martes, agosto 03, 2004

Por qué el liberalismo promueve la cultura, la ciencia, la innovacion y el avance de la sociedad mientras que el socialismo favorece lo contrario

Desde mediados del siglo XIX hasta la tercera década del siglo XX, se puede decir que la humanidad alcanzó las mayores cotas de progreso acelerado, paz y florecimiento de las artes y las ciencias: nuevos estilos, el modernismo junto con un crecimiento acelerado de las ciudades. El mundo estaba más globalizado que aún hoy en día, el viaje a través de europa y el mundo no necesitaba pasaportes ni carnets de indentidad siquiera. La cultura y el arte eran algo que se tomaba seriamente y no como una cuestión de imagen. A las universidades llegaban aportaciones de gente de la calle que se interesaba por la ciencia. El mecenazgo y el gusto por el arte en el clima de prosperidad era algo nunca visto desde quizá el renacimiento que creó a Galileo y Miguel Angel, junto con Leonardo Da Vinchi en la Italia comercial de venecia y Florencia. En ambos casos, el elemento motor de ese clima fué, como lo fué en la Atenas clásica, el mismo: el comercio, junto con el clima de libertad que el conocimiento de otros pueblos, y por tanto la relativización de los propios modelos culturales, y la mezcla de puntos de vista, además de una fragmentación del poder, que hacía necesaria de la búsqueda de un denominador común que favoreciera la convivencia y la libertad, que, en ese clima, inmediatamente se adviertía como la fuente de todo progreso. En todos estos casos, una concepción del hombre como ser libre que existe por si mismo, sin ninguna sumisión a ninguna otra finalidad mayor y un Estado al servicio de esos valores y esos derechos, un estado limitado de una u otra manera, por un gobierno de las leyes (Estado de Derecho), que fué inventado por los Griegos de Pericles. Una igualdad ante la ley para todos los ciudadanos, que los griegos llamaban Isonomia, de la que, segun Popper, estaban más orgullosos que de su propia Democracia, hasta el punto de que una persona vinculada a la nobleza como Socrates, es juzgado y condenado por contravenir el sistema legal por un lado, y, por otro, el propio Socrates desea que se cumpla la sentencia porque para él, como para la gente de su época, la ley está por encima de cualquier ciudadano y debe cumplirse.

Desde esa época de comercio y estado de derecho de la Atenas de Pericles hasta George Washington, pasando por las Ciudades Estado italianas y después holandesas, dedicadas al comercio y pasando tambien por la inglaterra de la revolución industrial y el comercio mundial, los fundamentos de la libertad individual han ido acompañados por el esplendor en las ciencias, las Artes y el conocimiento del mundo. Todos estos elementos: comercio, Estado de Derecho con sumisión de todos a las leyes, ejercicion del poder extendido a la poblacion mediante distintas formas de Democracia, y diversas formas de limitación del poder del estado, impidiendo que éste invada la esfera del individuo, han sido constantes en todas las épocas de máximo esplendor de la humanidad.

Pero por qué es eso así? Una caracteristica de la libertad individual cuando está protegida por unos derechos básicos de propiedad, expresión, asociacion etc (libertades que para nada existen en el ambiente natural, sino que necesitan unas instituciones que las protejan), es que se producen dos fenomenos notables: primero, la mera existencia de derechos provoca que incertidumbre en el futuro decrezca, ya que esos derechos permiten acumular bienes y recursos para el futuro sin miedo a ser robado, se pueden hacer asociaciones y empresas libremente y puede uno manifestar las propias ideas sin miedo a la venganza y segundo, el sistema de libre intercambio que la ausencia de coacción permite además del respeto de los contratos protegido por las leyes, crea un fenómeno nuevo: las personas se asocian líbremente para realizar tareas que pueden hacerse mas eficientemente si cada uno se encarga de una tarea. La actividad productiva rompe el circulo del clan más o menos familiar y se produce un división eficiente del trabajo. La libre elección de un socio para una tarea o, lo que es lo mismo, la libre elección del proveedor de cierto producto o servicio, como fruto de esta colaboración libre, genera el fenomeno de la "competencia". La competencia es una consecuencia de la colaboración, como acertadamente descubre Von Mises en su tratado "La acción Humana" (The human action) Siempre hay que elegir a uno de los posibles candidatos para la realización de algo que otro necesita. En un sistema liberal esa elección se da de una forma voluntaria por ambas partes, habida cuenta de que los actores disponen de otras opciones posibles (o, en caso contrario de tener pocas alternativas, se generaria una demanda para esa actividad que crearía oferta adicional que no existia).

