martes, febrero 01, 2005

El equidistante "for free"

La equidistancia es una actitud mental cuyo éxito debemos al Estado de Derecho. Lo cual no quiere decir nada bueno ni malo en principio. La equidistancia supone el no tomar partido entre dos grupos, o lo que es lo mismo, dos poderes.


Al contrario que el la civilización (occidental), en el que el la agresión en principio no está permitida,  la equidistancia, allí
donde no hay un poder superior que proteja los derechos individuales, es algo peligroso en extremo, ya que el equidistante puede ser despellejado vivo (sin metáforas) por uno o los dos grupos de poder.Esto ha sido el caso de muchos Santos, mediadores etc., generalmente personas idealistas y comprometidas con una idea de paz hermandad etc.


En el contexto de un Estado de Derecho, 
los equidistantes cost-free florecen sin problemas. El equidistante actual puede estar comprometido hasta cierto punto, pero su aproximación a cualquier problema es siempre atendiendo a esta premisa: "mira los bandos que hay en esta cuestión y espera a ver cual te conviene adoptar. mientras tanto, mantente
equidistante". Es decir, en lugar de escuchar la voz de sus propios principios, el equidistante actúa
con esta única guía, la equidistancia, y las cosas que ha asumido por el método de la equidistancia en cuestiones previas. Por supuesto, todo ese bagaje de asunciones es revisable a la luz de nuevas conveniencias. Para el equidistante puro, la equidistancia y sus propias conveniencias son el único núcleo de su personalidad. Con solo esto ya tiene un método de navegación infalible por el mundo de la política



Ante un bando violento y otro pacífico y democrático, una consecuencia siniestra de esta actitud vital es, de acuerdo con su máxima de optimizar las conveniencias, el ser equidistante entre ambos bando para salvar el pellejo haciéndose blanco de violencia menos atractivo que los que son firmes en el bando pacífico, que obviamente actúan por principios. Esta situación es típica cuando el Estado de Derecho, el imperio de la ley, no protege suficientemente contra los violentos.


Es curiosa la actitud meliflua y santoide del equidistante for-free en cualquier conflicto. Parece como si la adopción de su equidistancia le supone un dolor, una especie de renuncia, como en el caso descrito al principio, de los que son equidistantes sin nada que
les proteja. En realidad, o bien se autoengañan o bien son el ejemplo mas extremo de cinismo. A menudo, son ambas cosas alternativamente
y por turnos.


24 comentarios:

Der Spieler dijo...

Suscribo tu conclusión: "el equidistante for-free es el ejemplo más extremo de cinismo".
Lo malo es que se puede extrapolar: los españoles somos el paradigma del cinismo. He de leer de nuevo a Ortega...

Anónimo dijo...

Una persona puede tener un conjunto de reglas internas (llamemoslo, aunque sean incorrecto reglas morales) y guiarse por ellas coherentemente, es decir emitir sus juicios de valor etc... El hecho de que estas reglas coincidan perfectamente con una determinada ideología política, o no, es solo circunstancial.

Si lo hacen, pues esa persona encontrará un credo, un conjunto de personas con las que se identifica y un movimiento por el que puede poner la mano en el fuego. Maravilloso.

Si no encuentra niguna ideología con la que se identifique del todo no pasa absolutamente nada. Solo pasa que esa persona está sola en su ideología, pero sigue siendo coherente con sus propios principios.Esto le hace, lógicamente dificil de clasificar y supone un buen dolor de cabeza para aquellos que les encanta dividir el mundo en dos bandos.

En este mundo se necesita de todo: Debe haber gente que comulge al 100% con una idologia, la viva y la respire, la defienda y tire de ella como si fuese la única verdad en este mundo. Pero también se necesita gente que se distancie criticamente, la intente reformar y hacer sensible a los cambios de entorno y coherente con las realidades presentes y fururas. Sin estas dos actitudes extremas y sus estadios intermedios una ideología esta abocada a disolverse en otras o desvincularse de la realidad y volverse sectaria.

Memetic Warrior dijo...

Evidentemente, ese tipo de personas que me narras no son equidistantes.

Pero al mismo tiempo en ciertas situaciones de violencia, terrorismo etc ese tipo de actitud que me narras bien puede ocultar a un auténtico equidistante.

Y sería lógico el sospecharlo, dada la capacidad para el autoengaño en la mente humana. hablo sólo en situaciones comprometidas.

Anónimo dijo...

