martes, abril 19, 2016

Somos zombies (Entrevista a Jaroslav Flegr)

Jaroslav Flegr, fotografía: Monika Flegrova, 2016

Es un hecho que ciencia y sociedad se mueven a velocidades diferentes, mientras que una crece de forma exponencial (tan rápido de hecho, que parece ponerse en peligro a sí misma), la otra debe masticar con cuidado cada bit de conocimiento para no atragantarse. Vivimos en una sociedad cada vez más dividida, donde, para la mayor parte de la sociedad, la tecnología cumple la tercera ley de Arthur C. Clarke (aquella que dice: Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia). La tecnología, aunque no se comprenda, al menos puede ser utilizada por una sociedad que aún mantiene una cosmovisión propia del oscurantismo medieval. Pero con el avance de la ciencia no solo obtenemos tecnología, también nuestra perspectiva del mundo cambia. La teoría de la evolución de Darwin es quizás el ejemplo perfecto de ello, han pasado 157 años de la publicación del origen de las especies, y pese a que la teoría de la evolución es hoy en día el núcleo central de la biología (y todas las ciencias que derivan de ella), sigue sin terminar de calar en la sociedad. Aunque con algunas diferencias importantes, ocurre algo similar con el dualismo de la mente. Mientras que tanto la ciencia, como la experiencia diaria, apuntan a lo contrario, socialmente seguimos sosteniendo esa idea de alma/mente inmutable, donde el libre albedrío parece ser capaz de alterar el determinismo físico a voluntad (literalmente). Es, quizás, por ello, que nos resulte tan chocante el hecho de que nuestro comportamiento (incluyendo nuestras decisiones) pueda estar drásticamente influenciado por un pequeño parásito que “vive” en la caca del gato.

Toxoplasma es un protozoo del que ya hemos hablado en La nueva Ilustración Evolucionista. Posee un ciclo de vida en el que su reproducción sexual se da únicamente en los felinos. Los quistes de Toxoplasma se expulsan con las heces del gato, y acaban contaminando e infectando tanto roedores, como parte de la carne que el lector pueda comer hoy (si el lector es vegetariano o vegano, no se preocupe, también contamina verduras). Son bien conocidos los efectos que una infección por Toxoplasma tiene en roedores. Los roedores no solo pierden el miedo al olor de la orina de gato, sino que la encuentran atractiva. Esto unido a muchos otros efectos en su comportamiento (como pueda ser un aumento en la producción de testosterona en machos), acaba traduciéndose es que los roedores infectados serán fácilmente devorados por otro gato. Toxoplasma, como también hacen otros muchos parásitos, modifica el comportamiento de sus hospedadores secundarios, de forma que el ciclo de vida queda cerrado en el gato, y puede volver a empezar.

Dado que cerca de la mitad de la humanidad parece estar infectada con este parásito, algunos investigadores han comenzado a preguntarse por los posibles efectos que pueda tener en nuestra salud y comportamiento. De entre esos científicos hay uno que destaca por encima de todos, un biólogo evolucionista y parasitólogo de la República Checa llamado Jaroslav Flegr.

 Flegr es el responsable de numerosos estudios en los que se sugiere que Toxoplasma está modificando, y de forma muy importante, el comportamiento humano. Este pequeño protozoo parece ser responsable de cambios en el comportamiento que conducen a la esquizofrenia, reducción de los reflejos, accidentes de coche por actitudes temerarias, o incluso suicidios. Dadas las elevadísimas tasas de infección (en España ronda entre el 20-40% de la población) podríamos estar tratando un problema inmenso. Pero para tratar este tema primero tenemos que asumir que nuestro comportamiento (y con él, nuestro supuesto libre albedrío), puede ser modificado por un microorganismo parásito.

 En La nueva Ilustración Evolucionista hemos querido ponernos en contacto con el mismísimo Jaroslav Flegr para resolver algunas de las cuestiones más relevantes acerca de Toxoplasma.

Jaroslav Flegr, fotografía: Monika Flegrova, 2016


En inglés:

 1. There seems to be an important relationship of Toxoplasma with major psychiatric clinical conditions such as schizophrenia, or even suicides. Given the enormous rate of global infection. How important is this globally? Of how many deaths may be responsible Toxoplasma?

 Increased rate of schizophrenia, suicides, traffic and working place-related injuries (all associated with toxoplasmosis) is probably responsible for millions of deaths each year. However, probably, even this is just a tip of iceberg. Published results show that toxoplasma infected subjects have increased rate of many important and common diseases and disorders, including such as cerebrovascular disorders. Our recent results showed that the differences in frequencies of toxoplasma infection could explain about 23% of between-countries variability in disease burden in Europe. This means that number of deaths indirectly related to latent toxoplasma infection is at least an order of magnitude higher – tens of millions each year. (link

 2. Why, despite abundant scientific evidence, the effect of Toxoplasma still not taken seriously in society? Perhaps we are reluctant to believe that mental disorders have an infectious etiology?