De esta manera, el liberalismo genera, en cada aspecto de la division del trabajo, una selección de los mejor preparados para la relalización de esa tarea, además la reducción de la incertidumbre que aseguran los derechos. En un sistema donde se dan mecanismos de selección basados en la capacidad y eficiencia en el trabajo, las empresas y en general los grupos dedicados a una determinada actividad, sea económica, artística, científica, filantrópica o del tipo que sea, aún en el caso de que las personas tienden a elegir a aquellos que pueden dominar como compañeros de trabajo (los mediocres tienden a elegir a los mediocres) se ven compelidas a elegir los mejores, incluso los mejores que ellos, ya que está en juego su propio futuro, porque, si no lo hace así, su organización puede desaparecer en manos de otras con la misma actividad que SI elijan a los mejor cualificados. El mecanismo asegura la promoción de los que tienen mas vocación , capacidades o se esfuerzan más para cada actividad. Esto a su vez genera un espiritu de superación que se manifiesta en una mentalidad sincera de excelencia en las facetas en las que el individuo tiene mejor inclinación, sea cientifica, artística, laboral o de cualquier tipo.

Que generan, en cambio, otros sistemas, como por ejemplo cualquier Holismo, que somete al individuo a una finalidad colectiva, sea esta la clase, la "sociedad" y "el bien comun", la religión, la Nación, la lengua, la raza etc?. Y que pasa con aquellos sistemas deficientes en los que no se dan esos derechos o se defienden parcialmente?

En estos sistemas la colaboración y asociación deben realizarse asimismo si se quiere obtener las mismas cotas de prosperidad, a menos que se pretendan mantenerse en un regimen de producción familiar de subsistencia. Sin embargo, en el caso de los holismos, no existe la libertad de elección o está disminuida por medio, o bien de una deficiente defensa de los derechos o la supeditación de éstos a una finalidad "mayor" que se considera por encima de los derechos de los individuos. Que ambiente provoca esta situación? cual es la percepción del individuo?. Por un lado, la no prioridad de los derechos individuales de propiedad, expresion, asociacion etc, provoca un ambiente de incertidumbre, ya que esos derechos pueden ser suspendidos o derogados o regulados por leyes de rango superior encaminadas a la superior causa colectiva de que se trate . El segundo efecto es la supeditación de la división del trabajo a la tarea colectiva, es decir, se hurta al individuo no ya su libre elección, sino que sus propias motivaciones y deseos ya no son motor del proceso. Aún así, el individuo intenta, en este sistema, satisfacer sus necesidades, pero asi como en el sistema liberal, esas necesidades y deseos son el motor del proceso productivo, en este caso, la satisfacción de estas necesidades individuales son una perversión del sistema, dentro de un sistema perverso que en el que el individuo o al menos algunos fines del individuo están prohibidos.

La intervención en la capacidad de elección daña la eficiencia de la colaboración, premiando conductas y motivaciones agenas a la excelencia en las tareas. A menudo se realiza una asignación por parte de una tercera instancia de las entidades que van a realizar las tareas. A menudo las tareas mismas son dictadas o favorecidas desde el poder, no desde la elección libre de los participantes, de manera que los deseos a satisfacer no son los de las partes que colaboran sino que estas a su vez deben satisfacer a la instancia reguladora, dado que es ésta la que asigna los recursos o, para entendernos, el dinero. Esto ocurre en la economia directamente planificada, como son la economía fascista original o en la economía socialcomunista, o semidirigida del auto-llamado "Estado del Bienestar", con sus sistemas de subvenciones, regulaciones y tributaciones discriminatorias según el tipo de actividad. En estos casos, el sistema no puede subsistir sin un grado suficiente de propaganda que haga deseables unas metas por encima de los intereses de los individuos, haciendo reconciliar de una forma demagógica los deseos individuales con el bien superior que se pretende preservar por encima de ellos. Eso hace que todo el sistema pase a ser una enorme máquina de engaño, donde el poder hace creer a los individuos que obra para satisfacer sus intereses, mientras que los individuos hacen como que obedecen al sistema para así obtener los recursos (dinero) con los cuales satisfacer sus verdaderas necesidades.

Esa obediencia al poder a cambio de recursos ya no premia la excelencia, sino, como hemos dicho, la obediencia. En este punto lo que se favorece, en lugar de la busqueda de la excelencia es la obediencia de los mediocres que ya no tienen ningun incentivo para promocionar a los genios. Muy al contrario, los genios, los verdaderos creadores se convierten en un peligro para las actitudes mediocres y obedientes.