Y como enclavas la equidistancia en la ep , no podria ser una estrategia de supervivencia ?tomandola en el sentido de no revindicar a priori ideologia alguna y asi optar por la postura mas conveniente para los intereses , pero eso si , cuando se diluciden las posturas dominates apostando por caballo ganador .Algo maquiavelica esta postura , de no importa el camino y si el resultado , creo que es la mas util al menos en politica .


Virginia .V .

Anónimo dijo...

"... será más piadoso que aquellos que por ser demasiado humanos dejan que sigan las desórdenes, de los que nacen asesinatos y robos; porque éstos suelen perjudicar a
la entera sociedad, mientras que las ejecuciones que decreta el príncipe sólo ofenden a individuos concretos."
El Principe, Maquiavelo

Memetic Warrior dijo...

Has dado en el clavo Cristina. esta claro que es así como dices.

El caso más interesante es la equidistancia entre violentos y no-violentos. Ten en cuenta que el Síndrome de Estocolmo es una reacción que tiene toda su lógica desde el punto de vista de la EP (esta claro que puedes adivinar por qué). El equidistante, en un caso de conflicto violentos-no violentos, está atrapado entre el sindrome de estocolmo por un lado y el "sindrome de traición" al grupo no violento que tiene un plus moral (y el equidistante lo sabe) por otro. Algo así.

por otro lado, la equidistancia tiene un coste claro, que es su minusvaloración por ambas partes, pero tambien puede ejercer de árbitro y puede subir su valor, por tanto, segun las circunstancias. En cualquier caso, ese coste, de existir, no tiene nada que ver con el coste de ser amenazado por ambas partes en una sociedad sin derechos donde la pertenencia a un grupo es fundamental para vivir.

LP dijo...

Una pregunta: ¿no pueden existir equidistantes que actuen por principios y no-equidistantes que actuen por conveniencia? Estoy pensando, no se, en algún partido que saque jugosos provechos electorales de exhibir firmeza ante un conflicto.

desecho dijo...

0. Pobre Aristóteles; tras siglos de moral salomónica y de loa al auream mediocritas ahora resulta que el justo medio es un despropósito. En fin. O tempora o mores!.
1. Sin embargo, la teoria de la equidistancia expuesta aquí es confusa y un desastre como categoría de análisis porque su aplicación, por ejemplo a la opión violentos/ no-violentos yerra.
1.1 Se confunde equidistancia con tibieza. El problema no es la equidistancia sino la falta de compromiso con una de las dos alternativas posibles. En el caso de la oposición violentos/ no violentos la cobardía para defender la posición no-violenta.
1.2. Se confunde equidistancia con solución por desaparición de la contradicción conflictiva. Es decir, ante una tesis con antítesis, se opta por una síntesis superadora (en plan hegeliano) o por la deconstrucción del binomio (en plan derrideano). En el caso de la oposición violento/no-violento por ejemplo la solución pasa por encontrar una vía de negociación pacífica (síntesis hegeliana) o por asumir que todo el mundo ejerce violencia y que una está legitimada y otra no con lo que el problema se traslada a las fuentes de legitimación de la violencia y la lucha consiguiente por adquirir el poder con el que dictaminar si una opción es legítimamente violenta (deconstrucción derrideana).
Fdo. Desecho el equidistante

Memetic Warrior dijo...

En efecto, una magnifica ocultación de la equidistancia por conveniencia debajo de un tipo de "lógica" ideal para esconderla.

desecho dijo...

Ante polémicas nominalistas ¿soy o no soy equidistante? recurrimos a la definición de la RAE.
equidistante. 1. adj. Que equidista. U. t. en sent. fig.
Equidistancia. 1. f. Igualdad de distancia entre varios puntos u objetos.
Proponer una alternativa distinta ya sea por el desplazamiento del conflicto a un plano superior o por la puesta en duda de los puntos de partida no es equidistar. En todo caso sería ser un dialéctico o un deconstructor. Le sugiero revise la ideonidad de su léxico político.
Fdo. desecho el alternativo.

Individualista y Robinsoniano dijo...

Preguntémonos por qué hay gente que no pertenece a nuestra secta: ¿son malos? ¿son débiles? ¿son cobardes? Probablemente son todo eso, porque ¿quién en su sano juicio y participando de la correcta moral --sabemos que es correcta porque es la nuestra-- no querría formar parte de nuestra secta?
Nada, nada. No cabe aquí que alguien sea equidistante no por tibieza, sino porque le cause náuseas ver las huestes de una secta gritándole su catecismo a las huestes de la otra secta.
Si no están con nosotros están contra nosotros, y además es que son unos rojos-fascistas-centristas-anarquistas-ateos-católicos-corruptos.
¡Viva nosotros, que nos definimos por ser los anti-otros, no por nuestras propias virtudes, sino por los defectos ajenos! ¡Viva el individualismo tribal! ¡Viva el laicismo catecumenal!

