jueves, septiembre 10, 2009

La falacia de la tautología

Algunos de los que atacan el darwinismo lo hacen amparándose en el poco consistente argumento lógico de que el mecanismo de la selección natural no es más que una tautología creada por la mente de Darwin. La tautología consiste en que si los más aptos (the fitness) son los que sobreviven, y los que sobreviven resultan ser los más aptos, hablar de selección natural es como no decir nada. Pero la falacia lógica estriba en suponer implícitamente que la supervivencia diferencial de unos organismos respecto a otros es debida a la casualidad, al puro azar.

Son múltiples las observaciones que demuestran más allá de toda duda razonable que la supervivencia diferencial se debe, en la mayoría de los casos, a diferencias anatómicas, fisiológicas o etológicas entre los organismos que dejan herencia en la siguiente generación y los que no. Desde los pinzones de Darwin, estudiados por los Grant (Peter y Rosemary) en épocas de sequía, en la que sobrevivían los que tenían picos más gordos para abrir las semillas más duras, hasta las pequeñas bacterias, de entre las que sobreviven diferencialmente las que tienen resistencia a los antibióticos –para ellas una variable ambiental- todos los organismos pasan el testigo generacional tanto mejor cuanto más adaptada sea su morfología, función y comportamiento, en el momento y lugar en que les toca vivir, a los requerimientos de un ambiente cambiante.

Hay fenómenos estocásticos que matan y dan vida indiscriminadamente, pero a lo que nosotros nos interesa es si, dentro de un ambiente cuyo cambio es moderado y en el que existe cierto orden y por tanto cierta predecibilidad, diseña la selección natural, de forma tal que sobreviven diferencialmente unos que tienen ciertas características más funcionales en este contexto dado que las de los demás (de su especie y de otras especies) y evolucionan hacia formas nuevas y más adaptadas. Y la respuesta es si. Otra discusión distinta, y más compleja y peliaguda, es la relativa a cómo se producen las especiaciones, cómo nacen las especies. Pero de esto podemos hablar en otra ocasión.