 This could be one reason. We consider the human mind to be something too personal and too privileged to be influenced by some “stupid” environmental factor, especially by a tiny protozoon. Moreover, we scientists and even more medical doctors are very conservative. A typical good doctor really believe only the facts which he or she learned at the medical faculty or even better at the secondary school. Radical changes in their thinking must always wait for a new generation of scientists and doctors.

 3. The acute phase of Toxoplasma spreads throughout the body, probably including semen and vaginal secretions. In this case, the tachyzoites could be transmitted in a venereal way, given its great ability to invade cells. Is there any information about it? That could derive many cases of congenital toxo a sexually transmitted?

 Yes, we published a review listing many indirect evidences for sexual transmission of toxoplasmosis recently (link). Last year a new study showing unusually high incidence of toxoplasma infection in “female sex workers” has been published by our Mexican colleagues (link). It must be stressed that in two thirds of mothers of children with congenital toxoplasmosis no contacts with any “old” toxoplasmosis-related risk factors could be find. Of course, all of them meet one “new” risk factor – unprotected sex.

 4. Recently there was published a review on the effects of Toxoplasma in humans (Sugden, K. 2016 PLOS ONE), and social networks are filled with comments that seem to left the case closed. But we believe that work is far from perfect (it is focused on a very specific population, does not take into account the stage of infection, nor toxoplasma strain) Could you give us an answer to those criticisms?

 My answers are given in the commentary here (link)
This study is a textbook example, how nice data can be spoiled by inadequate analysis and interpretation of results. It is also an example of a bad work of referees and editor and an excellent work of public relation department of corresponding institution. Just to list here two main problems: 1) The proper statistical analysis of aggregate result of the study (all results of a study taken together, not just results of individual tests) actually shows that toxoplasmosis has highly significant negative effect on human brain functions. This most important test has not been done by the authors. 2) Whenever negative results of a study are being reported, the results of so called power analysis must be shown. This analysis (showing what is the probability of obtaining false negative result of a study for given size and composition of population under study and given effect size) was not performed by the authors. I would expect that probability of obtaining false negative results of individual tests in this study, for example the probability of failure to demonstrate an existing association between toxoplasmosis and schizophrenia) was about 60-80%. This study also clearly demonstrate that analyzed anonymized data sets should by published together with all scientific papers to allow independent analyses of data.

 5. Now we have evidence to believe that Toxoplasma may also affect chimpanzees, even some authors suggest that it could be adapted to them (Poirotte, C. 2016, Current Biology). If this is a side effect due to the similarity of our brain to rodent, probably is affecting in a similar way many other mammals. For example, dogs would have been easier to come from toxoplasma wolves +, being less skittish. What hypothesis can we extract from this? What evolutionary implications could have?

 I do not think that the fatal attraction phenomenon in chimpanzee is just a side effect of toxoplasma infection caused by physiological similarity of all mammals. The main definitive host of toxoplasma is now a domestic cat – the highly successful social parasite of the modern Homo sapiens. However, a few thousand years ago, the main hosts were different species of cats including the large cats. We, monkeys and apes, were a regular and important part of their diet and therefore also an important part of the life cycle of toxoplasma.

 6. In what subject are you working on now? Toxoplasma or something else?

 First of all, I am an evolutionary biologist. The work on my theories of frozen plasticity and frozen evolution is the most important for me (link). However, our toxoplasmosis studies led us to the discovery of strong effects of Rh factor (Rh blood group) on human health (link 1 & 2). Because of enormous practical implications of this discovery, I must put aside most of my other projects and work on initiating world research of this topic.


Jaroslav Flegr, fotografía: Monika Flegrova, 2016

 En castellano:

 1. Parece existir una importante relación de Toxoplasma con cuadros cínicos psiquiátricos importantes como la esquizofrenia, o comportamientos asociados al suicidio. Dada la enorme tasa de infección mundial ¿Qué importancia tiene esto a nivel global? ¿de cuantas muertes puede ser responsable Toxoplasma?

 El aumento de las prevalencias de esquizofrenia, suicidios, accidentes de tráfico y laborales (todas asociadas a toxoplasmosis) es responsable de millones de muertes anuales. Sin embargo, y muy probablemente, estamos viendo sólo la punta del iceberg. Las publicaciones muestran que las personas infectadas con Toxoplasma tienen una tasa superior de muchas enfermedades y de trastornos importantes y frecuentes, incluyendo patologías cerebro-vasculares. Nuestros resultados recientes muestran que las diferencias en la infección por Toxoplasma pueden explicar sobre un 23% de las diferencias en salud entre países de Europa. Esto implica que el número de muertes relacionadas indirectamente con toxoplasmosis latente es al menos un orden de magnitud mayor, decenas de millones al año. (link)

 2. ¿Por qué, pese a las abundantes evidencias científicas, el efecto de Toxoplasma sigue sin tomarse en serio en la sociedad? ¿Quizás somos reacios a creer que las alteraciones mentales tengan una etiología infecciosa?

 Podría tener una razón. Consideramos la mente humana como algo demasiado personal y especial como para estar influenciada por un “estúpido” factor ambiental, especialmente si se trata de un pequeño protozoo. Además, nosotros los científicos, y aún más los médicos, somos muy conservadores. Un buen doctor medio solo cree realmente en los hechos que le enseñaron en laFacultad de Medicina, o incluso en secundaria. Los cambios radicales en el pensamiento siempre deben esperar a la llegada de nuevas generaciones de médicos y científicos.

