jueves, febrero 28, 2008

el solipsismo de Hugh Everett

Everett ilustra lo imposible que es circunscribir un modelo del mundo a una esfera teórica. He dicho que las teorías de la fisica moderna ofrecen una visión del mundo psicológica y socialmente contraproducente, con independencia de los logros materiales.


Un ejemplo extremo lo ofrece Hugh Everett, un genio que se atrevió a cuestionar la interpretación "conservadora" de la mecanica cuántica y la llevó a sus últimas consecuencias. Como consecuencia, pese a su intento de separar su teoría de la vida corriente, everett acabó siendo un solipsista de facto, y actuaba como si la gente, incluidos sus hijos no tuvieran existencia real, sino que fueran el resultado de sus decisiones. Eso se deriva de su misma teoría.


Everett fué el primero en darse cuenta y desarrollar la idea de que las matemáticas de la Mecánica Cuántica llevan, en sí, la existencia de mundos paralelos que engendran nuevos mundos paralelos. Si se aplica la mecánica cuántica sin ningun postulado adicional, entonces, no solo las particulas elementales, sino los cuerpos macroscópicos ocupan nubes de probabilidad, siendo nuestras posiciones reales una de las posibles. Las demás están en universos paralelos. Incluso nuestras observaciones, bajo determinadas condiciones, desencadenan nuevos desdoblamientos en universos paralelos. De manera que, aunque Everett nunca expresó esa filosofia derivada de su teoría, sus conceptos teóricos permearon su personalidad y su percepción del mundo. Puede que sin ninguna decisión voluntaria en ese sentido, mas bien al contrario, como sugiere este artículo de Investigación y Ciencia (solo está online el extracto).

4 comentarios:

pseudópodo dijo...

No sabía esto de Everett. Curiosamente, hace poco me enteré de que es el padre del cantante de The Eels, y me llamó la atención, porque no parece el destino previsible para el hijo de un físico destacado (bueno, ya sé que Joan Baez es hija de un físico y Olivia Newton-John es nieta del mismísimo Max Born, pero de todos modos me llamó la atención...).

Cuando ahora he buscado a Everett en la Wikipedia, me he encontrado con esto:

"Everett's daughter, Elizabeth, suffered from schizophrenia and committed suicide in 1996 (saying in her suicide note that she was going to a parallel universe to be with her father), and in 1998, his wife, Nancy, died of cancer. Everett's son, Mark Oliver Everett, who found Everett dead, is also known as "E" and is the lead singer and songwriter for the band Eels."

De todos modos, es difícil atribuir los problemas de Everett (su alcoholismo, su relación distante con sus hijo...) a su visión del mundo. A mí me parece mucho más nociva la de Dawkins y parece irle muy bien...

Memetic Warrior dijo...

No sabia lo de Olivia y Born, pero lo de Newton ya prometía.

No, lo de Everett y el alcohol no tiene por que ver. Everett era poco empático, como mucha gente, pero eso no tampoco tiene por que ver, seamos serios. Pero el solipsismo como visión del mundo si, y eso puede llevar a cierto desapego. En definitiva no se puede achacar toda su vida a la filosofia que se desprende de su teoría, desde luego.

Algo parecido ocurre con los racionalistas que solo aceptan aquello para lo que encuentran una explicación. La consecuencia lógica es que su mundo mundo esté lleno de fuerzas ocultas, que suele aflorar a la consciencia como un mundo dirigido par maquiavélicos manipuladores.

Germánico dijo...

Saber cambiar de registro según el contexto es algo bueno para la salud mental.

JESÚS ZAMORA BONILLA dijo...

Esto me recuerda la anécdota que cuenta Bertrand Russell: después de dar una conferencia, una mujer se le acercó y le dijo: "yo estoy totalmente convencida de la verdad del solipsismo; me parece una teoría tan lógica, que lo que me extraña es que haya tan pocos solipsistas".