Memetic Warrior dijo...

Desecho, añade esto a tu diccionario: Equidistante es un equidistante y significa que es un equidistante. Creo que es una dialectica bien facil de deconstruir que dará pié, por tu parte, a los mejores fragmentos de hermeneutica derridiano-dialéctica y desembocará en el éxito más rotundo. Ánimo, campeón.

Memetic Warrior dijo...

Robin,
En algunos casos los malos y los buenos son muy fáciles de distinguir. que eso no sea tu caso, es tu problema.

Individualista y Robinsoniano dijo...

MW, cuando partes de una posición ideológica los malos y los buenos son muy fáciles de distinguir. No sólo te dan las respuestas, sino que lo que es mejor es que te dan las preguntas. Llega Monseñor Losantos o Mosén Pradera, te pasa las consignas del día y tú a rodar.
El que los buenos y los malos sean una cosa u otra ya implica un pre-juicio (el guión está puesto con toda la idea). Esto no es relativismo, es que cuando uno renuncia a ser crítico, puede fácilmente ocurrir que vea con claridad que unos son una cosa y otros otra, cuando ninguno de los dos son lo que parecen, o son los dos unos sinverguenzas sin talla política.
Ésta me parece que es la situación hoy por hoy en España: muchos políticos de partido y ningún político de Estado (no quiero decir "Estatista", sino "de Estado").
Si lo que me quieres decir es que el que se mantiene a distancia de lo que cree que es una inmundicia es un tibio, entonces soy tibio. No hay nada que tenga que ver con el cálculo del beneficio que me pueda reportar una posición intermedia, equidistante. Lo que pasa es que no me creo ni la bondad de unos ni la de los otros.
Si tú consideras que un heurismo insertado en tu mente por tu catequista predilecto es una forma útil de percibir la realidad, ése es tu problema, pero no me vengas a decir que yo soy peor que tú porque sea más crítico y no esté atendiendo a las consignas que me mandan, porque eso sí que no. Mi posición es tan firme y meditada como la que puedas tener tú, no es producto ni ce la comodidad ni del cálculo. No me juzgues.

Memetic Warrior dijo...

Mira este, no para de juzgarme y no quiere que le juzgue....

Memetic Warrior dijo...

Te repito que muchas veces es muy fácil saber quienes son los buenos y quienes son los malos. Por mucho relativismo moral que invoques, hay cosas universalmente malas, como el uso de la violencia física y hay criterios universalmente buenos. Por ejemplo, el ir hacia una mayor libertad.

La cuestión es que, sea uno equidistante o no, uno siempre se autojustifica. las autojustificaciones pueden ser más o menos postizas, dependiendo del nivel al que queramos o la personalidad dicte o nuestra hipocresía permita poner nuestras conveniencias. una autojustificación supone siempre el ponerse por encima de las justificaciones de los demás y por tanto son excluyentes con ese rasero juzgamos a los demás, Y es imposible no juzgar. Para que una autojustificación funcione ante los demás tiene que tomar la forma aparente, de una norma moral desinteresada. Por ejemplo: envolverse en una bandera, o en la preocupación por la clase trabajadora o por las culturas oprimidas o por el planeta o la liberación de la Mujer. Es igual, esas cosas no forman parte de lo que realmente creemos. Son cartas con las que jugamos para defender lo que realmente nos importa, que siempre o casi siempre se refiere a la esfera personal. Lo otro es simplemente el grupo o la tribu a la que queremos pertenecer y de la que queremos obtener favores.

Bien, pero hay unas autojustificaciones mas tramposas que otras. generamente cuanto mas pomposas y ambiciosas y alejadas de los intereses particulares, menos creibles son. Muchas autojustificaciones basadas en el bienestar de los "oprimidos", brindan una aureola de superioridad moral instantánea, y son a menudo sospechosas para el que las escucha. No es estraño, porque historicamente, han sido con diferencia, el recurso de los mayores canallas.

desecho dijo...

