martes, enero 28, 2014

Buscando a nuestros predecesores europeos (entrevista a Antonio Rosas)


Antonio Rosas en el yacimiento de la Boella

Antecessor significa, en latín, dos cosas: explorador, aquel que va de avanzadilla en el ejército, por ejemplo (pocos ejemplos más tendremos en aquella época fuera del omnipresente y omnipotente ejército), y, también ancestro. El término lo propuso el sabio Eudald Carbonell, el mismo que, con su intuición basada en años de experiencia en excavaciones arqueológicas y paleontológicas, decidió “explorar” un determinado nivel estratigráfico en la zona del yacimiento de Atapuerca conocida como Gran Dolina. Se hizo una prospección allí dónde se esperaba encontrar algo. Y se encontró. En aquel momento, a finales del pasado siglo, una mujer llamada Aurora, encontró restos de un homínino cuya antigüedad y morfología permitía sin duda afirmar que era una especie distinta y anterior a todas las halladas con anterioridad en Europa, y con un singular parecido a nosotros en la forma de la cara. El equipo de científicos de Atapuerca, uno de cuyos directores era nuestro entrevistado de hoy, Antonio Rosas, hizo público el descubrimiento del Homo antecessor en Nature y, desde entonces, la Historia de Europa (si incluimos dentro de Historia todo lo acaecido antes y después de los registros escritos) ya no fue la misma.

Desde entonces ha llovido mucho. Los grandes avances en genética y en técnicas para extraer genes de fósiles nos han traído descubrimientos tan nuevos y sorprendentes como en su momento fueron los de Atapuerca (tanto de la Gran Dolina como de la Sima de los Huesos).  Y lo último ha sido ni más ni menos que el encuentro entre ambos campos y descubrimientos en la estracción del ADN mitocondrial de un hueso de…¡¡la sima de los huesos!! El Homo heildelbergensis, que supuestamente hizo algo parecido a un enterramiento de congéneres allí, en aquella profunda sima en lo igualmente profundo de una cueva, nos ha dado un preciado tesoro molecular que en manos del equipo de Mathias Meyer, del Instituto Max Planck de Alemania, aporta información relevante y ¡desconcertante! sobre no ya la evolución humana en Europa, sino de la evolución humana en su conjunto. Dicho ADM mitocondrial relacionaba a los H.heildelbergensis con otros homíninos recientemente descubiertos y cuyo ADM mitocondrial ha podido también ser extraído, los Denisovanos. Todo el mundo creía (bueno, en ciencia eso significa casi todo el mundo) que los H.heildelbergensis eran los antepasados directos de los H.neanderthalensis. ¿Es qué ahora quedaba huérfano el más fascinante europeo, el neandertal? Extraño. Pero los científicos siguen investigando, y aunque ya Svante Pääbo, también del Max Planck alemán y Ed Green, un americano intrépido de la Universidad de California, habían extraído el ADN ¡nuclear!del neandertal y lo habían secuenciado, la variabilidad en esta especie permite seguir secuenciando y secuenciando siempre y cuando se encuentren los suficientes restos en condiciones adecuadas. Y sí, los hay. El llamado Proyecto Genoma Neandertal cuenta con la colaboración de nuestro entrevistado, Antonio Rosas, ahora Director de la Sección de Paleoantropología del Museo Nacional de Ciencias Naturales y estudioso de campo infatigable que estudia un yacimiento en El Sidrón, Asturias, dónde se han encontrado algunos ejemplares bastante bien conservados, de los que se ha podido extraer ADN para su estudio. Por supuesto el ADN casi es lo de menos porque el yacimiento ofrece muchas cosas interesantes e iluminadoras sobre los Neandertales que, afortunadamente, cuentan con un buen intérprete, que ha realizado, en su carrera científica hasta la fecha, el largo recorrido del “primer europeo” al último que genuinamente puede denominarse así, y de los huesos al ADN que se encuentra dentro de ellos aun misteriosamente preservado. 


