miércoles, octubre 10, 2007

La ciencia como destructora de conocimiento


NATURE | Can Animals Predict Disaster? | Predicting Earthquakes

¿Pueden los animales predecir terremotos?. La mayoría de las tradiciones populares dicen que si. Sin embargo, la ciencia sigue negándose a reconocerlo; Este investigador ha visto rechazados todos sus intentos de publicación de sus predicciones y sus métodos, basados en la misma observación de los animales, en revistas científicas "serias".

Este es un efecto del escepticismo científico, tendente a rechazar ciertos tipos de conocimiento que no responden a una causa bien conocida y probada. Dado el predicamento de la ciencia, el efecto social es el rechazo de todo conocimiento y de toda tradición (con raices históricas/evolutivas) que no esté sancionado por la ciencia.

La ciencia prefiere estudiar fenómenos lineales, es decir sencillos y controlables, sin historia, con condiciones iniciales conocidas y que no progresan de forma distinta cada vez que se repite el experimento (es decir caóticamente) aplicando a su vez hipótesis sencillas y comprobadas. El sistema terremoto-animales es demasiado complejo y caótico como para poder ser analizado en experimentos al uso. Por lo tanto la ciencia se resiste a aceptar todo conocimiento derivado de ese sistema. Para la ciencia, un detector de terremotos debe ser un aparato que debe ser diseñado a partir de resultados en experimentos controlados. Hay que esperar que la ciencia construya su propio detector. Porque un animal no puede hacer eso. Punto.

¿O si?

Pero, ¿por que no puede un perro ser un detector de terremotos creado por la historia evolutiva a través de la selección natural?. Los animales supervivientes han (hemos) pasado, por ejemplo, por varios periodos de extinción masiva, en las que la actividad tectónica y eruptiva y, por tanto, los terremotos, han jugado un papel principal, desde la gran extinción de hace 250 millones de años hasta las extinciones de la era cuaternaria.

Tiene todo el sentido que los animales actuales, sus descendientes vivos, en general tengamos esas capacidades. Los perros y otros animales son capaces de oler moléculas individuales, y se ha propuesto que las tensiones previas a un terremoto liberan minusculas emanaciones. (Al parecer, aún así se le niega la capacidad de detertarlas al mejor detector de emanaciones químicas que ha existido nunca, algunos mamíferos, como los perros.

Otros animales sin capacidades de detección directa pueden tener la capacidad de observar indicios en otros animales. La misma sabiduría popular sobre la capacidad de los animales para detectar terremotos es fruto de la evolución cultural y quizá también biológica, instintiva en el ser humano.

Pero, con todo y esto, lo mas importante es que ese conocimiento está ya dado independientemente del dictado de la ciencia. Es indiferente y previo a la existencia de estas explicaciones racionales; Se puede usar aunque no tenga explicación, y atenernos a ello. No hace falta que la ciencia nos de su bendición con hipótesis racionales falsables del estilo de esta misma mía y los experimentos probatorios consiguentes. Negar este tipo de conocimiento no probado es quizá negar las mismas bases de nuestro bienestar, porque en su inmensa mayoría nos guiamos individual y socialmente por decisiones en base a conocimientos intuitivos(instintivos) y tradicionales, con todo su juego de aparentes contradicciones entre si, pero que no nos han servido tan mal, a la vista de los resultados.

Como he querido demostrar aqui, nunca se puede saber al 100% a que circunstancias históricas responde un diseño evolutivo, y, por eso mismo, nunca se pueden saber al 100% sus capacidades. Eso es tan cierto para los procesos evolutivos biológicos como para los culturales. Contra su propio principio fundacional Socrático, los cientificos tienen la tendencia a negar un hecho a admitir su falta de conocimiento suficiente para explicarlo. Sobretodo si el sistema es demasiado complejo. Es lo que se suele llamar "soberbia de la razón", que no deja de ser una versión sofisticada del típico atrevimiento despectivo del ignorante.

