viernes, febrero 22, 2008

El entusiasmo artificial

Con esa obsesión de nuestro tiempo por la alegría, que la convierte casi en forzosa, y que ahora la propaganda progre ha vuelto enfermiza, se presentan muchos casos de lo que yo denominaría entusiasmo artificial. Este consistiría, en esencia, en un autoengaño emocional, cuyo horizonte temporal es de cortísimo plazo y cuyo ámbito ineludible son los lugares públicos. Alguien que padezca este mal del alma fingirá ante los demás, pero por encima de todo ante sí mismo, que lo que hace y lo que le sucede como consecuencia de lo que hace forman parte de una coherencia lógica y vital, y que por tanto tiene todas las razones del mundo para sentirse feliz, en su salsa, energético y saludable.

El hecho es que cuando uno lleva la contraria a su naturaleza, aunque sea con una sencilla sonrisa, termina por sufrir el golpe de boomerang de su perverso Karma. No es cuestión de abandonarse a los sentimientos más bajos ni de apostar por una sinceridad grosera. Simplemente hay que ser capaz de hacer una valoración cabal del contexto en el que uno se mueve y proyecta y de las propias fuerzas y preferencias.

Si un novio enamorado se va, borracho, de putas, por mucho que trate de convencerse al día siguiente de que obró conforme a su masculinidad, por efecto del alcohol, en una locura de juventud...etc etc, si no es un frívolo, un psicópata y un imbécil sentirá una zozobra y un malestar que no le dejarán vivir.

El ejemplo del protagonista de Crimen y Castigo, Raskolnikov, y de su destino buscado inconscientemente es, seguramente, la mejor muestra literaria de esa culpa fundamental, que nada debe a un sentimiento religioso. Por mucho que uno trate de argumentarse a si mismo con las más peregrinas razones (peregrinas porque, por muy sólidas lógicamente que sean no pueden con las “razones del corazón”) que obró, aunque sea relativamente, bien, su cuerpo y su alma le piden constricción, castigo, regeneración.

Tener la sensación de que una hoja en blanco ha sido manchada irreparablemente, comprender que el proyecto vital permanentemente renovado que es uno se quiebra gravemente con ciertas acciones u omisiones, no es, desde luego, grato, pero si purificador, y con seguridad contribuye a que mejoremos, no en las apariencias, sino en el fondo de nuestro ser. Nuestros errores presentes son la base de nuestros futuros aciertos....salvo que......¡¡¡Nos empeñemos en NEGARLOS!!!. Ese negacionismo conlleva que nos encaminemos hacia la catástrofe, en el caso de la política y la sociedad, y al fracaso vital, por imposturas reiteradas y no subsanación de errores, en el caso del individuo.

Emprender los cambios estructurales, como se dice en economía, es preciso tanto para la sociedad como para el individuo. De coyunturas no vive el hombre o, al menos, no por mucho tiempo, ni muy bien. El ser humano es un ser previsor por naturaleza. Eso implica preocuparse, y esto último implica no entregarse, con demasiado entusiasmo, al entusiasmo.
Pero ¿quién podría entregarse a un entusiasmo artificial con más ilusión que los ilusos partidarios del artificio y, por tanto, contrarios a la naturaleza, aunque sea la propia?.

8 comentarios:

Pepe Blanco dijo...

¡Relájate y disfruta!

Germánico dijo...

Si, eso es lo que aconsejan que se haga cuando TE VIOLAN.

Ijon Tichy dijo...

Me ha venido a la mente aquello de "¿De qué se ríe este imbécil?"

Germánico dijo...

Me está entrando la risa "tonta".....


Supongo que ya sabes que el Cándido de Voltaire era un irreprimible optimista. Ahora, sin la mala leche y el resentimiento que alimenta a algunos personajes de nuestra progresía.

Germánico dijo...

Nos vemos luego, Kamarada Tichy. Yo salgo ya para vivir los previos del evento histórico.

Lino dijo...

Son los efectos del relativismo. Como nada puede tener sentido para los afectados, se trata de creer en el mundo de yupi, por que si.

Para estar contentos.

¡que idiotas!, extrictamente hablando.

Saludos

Nacho dijo...

Relájate y disfruta...
...que ya llegaran los malos tiempos y tendremos ocasión para llorar.
...que instalados en el poder nos apartamos de la realidad inexorablemente y obviamos los problemas.
...que todo podría ser peor.
...que hay que conformarse con lo que uno tiene.

Son los efectos del relativismo... y del determinismo, y de la falta de miras, y de pensamiento alicia, del "progresismo" hacia ninguna parte, etc.

En cualquier caso, los políticos no son más que un reflejo de la sociedad. Si Ortega levantara la cabeza... vería cuanta razón llevaba.

P.D: Voltaire tenía sus cosas buenas, pero Montaigne me gusta más jaja.

Germánico dijo...

El relativismo, Lino, es el mar revuelto en el que mejor pescan los demagogos y los tramposos de todo tipo. Es probablemente la forma de idiotez más sutil. Como decía Nietzsche, quizás un poco demasiado brutalmente, con matices para unas cosas y falta de ellos para otras, como habituaba: la chusma es ingeniosa.

Creo, Nacho, que la frase “relájate y disfruta” es la más exacta para describir lo que piden de nosotros: te vamos a dar por c*, así que disfruta. A mi también me gusta más Montaigne.