El Profesor Rosas, sin duda una de las personalidades más destacadas del campo de la paleoantropología de nuestro país, aunque por otra parte bastante discreto y por ello menos conocido que algunos de sus ilustres colegas, ha tenido la inmensa amabilidad de responder unas preguntas para la nueva Ilustración Evolucionista. 



Fósiles del Yacimiento de El Sidrón y su reconstrucción virtual
 


1.-Cuando el equipo del que usted formaba parte descubrió y puso nombre al Homo antecessor en Atapuerca, pensaron que éste podría ser el antepasado común de humanos y neandertales. ¿Sigue a  día de hoy manteniendo esa hipótesis? 


Cuando descubrimos los primeros restos humanos en el nivel TD6 de Gran Dolina no sabíamos a que especie pertenecían. Era algo completamente nuevo y estuvimos estudiando intensamente estos restos durante meses. Al principio pensábamos que podría tratarse de una forma antigua de Homo heidelbergensis. Después aparecieron nuevos restos, más informativos, y se planteó formalmente la hipótesis de que se trataba de una nueva especie humana. La anatomía de estos nuevos fósiles encajaba perfectamente con lo que cabría esperar en la forma del antepasado común de Homo sapiens y H. neanderthalensis. Y así se publicó en la revista Science en el año 1997.

El debate sobre el antepasado común de estas dos especies humanas esta hoy en día mas vivo que nunca. Los datos genéticos señalan una antigüedad para la divergencia en torno a los 400.000 años. Homo antecesor tiene alrededor de 900.000 años de antigüedad. Miembros del equipo de Atapuerca han propuesto posteriormente una afinidad Euroasiática, desvinculada de un origen africano de esta nueva especie. Desde luego la situación no está aún resuelta. No obstante, personalmente sigo pensado que el modelo propuesto en el momento de la publicación sigue siendo válido. Pienso que Homo antecessor este my cerca de la raíz común de neandertales y humanos modernos.


2.-¿Cree que Atapuerca nos va a proporcionar muchas más sorpresas, por ejemplo, en la Sima del Elefante?

¡Sin duda alguna! De hecho, acabos de ver publicado hace unas horas la extracción de ADN mitocondrial en restos de la Sima de los Huesos, de una antigüedad muy superior a la del ADN humano más antiguo previamente recuperado. ¡Otro umbral sobrepasado! La Sima del Elefante (TE) seguirá proporcionando datos de gran relevancia para entender las ocupaciones más antiguas de Europa. Y no solo eso, de los niveles superiores de TE vendrán datos sobre la transición al Paleolítico medio y a la anatomía neandertal clásica. Y así sucesivamente. Atapuerca es literalmente inagotable.

3.-En la actualidad dirige un equipo que  investiga a 13 individuos neandertales hallados en El Sidrón, en Asturias. ¿Qué información están aportando sobre ésta especie?

El yacimiento de El Sidrón es excepcional en su género. Nos esta aportando una imagen mucho más fina y actualizada de los neandertales, aportando información de muy diferentes niveles de la organizan biológica y cultural de esta especie, desde la estructura del ADN al comportamiento simbólico. Nos complementa menormente el conocimiento sobre la variación poblacional y nos ha abierto la puerta para comprender sus relaciones sociobiológicas y comportamiento reproductivo. En resumen, un tesoro de la prehistoria española y mundial.


 4.-Como participante en el Proyecto Genoma Neandertal,¿ podría contarnos  de qué forma han contribuido su equipo y usted, y lo que han podido leer  todos los participantes hasta la fecha en el material genético recuperado de los neandertales? ¿Cuán hermanos, cuán padres son nuestros?

El proyecto genoma neandertal ha sido una de las grandes aventuras profesionales en las que he participado. En primer lugar, nosotros aportamos material óseo de referencia fundamental para el proyecto. Unos restos óseos extraídos en unas condiciones de control óptimas y diseñadas específicamente para el proyecto. Además, participamos activamente en las discusiones y en las estrategias de actuación que iban surgiendo en las diferentes fases del proyecto.