Otras veces los estamentos científicos hacen uso de explicaciones precientíficas que pasan por ciencia por el hecho de ser hipótesis sencillas omniexplicativas y estéticamente atractivas, que autorefuerzan el poder del científico en la sociedad (ver esto). Pero son no falsables (digamos imposibles de probar o desacreditar con experimentos) y, por tanto, falaces, como la hipótesis de que "todo fenomeno humano es cultural" o su secuela en retirada, añadiendole un "casi" al principio.

Este desprecio lleva a dos consecuencias: por un lado, es fácil desdeñar el resultado de un diseño histórico que no se comprende y considerarlo inutil, sobreante, limitativo, atávico. Da igual que sea un órgano o una conducta animal o una tradición humana. Para ello se utilizan palabras despectivas como "spandrels" "productos secundario" ("byproduct") , "memes dañinos", "oscurantismo", "superstición". O bien paternalistas: "sabiduría popular".

Es muy típico no solo el denostar y despreciar las tradiciones resultantes de la evolución cultural (las de occidente, porque las de otros lugares, muy inferiores a resultas de los efectos prácticos, se alaban), sino que los mismos diseños de la evolución biológica se consideran "chapuzas". Por ejemplo, es típico de algunos ingenieros que trabajan en visión artificial el despreciar el sistema visual de los animales, cuando están a años luz de conseguir algo parecido que responda tan bien en tan diferentes circunstancias por las que pasa un animal.

Por otro lado, otro efecto de ello es lo que ocurre en el ejemplo: Aún reconociendo e incluso admirando los efectos del diseño evolutivo/historico, se le niegan capacidades.

La negación de conocimientos o capacidades fruto de la evolución histórica que no esté comprobado por experimentos controlados es típico de la tradición científica y por tanto, de la ideología dominante, que se inspira en la ciencia.

Por eso mismo, la ideología dominante en nuestra época quiere hacer tabla rasa y pretende acomodar a la sociedad a sus modelos simplificados de laboratorio, empezando por adoctrinarnos para ser mas dúctiles a su ingeniería social, tan grandilocuente y utópica como fanática y pueril, pero seductora para muchos que incluso no creen haber caído en sus mismas premisas. Con todo ello peligran gravemente las tradiciones que pueden haber dado sustento, hasta ahora, a nuestra creatividad y prosperidad, conseguida a lo largo de generaciones. Incluso amenazan a nuestra misma supervivencia en relación a otras sociedades menos desarrolladas, pero que han sabido conservar ciertas tradiciones, empezando por aquellas que conducen a algo fundamental para la supervivencia como sociedad: reproducirse (ver esto).

15 comentarios:

Adam Selene dijo...

Un animal no puede desarrollar el "sentido de predicción de terremotos" por selección natural:

1. Los terremotos de magnitud apreciable son fenómenos infrecuentes en casi todo el mundo.

2. Predecir un terremoto difícilmente puede darte una ventaja en campo abierto. La gente suele morir en los terremotos aplastada por sus propias casas.

Luego tenemos un fenómeno poco frecuente y poco dañino, por lo que la débil ventaja que podría aportar el "gen detector de terremotos se vería anulada por la de "genes para correr más rápido" o "genes para ser más atractivo sexualmente".

Memetic Warrior dijo...

Si lo puede desarrollar perfectamente si:

1. ha sido sometido a intensos periodos de presión evolutiva en el pasado, en los que esas capacidades, con movimientos sismicos constantes que destruian grades superficies durante periodos de millones de años y han tenido un efecto selectivo determinante (algunas de las grandes extinciones, donde desapareción del 60% al 95% de las especies).

2- permite una antelación(días o semanas) tal que se puede huir de la zona.

3- utiliza otros organos ya existentes (el olfato y la capacidad locomotora por ejemplo) y para eso necesita pequeñas modificaciones tales que esas capacidades no representan una merma de otras, considerando además la pequeña ventaja que esta capacidad brinda en periodos de relativa calma como el actual.

