viernes, octubre 10, 2008

La nueva guerra de religión

Quizá todo relativismo es temporal. Quizá en toda revolución, antes de eregir un nuevo dios absoluto, se ha pasado por un periodo de relativismo. Los partisanos necesitan siempre esparcir la duda para facilitar el triunfo de su propio Ídolo. A partir de los años 60 los progres tomaron las calles, los centros de enseñanza y los medios de comunicación. El instrumento para la destrucción de la sociedad era el ateísmo, el determinismo cultural, el relativismo moral, y cierto Marxismo difuso, todo ello apoyado en la teoría de la Evolución (así lo llamaban y lo llaman). 

Estaban los progres en sus universidades muy preocupados por Darwin. Darwin era un producto del liberalismo del siglo XIX, osea un facha, su teoría de la selección natural incluía un paso, la selección, la supervivencia del mas fuerte, que era como un muro en el que se estrellaba toda utopia. Para remediarlo, se inventaban teorías que quitaban fuerza al aspecto selector y ponía el énfasis en la variación: el mutacionismo, el saltacionismo, el equilibrio puntuado. No lo conseguían del todo, porque siempre era necesaria la selección para cribar tanta variación. Los campos morfogenéticos eran un intento de suprimir completamente la selección. Chomsky abogaba por ello, con otro nombre, en la evolución del cerebro. Todo progre tenía su propia teoría de la evolución y, sobretodo, de la evolución del cerebro humano (la clave del asunto) que excluía la selección: nos hicimos con un cerebro grande porque comimos carne (y por que no los leones). Adquirimos un cerebro grande porque ...La selección era, y es, la bicha. Si el cerebro se ha desarrollado por selección de individuos, entonces las neuronas no son un tejido en el que escribir lo que socialmente interese, sino que las neuronas podrían conspirar para buscarle la vida a su dueño como fuera, a pesar de cualquier presión. La Izquierda necesitaba una explicación para justificar un cerebro fofo, moldeable.

Pero no solo a la izquierda molestaba eso de la selección, también a los partidarios de la ley y el orden, la Derecha. Darwin también les era molesto. Selección significa lucha sin cuartel, algo que, como mucho, por colusión de intereses egoístas, podía crear una pequeña sociedad, pero muy inestable, cainita, como lo es una banda de malhechores, donde la traición el abuso y la acumulación de vicios destructivos, en el que unos se aprovechan de otros, pueden acabar con la sociedad. Por un lado, los utópicos de derechas negaban esa pintura de la naturaleza humana, y por eso se oponían a Darwin. Los realistas de derechas, que aceptaban en el fondo esa visión de la naturaleza humana se oponían aún más; Si esa es la naturaleza del ser humano, por cierto, bastante parecida a la tradicional de la Biblia, más aún es necesaria la figura de un ser superior instalado en las conciencias, vigilante unas veces, compañero otras para sobrellevar la vida en un mundo despiadado, justiciero al final según las obras, para que nadie olvidara su cuenta de resultados. Para defender esa ficción verdadera o no, pero necesaria, habia que desbancar a Darwin. Para ello, se crearon sus propias teorías. Una tentativa es el diseño Inteligente.

Eso fué la salvación de la Izquierda, porque ante tal peligro, se unieron, olvidaron eso de que el Darwinismo es una teoría furibundamente antiizquierdista y antiututopica y se parapeetaron detrás de darwinistas de izquierda (los únicos a los que se les dejaba respirar en las universidades). Pasó el tiempo de Gould, el del equilibrio puntuado y vino en tiempo de Dawkins, el nuevo perro de Darwin. 

Y llegamos al despropósito presente. Hechos los bandos, cada uno se suma por diferentes motivaciones: desde los utópicos que odian lo existente olvidando la esencias anti izquierdistas en las que se apoyan o los realistas prácticos conservadores. Los que buscan la Verdad con mayúsculas en ambos bandos, los que buscan una motivación para vivir, los nihilistas cuyo propósito es que todos los demás caigan en su pozo, los cínicos a los que beneficia el status quo, los que se aferran a lo que han aprendido, los sinvergüenzas que solo quieren presumir. Que es mas importante, la Verdad por si o una creencia que sirva para vivir?. ¿Es mas meritorio abrazar la supuesta Verdad simplemente por su prestigio social, sin ningún escrutinio racional o abrazar una fe improbable en medio de una constante búsqueda de algo que haga la vida mejor?. Como toda motivación es irracional y lo que abrazan tiene inevitablemente un aspecto de creencia (también hay que ser inocente para creer a pié juntillas en la ciencia de una época dada) la conclusión es la siguiente: bienvenidos sean a la humanidad as usual.

5 comentarios:

Germánico dijo...

Me gustan tus lecturas entre líneas de la historia de las ideas.

Pepe dijo...

Lo he leído dos veces y sigo sin enterarme mucho. Me considero realista y de derecha y soy partidario del Diseño Inteligente por convencimiento profundo, no es ninguna cuestión táctica ni nada por el estilo ¿Que haya en España cuatro gatos partidarios del DI ha supuesto la salvación para la izquierda? Pues muy bien. Es claro deseaban que hubiese algún creata porque llevaban mucho tiempo advirtiendo del grave peligro que se avecinaba pero no había ninguno, cuando el año pasado se intentó dar un par de conferencias la SESBE lo impidió y pusieron el grito en el cielo, y llenaron sus publicaciones de artículos y advertencias. El Naturalista revolucionario hizo el año pasado un exhaustivo examen del creacionismo en la red y el resultado fue ridículo: el parto de los montes. Antonio Gala y otros muchos se han sumado a la campaña, buena señal para mi.

No creo que el darwinismo sea antiutopico ni antiizquierdista, eso puede parecer en principio, pero el cientifismo que pretende saber más de lo sabe es fundamental para la izquierda planificadora y manipuladora, pero ese es un tema demasiado complejo para despacharlo aquí.

Su último párrafo no lo he entendido bien ¿Cuales son esos bandos?

Saludos cordiales.

Alberto dijo...

Los dos bandos son las dos motivaciones básicas, el de la búsqueda de la verdad basado en la busqueda por si misma, que empieza o acaba siempre en el nihilismo (porque la verdad desnuda siempre se escurre entre los dedos, descendiendo a verdades mas profundas que al final no significan nada) y los que buscan una verdad para vivir, mas o menos cínica, mas o menos profunda.

Los primeros buscan el por que y no encuentran nunca fondo o el fondo carece de significado vital, los segundos se preguntan como podría vivir como los primeros si admitiera que no hay fondo?

Los primeros de momento han encontrado un sentido a su vida: meterse con los segundos. Es todo lo que tienen.

Saludos
Memetic Warrior

Buster dijo...

No veo que en el post de Memetic se hable de España por ninguna parte -ni tendría por qué: hoy en día la "izquierda" y la "derecha" se fabrican en USA, en Europa menos y, desde luego, España nunca ha aportado nada significativo a este "mercado" (por desgracia, en el experimento de los años 30 sólo pusimos el teatro y la sangre).
Y, sí, comparto la opinón de que Darwin es a la larga más una amenaza para la mitología siniestra que para la diestra.
Saludos

Germánico dijo...

La Religión Darwiniana es muy divertida.