Hablar de los resultados de proyecto genoma neandertal exigirían una larga extensión. Podemos resumirlo al decir que está proporcionando una herramienta al servicio de diferentes ámbitos de la ciencia, básica y aplicada. Además, e igual de importante que lo anterior, una base de datos pública que está siendo analizada por decenas de investigadores de todo el mundo. Cualquier escolar bien dirigido podría estudiar algo original del genoma neandertal. Este es el gran aporte de este proyecto.

 5.-¿Qué nuevas técnicas están empleando para la localización, extracción y estudio de los restos arqueológicos y paleoantropológicos de nuestros lejanos antepasados?

Actualmente, en el ámbito de la paleontología humana se están implementando un gran número de nuevas tecnologías, de una gran variedad de bases materiales y conceptuales.  Entre estas técnicas se encuentran la de extracción y secuenciación de ADN antiguo. Para que este sofisticado ejercicio científico tenga éxito, las técnicas deben abarcar desde el trabajo de campo hasta el laboratorio, con el fin de mantener una cadena de limpieza y control del origen de las muestras.

En el trabajo de campo hemos implementado una nuevo método que denominamos excavación limpia. Se trata de realizar la excavación de restos fósiles evitando en la medida de lo posible cualquier contacto físico del excavador con los fósiles. La razón de ello es evitar la transferencia de ADN de humano moderno a los fósiles.

6.-¿Podría contarnos brevemente la labor que desarrolla en el Museo Nacional de Ciencias Naturales?

En esencia mi trabajo consiste en una labor investigadora. Se trata de dar respuesta a una serie de preguntas concretas sobre aspectos de la evolución humana. Para ello interrogamos a los fósiles y este dialogo se establece a través de diferentes métodos para obtener y organizar la información. Hay una serie de labores previas muy importantes encaminadas a la limpieza, ordenación y clasificación de los restos óseos. Después describimos y comparamos los restos de El Sidrón con los de otros yacimientos, de diferentes edades y lugares, con el fin de determinar que rasgos de la anatomía han cambiado cuáles no. Estas comparaciones suelen ser métricas y para ello usamos técnicas de morfometría clásicas y geométrica. Una vez detectados los cambios,  tratamos de ordenar los fósiles y los restos de especies actuales en un esquema arborescente con el fin de reconstruir las relaciones evolutivas. Además, nos preguntamos cuales son las causas de esos cambios para lo que necesitamos realizar observaciones mas especializadas con la ayuda de la microscopia óptica y electrónica, tomografía computerizada, análisis químicos de isótopos, análisis genéticos (ya comentados),y un largo etcétera.

Y otro conjunto de preguntas se relacionan con la paleobiología de los neandertales y sus hábitos de vida. Para averiguarlo, igualmente nos valemos de diferentes técnicas analíticas al servicio de su comparación con muestras de referencia.


  7.-¿Qué está investigando en estos momentos? ¿Qué misterio de nuestra historia evolutiva desearía por encima de cualquier otro desentrañar?

Actualmente estamos investigado con especial atención los patrones de crecimiento y desarrollo postnatal en neandertales. Hemos recuperado restos de diferentes individuos inmaduros, muy en especial, un esqueleto razonablemente completo. Queremos saber si este niño crecía según el patrón humano actual o había diferencias claras entre estos dos grupos humanos. La forma de crecer de los seres humanos actuales es muy particular, biológicamente muy especializada. Un ejercicio científico relevante es averiguar cuando y como evolucionó nuestra particular manera de crecer y desarrollarnos a lo largo de la infancia. Averiguar cómo crecían los neandertales es una manera muy directa de contestar algunas de estas cuestiones.

En paralelo, un tema que para mí ha sido siempre del máximo interés es el comprender cómo se formo la cara de los neandertales. Se trata de un esqueleto facial muy singular, con un fuerte prognatismo medio-facial. Me gustaría especialmente comprender los mecanismos ontogenéticos y los procesos filogenéticos que dieron lugar a tan singular fenómeno de la naturaleza.