Memetic Warrior dijo...

Además esa capacidad puede ser parte de una mas general y por tanto mas útil como por ejemplo, una hipotética capacidad para discriminar datos recibidos por los sentidos que difieren de los normales (entendiendo normales los percibidos habitualmente), por ejemplo, olores nuevos, ultrasonidos nuevos, etc.

Una buena conducta preventiva sería la huida en esas circunstancias. La conducta es positiva a pesar de las falsas alarmas.

Esa capacidad vale tanto para predecir terremotos como para huir de una zona cuando llega un nuevo depredador, o mas recientemente, una pandilla de domingueros gamberros (o una horda de ecologistas colocadores de anillos con GPS)

Crispal dijo...

Muy interesante entrada. Llevo algún tiempo pensando escribir algo así en mi blog. Se trata de una entrada sobre la "sacralización" del racionalismo científico como única forma de conocimiento válida en detrimento de otras formas de conocimiento más intuitivas, espirituales o "distintas". De hecho la ciencia se equivoca con frecuencia y nadie la pone en duda. Siempre me acuerdo de 1. las predicciones de los sesudos científicos del Club de Roma en los años 70 sobre la sobrepoblación del planeta en el año 2000 y consecuente carencia de alimentos, 2. la lluvia ácida. En los años 70 la lluvia ácida iba a arrasar Europa, 3. El agujero de ozono. En los 90 el agujero de ozono iba a provocar el fin del mundo y ahora ya nadie habla del tema y 4. El cambio climático. En los 2000 es el cambio climático.
Todas estas catástrofes han sido profetizadas por la ciencia y no se han cumplido.

Germánico dijo...

¿Por qué la humildad se considera una virtud?. Esta pregunta está en el centro del problema. Lo primero que tiene que ser un científico, antes que cualquier otro profesional o aficionado de cualquier otro área, es humilde.

No hay que confundir, por supuesto, la humildad con la falsa humildad con la que se disfrazan muchos "sabios". Hay que admitir que muchas cosas, sencillamente, no las conocemos en profundidad (debiera decirse: la mayoría) y que tenemos que seguir indagando y siguiendo, o al menos aceptando, mientras tanto, las praxis y conocimientos que tradicionalmente han sido validados.

Sobre la capacidad de detectar terremotos de los animales yo no la explicaría en términos de "genes para detectar terremotos". Como bien señala M.W. el perro distingue moléculas con su finísimo olfato, pero esto lo hacía antes de que esa detección pudiera serle de utilidad en la detección de movimientos sísmicos, y había surgido por selección natural para otras finalidades. Es un ejemplo.

Peggy dijo...

Muy buen post . Yo como germanico , no me inclino hacia la informacion genetica , mas bien enfatizo en aspectos sensoriales , mas desarrollados .Muchos animales muestran , "un conocimiento" , sobre los fenomenos naturales , superior a la racionalidad humana , por ejemplo , cuando aparecera la lluvia , una tormenta ...quiza detecten la presion atmosferica mejor que nosotros .esta visto que la especie humana , no tiene una sincronicidad con la naturaleza tal , que l haga reconocer estos fenomenos ...o quizas la tuvo y se perdio? .

Saludos

irichc dijo...

La ciencia ha heredado la gnoseología cartesiana: lo que no puede pensarse clara y distintamente no existe. El daño que Aristóteles hizo al pensamiento científico en su día lo está haciendo hoy Descartes. Pero no nos damos cuenta.

Carlos Suchowolski dijo...

En esas conductas que criticas muy acertadamente desde mi punto de vista (como ya habrás apreciado otras veces) aunque no sea ni pueda ser al 100% (por lo mismo que señalas en tu post: razones históricas...) hay precisamente (desde mi óptica) razones objetivas: histórico-personales, histórico-grupales, etc. dentro de las históricas, genéticas, ideológicas (que tienen una raíz social relativa), etc.
He aquí un % de diferencia entre nuestras posiciones: yo no pediría nunca que quienes tienen tantas "razones" para ser "racionalistas" (como ideología) dejen de serlo. En todo caso, hacemos bien en denunciarlos para nuestro propio público. Si no... mira cómo se ponen! (y ya sabes a quién me refiero: ese que te sacó de su blog por hacer propaganda a otro!!!!!)
¡Ay, mi madre! ¡Cuánta tautología, cuánta!