 3. Toxoplasma en fase aguda se disemina por todo el organismo, incluyendo probablemente semen y secreciones vaginales. En este caso, los taquizoitos podrían transmitirse por vía venérea, dada su gran capacidad para invadir células. ¿Existen datos sobre ello? ¿Podrían derivar muchos casos de toxo congénita de una transmisión sexual?

 Sí, nosotros hemos publicado hace poco un artículo numerando las evidencias indirectas de la transmisión sexual de toxoplasmosis (link). El año pasado nuestros colegas mejicanos publicaron un trabajo mostrando una incidencia inusualmente alta de infección por Toxoplasma en “trabajadoras sexuales“ (link). Hay que destacar que en dos tercios de las madres con hijos con toxoplasmosis congenita no se encuentra ninguno de los “antiguos” riesgos asociados a Toxoplasma. Por supuesto, todas ellas comparten un “nuevo” factor de riesgo, el sexo sin protección.

 4. Recientemente se ha publicado una crítica acerca de los efectos de toxoplasma en humanos (Sugden, K. 2016 PLOS ONE), y las redes sociales se han llenado de comentarios en los que parecen dar el caso por cerrado. Pero a nuestro parecer dicho trabajo dista de ser perfecto (está centrado en una población muy concreta, no tiene en cuenta la fase de la infección, ni tampoco la cepa de toxoplasma) ¿Podría darnos una respuesta a dichas críticas?

 Mis respuesta la encontraréis en un comentario aquí (link)
Este estudio es un ejemplo de libro de cómo unos buenos datos pueden ser desaprovechados debido a un análisis inadecuado, y a una mala interpretación de los resultados. Es también un ejemplo de un mal trabajo por parte del editor y los “referees“, junto a un trabajo excelente por parte del departamento de relaciones públicas de la institución correspondiente. Solo por nombrar un par de problemas: 1) El análisis estadístico adecuado de los resultados agregados del estudio (todos los resultados del estudio considerados en su conjunto , no solo los resultados de tets individuales) realmente muestran que la toxoplasmosis tiene un efecto negativo altamente significativo en las funciones cerebrales humanas. Este análisis, el más importante, no lo han realizado los autores. 2) Cuando se publican resultados negativos en un estudio, los relativs al llamado “power analysis“ tienen que mostrarse. Este análisis (mostrando cual es la probabilidad de obtener un resultado falso negativo en un estudio con un tamaño y una composición poblacional determinadas) no fue realizado por los autores. Yo habría esperado esas probabilidad de obtener un resultado “falso negativo“ en los análisis individuales de este estudio, por ejemplo la probabilidad de fallar al demostrar una asociación existente entre Toxoplasmosis y esquizofrenia estaba entre 60-80%. Este estudio, además, demuestra claramente que los datos estadisticos deberían publicarse junto a todos los artículos científicos, para permitir análisis independientes de esos mismos datos.

 5. Ahora tenemos evidencias para pensar que Toxoplasma podría afectar también a chimpancés, incluso algunos autores sugieren que podría estar adaptado a ellos como lo está a los roedores. De ser este un efecto secundario, debido al parecido de nuestro encéfalo al de roedores, probablemente esté afectando a otros mamíferos. Por ejemplo, los perros habrían tenido más fácil provenir de lobos toxoplasma +, por ser menos asustadizos. ¿A qué hipótesis nos puede llevar esto? ¿Que implicaciones evolutivas tendría?

 Yo no creo que el fenómeno “atracción fatal” en chimpancés sea solo un efecto secundario de la infección de Toxoplasma causado por la similitud fisiológica entre todos los mamíferos. El hospedador definitivo principal de Toxoplasma es ahora el gato doméstico, el altamente exitoso parásito social del Homo sapiens moderno. Sin embargo, hace unos pocos miles de años, los hospedadores principales eran especies diferentes de felinos, incluyendo a los grandes felinos. Nosotros, los monos y los simios, éramos una parte importante y habitual de su dieta, y por tanto una parte importante del ciclo de vida de Toxoplasma.

 6. ¿En qué está trabajando ahora? ¿Toxoplasma o algo diferente?

 Ante todo soy un biólogo evolutivo. Lo más importante para mí son los trabajos en “plasticidad congelada” y “evolución congelada” (link). Sin embargo, nuestros estudios en toxoplasmosis nos llevaron a descubrir fuertes efectos del factor Rh (grupo sanguíneo Rh) en la salud humana. (link 1 y 2). Debido a las enormes implicaciones prácticas de este descubrimiento, debo dejar a un lado la mayor parte de mis otros proyectos e iniciar un estudio a nivel global relacionado con este tema.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué interesante! Parece increíble, pero pensándolo bien si una simple gripe te hace caer en depresión por unos días , ¿por qué vamos a dudar que un parásito viviendo en nuestras neuronas no pueda producir trastornos mayores?

Unknown dijo...

Inquietante...

Unknown dijo...

Inquietante...