lunes, enero 17, 2005

No son las madrasas talibanes, es la enseñanza pública de aqui

Como tengo mucho tiempo para leer estos días, me dedico a parasitar los temas de otros bloggers. Pablo el de la caverna neoliberal debe estar harto de mi. Soy el Eduardo el bardo que mete puyas, con otros amigos, a los progres de su blog-foro-campo de batalla. Pablo tiene el blog más divertido del mundo y además entran allí, a dejar comentarios, los progres más patéticos que conozco, así que la diversión es doble.

Mi esquema parasitista (si Shakespeare inventaba palabras, ¿por que no yo?) es muy sencillo: Un blogero liberal saca un tema que me gusta y yo me lanzo como una fiera a pontificar ex-cátedra con frases contundentes en comentarios de su blog. como si tuviera la última respuesta liberal para todo. Como me extiendo demasiado acabo por pensar, de forma no premeditada, en que ese tocho merece ponerse en mi blog, aunque la inspiración sea agena. Total, blogpot es gratis y no cobra por los bytes.

En esta ocasión, me refiero a dos artículos que acabo de leer por parte de amigos de red liberal, uno es de Olivier con abundantes casos reales de manipulación escorada siempre hacia lo politicamente correcto. Otro es de Fígaro sobre la asignatura de Matemáticas. Ambos son muy esclarecedores acerca de los extremos delirantes a los que está llegando la enseñanza pública y a veces la enseñanza privada, que está secuestrada por el mismo espiritu, dada la preheminencia de la pedagogía oficial, reforzada por la legislación estatal que lamina toda independencia del centro escolar privado. En estas condiciones, no se puede hablar de enseñanza privada, sino de enseñanza intervenida. Bien.

Respecto a la mentalidad de los docentes de la enseñanza pública y los pedagogos oficiales, Todo eso es absolutamente lógico; Aparte de algunas personas excepcionalmente independientes, ¿ que podemos esperar de unos pedagogos y docentes que basan su vida en adquirir un puesto de funcionario y trabajar para el estado?. Que idea pueden tener del mercado? Pues muy sencillo: la de un medio dominado por el salvajismo, que es inseguro y que donde no se domina, se es dominado. Los que trabajan para el estado tienen un miedo continuo a perder la seguridad y que puedan caer en el frio mundo exterior del capitalismo que presumen salvaje, mundo en el que nunca han estado o en el que han fracasado.
A donde pueden ir los pensamientos de estos docentes? al estatalismo mas absoluto, o sea: el fascismo y/0 el socialismo, sin que tengan por que excluirse ambos. Depende del que mande. el caso es barrer para el Estado. Estamos poniendo a nuestros hijos en manos de personas con una mentalidad antisistema.
Tengo clarísimo que la instauración en el siglo XX de la enseñanza pública tuvo que ver de forma determinante con los crímenes politicos de este siglo, empezando por los del fascismo y socialismo. La enseñanza pública sirvió como canal de propaganda, eficacísimo a algunas edades, para la transmisión de ideas antidemocráticas o incluso de condicionamiento para la aversión psicopática hacia otros grupos, naciones, clases o razas. La utilización contínua de la enseñanza pública por parte del nacionalismo, el socialismo y el nacional-socialismo ha sido y es contínua.
El problema es que, si no acabamos con la enseñanza pública, ésta puede acabar con Europa ( y cualquier otra zona del planeta) y precipitar otra vez lo mismo que en el siglo pasado: cualquier tipo de fanatismo dependiendo de la parcialidad del poder colectivo que la maneje. Esta vez viene la bandera del multiculturalismo, el laicismo, el ecologismo, sus santos, sus demonios. Ya lo estamos viendo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me viene ni que pintada tu entrada.

No os perdáis este artículo de Xavier Sala sobre la enseñanza. Es así, lo que dice es así, como el huevo de Colón. Es el randiano "A es A" aplicado a la enseñanza española.

"Un mar de mediocridad"

http://www.lavanguardia.es/web/20050117/51174363556.html

Dodgson.

Wonka dijo...

El artículo de Sala-i-Martín está totalmente en lo cierto. Aparte, como hace Memetic, ejem, podéis echar un vistazo a un post antiguo mío, en el que intento desmenuzar los tópicos de los defensores más acérrimos de la enseñanza pública: http://wonkapistas.blogspot.com/2004/11/lugares-comunes.html.

Memetic Warrior dijo...

He leido ambos y.. lo peor es sentirse uno impotente ante el monopolio de la enseñanza tomado por una gente demencialmente equivocada, llena de prejuicios y dispuesta a laminar todo lo que huela a pasado. Roberspierre está de enhorabuena. Las ikastolas son la escuela de Heidi al lado de los pedagogos de la nueva Iglesia de la Anunciacion de lo Politicamente Correcto.

Individualista y Robinsoniano dijo...

En los años 90 se dio un caso en Almería: los padres de dos niños se negaron a llevar a sus hijos al colegio porque pensaban que era un lugar no beneficioso, sino perjudicial, para su educación. Drogas, acoso, etc. Bien, el caso es que se decidieron a escolarizar a sus hijos en su propia casa.
Al enterarse el Delegado de Educación de la Junta de Andalucía montó en cólera y presentó una demanda para quitarles la custodia de los niños a sus padres, alegando que no les escolarizaban, y que era un síntoma de falta de interés por parte de los padres.
Finalmente un juez vino a dar la razón a los padres: habían escolarizado a sus hijos ellos mismos y a través de Internet, con lo que el Sr. Delegado se quedó con un palmo de narices.
Éste es un buen ejemplo de cómo la educación de los hijos --antes una prerrogativa de los padres-- ha dado paso a la intervención estatal. Ahora el Estado se cree con el derecho de decidir por sí mismo cuál es la mejor educación para los niños, pasando por encima de los padres.
También hay que decir que por desgracia hay muchos padres que están encantados de transferir ese derecho.

Anónimo dijo...

La descalificación de los funcionarios docentes es una generalización gratuita.