Memetic, me decepcionas.
1. ¿El uso de la violencia física es universalmente mala? ¿Quieres decir que no es legítima en ningún caso la violencia ejercida por el Estado con el fin de mantener la paz social o de imponer las normas de conducta cívica? ¿Quieres indicar igualmente que la invasión de Irak por su uso extremado de la violencia física es un acto despreciable? Cuidado, que tu ultrapacifismo te puede costar alguna reprimenda liberal.
Tu párrafo sobre las autojustificaciones es una pieza de antología. Quiero creer que no estás insinuando que saber argumentar razonable y justificadamente es una autojustificación postiza, sino que están aludiendo a la imposibilidad de que el sujeto sea capaz de conocer los motivos profundos de su conducta puesto que sus límites interpretativos sólo pueden aportar verdades contingentes que en ningún caso rozan la verdad entendida ésta como un absoluto. Es interesante la diferencia que estableces entre la autojustificación y la justificación, en la medida que una es emitida por el sujeto individual y otra por la otredad, entendida como una amalgama colectiva que puede realizarse como un sujeto colectivo de opinión unificada. Aunque la cortedad de mis entendimiento no resuelve el anacoluto con el que continúa la frase, infiero que el sujeto al comprenderse a sí mismo se sitúa en una esfera superior a la alteridad. Lo que sin duda aún sigue causándome estupefacción en el sabio dictum por el cual para que un despliegue razonado del sujeto se producca éste tiene que tomar la forma de "una norma moral desinteresada" (!). El remate del párrafo es digno del mejor maestro de la sospecha
"Son cartas con las que jugamos para defender lo que realmente nos importa, que siempre o casi siempre se refiere a la esfera personal. Lo otro es simplemente el grupo o la tribu a la que queremos pertenecer y de la que queremos obtener favores." Es decir, niega la posibilidad de que el individuo pueda establecer alianzas estratégicas o de pertenecer a una comunidad de intereses porque en el fondo simplemente espera favores inconfesables. Así por ejemplo, un individuo cuando recita el catecismo liberal aunque sea de forma burda e irreflexiva simplemente espera favores personales y en nada comulga con ese ideario colectivo. Porque, continuando con el argumento, cuanto más pomposo y ambiciosa es la argumentación menos creíble es porque autojustificaciones basadas en la inviolabilidad de los derechos naturales del individuo y de la propiedad privada brindan una aureola de superioridad moral instantánea y son a menudo sospechosas para el que las escucha. No es extraño, porque históricamente han sido con diferencia el recurso de los mayores canallas.
Desecho, autojustificándose.

Memetic Warrior dijo...

Hombre, desecho, el uso de la violencia físca es algo malo, claro. El uso de la violencia física para la defensa sigue siendo malo, pero es un mal menor en contraposición del mal mayor que es el inicar la violencia física.

Y el establecer alianzas.. por supuesto que establecemos alianzas, incluso firmes, duraderas, virtuosas y aparentemente desinteresadas. Pero lo que late en el fondo es el interés propio. Reconocer eso es fundamental para entender lo que pasa. Si quieres leerlo, eso está explicado en mi artículo "los origenes de la virtud, los instintos humano y la evolucíón de la cooperación" que está en este mismo sitio.

desecho dijo...

