sus esencias, sean cualesquiera que estas sean. Hutctinton aprecia esa tendencia en los paises de Asia que se han desarrollado recientemente: Japón, Corea etc. Incluso es típico el aceptar esa teoría para el Japón entre los nacionalistas europeistas de aqui , como el mito ridículo del espíritu feudalismta Japones como causa de su éxito. Todo lo que sea con tal de no admitir la libertad de empresa y la propiedad como causa del desarrollo. El desarrollo de Japón responde a la voluntad del Emperador de imitar los mejores modelos económicos de la época, que a finales del siglo XIX era Inglaterra y el liberalismo . Desde entonces hasta hace poco el modelo de Japón no ha variado excepto en su resistencia a las importaciones. El Japón ha mantenido su nivel de impuestos mas parecido al de Estado Unidos que al del modelo europeo.

De manera que el retorno a las esencias no es en Argentina una excepción. Tanto Japón como Argentina, en su nacimiento, no hicieron otra cosa que imitar el modelo que funcionaba el el siglo XIX, es decir, el liberalismo, Argentina mucho antes. Japon, a partir de finales del siglo XIX. Quizá por eso la decadencia de Japón y su esencialismo nacionalista que le llevará a la decadencia apenas ha hecho acto de presencia en ese país.


La inflexión hacia el nacionalismo esencialista que cierra un periodo de crecimiento económico es algo que se ha repetido a lo largo de la historia. Un microcosmos donde opera esa reacción ahora mismo es en Cataluña, que está en un cambio de ciclo: el caracter cosmopolita y abierto de Cataluña, que le ha dado su prosperidad, hace tiempo que ha sido sustituido por un nacionalismo identitario para el que todas las cosas que han venido de fuera, desde el pan con tomate hasta el Modernismo, han pasado a formar parte de sus esencias. Ese nacionalismo, como en el caso de Argentina, es fruto de un complejo de "elegido por la providencia" que trae la prosperidad. Como consecuencia de esa cerrazón viene la decadencia económica y cultural que ahora está sufriendo. Pero eso solo es una pequeña caricatura de Europa, que tiene los mismo síntomas y se encamina a la misma decadencia. Como en el caso de Cataluña, otra nacion inventada, las esencias de Europa se han rediseñado por oposición a los valores de los que sus nuevos nacionalistas quieren ditanciarse: Cataluña, de España. la mueva Europa pacifista, de la vieja Europa de las naciones en guerra contínua y de EEUU. Como ocurre con todos los valores inventados por burócratas y políticos, llevarán a ambas a la pobreza.

Quizá hay pocos paises que son poco vulnerables a esa deriva nacionalista y lo son los paises cuyas esencias van a favor de la propiedad y la libertad individual, como los paises anglosajones.

Dicho esto, en mi opinión las esencias y valores que permiten la libertad y por tanto la riqueza material e intelectual no son patrimonio de ninguna religión ni ideología y no hay mas mérito en la monarquía inglesa o en el pueblo Inglés o americano en "inventar" el liberalismo, y menos es un mérito de su religión o de su cultura, porque el redescubrimiento del liberalismo, como su descubrimiento por parte de Atenas es una cuestión accidental, fruto de circunstancias básicamente geográficas. Ver por ejemplo este post: Los contrabandistas Ingleses crearon el primer mercado global


Hay otro matiz respecto al catolicismo que llevo hace mucho tiempo pensando y que ahora viene a colación: Es típico de los paises de tradición católica el copiar buenos o malos modelos abrazándolos sin ninguna crítica. Después de todo, el aceptar dogmas es típico de la educación católica que, como toda actitud vital, se acaba extendiendo a todos los aspectos de la vida. Una prueba de esto es que en los periodos donde ideológica y económicamente ha predominado el liberalismo, los paises católicos han tenido un espectacular crecimiento. Así ocurrió durante el siglo XIX en iberoamérica y el boom económico de irlanda y en menor grado Polonia ahora. Un caso intermedio son los paises mediterráneos. Sin embargo, cuando a partir de la segunda guerra mundial predominó el proteccionismo, los paises latinoamericano nacionalizaron toda su industria. Cuando los paises europeos comezaron a fabricar dinero en plan keynessiano los paises latinoamericanos empezaron a fabricarlo a escala masiva, con inflaciones de varios dígitos. Cuando a finales del siglo XX se impuso otra vez la cordura monetaria y el llamado neo-liberalismo, no había políticos que se declararan mas liberales que los de los paises latinoamericanos. De boquilla, porque cuando volvió el indigenismo y la demagogia poco despues de Memen, todo eso se olvidó y volvieron a las andadas.

La adopción de ideas de forma dogmática y sin espíritu crítico es quizá el peor efecto de la tradición católica, porque es vulnerable a las malas ideas, incluidas las ideas antirreligiosas paradógicamente. Pero la tradición cultural católica no es un obstaculo para el bienestar material. La mejor prueba han sido los paises latinoamericanos durante el siglo XIX. Su peor aspecto, los paises latinoamericanos actuales. No es el abandono del catolicismo el que permitió el crecimiento de Argentina, es su caracter católico el que le hizo abrazar el dogma liberal sin crítica alguna el que lo hizo. El mismo que luego le hizo caer en la decadencia al abrazar otras ideas desastrosas desde el punto económico.

1 comentario:

Argentinisimo dijo...

Estimo casi lo mismo. Lo que se cuenta de mi Argentina por García Hamilton parece propaganda. La verdad es que estas cuestiones son puramente de dinero y la religión y demás cuestiones solamente son disfraces como usan los soldados (camauflage)pero todo es solamente por dinero a lo que tampoco escapa ni la Iglesia. En fin, creo que lo mejor es el análisis crítico, sopesar fríamente y encontrar la verdad en medio de tantas mentiras, no es fácil, pero se puede.Por otro lado, sin libertad nadie pone dinero, pues teme perderlo. Reglas de juego claro y trabajo para todos. Después que cada uno crea en lo que quiera.