viernes, diciembre 31, 2010

Hace 400 milenios, en Israel...

Resulta que han encontrado dientes “humanos, demasiado humanos” de hace 400.000 años, en un yacimiento israelita, cerca de Tel Aviv. Esto en sí no significa nada. Pero sí en relación con todo lo que hasta ahora se ha ido sabiendo sobre nuestros lejanos ancestros y nuestra evolución, para lo que resulta ser un dato bastante revelador y destacable. Hasta ahora tanto la información proporcionada por la genética como la proporcionada por la paleontología apuntaban sin objeción a un origen africano de nuestra rama Homo, la sapiens sapiens. La Eva Africana vivió hace 200.000 años. De hace 200.000 años aproximadamente son las puntas de flecha y pegamentos encontrados en Sudáfrica. Y ese no fue, presumiblemente, el comienzo de la “explosión” cognitiva de nuestra especie. La cosa tiene que venir de antes. ¿Mutación única, monstruo prometedor? No parece. Nuestras facultades superiores evolucionaron, con mayores o menores saltos. En el actual Israel vivían hombres y mujeres hace 400.000 años. No muy distintos, mirados en profundidad, a nosotros. Su dentadura les delata. Eran de los nuestros. En este blog tendremos la oportunidad de seguir informándoles, si la cosa no se tuerce, a través de las palabras de un gran entendido que, además, ha participado muy activamente en este descubrimiento.