Carlos Suchowolski dijo...

Perdón, a quien sacó fue a Germánico. Pero para el caso es igual.

Germánico dijo...

Él me mandó con mi ingeniería inversa y yo tengo el placer de mandarle con su tautología, aunque no en su blog, que seguro que no me publica....jejeeeeee

Germánico dijo...

Voy a linkarlo, así, de paso, hago publicidad de su blog, que bien la merece....jejeje.

Un Quijote con el apellido de su autor. Para más señas "botánico" (cutre) en el CSIC.

JESÚS ZAMORA BONILLA dijo...

Me parece que el autor del blog confunde dos cosas: la búsqueda de hechos, y la búsqueda de explicaciones de esos hechos. En la ciencia se necesitan las dos, pero no van siempre al unísono. No hace falta que tengamos una explicación de un hecho para que podamos estar seguros de que el hecho ocurre: p.ej., sabemos que las especies han cambiado a lo largo de millones de años, pero todavía estamos discutiendo cuál o cuáles han sido los mecanismos precisos que les han hecho cambiar (seleccion natural, equilibrio punteado, evo-devo...). Otro ejemplo, en astronomía se descubren montones de "objetos extraños" (quasars, estrellas de neutrones, etc.), pero la aceptación de un modelo definido para explicarlos puede llegar mucho después. Por supuesto, muchas veces pasa lo contrario, y es la teoría la que predice un fenómeno.
Bueno, a lo que voy, en el caso de los animales y los terremotos, hay que distinguir dos cuestiones: la de si DE HECHO los animales los detectan, y la de CÓMO lo hacen. Se sabía durante mucho tiempo que los murciélagos detectan los obstáculos en la oscuridad, pero se tardó miles de años en saber cómo lo hacen. Así pues, el descubrir si los animales detectan o no los terremotos puede hacerse con experimentos la mar de sencillos (grabar sistemáticamente a los animales de un zoo en una zona en la que haya terremotos habitualmente, y ver si reaccionan antes de alguna manera sistemática; puede estudiarse también si los animales que proceden de zonas geológicas con más terremotos los detectan mejor), y esto no tiene absolutamente nada que ver con cuestiones como "fenómenos lineales" (?), "hipótesis sencillas" (?), etc., expresiones éstas que son muy injustas para el tipo de cosas tan extraordinariamente complejas que se encuentran en muchísimos trabajos científicos.

Brainy dijo...

Estoy muy de acuerdo con jesús zamora. DE lo primero que habría estar seguros es de si ese fenómeno existe. No creo que haya muchos datos afavor salvo alguna observación o intuición 8sesgada, segurmanete).
germánic, dices "Negar este tipo de conocimiento no probado es quizá negar las mismas bases de nuestro bienestar, porque en su inmensa mayoría nos guiamos individual y socialmente por decisiones en base a conocimientos intuitivos(instintivos) y tradicionales, con todo su juego de aparentes contradicciones entre si, pero que no nos han servido tan mal, a la vista de los resultados." Y no estoy en desacuerdo, pero el hecho de que ne no nos haya hecho mal no quiere decir que ese conocimiento en el que nos hayamos basado sea cierto. Se ha pnesado durante mucho tiempo que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios hace diez mil años y hoy sabemos que no fue así, y no nos ha ido tan mal.
El científico quiere conocer "la verdad" (o estar lo más cerca posbile de ella).
El problema de aceptar estos datos que son "caóticos" y que dependen de sucesos poco frecuentes es que pueden manipularse muchas veces. Los que estan a favor de los "poderes de la mente" recurren precisamente a ese agrumento cuando dichos "poderes" no se replican en un laboratorio. Si se quiere saber si un animal puede predecir los terremotos hay que diseñar un modelo que nos ayude a saberlo (y al final, de verdad, puede hacerse, como se tienen hoy ratones con síntomas parecidos al Parkinson o el Alzheimer).
En cuanto al posible origen evolutivo de esta capacidad, vuelo a lo mismo. Primero hay que demostrar que existe tal capacidad y después ya se discutirá su origen evolutivo.