Humm, un poco verborreico. Aún así metes la pata bastante.
El concepto de conducta virtuosa es un tema complejo y lo más fácil es acudir a las diversas escuelas que tratan de acercarse al problema desde Aristóteles hasta Rawls para entender que lo más que se puede decir sobre el tema, es que la virtud es un concepto ideológicamente determinado. Personalmente siento bastante desagrado por las teorías que tratan de aproximarse al tema desde la determinación biológica del hombre, más que nada porque son incapaces de entender que el concepto de virtud es puramente un hecho cultural variable históricamente y como tal carece de todo fundamento biológico más allá del necesario para comprender conceptos simbólicos. Pero bueno, a esas críticas debes estar acostumbrado y como me temo has hecho causa personal de la defensa de la Psicología evolucionista dudo que te haga cambiar de opinión con un comentario de blog. Para decirlo de forma directa, el lenguaje mediatiza toda nuestra capacidad de comprensión hasta tal punto que anula la posibilidad de pensar lo natural, o lo que antes con alegría he denominado "lo biológico".
Pero ya que al inicio citabas a la Madre teresa de Calcuta te retomo la explicación desde la propia ética cristiana, que precisamente parte de la consideración que el summun bonum no es el beneficio individual sino alcanzar el Reino de los cielos a través del seguimiento de Cristo, de ahí que lo que haga el individuo poca importancia tiene si su acción no está orientada hacia Dios. Claro, que entonces estaríamos en el caso que donde Santa Teresa ve entrega a Dios y seguimiento a Cristo al que ve en el rostro de los pobres tú estarías viendo en el fondo interés propio; para Santa Teresa sería una herejía y un insulto grave considerar que no obra impulsado por amor divino sino por interés individual. Un claro ejemplo de prejuicio interpretativo que fuerza la interpretación. Y no, antes que lo digas, no hay interés individual en el amor a Dios, al menos en la versión cristiana de ese amor. Bueno, tienes razón, depende del teólogo cristiano que se lea uno.
El problema más importante que veo a una teoría del interés propio es que tanto el concepto de interés como la idea de "propio" son construcciones culturales. Esto me llevaría tiempo matizar porque está claro que tenemos una sensación de dolor/placer y una intuición de coinciencia individual; pero lo relevante precisamente es que la idea de interés se construye más allá de beneficios inmediatos para la supervivencia y puede proyectarse a ideales abstractos (la paz, la salvación del alma, la negación del yo, la sociedad sin clases o la biodiversidad amazónica) y la esfera en que el individuo se ve concernido puede ampliarse enormemente (el grupo familiar, la clase social, la humanidad, el cosmos). Imagino igualmente que a todas esas críticas estás acostumbrado. Pero en fin. Volviendo al caso que nos ocupa y que tú ves tan claro. Observemos
¿Por qué alegremente dices que hay un mal mayor en iniciar la violencia física? Porque puede darse el caso que esa violencia física no sea tal sino defensa, o que alguien ejerza violencia involuntariamente. El concepto de mal menor y mal mayor es algo que no está claro ¿quién lo fija? y el de violencia/defensa tampoco está tan claro. Comprobemos en la realidad política: ETA cree que existe una situación de violencia previa contra la que ella responde (independientemente que tú y yo creamos que este postulado es un absurdo) demuestra que un grupo puede mantener que haya violencia o en tus palabras un mal mayor en sutuaciones donde otro grupo reconocería violencia legítima o según tus palabras "un mal menor". Eso sin entrar a considerar que la fisicidad de la violencia no siempre está clara. Muchas culturas reconocen al insulto, a la afrenta o al descato efectos de degradación superiores a la violencia física. Por tanto, si incluso la idea de violencia es puramente cultural y depende de la valoración que se haga, es decir algo que está determinado por la cultura y por tanto sometido a variabilidad histórica ¿cómo, dices tú alegremente, puede ser universal? Me gustaría saber cómo explica la PE este caso.
Un saludo.

desecho dijo...

Me olvidaba:
Fdo. desecho, el culturalista.

Memetic Warrior dijo...

Veo que hasta el mismo concepto de "verborreico" es algo culturalmente dependiente, ya que para tu cultura lo mio es verborreico y no lo tuyo, a pesar de que la diferencia de volumen de las respuestas está abrumadoramente a tu favor.

Ante tal demostración palmaria de determinismo cultural y ante mi retrograda concepción lineal del concepto de "verborreico", anclada sin dura en concepciones anticuadas, considero probado que mi cultura es inferior y me arrodillo ante el lustre de tus argumentos. El que hayas rebatido mis ideas simplemente habiendo leido el post que te recomendé hasta la mención a la Madre Teresa en la tercera línea me confirma tu perspicacia y tu prognosis, al derrotar el resto de mis argumentos sin siquiera leerlos. Es usted un Figura.

desecho dijo...

Tu respuesta se llama salir por la tangente. ¿Estás escurriendo el bulto? ¿no pretendes ofrecer una respuesta coherente? El post me lo leí pero no mereceía la pena desmontarlo punto por punto ¿quieres que lo haga?
Por cierto. Sabes perfectamente que lo que pronpongo no es determinismo cultural, y si así lo has entendido es que desconocer la idea de cultura que manejo. Básicamente lo que defiendo que es que el individuo nace arrojado a un mundo cultural previamente construido, un mundo de referencias sobre el cual puede crear nuevas, pero en fin, ya sabes hermenéutica, constructivismo y esas pendejadas.
fdo. desecho, el logorreico.

Anónimo dijo...

Complicados argumentos

Renard dijo...

Siempre ha habido sinverguenzas que han practicado el "wait and see" para ponerse finalmente de parte del que mas convenga, pero tambien se puede ser equidistante porque ninguno de los dos lados le parezcan a uno estar en lo cierto, segun su mejor saber y entender. Eso suele suceder cuando uno de los bandos, y a veces los dos, plantena lo del "conmigo o contra mi".