Además, la incertidumbre provoca una regresión a las formas de vida primitivas y asimismo, la perversion del proceso productivo, en cuanto a que no atiende a las necesidades especificas de los individuos, provoca que el individuo por un lado intenta satisfacer sus necesidades en un sistema que considera muchos de los fines individuales como indignos o no merecedores de gastar recursos. La situación se parece a la situación del individuo en un medio hostil o de naturaleza: las formas de organización social más primitivas de satisfacción de necesidades se manifiestan en un medio en el que nada está asegurado total o parcialmente. En este caso, la Psicología Evolucionista puede aportar alguna información.

La tribu/clan de cazadores recolectores es el sistema social más primitivo y es en la cual la humanidad ha evolucionado. Nuestra mente social está adaptada a resolver problemas de subsistencia y reproducción en el entorno de clanes o tribus de pocos miembros que se dedican a la caza y la recolección . Las bases de la PE explican, por ejemplo, refiriendonos a lo anterior, el por qué las personas elejimos compañeros más o menos capaces que nosotros dependiendo de si se trata de acometer tareas que significan una amenaza o una rutina respectivamente. La organización tribal es sencilla por un lado pero extremadamente compleja. Su sencillez aparente la proporciona la cantidad de adaptaciones complejas, la mayoría inconscientes, que el hombre tiene en su cerebro para la interacción social en la tribu. Uno de esos mecanismos es la de la colaboración para la obtención de recursos, que se regula por medio de una cuenta interna de los favores mutuos recibidos, que son pagados en forma de bienes recíprocos o por medio de aumento de estatus del indivíduo donante dentro del grupo. El poco número de individuos en estas tribus (12 individuos) permite este calculo mental inconsciente. otro de los mecanismos que mantiene la tribu unida es la envidia o al menos un tipo de ésta (hay algunos tipos de envidia personal que no entran dentro de esto): ese tipo de envidia opera de manera que aquel que parece que no comprarte sus recursos, es objeto de envidia y por tanto es atacado por los demás. los primitivos (es mi hipotesis) sienten la envidia no como la sensación negativizada por la cultura occidental(ya que es una actitud contraproducente y contraproductiva en el mundo actúal), sino como un sentimiento de justa ira ante el que es o pretente ser más que los demás en recursos no compartidos y que excita a una venganza de grupo contra el que se aprovecha de los demas al no respetar el "contrato" colectivo. Esta percepción de envidia es común a muchas personas de tendencia izquierdista en la sociedad moderna. (Es necesario un estudio acerca de las distintas percepciones de la envidia y como es ésta percibida por distintas culturas)

En el mundo moderno, esta forma de intercambio de recursos tiene varias formas, uno es en forma de clanes o mafias, que actúan al margen de toda ley o regla externa y en el que , al igual que en la tribu, solo hay dos estatus con dos tipos de derechos: ser del grupo, con distintos grados de jerarquia y todo el derecho a ser asistido por el grupo o bien no serlo y en ese caso es no ser nada, hasta el punto de que una tribu africana utiliza el termino "no de la tribu" como sinónimo de "comida". La tribu proporciona, además de recursos, protección contra los ataques de otras tribus (ya que para una tribu, otra tribu es sólamente una oportunidad para obtener recursos). Las peleas entre clanes, mafias o tribus son comunes. Existe el concepto de ataque preventivo y carrera de armamentos, como se puede ver en los clanes y mafias y como han atestiguado, el el caso de las tribus, la antropología moderna que se ha alejado de los lugares comunes de lo politicamente correcto. (la utilidad evolutiva del robo y la venganza se ven fácilmente en el marco de la Psicología evolucionista si se tiene en cuenta que la ecuación coste/beneficio es una regla de oro de la biología, no de la economía, pero esta última hereda esta regla ya que los humanos atendemos a las leyes de la biología)

Todo este complejo de comportamientos se dan en los sistemas donde los fines del individuo han sido sustituidos por un fin mayor. Este complejo también se da, en mayor medida, en las sociedades primitivas donde no se dan los derechos humanos (o bien , con amplias diferencias de grado, en aquellos donde aún cuando nominalmente se respetan los derechos individuales, estos no están suficientemente defendidos). Ambas situaciones son equivalentes: en la segunda, el individuo de otro clan, tribu o mafia es el que roba, mata y conculca los derechos individuales. En el primero, es el Estado, dedicado a la defensa de otra cosa, la que roba mata y en general conculca esos derechos.

Es más, la misma doble perversión del sistema Holista (socialista, fascista, nacionalista etc), pervierte el mismo sistema poder y si propia dedicación a la causa Holista, de manera que las clases dirigentes se convierten en clanes dedicados a la defensa de sus propios intereses individuales y en general toda la sociedad regresa al sistema de clanes o tribus, cada una intentando sustraer al sistema la mayor cantidad de recursos. Por supuesto, la excelencia, la capacidad pasan a último término en favor de la sumisión al grupo y al poder establecido.