Anónimo dijo...

"Para la ciencia, un detector de terremotos debe ser un aparato que debe ser diseñado a partir de resultados en experimentos controlados. Hay que esperar que la ciencia construya su propio detector. Porque un animal no puede hacer eso. Punto." Eso es lo que dice el autor, no la ciencia. La ciencia dice que mientras que no se demuestre lo contrario, asumimos que los animales no pueden predecir terremotos. No que sea imposible.
Si la ciencia tuviera que comprobar todas y cada una de las tradiciones y chorradas que dice haber visto la gente iríamos listos.
"es típico de algunos ingenieros que trabajan en visión artificial el despreciar el sistema visual de los animales, cuando están a años luz de conseguir algo parecido que responda tan bien en tan diferentes circunstancias por las que pasa un animal." Comorrrr??? que yo sepa los ingenieros, desde los que trabajan en visión artificial hasta los que trabajan en hidrodinámica no hacen sino estudiar el funcionamiento de los animales copiando sus diseños. Que se lo digan a los nadadores que usan trajes basados en la hidrodinámica de la piel de los tiburones.. Y el ingeniero que desprecie la visión animal es que no sabe como funciona, luego lo desprecia con la misma ignorancia que lo puede despreciar un conductor de autobús o un tornero fresador. "La ciencia prefiere estudiar fenómenos lineales, es decir sencillos y controlables, sin historia, con condiciones iniciales conocidas y que no progresan de forma distinta cada vez que se repite el experimento" lo flipo. La ciencia estudia todo lo estudiable, ahora resulta que estudiar los mecanismos por los que actúa el cáncer es sencillo! y ni que decir tiene que la paleontología estudia fenómenos "controlabes y sin historia". Y el clima? bah, tirado. que punto tio, me he quedado flipado con este blog. Pues nada, cuando tengas un niño confía en los remedios de la abuela y en la palabra de cristo o buda, que esos sí que tienen historia. Yo personalmente iré al ambulatorio a ponerle las vacunas pertinentes diseñadas por científicos, con las dosis y en las fechas que digan los científicos. ah, y a Crispal, creo qeu confunde profundamente lo que decían y dicen los científicos acerca de los problemas ambientales, con lo que decían y dicen los periodistas que dicen los científicos. Son dos cosas muy distintas.

Alberto dijo...

Bueno, a lo que voy, en el caso de los animales y los terremotos, hay que distinguir dos cuestiones: la de si DE HECHO los animales los detectan, y la de CÓMO lo hacen

Pero precisamente es el desconocimiento de COMO el que lleva al desprecio y a la negación del esfuerzo para conocer el QUE.

Eso es típico de las ciencias duras y de aquellos de las ciencias blandas que se inspiran en las ciencias duras. Eso ocurre por ejemplo en sociología.

No ocurre lo mismo con las disciplinas utilitarias, empíricas y técnicas, que hacen uso de todo conocimiento a su alcance . Por ejemplo, la Medicina lleva haciendo uso de los conocimientos tradicionales sobre plantas desde su misma fundación y sigue haciendolo.

Y no anónimo, lo anterior sobre la medicina es un ejemplo del potencial del conocimiento acumulado por fenómenos de decantación cultural. Ese desprecio que muestras no es mas que un ejemplo ilustrativo de todo el articulo, que se resume en la frase: la soberbia de la razón es un ejemplo del desprecio del ignorante.